Boletín de Noticias / Newsbulletin

Especial / Special

No. 1612

Español / English

13 – 05 – 2012

En memoriam a 1 año de la despedida de Franz (15.05.2011)

In memory of Franz' departure 1 year ago (May 15th 2011)




Español:

English:


Español


Mañana se cumple un año de la siembra, Franz J.T. Lee vive, la lucha sigue

Autor: José Antonio Velásquez Montaño
Fecha de publicación: 14/05/12

Mañana 15 de mayo, se cumple un año de la siembra del camarada Franz Lee, quien en vida escribió muchas páginas de la historia de Venezuela; nuestras tertulias, nuestros debates, siempre encabezados por las sabias palabras de nuestro camarada Franz. Las  luchas en Venezuela y en Nuestra América tienen mucho que agradecer a los humildes pero sabios aporte del camarada Franz, muchos comentarios de sus libros a favor de nuestra revolución, a favor de los más desposeídos. Su memoria ha resultado incómoda para muchos cuarto republicanos, no sólo por sus escritos, por sus libros, que son por demás brillante y acertados “No hay teoría sin praxis, en consecuencia, que no hay vida sin muerte” “Si la muerte es la negación de la vida es porque la vida tiene razón de ser, sólo si lo primero existe como negación”, sino porque sin ser venezolano fue y es, más venezolanos que muchos que nacieron en Venezuela. Franz Lee, luchador incansable por alcanzar la emancipación de nuestra revolución; marxista hasta lo más ultimo de su ser, honestidad en el compromiso político, que muchos que nacieron aquí en esta Venezuela, carecen. Este 15 de mayo, a un año de la siembra de este querido y entrañable camarada Franz, en los apátridas, en los lacayos, en los fascistas, en los camaleónicos, en las pomarrosas, todavía se despierta recuerdos que algunos querrían borrar

Este 15 de mayo se cumple un aniversario de la siembra del camarada Franz Lee, y que no podemos dejar pasar por alto sin intentar, en la medida de nuestras posibilidades, poner en práctica las ideas que sembró nuestro camarada Franz, en la conciencia venezolana y que tanto pueden contribuir a la defensa del proyecto Simón Bolívar, que no es otro que la consolidación de la Revolución Bolivariana. Muchos de los trabajos de economía realizado por nuestro camarada Franz, fueron olvidados, apartados, escondidos, para que no saliera a la luz pública. Siempre defendió y sigue defendiendo con sus obras las ideas básicas del marxismo. El camarada Franz Lee  dejó un gran legado de praxis, teórica y sistematizada de la lucha de los pueblos. El camarada Franz Lee se puede palpar en sus luchas, en sus aportes desde la perspectiva Marxista y sobre todo en la praxis y teoría del proceso revolucionario, que se pueden apreciar en los innumerables escritos y libros que dejó, entre otros espacios, en nuestra ventana y trinchera de lucha  Aporrea. Y como lo afirmamos hace un año cuando partió sin avisarnos un 15 de mayo de 2011, nos deja un gran dolor, dolor que sabremos macerar para convertirlo en más compromiso, en más coherencia política y mucha más esperanza y firmeza en la construcción de la Patria Grande pensada y soñada por nuestro libertador Simón Bolívar. 

¡Franz Lee vive, la lucha sigue!

Patria Socialista o Muerte…   VENCEREMOS.


articulojoseantonio@hotmail.com

articulojoseantonio@gmail.com

http://www.aporrea.org/actualidad/a143408.html


En memoria de Franz J. Teneson Lee

No creo, pienso

Autor: Miguel A. Jaimes N.
Fecha de publicación: 15/05/12

Franz John Tennyson Lee, hijo de padres sudafricanos e ingleses. Llegó al grado más alto de un académico: Doctor y destacado Profesor Titular en la Universidad de Los Andes en la ciudad de Mérida en la Maestría y Escuela de Ciencias Políticas.

 Enseño que en la vida no debamos andar creyendo, sino pensando y que el pensar es la fórmula para que los seres humanos puedan vencer la superestructura, es decir, el Armagedón que el sistema capitalista ha creado para controlar la libertad y el amor de la única especie pensante: los seres humanos.

 Fue un gran profesor en la materia de Psicología Política y enseñó los principios de los precursores ideológicos de la liberación.

 Una tarde, después de unas elecciones decanales, le pregunte cuál candidato apoyaría y me respondió: “yo prefiero estar siempre con los perdedores”.

 Así fue, hasta que la vida en una mala jugada se despidió de él, un 15 de mayo del año 2011.

 Fue mi único profesor al cual sin dudar siempre trate de Doctor, hombre de gran respeto, quien apoyaba a sus alumnos pero les advertía: “No digan que Franz apoya esto o lo echaran para atrás”.

 Tomaba café, fumaba y comía galletas en un buen animo y al distinguirte te preguntaba: “que haz hecho tu hoy por la revolución”.  Para nunca olvidar lo que significo en su vida el Mayo Frances y la muerte del Comandante Ernesto Che Guevara; prometió junto a sus alumnos de estudio, usar siempre una boina negra que llevó en el recuerdo de sus homenajes.

 Nos enseñó hasta el cansancio de sus últimas horas, los conceptos de dominación, superestructura y liberación. También que en la vida debemos de pensar, pues creer es reproducir la no esperanza de la revolución y defendió en sus salones de clases, la defensa absoluta del comandante Hugo Chávez.

 Hoy, un humilde aviso lleva su nombre. Está allí como una estampita que recuerda los valores del socialismo y el nuevo papel de todos los revolucionarios que habitamos la gran patria venezolana, quien le tomó y hoy lo lleva en lo más profundo de sus recuerdos.

 Sus palabras y letras sublimes nos recuerdan la hidalguía de quienes expresan sus ideas libertarias, claras y la trasparencia que tienen todos los procesos de la nueva liberación mundial.

Miguel A. Jaimes N.

venezuela01@gmail.com

http://www.aporrea.org/actualidad/a143473.html


A un año, Franz J. T. Lee: No hay que conocer a Marx para ser humanista

Autor: Oscar Heck
Fecha de publicación: 14/05/12

Conocí a Franz por primera vez en Mérida, en Enero del 2003, cuando andábamos luchando, como escritores de habla inglesa, en contra de la basura mediática que se escribía en el exterior en contra de nuestro querido presidente Comandante Chavez, en contra de Venezuela, y en contra del pueblo venezolano.

Compartíamos ideas y observaciones relacionadas con filosofía, matemática, antropología, biología, con el capitalismo, el socialismo, la genética, las milicias, las guerras, y la política, y compartíamos lo que la vida nos había entregado y enseñado, y lo que todavía nos faltaba a todos aprender y entender, y lo que la vida nos iba a entregar, como sociedad, como humanos, en el futuro próximo y lejano.

Franz, como yo, entendía lo que es vivir en la pobreza, solo, marginado, explotado, excluido. Conocía la calle, pero también conocía el mundo de los académicos e intelectuales, y allí creaba sus obras maestras – pero siempre me sentí mejor hablando de la calle, de la realidad pegada a la tierra, del hambre, de la explotación, del sobrevivir en un mundo capitalista, explotador, y tan cruel y racista.

Franz nació pobre en un campo en Sud África, yo nací pobre en Canadá (¡imagínense que en Canadá existen pobres!), y siempre luchamos por los pueblos del mundo, los cuales, como nosotros, se encontraron en situaciones de esclavitud física y mental – y así pasábamos horas hablando, a veces hasta 20 horas seguidas, y por supuesto, siempre con su pareja, Jutta, una gran luchadora revolucionaria.

Un día en su casa, poco antes que dejara este mundo paralelo del la realidad transhistórica, nuestro gran amigo Franz, me dijo, “Tu eres marxista,” y yo le respondí, “No lo se, nunca he leído sobre Marx, y no se nada del marxismo. Como tu lo sabes, soy disléxico, y se me hace muy difícil leer ese tipo de literatura, aunque lo he intentado,” y el me respondió, “Por lo que tu dices, crees, expresas y haces, y como tu vives, eres marxista. No hay que conocer a Marx para ser humanista.”

Franz murió físicamente el 15 de mayo del 2011 en su casa, en brazos de su pareja, Jutta, pero su mente y su alma, y sus escritos e ideas, siguen siempre con nosotros.

oscarheck111@yahoo.com

http://www.aporrea.org/ideologia/a143421.html



Es hora de atacar“
Entrevista con Franz J. T. Lee de los "Cuadernos del Tercer Mundo"
(México), Diciembre 1982.
(Extractos)


Germán Wettstein, nuestro corresponsal en Venezuela, descubre en el Profesor Dr. Franz J. T. Lee a un verdadero „guerrillero académico“ y en la siguiente entrevista revela aspectos desconocidos de la guerra de liberación en el Cono Sur de Africa, que también se libra en los claustros unisversitarios y en el seno de las propias corporaciones transnacionales.

