PANDEMONIUM  AFTERNOON  COURIER 



Venezuela News Bulletin
Large Week-End Edition

No. 1019

         

Sign Guestbook View Guest book





ENGLISH & SPANISH: 

*** Venezuela en el MERCOSUR.

*** Dip. Luis Tascón: Chávez tiene más del 57 por ciento de preferencia.

*** A la oposición se le ve la costura.

*** Venezuela's Referendum: The Truth About Jimmy Carter.

*** Liberal philistinism and Michael Moore’s Fahrenheit 9/11.

*** Congo: Nuevos enfrentamientos en Ituri.

*** Venezuela: Las Cadenas Espaciales-Temporales de la Ilusión

En Cuanto al Sistema Global de Posición y las Armas de Destrucción Masiva
Por: Franz J. T. Lee.

*** El 11-S y Pearl Harbor.

*** “Chávez tiene en sus manos una responsabilidad histórica”.

*** Frantz Omar Fanon:  La Auto-Defensa Emancipatoria
Por:  Franz J. T. Lee.

*** Frantz Omar Fanon: Emancipatory Self-Defence
By 
Franz J. T. Lee.

*** Invasion of Iraq: Saddam Didn't Mass Murder His People with Gas.

 
10-07-2004
Venezuela en el MERCOSUR

Reinaldo Bolívar
Rebelión
En estos días 7 y 8 de julio de 2004, en Puerto Iguazú, Argentina, se realizó la XXVI Cumbre Semestral de Jefes de Estados del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay; los miembros asociados Bolivia, Chile y Perú; y los aspirantes a miembros asociados México y Venezuela.

¿Qué es un miembro asociado?

En los esquemas de integración se presentan dos categoría de miembros: La primera de pleno derecho y obligaciones y la segunda el “miembro asociado”. En ocasiones se presenta la figura de “observador” e “invitado” que venía a ser los casos de México y Venezuela antes de la Cumbre. Al miembro asociado se aplica de manera parcial los alcances de los acuerdos de complementación económica sin posibilidad inmediata de recorrer las fases establecidas (área de libre comercio, unión aduanera, mercado común y unión económica), limitándose a la primera hasta que los miembros de pleno derecho por unanimidad decidan su adhesión. Los plazos de degravación arancelarias para la lista de productos originarios y procedentes de los territorios de las partes contratantes, son de un promedio de 10 años. Los incentivos para la exportación se basan en los establecidos por la Organización Mundial de Comercio (OMC). En la Comunidad Económica Europea (hoy Unión Europea) funciona la figura de miembro asociado para sus excolonias en África y América y para los miembros de la Comunidad Británica. Estos países no tienen opción a ser miembros de pleno derecho. La membresía asociativa no ha dado resultados notables para los países africanos. En el caso de MERCOSUR, así como en otros mecanismos de América Latina, las adhesiones se realizan en el marco jurídico del Tratado de Montevideo de 1980 (ALADI). Son miembros de ALADI: México, Cuba, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Argentina. El Tratado de Asunción (1991) del MERCOSUR, en su artículo 20 regula la adhesión y la vincula a la ALADI:

“El presente Tratado estará abierto a la adhesión, mediante negociación, de los demás países miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración, cuyas solicitudes podrán ser examinadas por los Estados Partes después de cinco años de vigencia de este Tratado. No obstante, podrán ser consideradas antes del referido plazo las solicitudes presentadas por países miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración que no formen parte de esquemas de integración subregional o de una asociación extraregional. La aprobación de las solicitudes será objeto de decisión unánime de los Estados Partes.”

Puede apreciarse la obligatoriedad de la unanimidad. Quiere decir, que todos los países MERCOSUR Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay (de quien se albergaban dudas por la tendencia política de este país), votaron a favor de Venezuela.

Antecedentes de la solicitud

En el año 2000 Venezuela anunció su Interés de ingresar como miembro asociado a MERCOSUR, lo cual levanto una controversia nacional y en el seno de la CAN, por una interpretación limitada del alcance de la intención de Venezuela. Más tarde, la República de Perú, de muy bajo perfil negociaba también su solicitud que se concretó en agosto de 2002. Perú en todo momento acotó que sólo aspiraba a ser miembro asociado. Ningún país de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) protestó ni menos los sectores nacionales de ese país, todo lo contrario ocurrió en Venezuela en donde el oposicionismo aseguraba que el gobierno de Hugo Chávez pretendía destruir a la CAN. Perú orientó sus negociaciones a través del Canciller Brasileño Celso Amorin. En visita de Lula de Da Silva a Lima se realizó el acuerdo. Esta negociación mostró la gran ascendencia de Brasil sobre el resto de los socios del MERCOSUR, más aún cuando el otro gran socio, Argentina, se recupera de la gran debacle neoliberal. Por otra parte, Brasil es el gran proveedor de bienes intermedios del acuerdo. A fines de 2003 México anuncio su interés de ser miembro del MERCOSUR. Al principio se debatió si quería ser “asociado” o “pleno”. En el marco de la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, América Latina y el Caribe (mayo 2004), el Presidente Vicente Fox puntualizó su aspiración a ser “asociado”.

Los medios intentan silenciar la aspiración de Venezuela: Los titulares de las agencias reseñaban el eminente ingreso de México a MERCOSUR como asociado. La visita de Fox a la cumbre es la gran noticia, apenas 1 de cada 12 agencias informaron que también estaría presente el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, normalmente centro de atención de la prensa en todas las cumbre por sus posturas francas y progresistas o por sus eventuales reuniones con Kichner y Lula. Esta actitud de la prensa internacional despierta gran curiosidad, pues podría ser parte de una estrategia calculada con miras al referendo del 15 de agosto. Los hechos echaron por tierra, nuevamente cualquier tramoya contra Venezuela que sale más fortalecida de este encuentro de Presidente con un triunfo de la diplomacia comercial del país y un reconocimiento público a Hugo Chávez como demócrata y estadista, de boca del Presidente de Chile, Ricardo Lagos, cuya antagonismo ideológico con Hugo Chávez es conocida (Chile es socio comercial de EEUU) al igual que el impasse diplomático por el mar de Bolivia. Sin desmerecer la solicitud de México, de nuevo la gran prensa queda como especuladora. México no fue aceptado como asociado sino como país observador, el papel que hasta el 7 de julio mantuvo Venezuela.

Repercusiones para Venezuela

-Comercialmente Venezuela tiene un tratado con México y Colombia (el G3) que ha impulsado el intercambio comercial con México. Ya somos miembro asociado del MERCOSUR, el mecanismo de integración más dinámico de América Latina. En la medida en la que se diversifique nuestra producción y tengamos excedentes para la exportación encontraremos un mercado seguro de 240 millones de habitantes, además de incorporarnos a los intercambios tecnológicos subrregionales.

