Boletín de Noticias / Newsbulletin

No. 1615

Español / English

13 – 06 – 2012



Español:

English:


Español


VENEZUELA: ALBA se retira del TIAR

Los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela acordaron ayer en el poblado boliviano de Tiquipaya dejar de pertenecer al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), un acuerdo hemisférico de defensa, informó el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño.

"Nuestros países han tomado la decisión de denunciar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, fundamentados en el artículo 25 del acuerdo hemisférico", dijo Patiño en una declaración de prensa, junto a sus colegas David Choquehuanca (Bolivia) y Nicolás Maduro (Venezuela), además del embajador nicaragüense ante la OEA, Denis Moncada.

La decisión fue anunciada desde Cochabamba, Bolivia, donde se clausuró ayer la 42 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Hemos decidido echar a la basura lo que ya no sirve, el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, expresó Patiño quien agregó que cuando más se necesitó, en las agresiones contra Argentina y las Islas Malvinas, "nunca se usó".

El canciller ecuatoriano afirmó que esta decisión es oficial, pues los cuatro países firmaron un documento para denunciar el TIAR.

El artículo 25 del Tratado ­mencionado por Patiño­ dice que un país puede denunciar el acuerdo hemisférico mediante la notificación escrita a las partes contratantes y entrará en vigencia la salida de un país luego de dos años.

El TIAR fue firmado en 1947 como un acuerdo regional de defensa militar mutua, si surgiera una agresión de un país extracontinental.

Patiño mencionó que el acuerdo "estaba prácticamente sin ser referido por nadie y que ningún país (acudió o reclamó su aplicación) al TIAR.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa ya había pedido en febrero pasado que los países del ALBA se retiren en bloque del TIAR por ser una instancia que fue "pulverizada" por Estados Unidos durante la guerra en el archipiélago de las Malvinas.

APRUEBAN RESOLUCIÓN La asamblea de la OEA aprobó ayer una resolución que exhorta a los gobiernos de Argentina y Gran Bretaña a encontrar una solución pacífica a la disputa de soberanía sobre las islas Malvinas.

El organismo hemisférico instó a los gobiernos de ambos países "a que retomen las negociaciones a fin de encontrar en el plazo más breve posible una solución pacífica para la disputa de soberanía", que en 1982 generara una guerra entre Londres y Buenos Aires.

"Le ofrezco a Gran Bretaña que vayamos a una sala y nos reunamos. Puede estar presente el secretario general de la OEA.

Quiero negociar con Gran Bretaña. Quiero resolver en forma pacífica este conflicto colonial", dijo el canciller argentino Héctor Timerman.

Otra petición territorial fue expuesta al cierre de la cumbre. Bolivia planteó a Chile renegociar el Tratado de Paz y Amistad de 1904 que definió los límites fronterizos tras la guerra de 1879, cuando el país del altiplano perdió su total salida al océano Pacífico.

"Bolivia demanda al gobierno de la República de Chile renegociar el Tratado de 1904 con la finalidad de cumplir el imperativo contenido en 11 resoluciones de este foro interamericano y el derecho soberano boliviano a (una salida al) océano Pacífico", dijo el canciller David Choquehuanca.

POLÉMICA MARCÓ LA ASAMBLEA La Asamblea de la OEA cerró ayer en Bolivia con un debate sobre el sistema interamericano de derechos humanos, cuestionado por países del grupo ALBA que buscan reformarlo, mientras que otras naciones, encabezadas por EEUU, apoyan ajustes sin imposiciones.

Cancilleres, embajadores y delegados de los 34 países del hemisferio fueron convocados a Tiquipaya, en el centro de los fértiles valles de Bolivia, con la temática central de seguridad alimentaria, aunque el asunto de derechos humanos se posicionó como número uno en la agenda.

En representación de Colombia, la canciller María Ángela Holguín llamó a los países a "concertar acuerdos que nos acerquen, a poner en perspectiva los aspectos que nos separan, a manejar las diferencias con prudencia y a crear mecanismos de confianza, sin descalificaciones despectivas".

http://www.entornointeligente.com/articulo/1274161/VENEZUELA-ALBA--se-retira-del-TIAR-05062012


Comunicado Oficial Denuncia del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) Cochabamba, 5 de junio 2012

En la 42° Asamblea de la OEA Países del Alba denunciarán al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca Las naciones firmantes aseguran que el TIAR ha perdido legitimidad y vigencia A través de un comunicado, el Estado Plurinacional de Bolivia, la República Bolivariana de Venezuela, la República de Nicaragua y la República del Ecuador, integrantes de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), acordaron denunciar en Cochabamba, Bolivia, el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), con fundamento en el artículo 25 del Tratado.

A continuación el comunicado completo:

Comunicado Oficial Denuncia del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) Cochabamba, 5 de junio 2012 El TIAR fue creado como mecanismo de defensa continental colectiva como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial y su seguimiento por la Guerra Fría, que condicionó y determinó los instrumentos jurídicos internacionales aparentemente destinados a asegurar la paz y la seguridad dentro del marco geográfico interamericano. Sin embargo, el TIAR demostró ser un instrumento para responder supuestas agresiones de potencias extracontinentales (Unión Soviética y China), demostrando su inutilidad cuando una potencia colonial extracontinental agredió a Argentina en respuesta a su reivindicación legítima de la soberanía de las Islas Malvinas, Sandwich del Sur y Georgias del Sur, ocasión en la cual un Estado Parte del Tratado apoyó la agresión. En la práctica, el Tratado ha perdido legitimidad y vigencia por lo que los países abajo firmantes anunciamos -en el marco de la 42 Asamblea General de la OEA- que procederemos a la denuncia formal del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), con fundamento en el artículo 25 del Tratado. Estado Plurinacional de Bolivia República Bolivariana de Venezuela República de Nicaragua República del Ecuador

http://somossurnuestroamericano.blogspot.com/


Evo Morales hace trastabillar a la OEA

Autor: José M. Ameliach N.
Fecha de publicación: 04/06/12

El presidente de Bolivia, Evo Morales, reiteró el domingo 3 de junio en el discurso de inauguración de la 42 asamblea de la Organización de Estados Americanos, OEA, realizada en Tiquipaya, Cochabamba, Bolivia, su propuesta de que la OEA debe refundarse, y aseguró que el organismo tiene dos caminos: Morir al servicio del imperio estadounidense o renacer para servir a todos los pueblos americanos. Esto lo dijo el Mandatario boliviano en medio de aplausos y expresiones de sorpresa de los delegados asistentes. En su discurso, Morales fue enfático en aseverar que así como el mundo ya no vive en la Guerra Fría, es necesario plantear cambios en los organismos internacionales para adaptarlos a los nuevos tiempos. En este sentido aseguró que, “las transformaciones son una obligación” y recalcó, puntualmente hablando de la OEA, que son necesarios diversos cambios para garantizar no solo las disminuciones de desigualdades, sino el apoyo al progreso de los países suramericanos. Dijo que este organismo está “sometido” a los intereses de EEUU y para iniciar la refundación propuso eliminar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), la Junta Interamericana de Defensa, el Colegio Interamericano de Defensa y el Instituto Hemisférico de Cooperación en Seguridad; antes llamado Escuela de las Américas.

Su discurso duró 36 minutos y en él también sugirió cambios en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, porque, según su percepción, solo vela por los intereses de Estados Unidos. “Para la refundación de la OEA es importante la universalización de la Comisión Interamericana, para supervisar la vigilancia de los derechos humanos no sólo en América Latina. “Es nuestra obligación ver cómo cambiar a la OEA”, insistió el Jefe del Estado, para luego plantear como parte de este cambio la eliminación de las bases militares estadounidenses en la región. “Con las disculpas necesarias, si de verdad Latinoamérica y el Caribe merecemos respeto, tiene que acabarse con todas las bases militares de Estados Unidos en todos nuestros países”, señaló frente a un escenario lleno de representantes de movimientos sociales y delegados de los países miembros de la organización, entre ellos, la Secretaria Adjunta para Asuntos Hemisféricos de EEUU, Roberta Jacobson. En esa misma línea, planteó la creación de nuevos instrumentos en la OEA. “Es importante constituir otros organismos para defender los derechos de la Madre Tierra, para defender los derechos de los pueblos indígenas, como implementar políticas de complementariedad en el comercio y estudiar una serie de otras propuestas para la refundación” Su discurso fue interrumpido en varias oportunidades con aplausos que se originaron en los lugares asignados a los representantes de los movimientos sociales. “¡El pueblo, unido, jamás será vencido!”, fue el coro que retumbó en el teatro de la Universidad del Valle, en Tiquipaya.