G.W.: ¿Su reaproximación a Sudáfrica es apenas una circunstancia personal o refleja una nueva etapa en la lucha por la revolución?

FJTL: Los procesos revolucionarios en actual desarrollo se insertan en el período de transición, de la revolución social a la revolución económica. De allí que es precisamente tomando en cuenta la situación económica de la República Sudafricana, que se puede hablar de condiciones excelentes para una revolución. Africa del Sur es el país más industrializado, más desarrollado, al sur de Italia en todo el hemisferio sur. Tiene una larguísima historia de luchas laborales, de más de 300 años, pues se remonta al momento en que el hombre blanco pisó ese sector del continente, en 1652.

Y esa industrialización actual, con tecnología muy desarrollada, ha generado una elevada conciencia en el proletariado; un proletariado que no presenta dificultad alguna para su identificación   como ocurre en América Latina   porque se dan ejemplos clásicos determinados por la estructura de clases descrita en el análisis marxista.

Ahora bien, ¿por qué es importante esta revolución sudafricana en el contexto de la Revolución Africana Global? Porque es la primera revolución social que tiene la base económica para realizar el socialismo a un nivel superior, cosa que ningún país en el llamado Tercer Mundo, ha podido lograr hasta ahora.

G.W.: Como uruguayo que soy me preocupa directamente la situación en Africa del Sur, pues nunca hubo en toda la historia de los países del Cono Sur de América Latina, tantos vínculos entre sus dictaduras presentes y el régimen racista sudafricano. No sólo en intenso intercambio comercial, sino hasta en migraciones dirigidas de colonos sudafricanos para poblar zonas rurales de Paraguay, Argentina, y Uruguay.

FJTL: Eso ayuda a situar correctamente el „racismo“ de Africa del Sur. Se originó al mismo tiempo que el capitalismo y es el reflejo exacto de la división internacional del trabajo. Así que todos los países latinoamericanos que se relacionan con la República Sudafricana   por la migración, intercambios comerciales, etcétera   se ven penetrados por el virus del apartheid, del „racismo“. Y en esto hay que ser particularmente sensible.

Pero de ello podremos también sacar enseñanzas: significa que de la lucha de liberación en Africa del Sur podremos aprender cómo luchar en situaciones futuras contra elementos de „racismo“ en el continente latinoamericano.

¿Raza o Clase?

G.W.: Eso me confirma en la idea de que las razones de fondo para afirmar la animadversión contra el Régimen sudafricano, no pueden basarse únicamente en la cuestión „racial“.

FJTL: El racismo es esencialmente una ideología, y la función de una ideología es tutelar, explotar y oprimir. Por eso nuestra lucha no es por la igualdad de los derechos de las „razas“ o para que a esas „razas“ se las trate con igualdad. La verdadera lucha, en Africa del Sur y en todo el Tercer Mundo, es la lucha de clases. Este es el fondo del problema. Si ignoramos esta cuestión fundamental, los otros aspectos se convierten en elementos dispersivos, diversionistas, cuyos efectos se harán sentir cuando se descubra que la lucha contra el „racismo“ no es ajena a la lucha de clases. La lucha por la igualdad de las „razas“, del „sexo“, etcétera, pasa necesariamente por la lucha de clases.

Esto, además, impone otra tarea, cual es la de analizar la validez científica del concepto „raza“, que con una pertinacia increíble se sigue utilizando incluso en círculos científicos.

Dentro de este contexto es importante destacar que la historia del movimiento de liberación en la República de Sudáfrica, pasó por diferentes fases. Al principio, desde 1652 hasta 1900, tuvimos una fase de lucha contra la conquista colonial y su posesión de tierras; luego, entre 1900 y 1960, se vive un período de resistencia relativamente pasiva, tratando de conseguir algunos cambios dentro del sistema del apartheid. El movimiento se subdividía en grupos: uno para los africanos, uno para los indios, uno para los “de color“, uno para los blancos liberales que estaban en contra del sistema.

Pero como consecuencia de todas las luchas de liberación del Tercer Mundo en la década de los años 60, también la lucha en Africa del Sur se elevó a un nivel superior, y a partir de 1970 todas esas organizaciones están tratando de unirse y hablar únicamente de poder negro, en tanto grupo oprimido total y unido.

Ese nivel de concientización coincide con el tránsito a una lucha de guerrillas, apoyada por la lucha revolucionaria en Namibia, Angola, Zimbabwe y Mozambique. Aunque no hayan muchas informaciones en los mass media internacionales a propósito de esta lucha, es bueno saber que se trata de una lucha muy muy fuerte, localizada especialmente en la parte norte de Sudáfrica. Y el movimiento ha logrado tal grado de sofisticación, que penetra en las grandes ciudades.

Tales hechos han tenido incidencia en la clase blanca en el poder, y eso sí puede verificarse en la prensa; se sabe que el Partido Nacional, oficialista, se ha dividido: el sector mayoritario sigue al primer ministro Piether Botha, y una minoría creciente, nucleada alrededor de una treintena de parlamentarios, optó por una línea de ultra derecha. En los hechos Botha está presionado por el capitalismo occidental para que elimine los aspectos más desagradables del racismo e introduzca en su lugar un apartheid económico. Y el sector de ultraderecha, liderizado por Treurnicht propugna seguir con la antigua política del verdadero apartheid.

Boers versus ingleses

G.W.: Sin embargo, por artículos recientemente publicados en nuestra misma revista (ver el número 52 dedicado a Africa), parecería que también dentro del capitalismo empresarial el régimen está perdiendo adeptos. Concretamente empresarios de Natal postulan soluciones de descentralización regional del gobierno, con mayor participación de los grupos no blancos. ¿Se podría hablar de una burguesía nacional allí también?

FJTL: Eso que usted señala tiene sus raíces históricas en las contradicciones entre los colonos holandeses y los colonos británicos. Como es sabido Sudáfrica fue colonia holandesa hasta aproximadamente 1805; recién después de las guerras napoleónicas y de la nueva división de Europa fue que se volvió colonia británica, en 1806. Los conflictos entre el „feudalismo“ holandés y el imperialismo británico nos llevaron a la famosa Guerra de los Boers, al final del siglo XIX. Pero los nuevos planes de capitalización de Africa del Sur obligaron a incorporar a los boers (descendientes de holandeses) en la superestructura política. Es decir, para poder gobernar a Sudáfrica los ingleses les dieron a los boers mayor poder político, a manera de compensación por los daños que les originaron durante la guerra.

Ese „error” histórico de los ingleses determinaría, en 1948, que la pequeña burguesía holandesa llegara legalmente al poder, por medios parlamentarios, y que el partido que en verdad representaba los intereses británicos y foráneos en general, el Partido Unido, quedara fuera del gobierno. Esa contradicción dura aún hoy: la pequeña burguesía está en el poder, reconstruyendo un capitalismo nacionalista asegurado por regulaciones del apartheid y una serie de leyes „racistas“, y por otro lado están las corporaciones transnacionales (especialmente anglonorteamericanas, con Oppenheimer y toda la industria de oro, diamartes, etcétera) en conflicto con aquel capitalismo de Estado.

Sin embargo, a partir de 1970 se da un cambio en las posiciones del nacionalismo oficialista, a consecuencia del interés renovado en Africa del Sur por parte de los cinco países occidentales encomendados para „resolver el problema de Namibia“. (Francia, Inglaterra, Alemania, Italia y los Estados Unidos).

Esos países presionan al gobierno de Botha para que el Partido Nacional pase a compartir el poder político con los grupos no blancos oprimidos. Y a ello se opone tenazmente la fracción radical escindida del partido de gobierno, que trata de sostener el rumbo original.

G.W.: ¿Y cómo se ubica usted mismo, por su extracción social y política, en ese universo descrito? Creo que eso es importante para comprender el paso que se apresta a dar, de retorno a Africa.

FJTL: Mi nacimiento mismo contenía las contradicciones de toda la sociedad sudafricana. Mi padre era inglés y mi madre una mujer Amaxhosa de Transkei así que permanentemente estuve dentro de las contradicciones de la sociedad de apartheid. Una situación difícil para toda nuestra familia, porque la mitad de mis tíos estaban casados con blancos, otra parte con malayos, otra con „mestizos“ y otra con gente de „color“. Debido al sistema del apartheid entonces, con sus dogmas y sus tradiciones y su ideología, me fue muy duro y difícil entender las realidades de esa sociedad.