-Políticamente, será un nuevo foro semestral para encuentros entre los Presidentes, por lo que conociendo la capacidad de persuasión de Hugo Chávez sería un escenario ideal para promover el ALBA, iniciativa que cada día se llena de contenido y concreciones como por ejemplo el acuerdo Petro Sur, y la red de televisoras entre Venezuela – Argentina. Meses atrás Venezuela firmó un tratado energético con Ecuador donde apareció la denominación de Petro América. Esto unido a la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA) comienza a configurar la nueva Alternativa de Integración para América que sobrepasa el modelo arancelario hasta ahora conocido.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=1729




******************************************************************

Dip. Luis Tascón: Chávez tiene más del 57 por ciento de preferencia
Por: Venpres
Publicado el Viernes, 09/07/04 02:34pm








Caracas, 09 Jul. Venpres. (Miyeilis Morales Flores).- En opinión del
diputado a la Asamblea Nacional por el MVR, Luis Tascón la dispersión de la
oposición y la estrategia electoral desarrollada por los factores del cambio
han consolidado al presidente Hugo Chávez como la primera opción en el
referéndum del 15 de agosto con más de 57 por ciento en las encuestas.

El parlamentario tachirense hizo la afirmación durante el programa
En Confianza transmitido por Venezolana de Televisión, donde señaló que
"Chávez es la primera opción con más de un 57 por ciento de preferencia,
está repuntando el No ante la dispersión de la oposición porque ellos no
están muy claros e incluso hay sectores oposicionista que no están jugando
al Si sino que permanecen concentrados en las elecciones regionales".

Tascón sostiene que tras el reconocimiento de Chávez de los
resultados del proceso de reparos dejó sin estrategias a la oposición, al
punto que ya los factores del cambio tiene una estructura de campaña montada
con más de un mes de antelación que incluso tomó las previsiones para la
cedulación mientras la oposición apenas arranca con su campaña.

Advirtió que "hay un sector de la oposición serio que actúa de
manera transparente y ha sido tan o más afectado por los sectores radicales
empresariales y plutocráticos de la oposición que fueron los que actuaron el
12 de abril en la "carmonada" y los dejaron por fuera".

En cuanto a las consecuencias de la inclusión de Venezuela en el
Mercosur, Tascón aseguró que países como Argentina, Brasil y Chile juegan a
la permanencia de Chávez en el poder para "lograr el objetivo de la
integración económica y política"

La fuente original de este documento es:
Venpres (http://www.venpres.gov.ve
http://www.aporrea.org/dameverbo.php?docid=18254

******************************************************************

A la oposición se le ve la costura
Por: Pedro J Patiño H.
Publicado el Viernes, 09/07/04 10:51am





Faltan pocas semanas para el magno evento del referéndum NO revocatorio, quizas esperábamos una campaña mediática mucho mas fuerte por parte de la coordinadora de oposición, pero cual ha sido nuestra sorpresa, cuando observamos solo el mismo esquema del pasado, es decir, los mismo “Juglares” invitados a los programas de opinión, sin ideas y repitiendo constantemente el libreto diseñado por los laboratorios de desinformación de la CD, es penoso ver esto, creo que los mismos seguidores de la CD estan desilusionados, al ver que sus “Lideres” no aparecen y si lo hacen es para realizar el continuismo ese de “Chávez le robo el tetero al niño Jesús”, una oposición tan marginada de argumentos y de programas, solo balbuceando ideas infantiles como lo hacia Pompeyo, invitando a los Chavistas a una reconciliación, me perdona Pompeyo, pero el que es fuerte no busca alianza, esto es una prueba mas del debilitamiento moral y de base que tiene la coordinadora de oposición.

A su vez Jesús Torrealba sigue con la cantaleta esa de que cada patrullero tiene un sueldo semanal de 150.000 Bs, por favor¡¡¡ qué oposición es esta, pareciera que estos políticos no se han leído un simple manual de teoría Política, el “determinismo” esta muy bien explicado, y eso de dar billetes para cambiar conciencia electoral es una falacia mas cuando la votación es directa y secreta.

Estamos observando las ultimas bocanadas de aire, el ultimo estertor de algo que debe morir para que algo nuevo florezca, a la oposición que fue gobierno en la IV republica se le esta viendo la costura, su vestido hecho jirones se desintegrara por siempre.

Nos vemos en Santa Inés, Chao Coordinadora de oposición¡¡¡¡.

Saludos cordiales,
Pedro J Patiño H
gesamb@cantv.net
http://www.aporrea.org/dameletra.php?docid=8863


************************************************

Venezuela's Referendum: The Truth About Jimmy Carter

Friday, Jul 09, 2004 Print format
  Send by email

 

By: James Petras - Counterpunch

On August 14, 2004, Venezuelan voters will decide on a referendum, which has the utmost world historic and strategic significance. What is at stake is nothing less than the future of the energy world, the relations between the US and Latin America (particularly Cuba), and the political and socio-economic fate of millions of Venezuela's urban and rural poor. If Chavez is defeated and if the Right takes power, it will privatize the state petroleum and gas company, selling it to US multinationals, withdraw from OPEC, raise its production and exports to the US, thus lowering Venezuelan revenues by half or more. Internally the popular health programs in the urban "ranchos" will end along with the literary campaign and public housing for the poor. The agrarian reform will be reversed and about 500,000 land reform recipients (100,000 families) will be turned off the land. This will be accomplished through extensive and intensive state bloodletting, jailing and extrajudicial assassination, and intense repression of pro-Chavez neighborhoods, trade unions and social movements. The apparently "democratic" referendum will have profoundly authoritarian, colonial and socially regressive results if the opposition wins.

Regionally, an anti-Chavez outcome will tighten the grip of US and Europe on Latin America's oil resources; the denationalization of the petroleum industry in the post-Chavez period will follow in the footsteps of Lula's privatization of Petrobras in Brazil, Gutierrez' privatization in Ecuador and the continuity of private foreign ownership in Argentina, Bolivia and Peru. Control of Venezuela's oil will heighten US control over world oil, decrease its dependence on the Mid East, especially with high intensity conflict in Iraq now, Saudi Arabia and Iran in the future. Equally important the US will eliminate the strongest opponent of ALCA--the free trade treaty--and pave the way for direct US control over the rules and regulations for trade and investment in the hemisphere. Strategically the US takeover of Venezuelan oil will have grave consequences on the Cuban economy as Washington will abruptly end exports and its client regime will likely break relations. Direct colonial control over Iraq and Venezuela, two of the top suppliers of oil will increase US global power over its competitors, while serving as an "object lesson" to potential opposition regimes.