Morales también planteó en su discurso la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria con soberanía en la región y dijo que en otras épocas la cooperación con alimentos era “sinónimo de dominación” Sostuvo que en busca de ese objetivo su gobierno garantiza tierra para los pequeños productores, otorga créditos con 0% de interés para incentivar la producción de alimentos y subvenciona la compra de alimentos básicos y programas de riego. “Si estas propuestas son un resultado en Bolivia, es importante debatir estas políticas en la OEA”, afirmó. También hizo un repaso a las transformaciones que alentó su gobierno; destacó la nacionalización de recursos naturales y pidió replicar su política en otros países. “Con respeto a los cancilleres, esta experiencia nos obliga a sugerir a los países de América a recuperar sus recursos naturales para el bien de los pueblos”, expresó. De igual forma, cuando anunció que “el pueblo boliviano jamás renunció ni jamás renunciará al retorno al mar con soberanía”, recibió como respuesta el grito de “¡mar para Bolivia, mar para Bolivia!”. Ya en la noche, el canciller chileno, Alfredo Moreno, evitó comentar sobre el discurso y lo mismo ocurrió con Jacobson, antes de que ingresaran a la cena ofrecida a los delegados asistentes a la 42 Asamblea. Esperemos a ver que pasa, pero se prevé que lo que se va a decir en esta 42 asamblea de la OEA, traerá cambios profundos en el modo de operar y dirigir esta organización.

http://www.aporrea.org/tiburon/a144553.html


Discurso completo del Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, en la apertura de la 42a Asamblea de la OEA en Cochabamba, Bolivia.


Hermano Álvaro García Linera, Vicepresidente del Estado Plurinacional; hermano Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de Estados Americanos; hermano Canciller de Bolivia, a todas y a todos cancilleres y representantes de los Estados de Abya Yala, ahora llamada América; a todo el equipo de trabajo del Secretario General de la OEA, a países observadores, a organismos internacionales; a todas las autoridades de la estructura del Estado Plurinacional, las embajadoras, embajadores, al Mando Militar, al Mando Policial; agregados militares, policiales; a los movimientos sociales del campo y de la ciudad, obreros, originarios, estudiantes (APLAUSOS), a todas las fuerzas sociales de Latinoamérica.

Bueno, primero, sorprendido por la gran visita de la comunidad internacional a esta 42 Asamblea Ordinaria de la Organización de Estados Americanos, bienvenidos a Tiquipaya, Cochabamba, Bolivia.

Quiero decirles brevemente que este evento es histórico e inédito, porque hace 33 años, 1979, en la primera Asamblea de la OEA en Bolivia, que por imposiciones externas y por obediencia interna le recibía y le despedía a la OEA con tanques, fusiles, mediante el golpe militar fascista que se produjo en aquellos tiempos. Ahora el pueblo boliviano, especialmente los movimientos sociales, les recibe con mucha alegría, fiesta y esperanza a este organismo internacional de América.

Como siempre, tenemos diferencias, seguro algunos pequeños grupos sienten con mucha nostalgia las dictaduras de la década del 70; son nuestras diferencias, se respeta esos aspectos.

Quiero brevemente informar a la comunidad internacional sobre las profundas transformaciones que lleva adelante el Gobierno Nacional, acompañado por los movimientos sociales. Las víctimas del liberalismo de aquellos tiempos, del militarismo, y en los últimos años del neoliberalismo, nos hemos organizado en un programa de Gobierno con principios y valores, por tanto un instrumento político de liberación del pueblo boliviano. En este proceso hemos garantizado la revolución democrática cultural con voto y no con bala mediante la Asamblea Constituyente.

Una Asamblea Constituyente que permita hacer profundas transformaciones al Estado colonial para llegar al Estado Plurinacional como una expresión de la diversidad que tiene el pueblo boliviano.

Unos aspectos importantes, cómo pasar de la democracia representativa a una democracia participativa, comunitaria y decisiva para el accionar del Gobierno, las distintas estructuras del pueblo boliviano.

Acá se decide no solamente con voto, no solamente con referéndum, también con consultas; inclusive para los sectores más marginados, como el movimiento indígena de las zonas amazónicas, la elección de sus autoridades a la Asamblea Departamental por usos y costumbres. De esta manera se garantiza la participación. Se han creado circunscripciones especiales para la participación del movimiento indígena que no tiene mucha población en sus regiones de toda Bolivia.

Un ejemplo, un diputado de una circunscripción de la ciudad de El Alto, que sus votantes son como 170 mil, y ese diputado gana con 110 mil; frente a un hermano indígena que puede ser diputado con 300, 400, 500 votos, pero tiene los mismos derechos y los mismos deberes como asambleísta nacional para prestar un servicio al pueblo boliviano.

Al margen de eso, las permanentes reuniones con los sectores sociales, desde el año pasado hemos creado el Encuentro Plurinacional, para escucharnos, para informarnos, de esta manera también decidan mediante estas reuniones de carácter nacional, el Estado Plurinacional con los movimientos sociales.

Pero algo más importante, así como en los sindicatos, hay una rendición de cuentas de los dirigentes hacia sus bases, hemos creado también desde el Ministerio de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción todas las autoridades de las estructuras del Estado Plurinacional, incluidos nuestros comandantes de la Policía y de nuestras Fuerzas Armadas tienen que rendir cuentas al pueblo mediante encuentros permanentes, a pedido de cualquier sector social a fin de transparentar la administración del Estado Plurinacional; es lo que dijo el Subcomandante Marcos, “mandar obedeciendo al pueblo”. Estamos en la etapa de cómo garantizar esto de “mandar obedeciendo al pueblo”.

También quiero decirles, en toda la historia los más marginados, los excluidos, eran las mujeres de las distintas estructuras sociales, y el movimiento indígena. Ahora las mujeres y los hermanos indígenas son los actores y protagonistas de estas profundas transformaciones para liberar al pueblo boliviano.

Algunos avances en lo social:

Reducción de la pobreza moderada de 67 por ciento a 48 por ciento

De la extrema pobreza, de 45 por ciento a 24 por ciento

Reducción de desigualdades, antes de 1 a 70, ahora de 1 a 35; es decir, antes, de cada dólar que tenía el más pobre, el más rico tenía 70 dólares; ahora de cada pobre que tenía un dólar, ahora el más rico tiene 35 dólares, esta es una forma de cómo reducir las profundas asimetrías de familia a familia o de persona a persona.

Antes los ingresos se concentraban en pocas manos, ahora se distribuyen en bonos y rentas al pueblo boliviano.

Antes se privatizaba la riqueza y se socializaba la pobreza, y ahora una distribución de la economía al pueblo boliviano mediante bonos y rentas.

Quiero también brevemente informar sobre el desempeño económico algunos datos de organismos internacionales, porque de acuerdo a los datos nos demuestran que somos el primer país de América Latina en reservas internacionales como porcentaje del PIB. Es decir, nuestras reservas internacionales constituyen el 50 por ciento del PIB, porque el 2005 teníamos apenas 1.700 millones de dólares de reservas internacionales, y este año estamos llegando a 13.000 millones de dólares de reservas internacionales. Un cambio profundo en la economía del pueblo boliviano.

Incremento del ingreso per cápita, antes 900 dólares, ahora 2.200 dólares.

La participación del Estado en la economía, antes sólo participaba con 14 por ciento y ahora llegamos a 34 por ciento de participación del Estado en la economía nacional.