Una Masacre Concientizadora

Fue recién cuando cumplí 21 años, cuando ya estaba en la Ciudad de El Cabo que empecé a comprender lo que estaba ocurriendo en Africa del Sur; fue en la época de la famosa primera matanza de Sharpeville de 1960. El 21 de marzo de ese año, al volver de mi trabajo (era empleado en Western Steel Company), ví a miles de negros marchando hacia el centro de El Cabo, a los edificios del Parlamento. Estaban protestando contra los maltratos del sistema de apartheid, contra los sueldos bajos y las pésimas condiciones de vida. Fui hacia ellos y como sabía los idiomas africanos del Transkei nativo (zulú, xhosa y sotho), pregunté lo que pasaba. Me contestaron que si realmente hablaba su idioma deba unirme a ellos y marchar también. Al final de la marcha lo único que oí fue el silbar de las balas en mis orejas y tuve que correr para salvar la vida. Este día en toda Sudáfrica más de 70 africanos fueron asesinados. Al día siguiente al volver a mi trabajo, encontré una carta sobre mi escritorio donde se me señalaba como „comunista“ y se me prohibía para siempre entrar en esos edificios.

Lo concreto es que para ese tiempo ignoraba todo lo relativo al socialismo y al comunismo, y cómo se me hacía una acusación que no entendía me decidí a estudiar aquello, y desde entonces llevó más de 20 años dedicado a este problema tanto en teoría como en la praxis. Como se ve, los efectos de esa terrible matanza fueron para mí muy positivos, lo mismo que varios de mis camaradas que también sufrieron una situación similar.

Así de pronto me encontré caminando sin rumbo por calles de El Cabo, buscando comida entre los desperdicios y durmiendo en los bancos de los parques; tenía 23 años. Fue entonces que me enfermé mucho y un amigo me aconsejó visitar a cierto médico de „color“: era el Dr. Kenneth Abrahams. Ese médico me ayudó y me hizo comprender que estábamos preparados potencialmente para un futuro revolucionario y fue quien me dió literatura socialista para leer. Y así en 1961 entré a la casa de uno de los líderes que fundó la primera organización de guerrillas en Africa del Sur: el club „Yu Chi Chan”, más tarde „Frente Nacional de liberación“ de Sudáfrica.

En 1962 estaba yo tan bien informado sobre la situación política, que formé parte de la primera célula de diez personas del entonces llamado Frente Nacional de Liberación de Sudáfrica. Por razones de estudio me mandaron a la República Federal de Alemania; en los hechos yo era una especie de „canciller” de la pequeña organización, por lo cual debía tramitar ayuda financiera y obtener la solidaridad en el plano internacional.

El movimiento tuvo algunos problemas en 1963 por la acción de infiltrados que llevó al asesinato o al encarcelamiento de varios de nuestros líderes, algunos de los cuales aún siguen presos, en la famosa cárcel de Robben Island. Otros se escaparon como el Dr. Abrahams que es hoy uno de los líderes de una de las fracciones de la Swapo (South West African People’s Organization) en Namibia y un amigo de él, el Dr. Neville Alexander, es un líder opositor dentro de Sudáfrica.

En Europa , entre 1962 y 1970, tuve la oportunidad de estudiar primero y completar luego mi doctorado en ciencias políticas. En Alemania Occidental, escribí una „Historia de la Influencia del Marxismo en la lucha de Liberación en Africa del Sur“. Estudié primero en la Universidad de Tübingen, de 1962 a 1965 y después en la  de Frankfurt del Meno, del 66 al 70. Por aquellos años la lucha no era muy conocida en Europa; casi cada semana viajaba a diferentes países explicando los problemas sudafricanos.

En 1966 me invitaron a Estados Unidos y Canadá, también para recoger fondos para la lucha en Sudáfrica y recibir solidaridad; realicé un tour completo, hablando en 30 ciudades y al final fuí invitado a intervenir en el comité especial contra el apartheid en las Naciones Unidas.

En Sudáfrica estas actividades son calificadas como un crimen que equivale a 20 años de cárcel. Tampoco pude seguir viviendo en Alemania, porque yo había explicado bien las conexiones políticas y económicas entre Alemania Occidental y toda Europa Occidental y Africa del Sur. Las cosas se me complicaron mucho. Entonces, bajo presiones terribles tuve que dejar Europa en 1977, y Guyana fue muy amable en ofrecerme un cargo en la Universidad.

Sin embargo, a los dos años de trabajar allí, en el Departamento de Ciencias Políticas, una vez más se complicó la situación política para mí, porque descubrí que el „socialismo cooperativo“ de Guyana no tenía nada que ver con el socialismo científico. Mis estudiantes trataron de rebelarse y yo mismo estuve activo en la Alianza del Pueblo Trabajador de Guyana (WPA). Poco antes de dejar Guyana en 1980, asesinaron a Walter Rodney, fundador de la WPA, quien era un fraterno amigo.

Así fue como en 1979 tuve que rehacer mis maletas y retornar a Europa Occidental; pero ya entonces tenía contactos con la Universidad de Los Andes (ULA) en Mérida (Venezuela), por la colaboración mutua en el proyecto Guyana (había un convenio entre la ULA y la Universidad de Guyana). Así que cuando la ULA me ofreció un cargo acá en Mérida, regresé rápido de Europa. ....

La Larga Marcha Hacia la Unidad


G.W.: Si sus compañeros y usted deciden la nueva radicación ahora, debe ser porque entienden que la situación es favorable para un nuevo salto cualitativo en la lucha de liberación. ¿A qué obedece que sea éste el momento elegido?

FJTL: Es evidente que no le puedo decir exactamente todo lo que tenemos en mente, pero en términos generales puedo al menos tratar de explicar la etapa actual o el nivel de la lucha.

En primer lugar, desde el comienzo de los años 60 y a pesar de los diferentes puntos políticos en el pasado, la unidad de acción se había acrecentado. En el movimiento se reflejaban hasta hace poco todas las divisiones del comunismo internacional por ejemplo, tuvimos sectores de estalinismo radical, movimientos trotskistas, maoístas, etcétera, pero es interesante anotar que hay una gran diferencia en la lucha en el exterior   entre los dirigentes   y la lucha dentro del país. Debido al desarrollo de la lucha dentro del país, parece que todas esas diferencias ideológicas y también las relativas a estratégias y tácticas, fueron moderadas.

Lo que elevó el nivel de la lucha en Sudáfrica e que la gente que combatía trascendió la barrera del apartheid. Porciones muy grandes de la población blanca – es decir, no sólo la parte hindú sino también una minoría boer e inglesa   están ahora directamente involucradas en la lucha de liberación. Incluso hay guerrilleros descendientes de ingleses y de holandeses. Eso significa que en la etapa actual ya no se trata más de la lucha de una mayoría negra contra una minoría blanca, como en el pasado, sino de un salto cualitativo, pues es directamente lucha de clases que no está dirigida exclusivamente por una organización tradicional especifica.

La otra cosa importante que quiera decirles es que por razones nacionales e ideológicas, un movimiento específico, el Congreso Nacional Africano (ANC), es el más conocido dentro y fuera del país. Un gran líder de ese movimiento es Nelson Mandela, sentenciado a prisión perpetua y preso ya desde hace más de 20 anos. ¿Por qué está en la cárcel? Porque optó por la lucha guerrillera como forma de lucha revolucionaria.

El  ANC, que fue el primer movimiento de liberación del continente (fundado en 1912) originalmente atrajo hacia sí una gran unanimidad propagandística y, gracias al apoyo internacional que recibió, se convirtió en un movimiento muy fuerte dentro de Africa del Sur. Más recientemente Angola, Mozambique y Zimbabwe también han resuelto apoyarlo como el movimiento más representativo y al mismo tiempo lo estimularon para abrir la organización a otras tendencias y unirlas.

Así, muchos líderes sudafricanos que integraban organizaciones menores, con diferencias ideológicas, fueron impulsados a incorporarse.

A principios de los años 80, el movimiento revolucionario guerrillero logró alcanzar un mayor nivel y esa es la razón por la cual todos los revolucionarios están ahora bajo una estrategia común, unidos.

Esto se logró después de un análisis muy cuidadoso de la situación económica mundial, la crisis internacional, las distintas estructuras de poder y la situación en la misma Africa. Entonces es éste el momento más importante para constituir una organización poderosa y atacar, porque más tarde sería demasiado tarde.