The "referendum" in Venezuela emerges as a major clash between the US and OPEC, US imperialism and Latin American nationalists, neo-liberalism and social nationalism, between US-backed authoritarian ruling elites and endogenous socially conscious urban workers, unemployed, small business people, landless rural workers and small peasants. These historical confrontations find their specific focus in the referendum. The events leading up to the referendum speak eloquently of the crass US intervention, the violent tactics of the elites, the rule or ruin strategy of the opposition, the unbridled totalitarian propaganda of the privately owned mass media. The opposition has backed a violent military coup (which was defeated); it organized a bosses' lockout that almost destroyed the economy (which ended in defeat); it organized a contingent of over 130 Colombian military and paramilitary forces with the aid of active Venezuelan officers to sow violence--that was aborted by Venezuelan intelligence. Equally ominous, in the campaign to secure signatures for the referendum, fraudulent identity cards were massively produced and distributed, tens of thousands of deceased, incapacitated and coerced had their signatures forged and thousands of signatures were written by a single hand. Opposition corruption and fraud was rife but the official international observers urged the Chavez government to accept them and proceed to the referendum. More ominously among the key voices that made their presence felt were the ubiquitous Jimmy Carter and Jose Miguel Vivanco of Human Rights Watch.

The Unknown History of James Carter

The two faces of imperial power include the iron fist military intervention and the "soft sell" of electoral frauds, intimidating diplomacy and democratic blackmail. Jimmy Carter is "the quiet American" of Graham Greene fame, who legitimates voter fraud, blesses corrupt elections, certifies murderous rulers, encourages elections, in which the opposition is funded by the US state and semi-public foundations, and the incumbent progressive regime suffers repeated violent disruption of the economy.

Behind the simple and humane façade, Carter has a strategy to reverse progressive regimes and undermine insurgent democrats. Carter and his "team" from his Center probe and locate weaknesses among insecure democrats, particularly those under threat by US-backed opponents and thus vulnerable to Carter's appeals to be "pragmatic" and "realistic"--meaning his barely disguised arguments to accept fraudulent electoral results and gross US electoral intervention. Carter is a quiet master in mixing democratic rhetoric with manipulation of susceptible democrats who think he shares their democratic politics. The international mass media feature his self-promoted overseas trips to conflictual countries and above all his phony "human rights" record. The mass media provide Carter with the appearance of democratic credentials.

In fact, his frequent political interventions have been dedicated to sustaining dictators, legitimizing fraudulent elections and pressuring popular democratic candidates to capitulate before US-backed opponents. Carter has deliberately and systematically worked over the past quarter of a century to undermine progressive regimes and candidates and promote their pro-imperialist opponents.

Today in Venezuela, faced with a referendum of dubious validity, backed by the most rancid reactionaries, Carter once again poses as a "neutral monitor" while working with the anti-Chavez opposition to first legitimate the referendum then to provide opportunities for its favorable outcome. Carter has said absolutely nothing about strenuous US funding of the opposition--a blatant violation of any democratic, electoral process -- activities which would be felonious in his own country, the USA. He calls for "fair reporting" by the hysterically anti-Chavez mass media, knowing full well that, with a wink of his eye, they have free rein to provide exclusively favorable coverage of the opposition and uniformly negative disinformation about Chavez. In exchange Carter secured from Chavez a promise to avoid compulsory national chain broadcasts. Carter refuses to recognize that the electoral playing field is not equal, yet under the guise of "free press" he defends the right of the media oligarchs to voice venomous lies, denying the electorate the right to hear both sides. Carter refuses to recognize the intimidating effects of US military maneuvers in the Caribbean, the belligerent statements of undersecretary of state of Latin American Affairs Noriega against Chavez and the hyperactivity of the US Ambassador Shapiro in support of the anti-Chavez forces. Above all Carter ignores the plots, fraudulent practices and paramilitary activities leading up to and beyond the referendum. Focusing on enforcing the Government's compliance with electoral procedures and ignoring the highly prejudicial context of the election, Carter is fulfilling his role of a "set-up man" for either an electoral victory of the opposition or in the event of a defeat, for a post-election pretext for violent coup. Carter's history provides an extremely useful context for substantiating these observations and affirmation.

Carter Certifies a Stolen Election: Dominican Republic 1990

In 1993, I spent several hours interviewing Juan Bosch, the Dominican Republic's most notable democratic political leader. He told me that in the aftermath of the presidential elections of 1990, which he legally won, his opponent, the rightist, pro-US Juan Balaguer, engaged in massive theft, witnessed by poll watchers. Jimmy Carter headed the mission "monitoring" the election. Bosch presented Carter with a wealth of documents and testimony, witnesses and photos of Balaguer supporters dumping ballots in the river. Carter acknowledged the corruption and fraud, but urged Bosch to accept the results "to avoid a civil war". Bosch accused Carter of covering up to gain a US client. He led a march of 500,000 in protest. Carter certified Balaguer as the product of a "free election" and left. Balaguer proceeded to repress, pillage and privatize basic services.

Haiti I: Carter the Smiling Blackmailer

In 1990, Bertrand Aristide, a very popular former priest was leading in the polls with over 70% against a US-backed former World Bank functionary, Marc Bazin with barely 15% of popular support. Jimmy Carter, the self-styled neutral electoral monitor, set up a meeting with Aristide in which he demanded that Aristide withdraw from the elections in favor of the unpopular US candidate in order to avoid a "bloodbath". Carter did everything in his power to frighten Aristide and deny the populace its right to choose its president. Carter must have known in advance from his contacts with President Bush (Senior) that Washington was intent on preventing Haiti from taking an independent road. Eight months after Aristide's accession to the Presidency, a coup, backed by the US took place. Aristide was ousted and replaced and Carter's preferred candidate, Marc Bazin, was appointed Prime Minister, backed by a paramilitary terrorist group called FRAPH that instituted a "bloodbath" killing more than 4,000 Haitians. Carter and Bush, the quiet diplomat and the President with the iron fist worked in tandem, when the first failed, the latter stepped in.

Haiti II: General Cedras--Sunday School Teacher--1991-94

With Aristide out of the way, the US-backed regime proceeded to massacre thousands of Haitian supporters of the former elected President. The key member of the governing junta was General Cedras. With thousands of Haitians fleeing his brutal regime and heading for Florida, Jimmyb Carter spoke in defense of the bloody General Cedras, "I believe and trust in General Cedras." Later Carter gushed, "I believe he would be a worthy Sunday school teacher." Carter later certified the respectability of the disreputable dictator on his way to exile--after emptying the treasury. President Clinton convoked a meeting with Aristide in Washington. A Congressional aide privy to the meeting told me that Clinton's aide handed Aristide a neo-liberal program and list of cabinet ministers and told him his return to Haiti was contingent on accepting Washington's dictates. After many hours of psychological pressure, threats and arguments, Aristide capitulated. Clinton allowed him to return. Carter welcomed the return of "democracy" -US style.