Nuestra empresa más grande, YPFB, antes se considerada como residual, yo entiendo que viene residual de residuo, basura, así estaba considerada nuestra empresa, YPFB. El 2005 sus ingresos eran apenas de 300 millones de dólares, y el año pasado renta al pueblo con 3.150 millones de dólares. Este año se estima que recibirá 3.500 millones de dólares, un cambio profundo.

Inversión: En 2005 eran apenas 600 millones de dólares, para este año está programado, estimado llegar a más de 5.000 millones de inversión.

Quiero acá expresar mi respeto, mi admiración a todos los movimientos sociales de Bolivia, durante los últimos 20 años luchamos esta generación de dirigentes, de bases acompañado de los distintos sectores sociales, no solamente para dignificarnos, no solamente para la atención de las reivindicaciones sociales, sino sobre todo para recuperar nuestros recursos naturales.

Como Gobierno recibimos un mandato, el mandato es nacionalizar nuestros recursos naturales, y el Gobierno cumple ese mandato ante el pueblo boliviano, y nacionalizamos los recursos naturales.

Por eso este profundo cambio en la economía nacional, la nacionalización de los hidrocarburos es la base material de la liberación del pueblo boliviano, en corto tiempo hemos empezado a transformar Bolivia, y ahora quiero reafirmar, hemos pasado del Estado colonial mendigo, al Estado Plurinacional digno, y eso es Bolivia por ahora.

Con respeto a todos los cancilleres, con respeto a todos los países observadores y a la comunidad internacional, esta pequeña experiencia de trabajo, de gestión de seis años y medio, me obliga a recomendar, a sugerir a los países de América Latina y el Caribe y al mundo a recuperar sus recursos naturales para el bien de todos los pueblos del mundo.

Quiero expresar nuestra admiración y respeto a la OEA por aceptar que en esta Asamblea con prioridad se debata la seguridad alimentaria con soberanía.

¿Por qué seguridad alimentaria con soberanía? Por supuesto tenemos la obligación de exportar, de importar productos; pero siento que es importante que los gobiernos que representan Estados mínimamente deben garantizar alimentos básicos, llamados alimentos de la canasta familiar.

Y aquí tenemos una mala experiencia, esta mañana o al mediodía brevemente comentaba a los compañeros de los movimientos sociales, algunas importaciones a título de cooperación mediante donación se ha convertido en una dominación y sometimiento a nuestro pueblo, a Bolivia.

Les comento, era conocido, muy conocido en Bolivia el Programa PL 480, ¿en qué consistía el Programa PL 480? Que Norteamérica donaba a los gobiernos trigo para harina, por tanto para el pan, aquí los gobiernos monetizaban, era donación. Esta donación nunca permitió que los bolivianos produzcamos trigo para el pan. Cuando llegamos ya no ha habido donación, ya no hay cooperación, y por tanto faltaba pan y el pueblo echaba la culpa al Presidente, al Gobierno Nacional, y ahí nos dimos cuenta que un Presidente, un Gobierno, un pueblo si no se somete a las imposiciones del Gobierno de Estados Unidos, pues es castigado con esta clase de políticas.

Por tanto, las donaciones que venían, esta llamada cooperación era sinónimo de donación, Bolivia hasta ahí sólo producía el 20 por ciento del mercado interno; pero esto nos obligó a mejorar la producción, y ahora estamos acercándonos al 50 por ciento aproximadamente del trigo.

Y ¿cómo salvamos? ¿Cómo nos hemos defendido en ese momento cuando había una arremetida?, por supuesto, si falta pan quién no va a protestar; pero son mecanismos, son cooperaciones bien planificadas, y ahí de verdad quiero saludar y agradecer a la compañera Cristina Fernández, Presidenta de Argentina, que oportunamente nos vendió, desvió sus ventas de trigo a otros países, eso es lo que decimos comercio de complementariedad y así nos hemos defendido, creo que es importante cómo implementar comercio de complementariedad antes de que sea de competitividad.

Estas experiencias nos obligan a pensar, todos los países debemos garantizar alimentos con soberanía en algunos productos básicos, repito, siempre habrá importaciones, exportaciones, es una obligación; pero si en tema de alimento, que es la vida misma de nuestros pueblos, pues cómo pensar.

Dentro de esta llamada garantizar alimento para el pueblo, hemos desarrollado algunas políticas importantes, por ejemplo la democratización al acceso de la tierra, aquí se garantiza tierra para el pequeño productor, Tierras Comunitarias de Origen, bueno, contarles los datos es harto, y sabe el pueblo boliviano.

Hemos creado un crédito agrícola con el cero por ciento de interés para algunos productos importantes como maíz, arroz, soya y trigo en especial, que nunca antes había. Este crédito con cero por ciento de interés es para incentivar la producción de estos productos, que es lo más básico.

Antes sólo había crédito del sector privado para comercio y para servicios, no para temas productivos, esos créditos además de eso eran inclusive con más del 30 por ciento de interés anual. Nosotros también hemos creado un Banco de Desarrollo Productivo con un interés de 6 por ciento anual para incentivar la producción en Bolivia.

Subvención en la compra de productos agrícolas básicos y deficitarios, especialmente a los pequeños productores. Hemos implementado un sistema de pirhuas y qollqas del Estado.

¿Qué es pirhuas y qollqas? Son las reservas de alimentos a cargo del Estado, a cargo del Gobierno Nacional, para enfrentar emergencias, pero también para evitar especulación de productos agropecuarios. ¿Por qué para evitar la especulación? El 2008, dentro de esa batalla económica, lamentablemente algunos, no todos los comerciantes y empresarios, han preferido vender el arroz fuera de Bolivia en menor precio, y en Bolivia era más caro e hicieron faltar el arroz.

Yo digo felizmente ha habido eso, si no hubiera habido ese sabotaje seguramente nunca hubiéramos retomado las formas de cómo tener reservas en alimentos mediante pirhuas y qollqas.

Eso nos obligó a prepararnos, momentáneamente inclusive hemos contratado silos, hemos empezado a construir silos en dos departamentos, este año vamos a continuar con más silos para que haya una reserva de alimentos que evite la especulación como también emergencias si hay algún problema. El resultado, ahora es que no nos falta arroz, el 2010, y lo mismo ha pasado con el azúcar. Ahora nos sobra arroz y azúcar y hemos aprendido y por eso es tan importante que el Estado participe para tener reservas de alimentos para atender oportunamente a sus pueblos si se presentara algún problema.

Pero también queremos expresar una inversión intensiva en sistemas de riego, hemos creado un programa llamado MiAgua, Más Inversión para el Agua, por lo menos en algunos municipios, muy pocos por cierto, municipios de las áreas rurales, los alcaldes me dicen: con este programa ya el 100 por cien de su población tiene agua potable, es un avance muy importante.

Pero en tema de riego nuestro Gobernador del departamento de Cochabamba ha escuchado, los asambleístas de este departamento, las semanas pasadas hemos recibido los proyectos para el Programa Mi Agua, y un alcalde qué nos decía, además de eso un alcalde opositor, no era del partido en función de Gobierno, decía: gracias al Programa Mi Agua que ahora nuestros hermanos que viven en Estados Unidos, que viven en Europa están retornando a sus tierras, para producir, porque hay riego en su comunidad. Gracias a este Programa, los migrantes a la ciudad ahora están retornando al campo para producir.

Conoce nuestro alcalde de la ciudad de Cochabamba, hemos escuchado, y con mucha alegría son algunos resultados; por lo tanto quiero agradecer en esta oportunidad a algunos organismos internacionales que nos apoya, nos financia mediante créditos el Programa Mi Agua, Más Inversión para el Agua.

Pero también apoyamos la producción de alimentos orgánicos, y ante todo los alimentos ancestrales. Apoyamos también lo que nos dijo el compañero, nuestro Canciller David Choquehuanca, papalisa, estamos apoyando papalisa compañero David.