G.W.: ¿Cuál es, para su movimiento, la forma más idónea de „atacar“? La República Sudafricana tiene un alto grado de desarrollo y el mayor ejército de toda Africa. ¿La estrategia de ustedes pasa por la acción de guerrillas?

FJTL: Está muy claro que una revolución social verdadera dentro de las circunstancias presentes y especialmente en Sudáfrica en el contexto del sistema internacional, no puede ser del mismo tipo que en la Sierra Maestra o en las selvas de Vietnam.

Hay que tomar en consideración varios factores. De aplicarse la lucha guerrillera en Sudáfrica debe aplicarse en sentido urbano y no de guerrilla rural. Pero hay factores económicos que definen un hecho nuevo dentro de la estrategia global de las luchas guerrilleras en el Tercer Mundo. En el contexto sudafricano deben existir las guerrillas económicas y tecnológicas; y eso significa que lo más importante en la lucha en Sudáfrica no es sólo conquista del poder político sino que hay que hacer lo mismo con la estructura económica.

Transnacionales contra el Apartheid

Le quiero explicar qué entendemos por guerrilla económica. Debido a lo prolongado de la lucha en Sudáfrica, decenas de miles de sudafricanos se fueron a países de ultramar a partir de 1959 60; hicieron estudios intensivos en cualquier lugar del mundo donde pudieran seguir activos, en ciencias políticas, economía, ingeniería, etcétera. Y en los últimos años se integraron estrechamente a la gente de varios de esos países de ultramar, donde tienen prestigio e influencia política. Entonces se trata de responder a ese llamado que se hace a todos los sudafricanos educados, capacitados, formados. Ya no se trata de seguir haciendo la revolución con sólo la gente de nivel educativo muy bajo - aunque siempre serán los más importantes - sino de dinamizarla con los emigrados.

Los emigrados hemos podido entender todas las implicaciones del sistema económico internacional: cómo funciona globalmente y cómo funciona en Sudafrica la corporación transnacional, no sólo en el área económica sino también en la política. Por eso nos han llamado. Por eso y porque hay también compañeros que están activos dentro de Sudáfrica preparando el camino para la táctica de la guerrilla económica y tecnológica. Como el poder central en Sudáfríca está concentrado en manos de los blancos, no hubo otro camino que influir sobre aquellos que estaban en cargos directivos y atraerlos hacia nuestro movimiento.

En otras palabras, de la misma manera que el capitalismo foráneo primero colaboraba con el capitalismo nacional holandés y después entró en contradicciones, así también nosotros aprovechamos esa contradicción para movilizar fuerzas hacia nuestra causa. Y ahora es precisamente la corporación transnacional la que en primer lugar está luchando contra el apartheid. Eso es lo que yo llamo el nivel de tecnología en la esfera ideológica, que no consiste en disparar tiros sino en estar capacitado para el gobierno futuro que será de coalición. Ese gobierno deberá asumir conjuntamente el poder político y el poder económico.

Detrás de todo esto están, desde luego, los factores internacionales. No hay hoy un rincón en el mundo, ni una isla, donde no hayamos nosotros difundido informaciones suficientes respecto a esta lucha, incluso con la ayuda del capitalismo foráneo, así que la solidaridad internacional está asegurada, pues la Revolución Social Sudafricana es una parte importante dentro de la revolución mundial para derrocar al modo de producción capitalista.

G.W.: Antes de seguir adelante me gustaría conocer su opinión sobre las posibilidades de aplicar ese tipo de „guerrilla económica y tecnológica“ a países de América Latina.

FJTL: En el Tercer Mundo, debido a la importancia de ciertas materias primas (y es el caso de Venezuela con su petróleo) los trabajadores   todos los trabajadores agrupados de los países de la Opep   tienen un papel muy importante que desempeñar en la transición del capitalismo al socialismo. Los trabajadores vinculados a la industria petrolera tienen un papel de vanguardia, en cuanto se refiere a la clase obrera del Tercer Mundo.

Esto no tiene nada que ver con lo que habitualmente se entiende por revolución y guerrillas. Significa, en cambio, proponerse emplear medidas económicas para que las fuerzas trabajadores aprendan a utilizar este recurso natural como un instrumento de liberación de los pueblos.

Del mismo modo veo una tarea trascendente del proletariado venezolano con relación a los demás países del Pacto Andino; porque sólo por la unificación de varios países, con intereses complementarios y productos para colaborar en el desarrollo mutuo será posible romper la división internacional del trabajo. Y ésta, lo repito una vez más, es la causa de todos los problemas. Es dentro de este contexto que es posible aplicar la guerrilla económica y tecnológica.

Podemos pensar en nuevas relaciones, más allá de América Latina, en el caso de la bauxita, que existe en Surinam, Guyana, Jamaica y también en Guinea y hasta en China si ella quisiera intervenir. En síntesis, se trata de convertir las materias primas estratégicas en herramientas de la revolución, para la emancipación en este mundo capitalista.

Una Única Causa

G.W.: Nosotros, en América Latina, siempre nos hemos formado en la convicción de que las raíces culturales compartidas con Africa --  tras la migración masiva derivada de la esclavitud -- generaron una siembra potencial idónea para un acercamiento más directo entre América Latina y Africa. Después de cumplida su experiencia en Guyana y Venezuela, ¿cree también que eso es cierto? Porque, por ejemplo, yo pienso que la solidaridad militante de los cubanos en Africa se apoya no sólo en una concepción estratégica en pro de la liberación del Tercer Mundo, sino también en asumir la causa africana como propia.

FJTL: La base verdadera para una cooperación o para indicar la unión del llamado Tercer Mundo, es decir, la manera de medir la unidad de América Latina, Africa y Asia, es realmente la división internacional del trabajo. Y el origen de ésta se ubica exactamente en el triángulo Europa Occidental Africa América y el esclavismo.

Pero lo que ocurrió después allí   lo mismo que en Sudáfrica   es la famosa política de „divide y vencerás“. Esa política en Sudáfrica es el „racismo“. Por un lado existe una „raza superior“, con tecnología y capital, y por el otro están aquellos países que deben limitarse a producir materias primas y conservarse en condición de inferiores.

Sudáfrica ofrece el mejor ejemplo: allí el hombre blanco siempre fue el mejor, el hombre „de color“ no era tan bueno, y el negro era el peor de todos. Por esa razón la estructura ideológica aplicada en Africa provocó que la gente subjetivamente se sintiera diferente entre sí o unos de otros. Pero para la difusión del capitalismo y del imperialismo por todo el mundo, como modo de producción, era necesario previamente introducir internacionalmente la contradicción entre capital y trabajo. En el caso de Sudáfrica, a lo largo de 300 años la gente tuvo que aprender que el sistema capitalista que funciona en ese país es el mismo que el de cualquier otra parte del mundo.

Eso significa que la condición de sufrimiento, de opresión, de represión y discriminación, es un fenómeno mundial; y que el sistema capitalista era el primer elemento que unía a las distintas personas de Sudáfrica desde la base. Significa, también, que las corporaciones transnacionales que están distribuidas por todo el mundo (Exxon, Ford, Bayer, General Motors, etcétera, etcétera) también pueden ser encontradas en cada ciudad de Africa y en particular de Sudáfrica. Y de su grado de penetración es que pudimos comprender que ya no hay más esfera nacional en un mundo internacional; un entendimiento clave para nosotros pues en él se apoya también la cooperación internacional.

Allí está el punto de unión entre un trabajador africano de las minas del Sur, con el de las minas de cobre de Chile, el de las de estaño de Bolivia o el de la industria petrolera venezolana. Este es el punto que hay que entender en primer lugar: las verdaderas estructuras de clase en América Latina; entender el sistema económico en diferentes países y entender las conexiones con la sociedad internacional. Las dificultades entonces, derivan del muy bajo nivel de conciencia o de falta de movilización política, y también de los conflictos o las divisiones entre los diferentes partidos socialistas.

Para evitar caer de nuevo en ese error, es que estamos trabajando ahora nosotros en Sudáfrica. Dentro de un contexto histórico específico, dentro del contexto africano, estamos abocados a la tarea de reformular, reevaluar, revisar, los principios del socialismo científico. En otras palabras, llegar a saber qué es proletariado en Africa, qué  es „burguesía“ en nuestro contexto, qué es la lucha de clases, qué significa revolución socialista en esos marcos reales y no en los libros; todo ello después de analizar los resultados de nuestra serie de práxicas revolucionarias en los últimos 25 ó 30 años.