Ten years later when Aristide refused to comply with threats from the US to privatize public utilities and break relations with Cuba (which was providing hundreds of doctors and nurses for Haiti's public health system), the US sponsored a paramilitary attack, followed by a US invasion. Aristide, the elected President, was kidnapped by US forces and flown--virtually blindfolded--to the Central African Republic. Carter did not protest the gross US intervention but questioned Aristide's election. Carter's criticism of Aristide (at a time when Aristide was a prisoner in the Central African Republic) provided a fig leaf of legitimacy for the US invasion, kidnapping, occupation and establishment of a murderous puppet regime. The US intervention in Haiti was seen in Washington as a "dress rehearsal" for an invasion of Venezuela.

Nicaragua 1979: Part I--Carter and Somoza

In June 1978, President Jimmy Carter sent a private letter to the Nicaraguan dictator Anastasio Somoza lauding Somoza for the "human rights initiatives" while he criticized Somoza publicly. Carter had made "human rights" a centerpiece of his interventionist propaganda ( Morris Morley, Washington, Somoza and the Sandinistas, 1994, pp 115-116). This two-faced policy occurred during one of the bloodiest periods of Somoza's rule when he was bombing cities sympathetic to the revolution. Carter's rhetorical declaration of concern for human rights was for public consumption, his private assurances to Somoza encouraged the dictator to continue his scorched earth policy.

Nicaragua May 1979 : Part II--Carter Proposes Intervention

In June 1993 the Foreign Minister under the late Panamanian President Torrejos told me of President Carter's briefest regional meeting. It took place less in May 1979 less than two months before Somoza was overthrown. Carter convened a meeting of foreign ministers of several Latin American countries who were opposed to Somoza's dictatorship. President Carter entered and immediately tabled a proposal to form an "Inter-American Peace Force", a military force of US and Latin American troops to invade Nicaragua to "end the conflict" and support a diverse coalition. The purpose, according to the former Panamanian minister present, was to prevent a Sandinista victory, preserving Somoza's National Guard and replace Somoza with a pro-US conservative civilian junta. Carter's proposal was rejected unanimously as unwarranted US intervention. Carter in a pique ended the meeting abruptly. Carter's attempt to throttle a popular revolution to preserve the Somocista state and US dominance clearly belied his pretensions of being a "human rights" President. His legacy of using "Human Rights" to project imperial military power became standard operating procedure for Reagon, Clinton and both Bush presidencies.

Afghanistan: Carter Finances the Invasion of Islamic Terrorists

In the late 1970's Afghanistan was ruled by a nationalist secular regime allied with the Soviet Union. The regime promoted gender equality, free universal education for women and men, agrarian reform including the redistribution of feudal estates to poor peasants, the separation of religion and the state and adopted an independent foreign policy with a Soviet tilt. Beginning at least as early as 1979, the US, Pakistan and Saudi Arabia orchestrated a massive international recruiting campaign of Islamic fundamentalist to engage in a "Jihad" against the "atheistic communist regime." Tens of thousands were recruited, armed by the US, financed by Saudis Arabia and trained by the CIA and Pakistani Intelligence. Pakistan opened its frontiers to the flood of armed invaders. Internally the displaced Mullahs, horrified by the equality and education of women, not to speak of the expropriation of their huge land holdings, joined the Jihad en masse.

The Carter Presidency (and not Reagan) was responsible for the organization, financing, training of the Islamic uprising and the terror campaign which followed. Zbig Brzesinski later wrote of the US--Afghanistan campaign as one of the high points in US Cold War diplomacy--it provoked Soviet intervention on behalf of the secular Afghan ally. Even when confronted with the consequences of the total devastation of Afghanistan, the rise of the Taliban and Al Queda and 9/11, Carter's former National Security Adviser, Brzesinski replied that these were marginal costs in comparison with a war which successfully hastened the fall of the Soviet Union. President Carter's intervention in Afghanistan initiated the Second Cold War, which was pursued with even greater intensity by Reagan. Carter backed a series of surrogate wars in Angola, Mozambique, Central American, the Caribbean and elsewhere. Carter was clearly an advocate and practitioner of the worst kind of imperial intervention and a master of public relations: he was an early practitioner of "Humanitarian Imperialism"--humane in rhetoric and brutally imperialist in practice.

The Carter Factor: Venezuela 2002-2004

Nowhere and at no time does Jimmy Carter, the kindly-appearing human rights rhetorician, pose a more dangerous threat to democratic freedoms and national independence than he does today in Venezuela. With the ardent backing of the violence-prone opposition, Carter has frequently intervened in Venezuelan politics, presenting himself as a neutral mediator. At every step of the way Carter has moved to legitimate an opposition engaged in coups, uprisings, paramilitary terrorists and bosses lockouts devastating the economy. Carter convinced President Chavez to "reconcile" with the elite leaders and supporters of a violent coup which briefly overthrew his elected government. He continually pressured the elected President to negotiate and "share power" with an opposition even after he had won six national elections. Carter refused to recognize Chavez' electoral victories and constitutional mandates--instead he supported the opposition's demand for new unscheduled elections and then promoted the "referendum". Carter endorsed the referendum results pronounced by the opposition--even though there were gross electoral violations. He then exercised pressure on the National Electoral Council to accelerate its examination of votes--urging them to get on with the referendum. Carter never acknowledged hundreds of thousands of instances of voter fraud (as he refused to do in the case of Juan Bosch's stolen victory earlier) and fraudulent identity cards. Carter was acting in Venezuela as the "Quiet American"--one espousing high ideals while engaged in dirty tricks. The historical record is abundantly clear--Carter cannot be trusted to act as a "neutral observer". He has been and is today a partisan of US imperial interests and is not merely an "observer" but an active, insidious partner of US clients. He continues to defend and promote any political opposition or regime, any ruler or "coordinator" which will defeat popular movements and progressive governments.

Carter is not a democrat! He is a lifelong partisan of the US Empire. He is especially dangerous as the Venezuela referendum approaches. The US is illegally providing millions of dollars to the anti-Chavez opposition via the National Endowment for Democracy and other "foundations". And the Carter Institute will be there to legitimate fraud and deceit: to question the questions for the referendum and the election if Chavez wins. Carter is especially likely to take advantage of some opportunist politicos who surround Chavez and are prone to make concessions to secure "democratic legitimacy" from the presence of this envoy of Empire. Carter fits into the larger strategy of US-backed coups and lockouts, paramilitary violence and support of Colombia's military threat.

No one in the Chavez regime intent on an honest referendum can permit this pious hypocrite to play any role in Venezuela.