Si estos son resultados de una gestión en Bolivia, y siento que hay países que se liberan en Latinoamérica, en el Caribe, siento que es importante en esta Asamblea debatir, respetando nuestras diferencias, sobre las estructuras, sobre las cartas constitutivas y cartas democráticas de esta organización más grande y más antigua, más antigua yo diría de América, la OEA.

Y un poquito para refrescar la memoria, o para informar a las nuevas generaciones, cuándo y cómo y para qué nació la OEA. Por lo menos de acuerdo a información que tenemos, la OEA nació en plena época de la Guerra Fría, ¿y qué era la Guerra Fría? Las potencias de entonces se han distribuido a todo el mundo, y como qué, América llamado “para los americanos”, y por tanto la OEA nació como un Ministerio de Colonias de Estados Unidos y el Caribe con el lema “América para los americanos”. Yo eso veo que América Latina y el Caribe para los Estados Unidos, para eso ha nacido la OEA.

Y en esta reflexión, un poco estuvimos revisando, la mayor parte de las acciones de esta organización, saludamos algunas acciones beneficiosas para los pueblos en América Latina y el Caribe, pero en la mayor parte han sido para intervenir naciones, para encubrir dictaduras militares, hasta para impulsar a las dictaduras, para reprimir y escarmentar a los movimientos sociales que luchan en pos de su liberación. Era fundamentalmente para combatir al socialismo; por tanto no solamente a los movimientos sociales sino a los partidos políticos de tendencia antiimperialista, anticapitalista, anticolonial.

En resumen, la OEA era para perpetuar la hegemonía de los Estados Unidos. Si eso era la situación o el origen de la OEA, pues estamos en la obligación ahora cómo podemos cambiar esa situación.

Por ejemplo me recordaban algunos hermanos, las intervenciones a Panamá, a Guatemala, a Granada, a Cuba. Ahora estamos en otros tiempos, eso tiene que desaparecer.

Además de eso la OEA ha creado otros instrumentos, instrumentos de dominación, como el Tratado Internacional de Asistencia Recíproca, TIAR. Si realmente hubiera el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca todos estaríamos con Argentina para que Malvinas sea de Argentina y será para Argentina.

Saben ustedes que están presentes acá, sabe el mundo entero que hay países que se oponen. Si es (APLAUSOS Y VITORES ¡MALVINAS ARGENTINAS! ¡MAR PARA BOLIVIA!)… Muchas gracias compañeras y compañeros, por supuesto si es Malvinas para Argentina es mar para Bolivia, agradecemos.

Quiero aprovechar esta oportunidad, Bolivia nació en 1825 con mar sobre el Océano Pacífico, que Bolivia, el pueblo boliviano jamás renunció, jamás renunciará el retorno al mar con soberanía, y saludamos la solidaridad de casi todos los países, de los movimientos sociales de Latinoamérica, del mundo, porque las guerras ni invasiones otorgan derechos, eso es un principio universal; por lo tanto, si estamos en la etapa de integración y desarrollo, este problema histórico debe ser resuelto y saludamos el acompañamiento.

De verdad quiero decirles que tal vez algunas delegaciones pueden pensar que este sentimiento del pueblo de Bolivia y de Latinoamérica puede ser bien organizado, falso.

Yo me acuerdo, hace seis años atrás, cuando por primera vez visité Chile, me invitaron a un coliseo, y ahí todos los hermanos, no todos, los dirigentes de los movimientos sociales de Chile estaban gritando ¡Mar para Bolivia! ¡Mar para Bolivia! Me sorprendió. Por eso quiero saludar a los hermanos chilenos, a los movimientos sociales argentinos, de todos los sectores por esa gran solidaridad con el pueblo boliviano (APLAUSOS Y VITORES ¡MAR PARA BOLIVIA! ¡MAR PARA BOLIVIA! ¡MAR PARA BOLIVIA! ¡MAR PARA BOLIVIA!) Muchas gracias hermanas y hermanos.

Pero también tenemos otro instrumento como es la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Yo me pregunto, y nos preguntemos, ¿de qué derechos humanos se ocupa la Comisión Interamericana de Derechos Humanos? Solamente ver el problema de los derechos humanos en algunos países donde el Presidente, el Gobierno no comparte las políticas del Gobierno de Estados Unidos. ¿Por qué no se dedica también de los derechos humanos en Estados Unidos? Es importante preguntarnos seriamente para evaluar esta clase de instrumentos que son de dominación y de sometimiento.

Hermanas y hermanos, si hay profundas transformaciones en Bolivia, en Latinoamérica, ya no estamos en tiempo de la Guerra Fría, es nuestra obligación cómo cambiar a la OEA; por tanto para la OEA hay dos caminos: muere al servicio del imperio o renace para servir a los pueblos de América (APLAUSOS).

Yo quiero plantearles, con mucho respeto a las delegaciones, refundar, refundar a la OEA, y para refundar a la OEA por supuesto planteo la eliminación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, TIAR, el TIAR debe desaparecer.

Si queremos que la OEA esté al servicio del pueblo de América pues también tiene que eliminarse la Junta Interamericana de Defensa, tiene que eliminarse el Colegio Interamericano de Defensa; pero algo más, yo saludo a muchas fuerzas sociales, eliminaron la llamada Escuela de las Américas. Sin embargo todavía sobrevive con el nombre de Instituto Hemisférico de Cooperación en Seguridad, la ex Escuela de las Américas, tiene que eliminarse. También ese Instituto Hemisférico de Cooperación en Seguridad.

Con las disculpas necesarias, si de verdad Latinoamérica y el Caribe merecen respeto, merecemos respeto, tiene que acabarse con todas las bases militares de Estados Unidos en América Latina y el Caribe (APLAUSOS).

Y también podemos reafirmar desde acá que sin bases militares (VITORES, ¡EL PUEBLO, UNIDO, JAMAS SERA VENCIDO! ¡EL PUEBLO, UNIDO, JAMAS SERA VENCIDO!) en Bolivia estamos mejor que antes, es el resultado de cerrar las bases militares en Bolivia.

En esta refundación de la OEA es importante la universalización de la jurisdicción de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para supervisión o para supervisar la vigencia de los derechos humanos no solamente en Latinoamérica sino también en Estados Unidos, y si no quieren cuidar los derechos humanos en Estados Unidos, mejor que desaparezca la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Pero siento también que reconocer el trabajo del compañero José Miguel Insulza y todo el equipo por impulsar la Carta Social, es un gran avance, respaldamos y apoyamos. Siento que mañana va a ser aprobada, pero también es importante constituir otros organismos para defender los derechos de la Madre Tierra, para defender los derechos de los pueblos indígenas, cómo implementar políticas de complementariedad en el tema de comercio, una serie de propuestas para la refundación de la OEA.

Hermanas y hermanos de los movimientos sociales, autoridades que vienen de toda América, de Europa, organismos internacionales, siento que es el mejor momento, el momento para refundar a la OEA para que esté al servicio de los pueblos de América.

Reconocemos que la antigua organización de América, antes llamada Abya Yala, por eso esta propuesta con mucha humildad, siempre pensando que los beneficios sean para los pueblos de América. Muchas gracias y muchas felicidades, bienvenidos nuevamente a Bolivia. (APLAUSOS y VITORES ¡EL PUEBLO UNIDO, JAMAS SERA VENCIDO).

Cochabamba, 3 de junio de 2012

http://questiondigital.com/?p=6277


¿El gobierno bolivariano rompió con las comunidades del Software Libre?

Autor: El espacio de Lubrio / Luigino Bracci
Fecha de publicación: 13/06/12

Escribo este artículo, bastante preocupado al ver una serie de señales que perturban a muchos camaradas de las comunidades de software libre venezolanas. A uno, como persona que apoya a este proceso de cambios, que cree en lo imprescindible del mismo para el sostenimiento de nuestro país e incluso para definir el futuro de la Humanidad, se le hace difícil convencer, a medida que pasan los días, a miembros de nuestras comunidades tecnológicas para que le den apoyo.