Es un trabajo largo y dificultoso, porque todo está camuflado por los nacionalistas y las ideologías; y no quiero decir nada sobre la religión, pero ella interviene en eso también. Mientras los camuflajes subsistan, y la democracia no esté expresada en una información mejor distribuida, no podremos alcanzar a estrechar vínculos por encima de las fronteras coloniales artificiales.

(Entrevista publicada en: Cuadernos del Tercer Tundo
(México), Diciembre 1982.)


El paradigma de Gadafi y nuestro pequeño chance para sobrevivir el Globofascismo

Franz J. T. Lee

Mayo 2011

Para que los movimientos de los trabajadores a escala global sean radicales tienen que agarrar cualquier problema histórico por sus raíces, con firmeza, contundencia y principios emancipatorios bien claros. Esto significa nada menos que agarrar el fascismo global por sus raíces transgenéticas y erradicarlo dándole en su ‘alma’, es decir, atacando todas las condiciones económicas, políticas, sociales, militares y alienantes que lo han sostenido. El mero hecho de que el capitalismo existe en el planeta y fue fabricado por el propio hombre, lo hace palpable. Por lo tanto, para su aniquilación total sólo hace falta el poder creativo de los trabajadores organizados, es decir, la "superación" (o trascendencia) del mismo capitalismo y esto no sólo vale en el caso de Libia o Venezuela, sino para todos los rincones de nuestro planeta.

Independientemente de sus diferentes apariencias en el pasado y el presente, basta con sólo ver la existencia de las variedades del fascismo nacional, a veces incluso llamado "socialismo nacional", como lo hemos visto en países como Alemania, Italia, Portugal, España, Grecia y como lo estamos presenciando a estas alturas de la globalización con las recientes invasiones fascistas del “imperio” estadounidense y sus “aliados” de la OTAN, para verificar científicamente, que lo que se está librando a nivel planetario es en realidad una dramática lucha de clases gigantesca. Durante los últimos dos siglos siempre estuvo presente esa ley dialéctica, donde todos los regímenes violentos y represivos, incluyendo el fascismo, fueron precedidos por enormes luchas de clase de los trabajadores, las cuales habían sido reprimidas con una inimaginable brutalidad. A pesar del hecho de que todas esas batallas proletarias al fin y al cabo fracasaron, no se puede negar que por lo menos cambiaron la correlación entre las fuerzas de clase contendientes; cada rebelión proletaria produjo un pánico infinito en la burguesía y en todas partes la correspondiente respuesta política fue la puesta en marcha de un terrorismo fascista por orden del Estado.

La gran pregunta es: ¿Por qué decenas de revueltas y revoluciones proletarias prometedoras en todo el mundo fracasaron o se estancaron y el fascismo capitalista imperialista siempre logró tumbarlas?

La respuesta es muy simple y bastante clara: la mayoría de esas “revoluciones” fueron heroicas, pero no RADICALES, no eran radicalmente ANTI-CAPITALISTAS, en pocas palabras, no eran movimientos emancipatorios modernos en el sentido marxista. Ciertamente, se ha dicho y criticado mucho en relación con este trágico estado de cosas que hoy se ha convertido en un enorme problema global incluso para la existencia humana y su posible desaparición del planeta Tierra.

A continuación vamos a analizar algunos de los errores cometidos por los dirigentes libios frente al globofascismo en África, errores que pronto o tarde se convertirán literalmente en la soga alrededor de sus cuellos. Claro, el trágico caso de Libia sólo es un ejemplo más de lo que podría ser el destino de toda “sociedad fracasada”, de todo país considerado miembro del “eje del mal” al cual se le aplica el “dominio de espectro completo” y el “humanismo militar” en nombre de la “democracia” estadounidense que tanto se preocupa por el bienestar de los habitantes de nuestro planeta.

Por el momento, le ha tocado a Libia y Bahrein, pero otros países como Siria y Pakistán ya están en la ‘lista de espera’. Tristemente es precisamente Sudáfrica, cuyos 50 millones de habitantes han sufrido décadas de apartheid y del peor fascismo, que ahora se ha convertido en un país aliado confiable del imperialismo norteamericano en África. Sin embargo, todavía no es tarde para aprender de la catástrofe de Libia.

Ahora, ¿qué fue lo que el Coronel Gadafi y su gobierno subestimaron en relación con el fascismo global?

El presidente Muammar Gadafi de Libia ahora tiene que aprender “por las malas” de lo que se trata el capitalismo, la globalización, el fascismo, el socialismo y la Emancipación.

* Uno no debe traicionar sus propios sueños diurnos revolucionarios juveniles declarándolos "pecados juveniles". Actualmente, el coronel Gadafi es el líder más antiguo que gobierna en el mundo árabe y africano; gobierna en Libia desde los 27 años, cuando él y sus compañeros de lucha se deshicieron de la represión del Rey Idris I en un golpe de estado incruento. Ahora Gadafi vive y muere una lección importante: no importa lo que sea el caso, como un emancipador uno siempre tiene que dar su propia vida en defensa no sólo de su pueblo sino también de sus camaradas de armas.

Fue en los años sesenta del siglo 20 cuando Gadafi lanzó su Revolución Verde, en sintonía con toda una onda de revoluciones coloniales en África. Esto ocurrió durante la época de la liberación nacional africana, del desarrollo del nacionalismo africano al Pan-africanismo y al socialismo africano.

* A pesar de los heroicos esfuerzos de Kwame Nkrumah, el entonces presidente de Ghana en los campos práxico, teórico y militar, las tres fuerzas mencionadas antes se atascaron en la retórica ideológica y en el llamado anti-imperialismo, que fue separado del verdadero anti-capitalismo, de su negación dialéctica, del socialismo científico y filosófico, del marxismo emancipatorio.

* Al igual que en todas las revoluciones en el resto de África, también en Libia era el anti-imperialismo, que en realidad es nada más que el pro-capitalismo, el que fue y sigue devorando los frutos emancipatorios sociales de aquellas sangrientas luchas de clase. De hecho, cum grano salis, hoy todos los Estados africanos, con excepción de unos cinco incluyendo a Libia, que se niegan a aceptar el Africom de la OTAN, están ya plenamente encaminados en la globalización, en la Segunda Conquista, en la repartición final del África y en el fascismo mundial.

* Entre los graves errores del gobierno de Libia figuran los siguientes: si estás nadando en un océano de petróleo y agua dulce, debes saber que no importa lo que trates de hacer para escapar, al final siempre vendrá por tí la sangrienta bota militar del hermano mayor orweliano, en este caso de la OTAN; así que más vale que te prepares a tiempo para la venidera lucha de clases gigantesca;

* Presidente Gadafi, nunca tendrás la más mínima posibilidad de victoria si colaboras con el imperialismo corporativo, si firmas acuerdos secretos entre “caballeros” con tu todopoderoso enemigo de clase, si recorres a toda Europa en busca de falsas amistades y con la finalidad de organizar “conversaciones de paz” y "diálogos" sin sentido. Esos "amigos" sólo esperan el momento adecuado para clavarte a tí y a tu familia en la cruz del 'terrorismo', del tráfico de drogas y luego te acusan de masacrar a tu pueblo.

* El orden mundial capitalista sólo permite el cambio desde dentro, es una cárcel, un sistema cerrado. Adentro podemos llevar a cabo revoluciones de arco iris y de todos los colores. Pero nunca debemos olvidar que la REVOLUCION es el brazo invencible de las elites de poder y su garantía de que nunca podrá realizarse el anti-capitalismo, por eso tenemos que inventar otras ideas mejores que la ideología o la revolución.

* Camarada Gadafi, errar es humano, por lo tanto, en nombre de las valiosas contribuciones que has hecho en beneficio de la emancipación africana, por favor recuerde que uno no puede matar a la culebra con su propio veneno, hay otras maneras muy eficaces de lograr esto. Además, si uno no se adelanta por lo menos un segundo y un milímetro a sus enemigos de clase, entonces la probabilidad de supervivencia es infinitesimal.

En resumen, vivimos en la era del fascismo mundial, del globofascismo. En todas partes podemos ver, experimentar y sentir sus garras y sus colmillos. Cualquiera tiene la libertad de criticar al sistema, pero que no se le ocurra a nadie cambiarlo de verdad. Así es como la libertad se convierte en esclavitud y la paz en guerra, como lo predijo George Orwell en su famosa novela “1984”. En todas partes existen las relaciones amigo-enemigo, está el anti-marxismo y el anti-comunismo. Es más, los chivos expiatorios, los regímenes anti-proletarios, la injusticia, la eliminación del habeas corpus, el imperio de la ley, etc. pavimentan el camino hacia el holocausto mental y corporal total, totalitario y autoritario, hacia la barbarie.