An Afternote: Other Human Rights Mercenaries

The US imperial state is mobilizing all of its organizational resources to defeat Chavez. In addition to Carter, Human Rights Watch (HRW), the National Endowment for Democracy and a small army of NGOs (local and international), are active on behalf of the US-orchestrated anti-Chavez campaign. "Human Rights" Director Vivanco is among the most blatant early interveners: Shortly after President Chavez concurred with the National Electoral Council decision to convoke the referendum, Vivanco announced a "report" in which he declared that Venezuela "was suffering a constitutional crisis that could affect its already fragile institutions". He accused the Chavez government of "purging and taking over the judiciary". He called for the "intervention of the US-dominated Organization of American States".

To force the Chavez government to conform to his declaration, Vivanco demanded that the World Bank and IMF suspend aid directed at "modernizing" the judicial system. Over the past 3 years, HRW has followed the State Department's lead in attacking Chavez democratic credentials--overlooking his participation (and victory) in six free electoral contests and his generous acceptance of the dubious signatures backing the referendum. HRW totally ignored the vast voter fraud by the opposition, echoing the line of the opposition. HRW leaders are rife with former US officials including its recent recruitment of Marc Garlasco, a former Defense Intelligence Agency official, as a senior military analyst.

HRW played a major role in demonizing Yugoslavia's President Milosovic, supported the US invasion of the Balkans and was silent over US war crimes, including the bombing of civilian targets, the KLA's assassination of over 2,000 Serb civilians and the ethnic purge of 200,000 non-Albanians from Kosovo. During the peace negotiations between President Pastrana and the FARC, which the US opposed and was keen on disrupting, Mr. Vivanco and HRW issued a "report" claiming that the FARC was violating all the terms of the peace negotiations--something no other human rights group on the ground in Colombia claimed--in order to pressure Pastrana to break negotiations and resume the military campaign, which he subsequently did. HRW, like the Carter Center, has already intervened on the side of the authoritarian US-backed opposition. It has smeared the independence of the courts to pressure it to conform to the opposition, it has rejected the democratic deliberations of the Venezuelan Congress and its vote on judicial reform, it has openly declared the government as illegitimate and it has already called for a US-backed intervention via the OAS.

Watch out for the humanitarian interventionists! Their presence is extremely dangerous for the integrity of the electorate and Venezuelan independence.

James Petras, a former Professor of Sociology at Binghamton University, New York, owns a 50 year membership in the class struggle, is an adviser to the landless and jobless in brazil and argentina and is co-author of Globalization Unmasked (Zed). Most of his writings can be read at www.rebelion.org. He can be reached at: jpetras@binghamton.edu

Original source / relevant link:
Counterpunch
http://www.venezuelanalysis.com/articles.php?artno=1213


**************************************************

Liberal philistinism and Michael Moore’s Fahrenheit 9/11

By David Walsh
9 July 2004

Use this version to print | Send this link by email | Email the author

Through July 7 nearly ten million people in the US had viewed Michael Moore’s documentary film, Fahrenheit 9/11. That is to say, millions understand better now than they did prior to June 25 that the American government is run by a gang of crooks with ambitions to plunder and dominate the globe.

Moore’s film has its weaknesses, but it argues persuasively that Bush, Cheney, Rumsfeld, Powell, Wolfowitz and the rest are liars and war criminals, with intimate connections to big business in general and the oil industry in particular. About these facts there simply is no longer any debate within an increasingly wide layer of the population.

The success of Fahrenheit 9/11 is deeply disturbing to the leading figures in the US media, all of whom, in one way or another, helped conceal certain truths about the Hussein regime in Iraq—that it possessed no weapons of mass destruction, that it had no connection to Al-Qaeda, that it bore no responsibility whatsoever for the September 11 attacks—from the American people.

It is only natural then that columnists whose lies or apologies for imperialist intervention have been laid bare should turn venomously on Fahrenheit 9/11 as part of a more general damage-control operation.

Richard Cohen of the Washington Post—along with others like Nicholas Kristof of the New York Times—has recently weighed in with a strident attack on Moore’s documentary.

Cohen has a particularly despicable record on the Iraq war. After expressing reservations about the US intervening again in the Persian Gulf, the Post columnist—like Paul on the road to Damascus—saw the light on February 5, 2003, in the rather unedifying form of Secretary of State Colin Powell’s appearance at the United Nations Security Council.

The purpose of Powell’s speech, which alleged that the Iraqis had made no effort to disarm and, in fact, were “concealing their efforts to produce more weapons of mass destruction,” was to influence public opinion in the US, which was deeply divided over the war drive. Indeed only ten days later hundreds of thousands in the US and millions more around the world protested against the threat of war. To counter the growing skepticism in the American population the government thought it necessary to obtain Security Council sanction for the invasion of a sovereign nation.

The February 5 appearance was also intended to make it possible for the Russian and French governments, as well as Democratic Party leaders and various media pundits in the US, to drop their previous half-hearted objections in the face of such “compelling” and “convincing” evidence as Powell presented.

With Cohen at least the tactic worked like a charm.

Powell’s speech contained a collection of charges about Iraqi chemical, biological and nuclear weapons and links to terrorism, none of which was verified at the time and all of which have subsequently been disproved. The secret arsenals of chemical and biological weapons about which the Secretary of State claimed to have definitive knowledge have never been uncovered, for the simple reason that they didn’t exist.

Cohen, however, was convinced. In “A Winning Hand for Powell” on February 6 he wrote: “The evidence he [Powell] presented to the United Nations—some of it circumstantial, some of it absolutely bone-chilling in its detail—had to prove to anyone that Iraq not only hasn’t accounted for its weapons of mass destruction but without a doubt still retains them. Only a fool—or possibly a Frenchman—could conclude otherwise.”

Proceeding along these filthy lines, Cohen argued that the “clincher” for him was not any particular piece of evidence, none of which he bothered to outline or defend, but “the totality of the material and the fact that Powell himself had presented it. ... Here was a reasonable man making a reasonable case.”

The Post columnist hammered home the point that Powell’s presentation “regarding chemical and biological weapons was so strong—so convincing—it hardly mattered that nukes may be years away, and thank God for that.”

After more insults directed at French government officials who “are so far deaf to such logic,” Cohen concluded, “If anyone had any doubt, Powell proved that it [Iraq] has defied international law—not to mention international norms concerning human rights—and virtually dared the United Nations to put up or shut up. There is no other hand. There is no choice.”

As the WSWS noted at the time, to meet his deadline Cohen was probably “typing away before Powell even finished speaking.” He could not possibly have digested or examined the material presented to the Security Council. Such was the desperation of Cohen and others, like fellow Post columnist Mary McGrory, to rid themselves of their inconvenient qualms and hop on the war bandwagon!