No se trata sólo de cosas incoherentes con nuestra propia posición política, como la compra de 205 mil licencias de Windows para su venta por parte de Cantv, que aún no ha sido explicada por las autoridades. O que el plan de gobierno 2013-2019 que se ha divulgado no mencione el uso de las tecnologías libres para el logro de los objetivos estratégicos, algo fundamental si queremos lograr una verdadera independencia en materia científica y tecnológica.


Pero el asunto va más allá. Va al hecho de que las tecnologías libres están casi completamente invisibilizadas en nuestros medios públicos, mientras que las controversiales empresas transnacionales de redes sociales reciben una desproporcionada, monstruosa e innecesaria publicidad desde ellos.


De allí que muchos camaradas se preguntan: ¿El gobierno bolivariano rompió con las comunidades de Software Libre?


Lo notas cuando prendes el televisor y sintonizas VTV y Telesur, que son los dos caballitos de batalla del Sistema Nacional de Medios Públicos. Además de información, imparten los lineamientos y la ideología al pueblo que cree en la revolución bolivariana.


Desde hace un tiempo, se ha observado en numerosos programas de estas televisoras la excesiva e innecesaria promoción a empresas estadounidenses de redes sociales e Internet, como Twitter, Facebook, Youtube (propiedad de la transnacional Google), Microsoft y muchas otras. Lo que comenzó como una forma de interacción con los usuarios de la televisora, pronto pasó a convertirse en una competencia entre programas para ver cuál imponía trend topics más rápidamente. El logo de Twitter aparece de forma destacadísima en cintillos ubicados casi permanente en programas de una o dos horas, así como en monitores en los escenarios y en los iPads de los presentadores.

En un monitor de varios metros de ancho, las y los conductores caminan mientras se proyecta la pantalla de un computador bajo Windows XP (ayer era una Apple y la semana pasada era Windows 7). Se muestran videos grabados por los mismos periodistas, pero que escogieron mostrar desde dentro de la página web de Youtube, haciéndole una innecesaria promoción. Y, peor aún, muestran los banners de publicidad que la propia empresa Google suele colocar a la derecha del video. Algún día podremos ver en VTV un banner que diga "Enlargue your penis". Sólo trato de imaginarme a la mesa de creativos de VTV que plantearon esa idea, jurando que "así atraeremos a la juventud"...

Termina un programa y llega otro, a imponer un nuevo “hash tag”, y se aplauden a sí mismos cuando lo colocan como “tendencia global”, como si hubiera gente en Mozambique hablando del asunto. No se entiende contra quien compiten; ¿contra Globovisión? ¿Contra CNN? Esas televisoras usan estrategias totalmente distintas. ¿Contra el programa que les precedió en VTV? Quiero creer que no.


¿Por qué se aplauden a sí mismos? ¿Cuál es el logro? En Venezuela hay unos 6 millones de usuarios de Twitter, pero 25 millones de personas o más tienen acceso a un televisor. ¿Tiene algo de impresionante el que usemos una televisora nacional de alto rating y 47 años al aire, para decirle a la gente que se meta en Twitter e impongan una etiqueta? ¿Necesita la revolución bolivariana ser sometida al “medidor de popularidad” de los trend topics de la empresa Twitter, que usa algoritmos que no conocemos, no tiene por qué darnos explicaciones y no tiene transparencia alguna?


Para colmo, las promociones o anuncios que nos invitan a ver estos programas, están llenos de logotipos de Twitter y Facebook que vuelan de un lado para el otro, y el canal las repite cada 20 minutos.


No creo que esté mal usar a Twitter para hacer cosas que la televisión tradicional no puede hacer (por ejemplo, recibir mensajes enviados por las y los televidentes). Al igual que un narrador puedo tener un celular para hacer y recibir llamadas. Pero eso no significa que ese narrador va a estar promocionando a la operadora de su celular, o que va a poner un cintillo de Digitel en su programa de TV.


Nosotros como revolucionarios sí debemos usar las redes sociales para llegar a la gente, transmitirles nuestros argumentos, informarles de nuestros logros y convencer a la mayoría de apoyar esta revolución. Eso está muy bien. Pero, al no saber cómo dirigir las cosas, estamos haciendo las cosas al revés. En vez de usar a Twitter para impulsar a la revolución, terminamos usando a la revolución para impulsar a las empresas estadounidenses de redes sociales. Hacemos que nuestros usuarios las vean como algo deseable, algo maravilloso, algo imprescindible, algo que todos deben tener. Y el que no la tenga es un viejo aburrido y amargado, pasado de moda. No eres cool, no estás en nada... #MeIriaDemasiado


El posicionamiento a las marcas comerciales de las empresas estadounidenses antes citadas rompe con nuestra posición como anticapitalistas, como personas que creemos en un sistema distinto por una infinidad de razones. La reacción que tendremos de los partidarios de las tecnologías libres y socialistas, es la misma reacción que tendremos de los nutricionistas si en nuestras escuelas públicas comenzamos a abrir McDonald's; o la de nuestros campesinos si el Ministerio de Agricultura y Tierras comienza a hacer convenios con Cargill o Monsanto; o la de nuestros cultores si permitimos que Sony y Pepsi Music decidan qué música sonará en Radio Nacional de Venezuela; o la de los colectivos feministas si empezamos a colocar muchachas buenotas a bailar en poca ropa durante el noticiero, para aumentar su rating.


El que empresas transnacionales estadounidenses sean promocionadas tan fuertemente en las pantallas de nuestros medios públicos, mientras que Canaima GNU/Linux y otras tecnologías libres que se desarrollan en nuestro país son prácticamente desconocidas, es algo que nos debe hacer reflexionar muchísimo.


Con frecuencia, los partidarios de las tecnologías libres relatan cómo los gobiernos de Estados Unidos e Israel usaron virus y troyanos para infiltrar equipos en Irán, robarles información estratégica y sabotear sus plantas nucleares, retrasando su programa atómico y poniendo la vida de millones en riesgo. Citan a The New York Times, probando que el propio Barack Obama fue quien autorizó el uso de estas “cyberarmas”. Citan a la revista Wired, que cuenta cómo la National Security Agency construye en Utah el mayor centro de espionaje y vigilancia de Internet del mundo: sí, la misma Internet que usamos día a día a través de Google, Gmail, Youtube, Facebook y Twitter. Las mismas empresas que promocionamos a través de los medios públicos. Pero raras veces llamamos a tener cuidado con los datos personales que allí colocamos. Mucho menos nos hemos dedicado a ofrecer alternativas fiables.


Los panas de las comunidades de tecnologías libres nos llaman a abrir los ojos y ver la estupidez de que toda nuestra plataforma informática se la hemos comprado a nuestros enemigos, quienes de un momento a otro podrían infiltrarla para sabotearnos, si es que ya no lo han hecho.


Pero es difícil que esos llamados calen y surtan efecto, si nuestros medios públicos de más audiencia están concentrados en hipnotizar a las y los usuarios de VTV con los logotipos de Twitter, Microsoft y Youtube, que ven por horas y horas. No nos preocupemos en tomar acciones defensivas ante la cyberguerra electrónica que impulsan Estados Unidos e Israel; ¡lo prioritario es imponer una etiqueta en Twitter, porque así ganaremos las elecciones!


Igualmente, hay quienes dicen que Twitter y las redes sociales “cambiaron para siempre” la interacción y la comunicación social. ¿Es eso cierto?

Lo que hoy hacen en VTV con Twitter, lo hubieran podido hacer hace 10 ó 15 años con los emails comunes y corrientes. Sólo hacía falta decirle a la gente desde cualquier programa de VTV: “Escríbenos qué opinas sobre Capriles a nuestro correo buzon@vtv.gob.ve y leeremos tus comentarios, máximo 3 líneas”. Y a los cinco minutos tendrías cientos de emails en tu buzón de correo. No tendrías que someter a una señora a la tortura de escribir un mensaje de únicamente 140 letras. Podrías pedirles que manden sus fotos, sus videos.