El capitalismo tiene una cabeza de Jano; bajo condiciones "normales" y pacíficas, con cierta estabilidad económica, con un nivel de las luchas obreras relativamente bajo, en tiempos de auge y bonanza, se llama DEMOCRACIA. Por otro lado, en tiempos de severas crisis económicas, grandes depresiones, agitaciones políticas, disturbios sociales y violentas luchas de clase, el capitalismo se vuelve salvaje, muestra su verdadera mueca fascista, su rostro bélico. Sus funciones son la destrucción del movimiento obrero y de los sindicatos de trabajadores, de las organizaciones izquierdistas, de los marxistas. Por otra parte, el fascismo como movimiento masivo toma el control ideológico de los trabajadores, acondicionándolos mediante una agresiva propaganda política, con sus consignas, su racismo, sus relaciones "amigo-enemigo" y su estrategia del "chivo expiatorio". El fascismo también promueve el principio del "Führer", del gran líder mesiánico y la idea de un “pueblo elegido”, además de la creencia en un Herrenvolk, una raza superior y otras maquinaciones de la psicología de las masas.

Las funciones principales del fascismo son la defensa y preservación de las relaciones económicas burgués-capitalistas y la propiedad privada de los medios de producción. Su gran campaña es salvar el sistema dominante global a toda costa. El fascismo trata de salvar el sistema imperialista de un colapso total.

Sólo cuando sabemos esto podemos empezar a erradicar el fascismo y con él, el capitalismo para siempre, pero el tiempo y el espacio se acaban - nuestras posibilidades de supervivencia ya mínimas se están reduciendo a la velocidad de las ondas escalares.


English


The Roots of the Ultra-Colonial War in Angola

by Franz J. T. Lee

Article in „Review of International Affairs“, Vol. XIV, No. 329, Belgrade, December 20, 1963


Pandemonium Electronic Publications, Mérida, Venezuela, 1999


In the twenty years after World War II there emerged what French geographers and social scientists call the Third World - Tiers Monde. It stretches from Latin America, across Africa and the Middle East, to Indonesia and the tropical Pacific Islands. It is populated by almost two thousand million people - two-thirds of the world population. These „native“ peoples share a common past: a past of humiliation, exploitation and poverty. This legacy binds them together in a vast „Commonwealth of Poverty“. Angola - Portuguese West Africa - is one of these emergent states, trying to shake off the shackles of colonialism, and aiming at securing universal peace and equal relations throughout the world.



The forced-labour system

Like the Republic of South Africa, and, in fact, all the African colonies still in the fangs of imperialism, Angola has a well-organized system of forced labour. One can divide labour into four classes:

1. Correctional labour. Africans who break the Criminal, Civil or Labour laws are penalized this way.

2. Obligatory labour. When there is a lack of voluntary workers, Africans by law can be forced to assist in the construction of public works, the laying of rails, the making of roads or the building of bridges. Those who fail to pay the native head tax also receive such penalties. In reality, most of these taxes imposed are simply to force the African to work.

3. Contract labour. This is the vilest form of forced labour. Any African who cannot produce evidence that he worked for at least six months in the previous year, must do compulsory labour for the state or private employers. Wages are restricted to a shockingly low level and vary according to employer and area. On the plantations, e.g., an African earns on the average 1) (approx. DM 0.50) a day.

4. Voluntary labour. The African contracts directly with his employer. Normally, the wages are even lower than for contract labour. Nearly all the workers in the agricultural concerns are mainly „shibalos“ - forced labourers.

Apart from these four, there are still „forced cultivation“ and „migrant labour“. Although these forms are practised in Angola, yet Portuguese East Africa, Mozambique, bears the biggest brunt. According to the Mozambique-Transvaal (South Africa) Convention signed in 1940 about 100,000 Mozambique Africans south of the 22nd parallel and north of the Zambesi River are imported as workers to the Rand gold mines - in return, South Africa exports annually 47.5% of its seaborne exports from the Transvaal through Lourenco Marques, also some 340,000 cases of citrus fruit. Further, Portugal gets R 3.80 (approx DM 18.) for each recruit and also half of his wages, which are supposed to be paid to him on his return after 18 consecutive months of employment There is no difficulty in recruitment as the wages are higher in the mines, about R 0.50 (approx. DM 2.50) a day. There were lately some 173,000 registered Mozambique workers, and a large number of un-registered ones, in South Africa. In Angola about 20,000 Africans are recruited for labour in Northern Rhodesia and South West Africa.

In Mozambique cotton is cultivated. In the northern part, Africans are granted seed by the monopoly companies and must cultivate cotton on their soil. These crops are sold to the companies at fixed low prices, adjusted well below free market prices. The African farmers have no choice, and the natural crops - maize, kaffir corn, manioc and beans - drop to famine level. In 1956, for example, 519,000 African sellers were paid an average of 250 escudos (approx. DM 40.00) for a year’s cotton crop. In some districts the African is paid 50 escudos (about DM 7.00) for cotton from land on which the owner could cultivate grain worth 50 times this value.

This forced labour, forced cultivation and wandering over the continent in search for work in order to live; in short, this human exploitation and oppression has created a feeling of hatred and disgust towards the white man throughout the ages. Portuguese forced labour is the nadir of African misery; the zenith of their endurance they reached in 1961, soon to reach its breaking-point. Surreptitious emigration in Angola is responsible for the serious demographic anaemia of the natives. Physical decadence has become a reality and a death-rate of 40% among workers is not uncommon.

European Settlement in Angola

Efficient exploitation of a colony in Africa demands not only cheap native labour but also effective white presence and control. The first settlers were Boers from Cape Colony. To escape British control these „Dorsland Trekkers“ - being hungry for land - left the Mafeking area in 1875. In 1880 300 survivors reached Angola, and settled at Humpata. This annoyed the Lisbon Government, hence Portuguese immigrants had to be sent to Southern Angola to insulate them.

About 1900 Portugal abandoned its emigration policy. At this time the Portuguese population in Angola was about 9,000. In 1927 the white and mestizo (mixed race) population was 42,843. The total population was about 3,000,000. In 1960 the white and mestizo population had risen to about 200,000, the total population being over four million.

There is acute large-scale unemployment noticeable among the whites. This is a phenomenon in Africa. In 1960 „Le Monde“ reported a figure of 20,000 white unemployed. An „Observer“ correspondent quoted 10,000 for Luanda alone (total white population: 50,000) in 1961. The reasons for this critical state are most probably the low level of capitalization in Angola and the precarious economy of Portugal. A number of government settlement projects have been organized lately. In Cela on the Huila plateaux, about 375 families have been settled to cultivate 12,000 acres. The Government provides them with houses, gardens, orchards, livestock and agricultural implements.

Normaly the colonization of an underdeveloped country involves the transformation of the indigenous population into a dispossessed rural peasantry and urban working class, contained within an economic system, controlled and manned by whites of various levels of skills. However, Portugal has created a European colonial proletariat. The population pressure was merely relieved in the mother-country. The bulk of the Angolan whites are peasants, and perhaps just a little more skilled than the Africans. It seems as if the Portuguese countryside had been physically transplanted to Angola. In these factors Portuguese ultra-colonialism and „reflex“-colonization have their origins.

The role of the Missionaries

Why have all the European powers, even the most dechristianized ones, encouraged and supported Christian missionary activities in their colonies? Mutatis mutandis, the answer is briefly as follows: To convert the native populations mean to incorporate them into the intellectual and cultural universe of „White, Christian, Western Civilization“. Conversion also has an important function for the white settlers. Often an immense fear seizes the white settler and he becomes psychologically unbalanced when he experiences the mysterious culture of the „Dark Continent“: he trembles at the blackness of African society. Somehow organized religion intended to convert the „barbaric races“ again reassures him. Further, a colonial system needs ipso facto a certain minimum leveI of Europeanization for its subject native population, in exploiting them of course too much European culture and techniques are again dangerous. The Christian religion offers enough to secure the fruits of the former, without endangering the latter. The African obtains enough white culture to become an obedient and disciplined servant, but not enough to acquire initiative and competence. The 1961 barbarism and vandalism show to what extent this enterprise has been successful in Angola.