The truth about Powell’s charges was available in February 2003. It was not hidden in some underground vault, accessible only to a select few. The WSWS, basing itself on reports issued by Chief UN Weapons Inspector Hans Blix, former inspectors like Scott Ritter, various US and British intelligence agencies, the BBC and other media outlets, debunked the Secretary of State’s claims the same day the Post carried Cohen’s column.

In any quasi-healthy political and intellectual environment Cohen would have become a pariah for his February 6 article. Cohen, however, is shameless. And, after all, who in the American mass media—many of whom are also accomplices in the aggression against Iraq—will call him to account?

In “Baloney, Moore or Less,” Cohen’s recent attack on Fahrenheit 9/11, he explains that he began to take notes in the cinema, but “gave up, defeated by the utter stupidity of the movie.”

As an example of Moore’s supposedly reprehensible method, Cohen takes the case of John Ellis, the first cousin of George W. and (Florida governor) Jeb Bush, who led the Fox News decision desk on election night in November 2000. Fahrenheit 9/11 takes note of the fact that it was Ellis and Fox who first called the Florida vote for Bush—in the face of previous projections that Vice President Al Gore had carried the state—and turned the tide for Bush.

Cohen mocks the reference: “Ellis is a Bush cousin, Moore tells us. A close cousin? We are not told. A cousin from the side of the family that did not get invited to Aunt Rivka’s wedding? Could be. A cousin who has not forgiven his relative for a slight at a family gathering—the cheap gift, the tardy entrance, the seat next to a deaf uncle? No info.”

Confronted with such a comment in the American media, one never quite knows: is this conscious deception or gross ignorance? Or a combination of the two?

The Ellis case was well documented at the time. Far from being a distant cousin, Ellis was close to the Bush brothers, and, according to a piece in the New Yorker magazine, in constant communication with them election night. After several of the television networks initially placed Florida in Gore’s victory column, the Bush campaign went into overdrive, pressuring the networks to reverse their decision. The suspicious Fox call for Bush in Florida, with the other networks eventually chiming in, was one element in that campaign. It had the desired effect.

Although the Bush “victory” was rescinded in the middle of the night and the Florida vote ultimately termed “too close to call,” generating a crisis that would last for weeks, the population was left with the impression, thanks in considerable part to Ellis and Fox, that Bush had won Florida and the national election. As Gore’s communications director, Mark Fabiani, noted at the time, “To have a network like Fox call it and everybody follow suit was a tremendously damaging thing. It took literally 24 to 48 hours to convince people that Gore had won the popular vote.”

Throughout his column Cohen can barely contain himself. He describes Moore’s depiction of the causes of the Iraq war as “a farrago of conspiracy theories.” The filmmaker’s attempt to fit the war largely within the narrow framework of the ambitions and greed of the Bush family is misguided, but his insistence on the role of money and oil is entirely to the point.

Only the idiotic or the entirely naïve would find it “conspiratorial” to suggest that a superpower like the US—led by the Bush-Cheney crew, no less—might have geopolitical interests in mind when undertaking the conquest of the second largest oil reserves in the world. Against a history of cynical and predatory American interventions in every part of the globe, Cohen would have us believe in the most high-minded and benign motives for the US invasion of Iraq.

Moore’s film will merely reinforce the fervor of those already convinced, according to the Post columnist, and encourage “a dialogue in which anti-Bush forces talk to themselves and do so in a way that puts others off.” A dialogue among nine and a half million people and counting might sound promising to some, but Cohen is clearly not impressed.

In any event, Cohen blames such a process for the fact that during the run-up to the war “I spent more time and energy arguing with those who said the war was about oil (no!) or Israel (no!) or something just as silly than I did questioning the stated reasons for invading Iraq—weapons of mass destruction and Hussein’s links to Osama bin Laden. This was stupid of me, but human nature nonetheless.”

Human nature has nothing to do with it. Cohen bought into the war because his social position, history—including his role as a consistent defender of the Zionist regime—and intellectual make-up predisposed him to do so. To fall for Powell’s hodge-podge of lies, innuendo and unsubstantiated allegations, one had to be willing to meet him more than halfway.

Now the columnist, who had access to the same information as everyone else, turns on Moore because the latter used his critical faculties and rejected the sham of the Bush administration’s case for war. In a remarkable feat of logic, Cohen—having been proven dead wrong by the objective course of events on the fundamental political question of the day—continues to attack as the “loony left” those who he concedes were right about the falsity of the Bush government claims. He’s not about to let himself be blinded by the facts.

Moore and Fahrenheit 9/11 are despised in part by Cohen, Kristof (who along with Ellen Goodman of the Boston Globe equates left-wing and popular hostility to Bush and his criminal war with the hatred felt by the right wing for Clinton!) and others because the film and the mass response to it have been entirely unscripted events.

After all, following the hijacking of the election and the September 11 terrorist attacks, a godsend for the Bush administration, didn’t the political and media elite have things firmly in hand? Convinced that the American public was safely cowed by the declaration of the endless “war on terror” and that the Iraqi people would not dare oppose US military might, the powers that be in Washington felt confident about launching a predatory war on the flimsiest of pretexts.

Cohen and the rest played their part, assuring themselves that in the celebratory mood that would follow the plundering of Iraqi oil no one would remember or care about their apologetics for aggression.

There is an even deeper reason for the violence of the attacks on Moore’s film. To the complacent liberal journalist there is something frightening about both Fahrenheit 9/11 and the powerful response of the population to its charges. To acknowledge that the Iraq war was a criminal enterprise, that the US government lies unrelentingly, that millions despise the Bush administration and the entire establishment with a visceral hatred, all this is devastating to the Cohens and Kristofs and Goodmans.

It cannot be true that crimes of this dimension were taking place, because that would indicate something horribly wrong about America. And the popular outpouring must be dismissed because its implication, that the US is a powder keg, is also terrifying. Each column these people write is a soporific, delivering the message, ‘everything is well and good,’ ‘everything is under control.’

The war may be terrible, but it will pass. The Bush administration may be vile, but it too will pass. Dangers exist, but they are always somewhere else, they always emerge from some external source, some “bad guy” far away.

If, on the other hand, what Moore asserts about the US ruling elite in Fahrenheit 9/11 is true and if the reaction to his film is an accurate reflection of the volatile state of mass consciousness, then this is a very different and disturbing picture. Then things have been done that cannot be undone; the course of American history has been irrevocably altered. Such a thought cannot be allowed! What follows from it is far too shattering for the liberal philistine. He or she responds with bewilderment and venom.

Who are these people, these so-called pundits in the American media? Cohen, we discover, has been a columnist for the Post since 1976. He has not distinguished himself in any significant manner over the course of nearly 30 years as a writer for one of the leading newspapers in the US. His column is a potpourri of banal observations, some ever so slightly to the left of the American political establishment (which itself has lurched sharply to the right over the past three decades), some to the right.