O puedes pedir que te envíen mensajes de texto desde un celular, como se hacía en el pasado... un método que posteriormente se desechó. Antes, cualquier persona con teléfono celular podía mandar un comentario a VTV*, pero ahora tienes que tener Twitter a juro.

Si ellos hubieran querido, hubieran montado un foro de discusiones, como lo es NoticieroDigital. La gente se registra, escribe, sube fotos, y la televisora lee los más oportunos. ES TUYO. ESTÁ EN TU PAÍS. Lo montas en tu servidor web. Le pones los colores, diseños y logotipos que tú quieras poner. Puedes ponerle plugines y jueguitos para hacerlo más divertido. Un foro de discusiones al estilo NoticieroDigital, pero promocionado por VTV, tendría en este momento uno o dos millones de usuarios.


¿Qué faltó? La iniciativa. El uso de Twitter fue asimilado como una orden que vino desde el Presidente Chávez, lo cual estuvo bien. Pero hubo quien no supo dónde detenerse, y llegamos al absurdo de que algunos entes públicos intentaron usar Twitter para brindar atención a la ciudadanía, aunque la taquilla fuera un desastre o nunca te respondieran los emails. En cierto medio del Estado incluso nombraron una “Gerencia de Twitter”. ¿Qué es eso?

La comunicación a través de Twitter y Facebook debe ser un complemento, no una obligación, y mucho menos cuando el Estado es dueño de una poderosa plataforma tecnológica. Si no fuera así, Chávez no hubiera nacionalizado Movilnet ni Cantv. Al tener tu propio plataforma, la puedes promocionar con más orgullo, pues será algo Hecho en Venezuela. Sólo tienes que destinarle más recursos al departamento web de tu canal de televisión, contratar 2 ó 3 desarrolladores y ponerlos a programar todo lo que necesites.


¿Tenemos que esperar a que el Presidente Chávez nos dicte línea para todo? Pues ya lo hace: en todos sus discursos cita a Simón Rodríguez cuando dice: “O inventamos, o erramos”. Pero seguimos con el miedo a inventar. Y de eso se tratan las tecnologías libres: de inventar y crear lo nuestro.


Pero, en vez de inventar y crear, preferimos comprar. "Ir de shopping", pues


Mediáticamente hablando, las menciones a tecnologías libres son escasísimas en nuestro Sistema Nacional de Medios Públicos, y se limitan a algunos funcionarios del gobierno, como Jorge Arreaza o el hoy ex ministro Eduardo Samán. Pero no se percibe como una política de Estado. Pareciera que fuera una raya para algunos. Por ende, la resistencia a la migración a software libre cada vez es más fuerte. En la mayoría de nuestras universidades experimentales se da poca instrucción sobre el tema a nuestros estudiantes, quienes salen al mercado laboral tan reacios a usar tecnologías libres como lo hacen los egresados de universidades privadas.


Muchos en las comunidades de Software Libre continuaremos con el Presidente Hugo Chávez pase lo que pase, pues sabemos quién es, coincidimos con su forma de pensar y sabemos que jamás traicionará a su pueblo. Pero cada día se nos hace más difícil tratar de convencer a muchos compañeros valiosos dentro de las comunidades tecnológicas, que no ven a Chávez de la misma forma que uno, pues crecieron en otros ambientes y tienen su propio modelo mental. Sienten que hay algo bueno de este lado pero, al mismo tiempo, ven que cometemos muchos errores, ven incoherencias como las arriba mencionadas y se topan con diferencias grandísimas entre el discurso de nuestro líder y los hechos que hacen algunos de sus funcionarios, voceros y líderes mediáticos.

Por ahora, lo que les digo a esos panas a quienes quisiera tener de nuestro lado, es que no vean VTV, excepto cuando aparece Chávez en pantalla. Que es a él a quien deben creerle. Que la revolución no la hacen  determinados programas de televisión, o determinados funcionarios chimbos que hay en los ministerios. La revolución la hace el mismo pueblo en la calle, y es a ese pueblo al que nos debemos. 


Es por esto que manifestamos esta alerta. Por enésima vez: ¡demostremos que somos coherentes como revolucionarios! Y que la respuesta a la pregunta formulada al comienzo sea: ¡jamás! Porque en Venezuela, todas y todos sabemos que nunca podremos construir un país libre, independiente, socialista y soberano si no logramos plena libertad en la divulgación del conocimiento y la cultura libre.


lbracci@gmail.com

http://lubrio.blogspot.com/

http://www.aporrea.org/tecno/a145041.html


English


Exclusive: Bilderberg 1966 Data Dump – The War on Nationalism Exposed

Aaron Dykes
Prisonplanet.com
June 13, 2012

RELATED: Strictly Confidential: 1966 Bilderberg Documents Leaked
RELATED: Leaked Bilderberg Documents: “Nationalism Is Dangerous”

In the days following coverage of the 2012 Bilderberg meeting in Chantilly, Virginia, Infowars began exposing a series of leaked documents marked “strictly confidential” and “not for publication” exposing details from inside past Bilderberg meetings– namely the Wiesbaden, Germany conference that took place during March 1966.

Our on-air coverage exposed the Bilderberg-centered globalists’ deep-seated hatred for nationalism and, of course, their long-term vision to steer the world towards global government. In 1966, these larger goals hinged around two key agenda items, as set by Bilderberg’s founder and then chairman, Prince Bernhard of the Netherlands. As the documents below make clear, the first item dealt with reorganizing NATO, while the second dealt with coordinating world economic development, particularly between the industrial world and the developing world.

For the first time, we are releasing these documents in full, so that all may read themselves and the veil of secrecy shrouded around Bilderberg may be brought to an end. Given the cost in bandwidth to serve out these documents, please remember that you can support us by subscribing to PrisonPlanet.tv or mirroring these PDFs on your own platform. Let’s just get the word out!

Also, visit our Bilderberg 2012 archive, with extensive coverage of the current agenda now unfolding.

Watch our videos discussing the important members of Bilderberg, and the now-revealed aspects of their agenda below:

- Basic attendees list for Bilderberg 1966 [PDF]

- Information for 1966 invitees on travel, etc., including Prince Bernhard’s letter, the basic agenda, and an extended attendee list. [PDF]

- Handwritten minutes taken down by Sen. Fred Harris during each 1966 Bilderberg speaker, including repeated statements demonizing nationalism [PDF]

- AGENDA ITEM #1: Should NATO be reorganized and if so how?
Bilderberg policy proposal on reorganizing NATO’s purpose, as per 1966 agenda item #1, written by attendee Robert R. Bowie (United States), followed by background info send to invitees on NATO as well as U.S. Senate Testimony given by Dean Acheson (a prominent member of the Wise Men deeply embedded in Bilderberg, Skull & Bones, etc.) in April 1966, presumably in response to Bilderberg’s proposals. [PDF]

- AGENDA ITEM #2: The future of world economic relations, especially between industrial and developing countries.
Bilderberg policy proposal on world economic development, as per agenda item #2, written by attendee Jan Tinbergen (Netherlands), followed by background information on IMF policies regarding “Compensatory Financing of Export Fluctuations” from 1963, and then by David Rockefeller’s 1965 speech to the International Industrial Conference in San Francisco. [PDF]

WE ARE GOD’S GIFT TO MAN’
- A separate file of just David Rockefeller’s 1965 speech to the International Industrial Conference in San Francisco, wherein he concludes by boldly stating “What we are is God’s gift to man; What we become is man’s gift to God.” [PDF]

- Miscelleneous and incomplete documents from both the 1965 and 1967 Bilderberg meetings, including a 1965 attendees list and cover sheets for a 1967 meeting summary document, as well as a cover sheet for a report by Bilderberg’s shadow founder Dr. Joseph Retinger dated April 1962. [PDF]

INFLUENCING SEN. FRED HARRIS
- A series of follow-up letter exchanges between Sen. Fred Harris (whose library these documents emerged from) and individuals including UAW president Walter P. Reuther (a fellow 1966 attendee), Emilio Collado, vice president of Standard Oil & first president of the World Bank, discussing one Dr. Siro Vasquez, a petroleum engineer who worked for Standard Oil and other Rockefeller entities, and finally from Joe Weingarten, inviting Harris to join the World Institute for Peace, an interest closely linked with top Bilderbergers like U.S. organizer Joseph E. Johnson, who then headed the Carnegie Institute for International Peace. [PDF]

http://www.prisonplanet.com/exclusive-bilderberg-1966-data-dump-the-war-on-nationalism-exposed.html


Resolution 3: Oppose the US war drive against China

SEP (Australia) first national congress

9 May 2012

The following is the third of seven resolutions passed unanimously at the first national congress of the Socialist Equality Party (Australia) held from April 6 to 9, 2012 in Sydney (see: “Australian SEP holds first national congress”).See resolutions 1, 2, 4, 5, 6 and 7.