According to the 1950 census there were about 1,500,000 Catholics and 540,000 Protestants in Angola. In 1957 there were 387 Catholic priests and 300 Protestant ministers. The quality of Protestant teaching seems to be higher. A quasi-elite of Protestant-educated Africans appears to have been formed. These were suspected of providing the leaders of the national liberatory movements. In fact, both Roberto and Pinnock, leaders of the UPA which merged into the FNLA (see later), received their education in British Baptist mission schools. Portugal cannot check the usurpation of Catholic spiritual authority by the Protestant section. In spite of Catholicism playing a crucial role, yet there is no developed political ideology.

Ideology and Practice

Angola is governed as an „integral part of the Portuguese state“. The Portuguese policy for the indigénas is based on the „assimilado“ or „civilizado“ system. In a nut-shell, an African who satisfies certain standards, mainly educational ones, may become a white Portuguese except in colour. An African can never become a full citizen unless he first becomes Portuguese. Concretely, the assimilado system is a Portuguese refusal to accept the African as he is.

A scrutiny of the educational system shows quite clearly the difficulties encountered by an African of becoming an assimilado. This is done deliberately and by design. In 1956, out of a total population of about 4,200,000 only about 85,000 attended school. In 1954 there were 25,367 pupils in the „rudimentary“ schools, which are reserved almost exclusively for Africans. The final examinations were written by 1,712 students and only 959 passed. In the secondary and commercial schools the position is far more critical. In the same year a mere handful, only 747 Africans, attended these schools. There are no universities in Portuguese Africa. A few go to the universities in Coimbra, Lisbon or Oporto. The outcome is that about 99% of the African population is officially reckoned to be iliterate. Thus in 1950 the African assimilados were about 10,000, i.e., 0.24% of the total population. This figure includes the semi-automatic assimilation of wives and children.

Although Portugal claims that the distinction between native and non-native is cultural and not racial, yet the very definition of a native is without question unambiguousIy racialist. They are „persons of Negro race or their descendants“ (Decree Law No 39.666). In principle and practice, this system, including its manifold ramifications, is just like that of the „White South African Republic“ and to a certain extent even Southern Rhodesia. In fact, apartheid, baasskap or racial discrimination in other forms are practised. The African has to carry his „cadernato“ - passbook - to control and enslave him efficiently. It is no coincidence that Portugal and South Africa work hand in hand. Portugal was lately South Africa’s defender at the United Nations. At the beginning of July, 1961, the South African Defence Minister, Fouché, paid a judicious visit to Portugal. Soon South African military forces moved into Ovamboland (S. W. A.). The northern border was patrolled by aircraft to watch for Angolan refugees or infiltrators. Hence Portugal must have asked for military help, and beyond doubt Verwoerd actively supplied it. However, both Portugal and South Africa will be faced with severe political, economic and social crises in the near future.

Covert Condominium“

There is no adequate factual material from which may be obtained an accurate account of foreign capital in Angola. It is, however, of value to mention the major projects initiated in 1960-1 in either Portugal or her colonies. Some are: Montigo Steel Unit-Damag (Western Germany), Dondo Aluminium Plant (Angola) Pechiney (France), Tagus Bridge Project (USA), English Electrica de Portugal, Angola Mining Projects and Constancia Pulp Mill (England).

The bulk of the Angolan economy is derived from sisal, maize, cotton, diamonds and, above all, coffee. 90% of the coffee, sisal and maize production is exported. The Companhia Agricole de Angola (CADA) and settler estate farms control 80% of the coffee production. To indicate the immense profits made and the sky rocketing effects of human exploitation, depression, repression and oppression, the following example will suffice. In 1958 CADA had a declared capital of 7,775,000 dollars, in the same year, it made a profit of 7,441,195 dollars.

The production of cotton and maize is controlled by large companies. Firms like Companhia de Diamentes de Angola (Diamang), Cia des Betuminosos de Angola, Empresa de Cobre de Angola, and Cia Mineira do Lobito, all rob Angola of its mineral sources. Diamang is the „arch-exploiter“, in the double meaning of the word, and a branch of the great Anglo-American Diamond Corporation Limited. Further European capital participation in the sugar companies makes the economic complex of Angola still larger.

Finally, the covert condominium reveals the same debility as the existence of white unemployed, the decrepitude as the utilization of forced labour and the same powerlessness as the failure of Catholicism.

Short review of the native populations and the national Liberatory Organisations

There are five major ethnic groups in Angola: the Bakongo in the north - 500,000; the Kimbundu in the area below Luanda - 1,000,000; the Ovimbundu (Bailundu) on the Benguela plateau - 1,000,000; in the east, the Luanda people - 350,000, and the Ganguela people 320,000- (1950 census figures).

Due to extreme repression and censorship, political activity was chiefly clandestine throughout the fifties. The two principal parties are the Movimento de Libertacao de Angola, led by Agostinho (MPLA) and Mario, and the Uniao dos Populazoes de Angola (UPA), led by Pinnock and Roberto. Lately these leaders of the UPA formed the Frente Nacional de Libertacao de Angola (FNLA).

On the whole, Cuba and Algeria have shown how premature speculations can be about the exact political character of liberation movements - hence the armed struggle should rather be analyzed as an objective and typical PROCESS, relatively independent of the specific organizations involved in the struggle. Having made a survey of the roots and origins of the dissatisfaction, poverty and misery of the Africans, we can now see the effects and results of this „hell“ in the armed insurrection of 1961. The Angolan people much as they hate violence, blood-baths and massacres grew tired of begging and soft words; they had no alternative but to burst into open rebellion and revolt, although they knew that they would have to sacrifice thousands of lives for freedom and human dignity. As usual, in decolonisation they lost 50 times or even more lives than the whites, in their fight for African unity and world peace.

The 1961-62 Insurrection

a) The first phase: The sudden Uprising.

On February 4, 1961, military and police points were suddenly attacked. Further attacks were on the military prison, the police barracks and the civil prison. Isolated units on the outskirts of Luanda were ambushed. Officially 7 Portuguese and 14 Africans were killed, 53 wounded and 1,000 arrested. The next day a white mob rioted, shouting: „Mata Todos“ - „kill them all“. They attacked every African in sight. On the 7th raids were made on the African quarters. 24 Africans and 3 whites were killed. The African townships were soon cordoned off and patrolled by saracens and paratroops.

On March 10, the Security Council voted for a discussion of the Angolan question. On March 15, the day of the vote, the national insurrection broke out. The attacks had surprised the government. Within a few days the whole of northern Angola was in the hands of the nationalists. By March 21 there were 3,580 refugees (Portuguese) in Luanda. On April 1, the Vicar-General, Canon Manuel, was arrested for „organizing terrorism“. In the major towns educated Africans were dragged out of their homes and shot. At this time there were about 3,800 metropolitan Portuguese and 7,000 provincial (including native) troops in Angola. On May 7 the „Observer“ reported that about 20,000 Africans had been-killed, while thousands were in concentration camps. By May 20, there were reckoned to be 40,000 Angolan refugees in the Congo.

Towards the end of May about 1,500 Africans had been arrested in the Lobito area. There are no camps in this area, and the local prison only holds 100 people. These arrested Africans simply disappeared from the face of the earth, Assimilados and almost all literate Africans were arrested. Possession of a grammar primer, a radio set or even a bicycle led to the disappearance of Africans. About 1,000 Portuguese and 40,000 others were thought to have been killed.

June opened with the placing of Angola under administrative military command. Now the nationalists systematically destroyed the coffee plantations. Roads and bridges were methodically destroyed. The Portuguese planned to burn savannah and forest in order to force the nationalists out of their hiding places. This shows how little the Portuguese knew about guerilla warfare. They could not destroy enough of the trees and thick vegetation which would conceal groups of about 50 men. The nationalist offensive could not penetrate farther south than Vila Salazar and Malange. Communications with the Congo were too difficult from the south, also the ethnic centre changed to Ovimbundu, and finally, the terrain was too open. Reinforcements from Portugal arrived. By July 8, the Portuguese had 18,000 troops in Angola.

b) The second phase: The Portuguese Offensive.

On July 18, the Portuguese army marched towards a mountainous and afforested area near Nambuangongo, where they believed the „rebels“ had their headquarters and their administrative capital. In fact, no guerilla army has „fixed“ military headquarters, let alone an administrative capital. Hence one can see their archaic way of thinking as regards war. The towns and villages were soon recaptured, and on October 8 the Legislative Council announced that the rebellion had ceased. They did not realize that the war had entered a new phase.

c) The third phase: Stabilized Resistance.