Cohen’s pieces are not meant to and could not influence mass public opinion. His is an insulated and isolated world, his audience primarily composed of superficial cynics like himself. Nothing he writes strikes a deep chord. Nothing is intended to challenge conventional wisdom or the status quo. The most consistent trait is a deep and abiding self-satisfaction that one senses behind and beyond the immediate subject of any one of Cohen’s columns.

Cohen, Kristof and the other erstwhile liberal, semi-liberal and quarter-liberal journalists are non-entities, “hollow men,” in the grander scheme of things. They will be remembered, not as the reasonable, mature and statesmanlike figures they imagine themselves to be, but as abject capitulators to power and well-practiced accompanists to reaction.

See also:
Michael Moore's contribution
Fahrenheit 9/11, written and directed by Michael Moore
[30 June 2004]
Michael Moore's Fahrenheit 9/11 sets box-office records
[29 June 2004]
Michael Moore loses appeal against R rating for Fahrenheit 9/11
[24 June 2004]
Michael Moore’s Fahrenheit 9/11 comes under right-wing attack
[21 June 2004]

*************************************************************************

Congo: Nuevos enfrentamientos en Ituri
IRIN

Nuevos enfrentamientos entre grupos armados en el distrito de Ituri han provocado desplazamientos de población civl desde hace una semana, ha indicado el lunes a IRIN, Rachel Eklou, portavoz de la MONUC en Bunia.

Anunció que el lunes hubo todavía choques entre dos grupos armados, las Fuerzas Armadas Populares del Congo (FAPC) y el Frente de los nacionalistas integracionalistas (FNI) en Djegu, pueblo situado a 35 Km al Este de Mahagi.

Los enfrentamientos tocaron las ciudades de Avu, Rona, Ngote y Ndrele, a pesar de que los diferentes grupos armados de la región firmaron el 14 de mayo un acta de compromiso que debería poner fin a las hostilidades.

Según Eklou, la MONUC tenía previsto despachar allá una misión civil de comprobación, pero la misma se retrasó por los combates del lunes por la mañana. Una misión militar se desplazó allí.

Las indicaciones obtenidas por la MONUC no indican la existencia de víctimas civiles, pero sí desplazamiento de población hacia Mahagi, sobre todo al Norte de Bunia.

« La situación es muy tensa, […] ; todo el mundo huye en desbandada y la zona, por el momento, está desierta », indicó el Administrador interino del Distrito de Ituri, Emmanuel Leku.

El Coronel Mosaki, que pertenece a las FAPC, comunicó que, en los enfrentamientos de la ciudad de Tabongo, se han producido 19 muertos entre sus hombres.

Según Leku ciertos residentes huyeron hacia Uganda. El pueblo de Ngote ha quedado desierta, mientras que sus habitantes han encontrado refugio en la ciudad ugandesa de Centro.

Rachel Eklou indicó el martes por la mañana que se había restaurado la calma, como consecuencia de cese el fuego concluido entre los dos grupos el lunes, bajo la patrocinio de la MONUC.

La MONUC dispone de 4.547 soldados en Ituri donde tiene el mandato de mantener la paz, bajo el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=1677


***********************************************

Venezuela: Las Cadenas Espaciales-Temporales de la Ilusión

En Cuanto al Sistema Global de Posición y las Armas de Destrucción Masiva

Por:  Franz J. T. Lee

“El arma victorioso en el asalto de los EE.UU. contra Irak, igual que el de la Segunda Guerra Mundial, estaba basado en una tecnología la cual fue imaginada primero por Einstein, con una pequeña ayuda de Poincaré. No fueron las armas nucleares de destrucción masiva, sino el Sistema Global de Posición (GPS), con el cual se puede medir las cuatro dimensiones del espacio-tiempo con suficiente precisión como para dirigir a una bomba o a un soldado dentro de un área de 50 pies en cualquier lugar del planeta”. (WILLIAM R. EVERDELL, New York Times, 17/08/03)

 

Definitivamente, si aquí en Mérida, Venezuela, fuimos capaces de descubrir a Juhá, un planeta rotando más allá de Plutón, entonces ciertamente podríamos desarrollar fácilmente una verdadera Ciencia original y una verdadera Filosofía auténtica de la Revolución Bolivariana, dirigidos contra el horror y terror global, contra el “awestruck” (táctica del atemorizar) de la Casa Blanca, del Pentágono, de la NASA y la OTAN, contra cualquier Sistema Global de Posición o armamento.

 

Como “punto de partida” vale la pena notar que mucho antes de Einstein, Poincaré y Tesla, Imanuel Kant nos hizo conscientes de algo muy significativo dentro de la patria universal, algo realmente apto para los futuros empeños celestiales, transgalácticos y emancipatorios.

 

Como sabemos, fue Adolfo Hitler quien dijo claramente lo que hace falta para la dominación de la mente y la explotación (física-) corporal: ¡Si quieres controlar a un pueblo, controla su educación! Así que como consecuencia de siglos de “educación” y “conversión religiosa” colonial y neocolonial, obviamente las Metropolis de hoy ni siquiera necesitarían la “táctica del atemorizar” o las bombas mortales de dispersión con uranio embobrecido, dirigidas cuidadosamente para controlar y castigar a sus fuerzas de trabajo físico rebeldes. Sin embargo, considerando el hecho de que hoy las Fuerzas Armadas estadounidenses hasta tienen que emplear a armas mortales de destrucción masiva en Irak y pronto en Latinoamérica y probablemente en Colombia y Venezuela, nos indica que de alguna manera el holocausto mental petardeó y que los pollos terroristas regresan a casa para dormir.

 

No obstante, este terror moderno fascista, esta “guerra de las ideas” no es un descubrimiento brillante histórico de la Norteamérica Corporativa moderna, ya Platón en su “República” y su “Doctrina de las Ideas” – que fueron fundamentales para el desarrollo del Catolicismo Romano y para la Inquisición – hizo conscientes de este supuesto arma social ideológico a todos los futuros reyes filósofos; mientras tanto, a través de los milenios, ya billones han sido “occidentalizados”, “civilizados”, “cristianizados”, “formados”, “deformados” e “informados”, precisamente a través de la desocialización, desnaturalización, “educación” y conversión religiosa patriarcal de las clases dominantes. Social y conscientemente el resultado intelectual de lo mencionado anteriormente – como lo podemos testimoniar a escala global, es decir, dentro del contexto de la guerra de la información contemporánea, especialmente aquí en Venezuela en los medios de comunicación masivos de la “oposición” – sencillamente es fatal para la propia especie humana.