1. This Congress of the Socialist Equality Party denounces the preparations for imperialist war against China being spearheaded by the United States in order to reassert its dominance over the Asia-Pacific region and maintain its world hegemony by military means.

2. The global financial crisis that erupted in 2007–2008 brought to the surface the historic decline in the economic position of the United States, with far-reaching political consequences. More than eighty years ago, Leon Trotsky explained that “in the period of crisis the hegemony of the United States will operate more completely, more openly, and more ruthlessly than in the period of the boom” as it sought to overcome its “difficulties and maladies” at the expense of its rivals. Trotsky’s assessment has been entirely borne out.

3. Beginning in mid-2009, the Obama administration, in response to criticisms that the Bush regime had ignored the growing influence of China, initiated an offensive aimed at undercutting China’s diplomatic relations in Asia, which had been carefully crafted over the previous decade. The new American “pivot” to Asia has so far included: backing South Korea in its confrontation with China’s ally North Korea; support for Japan in its tense standoff with China over the disputed Diaoyu/Senkaku Islands; large arms sales to Taiwan; a US diplomatic intervention into territorial disputes in the South China Sea; closer military relations with Vietnam, Indonesia and especially the Philippines; US efforts to prise Cambodia and, more successfully, Burma from China’s orbit; new US arrangements to use northern and western Australian military bases; strengthening the US strategic partnership with India; and moves towards the formation of a strategic bloc of the four regional “democracies”—the US, Japan, India and Australia—against China.

4. Taken together the Obama administration’s provocative diplomatic-military moves are aimed at China’s encirclement, using US strategic alliances, partnerships and bases. The Pentagon’s strategic document released in January explicitly declares that the US military will “rebalance towards the Asia Pacific region” and puts the onus on China “to avoid causing friction in the region.” A central focus of US military planning is to ensure control over key naval “choke points” through South East Asia that would enable a US economic blockade of China in the event of conflict. The reckless US push against China has the character of a pre-emptive strike against a potential rival that threatens to set off a nuclear conflagration with devastating consequences for the peoples of the US and China, and for the very future of humanity itself.

5. The official policy of the Chinese regime remains the “peace and development” program initiated under Deng Xiaoping. But sections of the military and the Beijing bureaucracy are now calling for this to be abandoned on the grounds that whatever assurances and guarantees China provides the US about its peaceful intentions, its continuing economic rise will inevitably bring a military response from Washington, for which China must now prepare. Their hand has been strengthened by the damage done to Chinese interests during NATO’s intervention in Libya and by the threatened military actions against Syria and Iran.

6. While its economic, financial and military capacities have undergone a rapid expansion over the past three decades, China is not an imperialist power. The growth of the Chinese economy derives from its integration into the globalised processes of production as the world’s largest cheap labour platform. It remains completely dependent for investment and technology on the major transnational corporations, which take the lion’s share of profits. Chinese capitalism is constantly impeded by the imperialist economic and strategic order established and dominated by the United States since the end of World War II. Its huge purchases of US bonds are not an expression of financial strength, but reflect the Chinese economy’s need for a low yuan and its dependence on US markets. As a result, it is highly exposed to unilateral action by American financial authorities. Likewise, China’s expanding military capacity is not a sign of strength, but of immense vulnerability. US imperialism, with its vast global network of bases and alliances, and its overwhelming military superiority, has the capacity to threaten Chinese interests in any corner of the world. China is ruled by a highly unstable capitalist regime, whose ruling elite is drawn from sections of the Stalinist bureaucracy, and their sons and daughters. Those, including within the pseudo-left, who designate China as an imperialist power, do so in order to justify an attack by US imperialism or to proclaim their “neutrality”, thereby providing tacit support to imperialism, as the state capitalists did during the Korean War.

7. The opposition of this Congress to the preparations of US imperialism for war against China in no way implies support for the Chinese regime or any section of it. The present regime is the outcome of the betrayals of the gains of the 1949 revolution by the Stalinist-Maoist bureaucracy, which carried out the restoration of capitalism, beginning in the final years of Mao’s rule, and continued and deepened under Deng Xiaoping and his successors. Both the perspective of the “peaceful rise” and closer integration of China into the framework of world capitalism, and the call for increased military preparations to combat the imperialist threat, can lead only to disaster.

8. Chinese workers must reject the Beijing regime’s promotion of Chinese nationalism—which only serves to divide them from their counterparts in the rest of Asia and around the globe—and its rapid turn to militarism. The expansion of China’s military, including nuclear weapons, will provide no insurance against war, but only further ammunition for US imperialism to justify its war preparations. Moreover, the regime’s arms buildup is aimed at protecting, not the lives and well-being of the hundreds of millions of ordinary Chinese people, but the economic and geo-strategic interests of the country’s new bourgeoisie, headed by a few hundred billionaires. The regime will not hesitate to use the same military against any domestic opposition to its rule, in alliance with the very imperialist powers that are dependent on the exploitation of Chinese workers as cheap labour. The fact that the Chinese government has prioritised spending on internal security over its military budget for three consecutive years, since the outbreak of the global financial crisis, underscores the fact that it views its “own” working class as a greater threat than America’s military machine. The only means of countering the threat of US imperialist aggression and nuclear war is the overthrow of capitalism and imperialism through the socialist revolution. The working class can place no faith in the Chinese Communist Party (CCP) regime and must rely on its own methods of revolutionary class struggle to oppose war. The only genuine allies for Chinese workers are their class brothers and sisters in the US, Australia, throughout the region and the world, who face similar disasters at the hands of their own governments.

9. The Chinese working class must advance its own independent program and political struggle against all factions of the ruling apparatus in order to meet the growing dangers it confronts. To do so, it must draw upon the strategic lessons of the experiences of the international workers’ movement, of which the Chinese Revolution and the subsequent evolution of the Chinese state form a crucial component, and base itself on an international socialist strategy.

10. The 1949 Chinese Revolution confirmed, once again, the Marxist understanding of the nature of the imperialist epoch, which had opened up with the eruption of World War I in 1914 and the Russian Revolution of October 1917, as the death agony of capitalism—the epoch of wars and revolutions. It took place in the aftermath of World War II, as part of an eruption of revolutionary struggles by the working class and colonial masses around the world. In country after country, however, the Stalinist Communist parties betrayed these post-war struggles. Under the Yalta, Potsdam and Tehran agreements signed with Churchill, Roosevelt and Truman, Stalin helped stabilise capitalist rule in Western Europe, in return for hegemony over the so-called buffer states of Eastern Europe. In China, notwithstanding the treachery of the Soviet bureaucracy, the Stalinist CCP was propelled towards the seizure of power by the exceptional circumstances that followed the defeat of Japanese imperialism: a severe economic and social crisis, the profound political weakness of the bourgeois Kuomintang (KMT) regime; and a powerful popular upsurge, in spite of the terrible blows struck against the working class and peasantry as a result of Stalin’s betrayal of the 1925–27 Second Chinese Revolution. In line with Stalin’s policies, the CCP initially subordinated the working class and masses to its attempts to form a coalition government with the KMT. It was only in October 1947, as the Cold War was launched and the KMT—with US backing—prepared to militarily crush the CCP, that Mao Zedong finally called for its overthrow. Politically, the CCP drew strength from its association with the Soviet Union, and the widespread but false belief among workers and peasants that the Moscow regime embodied the heritage of the Russian Revolution. Militarily, the CCP’s peasant armies were fortified by the training and Japanese arms supplied by the Soviet army in Manchuria. The CCP inflicted a series of devastating defeats on the KMT’s forces and, in October 1949, proclaimed the People’s Republic of China.