On November 27, the Angolan resistance suddenly struck across the north. The resistance had regrouped and redeployed its forces. The classic „mercury“ tactics of guerilla warfare were now applied. They no longer attacked en masse, and the front became fluid. Ambushes were reported in the various provinces. The nationalists now used modern equipment - machine-guns, rifles and grenades. Further, the units were using landmines, bazookas and plastic explosives. In Thysville, in the Congo, a training-camp was erected. FLN-trained cadres were returned from Tunisia and assumed command in the area. Now the Portuguese Government was busying itself with faked concessions and the introducing of dummy governments. By the end of 1961 the Portuguese had to be satisfied to occupy the forest regions of the north from the sky in their bombers.

The nationalists in Angola know that victory lies in the continuation of the war. They are aware of the classical parabola of decolonization. The longer the war continues, the more isolated and introverted the Salazar regime will become. All countries that are sincerely interested in world peace, active co-existence, solving the colonial problems with the least spilling of human blood and lives, should ACTIVELY boycott such countries as Verwoerd’s Republic of South Africa, and Angola; i. e., not only in words but with the full force of deeds in practice. It is not only necessary that we know that the world must be changed, that we want a better life and a more hopeful future for HUMANITY; it is far more necessary to put our theories into practice. As Bloch says: Man still lives in his pre-history. The real world is not created yet. The true, real Genesis is not at the beginning but at the end. All men over the earth should contribute towards a better world, a more hopeful future for Humanity.


The Gaddafi Paradigm: Our dim chance of survival against World Fascism

Franz J. T. Lee

May 2011


For global workers movements to become radical is firmly and decisively, with clear emancipatory principles, to grasp any historical problem at its roots. For example, it is to tackle the current global fascism at its very radix, that is, at its transgenetic roots, and to eradicate it together with all the economic, political, social, military and alienating conditions which have brought it about. Because capitalism exists, it is tangible, man made and planetary. Hence, organized workers creative power, that is, its 'superation' (transcendence) could annihilate it globally, not only in Libya or Venezuela, but everywhere.

Independent of different appearance forms, the very existence of past varieties of national fascism, or 'national socialism' ... in individual States like Germany, Italy, Portugal, Spain, Greece and elsewhere ... and of present global fascism, which is being spearheaded nationally and internationally by the 'Empire', by the USA, its allies and military wing, NATO, is the scientific verification that a dramatic class struggle is raging on a planetary level. In the past two centuries, as a dialectical rule, violent, repressive regimes, including fascism, were preceded by huge workers class struggles which were suppressed brutally. Although these proletarian battles failed, they did  change the correlation of the contending class forces; the uprisings of the workers, supported by some middle class sectors, scared the hell out of the bourgeoisie, everywhere its political reaction was the launching of fascist terrorism by State order.

The question is: why did scores of promising global proletarian revolts and revolutions fail or stagnate and were eventually nipped in the bud by capitalist, imperialist fascism?

The answer is very simple: Most of them were heroic, do merit our honor and solidarity, but they were not radical enough, were not radically anti-capitalist, in a few words, they were not modern Marxist emancipatory movements. They did not (perhaps could not) transcend the closed capitalist world order.  Surely, much has been said and criticized with reference to this tragic state of affairs which has now become a gigantic global problem of possible human existence on planet Earth. Currently Venezuela and Libya, soon Syria and Pakistan, will have to try to get out of this fascist maelstrom, whirlpool of international fascist terror.

As a brief commentary, we will just highlight some of the errors committed by the Libyan leadership vis-a-vis world fascism in Africa. However, much is also valid for other' failed societies' which form 'the axis of evil' and which merit 'fullspectrum dominance' and 'military humanism'.

At the moment, it is the unfortunate turn of Palestine, Libya and Bahrain, but other countries like Syria, Zimbabwe or Pakistan will soon follow. South Africa, whose some 50 million inhabitants have experienced decades of fascism, of apartheid, is now a trustworthy ally ally of United States imperialism in Africa. However, it should learn from the Libyan catastrophe.

Now, concerning global fascism, what did Colonel Gaddafi and his government under-estimate?

President Muammar Gaddafi of Libya is learning the hard way to understand what is capitalism, socialism, globalization, fascism and emancipation.

* One should not betray one's revolutionary daydreams of youth by declaring them as 'juvenile sins'. Currently Colonel Gaddafi is the longest-governing leader in the Arab and African worlds; he rules Libya since the age of 27, when he and his comrades got rid of the repressive King Idris I in a bloodless coup. One thing is clear now: Gaddafi lives and dies an important lesson: the Gaddafi Paradigm: no matter what may be the case, as an emancipator, one always has to give his very life in defense of his people, of his comrades-in-arms.

In the sixties of the 20th century, on the waves of the African anti-colonial revolutions, Gaddafi launched his Green Revolution. This occurred during the epoch of African national liberation, of the development from African nationalism, to Pan-Africanism, to African Socialism.

* In spite of the heroic efforts of Kwame Nkrumah, the then president of Ghana, in the praxical, theoretical and military fields, the above three forces got stuck in ideological lip service, in so-called anti-imperialism, which was severed from true anti-capitalism, as dialectical negation, as scientific, philosophic socialism, as emancipatory Marxism. The Organization of African Unity lost the idea that unity must be based on principles and degenerated into the current toothless African Union.

* Like in the rest of Africa, in all her revolutions, also in Libya anti-imperialism, in reality, pro-capitalism was and still is devouring the social emancipatory fruits of bloody class struggles. In fact, cum grano salis, today all African States, except the five, including Libya, which refused to accept the Africom of NATO, are on the track of globalization, of the Second Conquest, the final Scramble for Africa, of global fascism.

* Among the grievous errors of the government of Libya are the following: if you are swimming on an ocean of oil and fresh water, you must know that no matter how you try to escape in the end the Orwellian bloody NATO army boots will come for you: hence prepare yourself with the coming gigantic class struggle;

* President Gaddafi, alone never ever you have the slightest chance of victory if you collaborate with corporate imperialism. Also, Colonel, in principle, we cannot sign Hitler - Stalin Pacts of 1939, secret ´gentlemen agreements' with your powerful class enemy, we should not run across Europe to hunt for fair weather friendships, to organize 'peace talks' and senseless 'dialogues'. Those 'friends' are just waiting for the right moment to nail you and your family on the cross of 'terrorism', of drug-dealing, trafficking of human organs and massacring your people.

* The capitalist world order only allow change from within, it is a jail, a closed system. Within we could carry out rainbow revolutions, white, red and green ones. Revolution, the invincible arm of the power elites, is the guarantee that anti-capitalism can never realize itself, we have to come up with better ideas than ideology or revolution.

* Comrade Gaddafi, to err is human, thus, in the name of the invaluable contributions that you have made for the sake of African emancipation, please remember that one does not kill the poisonous African black mamba serpent with its own venom, there are very effective ways to accomplish such a democratic mission. Also, if you are not one second, one millimeter ahead of your class enemies, then your chance of survival is infinitesimal.

Summing up, we live in the age of global fascism. All over, we could see, could sense and experience its mortal pangs and fangs. Big Brother states: You are free to criticize me, but never try to do it. Freedom is Slavery. Peace is War. Lies are Truths. All over we see Friend-Enemy relations, anti-Marxism, anti-Communism. Scapegoats, workers fiendish regimes, lawlessness, elimination of habeas corpus, the rule of law, etc. They pave the highway towards the total, totalitarian, authoritarian Corporeal and Mental Holocaust, to Barbarism.

Capitalism has a Janus-head; under 'normal' peaceful conditions, with relative economic stability, a low level of workers' struggles, in times of boom and bonanza, it is called Democracy. On the other hand, in times of severe economic crises, great depression, political upheaval, social unrest and violent class struggle, capitalism becomes savage, shows its true fascist snarl, its war mongrel face. Its functions are the destruction of the labor movement, of workers trade  unions, of the 'left organizations, of Marxists. Furthermore, as a mass movement fascism controls the workers ideologically , conditioning them with aggressive political propaganda, slogans, racism and 'friend-enemy' and 'scapegoat' relations. It also introduces the 'Fuehrer' principle, the messianic great leader, the idea of a 'chosen people', a belief in a Herrenvolk, a master race and other machinations of mass psychology.  The main functions of fascism are the defense and preservation of the bourgeois, capitalist, economic relations, of private property of the means of production. It is a huge campaign to save the dominant global system at all costs. Fascism tries to save the imperialist system from total collapse. Only when we know the above could we begin to eradicate fascism for ever, but time and space are running out -- our dim chances of survival are diminishing at the speed of scalar waves.


HOME / INICIO