11. The 1949 Chinese Revolution, and the measures taken in its aftermath, dealt a shattering blow to world imperialism. It overthrew the bourgeois-landlord ruling class and carried out the agrarian revolution; it unified the country, divided for decades by imperialism and reactionary warlords; it ended direct imperialist domination and nationalised key sections of industry, establishing crucial foundations for the transition to socialism, and verifying the Trotskyist Theory of Permanent Revolution. As Trotsky had demonstrated, in countries of belated capitalist development, including the colonies and semi-colonies oppressed by imperialism, the tasks of the democratic revolution—principally the overthrow of landlordism and the abolition of imperialist rule—could not be accomplished by the national bourgeoisie, but only by the working class, leading the mass of the peasantry behind it. Having taken power in its own hands, however, the working class would be compelled to make deep inroads into the private ownership of the means of production, and begin the struggle for socialism. While the Chinese Revolution effected a vast social and economic transformation, unlike the 1917 Russian Revolution it was not carried out by a politically mobilised working class establishing independent organs of workers’ power. Rather, it was deformed from the outset by the Stalinist-Maoist-led Chinese Communist Party, which sought to suppress the independent struggles of the working class. The Stalinist bureaucracy was compelled to carry out the expropriation of the bourgeoisie because of enormous expectations within the working class, along with the threat of imperialist intervention.

12. The state that emerged from the revolution was of a hybrid character. Private ownership of the means of production was abolished, but the working class was suppressed by the bureaucratic regime and did not exercise political power. Based on the Trotskyist movement’s analysis of the Soviet Union as a degenerated workers’ state, and of the transformations carried out by the Soviet Union in Eastern Europe, where the means of production were nationalised in the immediate years after World War II, the Fourth International characterised China as a “deformed workers’ state.”

13. This sociological definition embodied a political perspective and prognosis. On the one hand, it pointed to the progressive character of the social and economic transformation that had been carried out, and the need for the Chinese and international working class to defend these gains against imperialism and the Chinese bourgeoisie. On the other hand, it made clear that the regime established after 1949 was not historically viable. It directed the working class to fight for a political revolution to overthrow the bureaucracy and establish democratic organs of workers’ power, in order to defend and advance the gains of the revolution. If power remained in the hands of the Stalinist-Maoist regime, which based itself on the reactionary nationalist perspective of “socialism in one country”—first advanced in opposition to the Theory of Permanent Revolution by the Stalinist leadership in the Soviet Union, as it usurped political power from the working class in the 1920s—then capitalist restoration would inevitably follow.

14. The Fourth International’s analysis was developed in opposition to two tendencies that attacked the movement’s programmatic foundations. The Pabloites argued that the establishment of deformed workers’ states, in Eastern Europe and then in China, was not an aberration but represented the wave of the future. The transition to socialism, they declared, would no longer be initiated by the working class taking political power under the leadership of Bolshevik-type parties, as in Russia, but would take place through the establishment of “deformed workers’ states” by the Stalinist bureaucracy, in a process stretching over centuries. The state capitalist tendency attacked Pabloism from the right. According to them, not only was the Soviet Union state capitalist, so also were the Eastern European states and China. Discounting the historical significance of nationalised property and its organic connection to the historical interests of the working class, the state capitalists maintained there was nothing to defend against imperialism. Both the Pabloites and the state capitalists wrote off the revolutionary role of the working class, falsely attributed a historical validity to the Stalinist regimes, and in every country sought to subordinate the struggles of the working class to the existing Stalinist, reformist and trade union bureaucracies.

15. None of the immense economic problems confronting China in the aftermath of the revolution could be resolved on the basis of the Stalinist regime’s nationalist economic agenda and suppression of the working class. This confirmed another vital component of the Theory of Permanent Revolution: that in the era of the domination of world economy over all national economies, the socialist transformation, while beginning on the national soil, could only be completed on the international arena.

16. The inability of the regime to resolve these mounting problems within the confines of China was the driving force of the zig-zags in policy in the 1950s and 60s, and consequent power struggles within the bureaucratic apparatus. A decade of economic and political crises, which included the failure of the Great Leap Forward of 1957–58, the Sino-Soviet split and withdrawal of Soviet aid, the convulsive class struggles sparked by Mao’s Great Proletarian Cultural revolution and the 1969 border clashes between China and the Soviet Union, culminated in Beijing’s rapprochement with US imperialism in 1972. This coincided with the collapse of the post-war capitalist boom, and a deepening global economic crisis, which exacerbated the regime’s economic problems. These could not be resolved on the basis of national autarchy. An expansion of trade with the West was followed by initial steps towards capitalist restoration, and in 1978, Deng Xiaoping opened up China to foreign capital. China’s closer economic integration into the processes of globalised production only compounded internal social and class tensions. In 1989, these erupted in mass struggles in Beijing and other cities, which were violently suppressed by the regime in the Tiananmen Square massacre and subsequent police witch-hunt.

17. A statement by the International Committee of the Fourth International on June 8, 1989 explained that the massacre was the culmination of a decade in which the Chinese Stalinists had worked systematically to restore capitalism. “The main purpose of the terror being unleashed by the Beijing regime is to intimidate the Chinese masses and crush all opposition to its deliberate liquidation of the social conquests of the Chinese Revolution,” it stated. The bloodbath in Beijing paved the way for a dramatic acceleration of the free market program and a flood of foreign investment as global corporations recognised that the Stalinist police-state regime could be relied upon to discipline the working class and guarantee private property and profit.

18. The integration of China into the capitalist world market has led to rapid economic growth. But it has provided no new stable base for either Chinese or global capitalism. The Chinese economy is completely dependent on markets in the advanced capitalist countries, now in the grip of the worst economic crisis since the Great Depression. Moreover, economic expansion has created explosive social contradictions, signified by the growth of the working class to 400 million, amid ever-widening social inequality. Strikes and protests are increasing, indicated in the doubling of “mass incidents” from 90,000 in 2006 to 180,000 in 2010. The Chinese working class is heading for a revolutionary confrontation with the regime of “princelings” and “red capitalists” that dominates economic and political life.

19. The crucial task is the building of a new revolutionary leadership in the Chinese working class. This can only be achieved in a relentless struggle against the petty-bourgeois pseudo-left, who, while claiming to oppose the present capitalist regime, reject the revolutionary role of the working class and are organically hostile to its political independence. Prominent among them are the neo-Maoists, who insist that capitalist restoration only began with the coming to power of Deng Xiaoping. In reality, it was the nationalist and petty-bourgeois doctrines of Maoism—above all its adherence to the Stalinist theory of “socialism in one country”—that led to the economic impasse and created the conditions for the outright capitalist restorationists, headed by Deng, to take political power. It was Mao, not Deng, who mobilised the army against the working class when it threatened the regime during the period of the Great Proletarian Cultural Revolution. And it was Mao who initiated the turn to US imperialism, the indispensable precondition for the program of the “free market”, capitalist restoration and the reintegration of China into the capitalist world market that was to follow.

20. The coming revolutionary upheavals in China will emerge as an integral component of the new period of revolutionary struggle that has emerged internationally. The Chinese working class must turn to the program and perspective of the ICFI, which embodies the essential lessons of the key strategic experiences of the international working class in the twentieth century, and the protracted struggle of the Trotskyist movement against Stalinism, reformism and Pabloite opportunism. This Congress affirms the central role that the Socialist Equality Party must play in the founding and building of new sections of the ICFI in China and throughout the Asia-Pacific region.

http://wsws.org/articles/2012/may2012/res3-m09.shtml


HOME / INICIO