 

Especialmente lo es para los billones de trabajadores físicos obsoletos de los “no seres humanos no civilizados”. Parece que muy pocos pensadores se dan cuenta del verdadero holocausto mental, que es la destrucción de la mente humana. Prácticamente nadie habla de masacres mentales o genocidios intelectuales. Para poder hacer esto, fuese necesario de ver como a través del espacio y tiempo paternales fuimos permanentemente engañados desde la cuna hasta el féretro, desde la mañana hasta la noche, perfectamente indoctrinados y manipulados, especialmente con unas categorías de espacio y tiempo lógico-formales esclavizantes y con un movimiento unilateral e universal.

 

Pero, hablando del Intelecto, del Verstand, ya Kant, pero también Hegel y otros filósofos europeos burgueses de la Iluminación, dieron luz a algo que es imperativo para cualquier proceso futuro verdadero revolucionario y emancipatorio, para cualquier Éxodo transcendental del actual sistema explotador laboral cerrado. Precisamente los fenómenos del Espacio y del Tiempo no son naturales, no son objetivo-reales, no existen independientemente de la mente humana, de la sociedad; de hecho, sólo son categorías filosóficas, inventos y creaciones del intelecto dominante, de la mente de una clase dominante, de la Razón alias Capital, para propósitos de la producción, para la explotación, dominación, discriminación, militarización y alienación. Son parámetros de tendencia Socrática, proveniente de Thanatos, de la muerte espacial-temporal, del Descanso en Paz; la única manera de morir en la tierra, en el mundo laboral es dentro de los parámetros del Espacio y del Tiempo, dentro de esas limitaciones universales, dentro del aquí y allá, dentro del antes y después. Peor aún, como resultado del desarrollo histórico dialéctico igual, desigual y combinado, prácticamente nadie vive en el hic et nunc, en el aquí y ahora, por ejemplo, en Deppenhausen, Alemania, el día 6 del sexto mes del año 6666, a las 6 horas con 6 minutos y 6 segundos de la tarde.

 

Así que todo el mundo sabe, que una bomba de dispersión con uranio empobrecido, lanzada en Irak, puede caer encima de tu cabeza y te mataría en un Espacio específico y en un Tiempo determinado. No hay otra manera de morir y para matar a los “bárbaros árabes”. Sin embargo, lo que pocos saben es que los parámetros y paradigmas capitalistas racionales del Espacio y Tiempo son los verdaderos asesinos universales de la CIA. El Estado mata a millones por órden social.

 

Por otro lado, porque son vox populi, parece que Orwell, igual que Big Brother (El Hermano Mayor) está en todas partes y es inmortal, todavía está muy vivo, ni mencionar a Platón, La Vírgen Maria, Jesucristo, Marx y todos nuestros héroes históricos. Las futuras víctimas del “chocar y atemorizar” estadounidense ya están muertas en el aquí y ahora. Por el holocausto mental transhistórico muchos ya están muertos aún vivos, son solicitados vivos o muertos. Esto es una fórmula vaquera tradicional estadounidense del Occidente Salvaje. Por culpa de nuestra maravillosa “educación”, de nuestra “información” exclusiva, de nuestras verdades absolutas, creencias y revelaciones, no importa lo difícil que es para muchos de nosotros de comprender lo mencionado anteriormente, su quintaesencia emancipatoria es casi imposible de agarrar. Hasta hoy día y a través de unos parámetros chimbos de la ideología del Espacio y Tiempo, Bush trata de convencer al mundo cómo ganó las elecciones presidenciales en Florida, y cómo los “terroristas árabes” volaron a las Torres Gemelas en EE.UU. el 11 de septiembre del 2001, a las 8 am. En realidad ocurrieron eventos transhistóricos completamente distintos, por ejemplo, el lanzamiento del “Proyecto para un Nuevo Siglo Americano”.

 

Sin embargo, resuminedo lo que dijimos anteriormente, Hegel y Kant no eran locos, todavía no eran “vacas locas”. El problema es que la mayoría de nosotros, gracias a la religión y la ideología, ya somos unos esclavos dóciles, bien acomodados, productivos y reproductivos de un razonamiento lógico-formal y oficial en cuanto a “Espacio y Tiempo”, somos víctimas inocentes de todo tipo de no-relaciones universales de amo-esclavo; sin saber, por los procesos crueles de desocialización, a través de nuestra juventud, muchos de nosotros ya hemos tragado casi totalmente todo tipo de modelos espaciales-temporales de cultura, de normas, tradiciones y rituales – especialmente de la producción, distribución, del consumo, de la acumulación, la especulación y de la destrucción despiadada de la naturaleza y de la sociedad – hemos tragado casi todo, ansuelo, flotador, cebo, y tiburón envenenado. La exigencia revolucionaria del “suspiro de la criatura oprimida”, del “corazón en un mundo sin corazón”, del “alma en condiciones desalmadas” (Marx) de dejar las ilusiones de las condiciones, en realidad es la exigencia de dejar las condiciones las cuales requieren tales ilusiones, de dejar las cadenas espaciales-temporales, absoluto-eternas del “opio del pueblo”.

 

Gran parte de la humanidad, especialmente los “condenados de la tierra” no sabe de otra realidad que la de un mundo virtual espacial-temporal. No somos capaces de imaginarnos algo diferente o hasta “triferente”. Para millones, cualquier otra cosa es locura – para los seguidores de la “oposición” en Venezuela, el hecho histórico que la Revolución Bolivariana es democrática, justa, pacífica y humana, sencillamente es un cuento de hada, ellos saben mucho mejor que es “dictatorial y tiránica” – eso es el resultado lógico de un holocausto mental de más de 40 años en Venezuela, ni de mencionar los siglos de adoctrinamiento feudalista católico romano y protestante, el adoctrinamiento del veneno de los medios masivos privados, de las clases oligárquicas derribadas y de la “guerra de las ideas” estadounidense, como es diseminada por CNN.

 

E l"tiempo" se acaba para los verdaderos revolucionarios de dejar algún “espacio” libre y emancipatorio en sus vidas tan ocupadas, para permitir unas reflexiones intelectuales serias sobre los pensamientos anteriormente mencionados; y consecuentemente de, por y para ellos mismos, como Éxodo auténtico, de intentar de actuar, pensar y transcender a ese valle terrenal de terror nazi via el método de excelencia exformativa, en el cual el Pasado, el Presente y el Futuro solamente son momentos flotantes relativos, relacionados y transhistóricos de la verdad, realidad y aspiraciones fluyentes.

 

Con el Renacimiento, la Reforma, la Iluminación y el “Reino del Terror” la burguesía emergente (y el proletariado, aunque siendo traicionado más tarde) derribaron para siempre la nobleza decadente y el clero moribundo; para ser realmente exitosos, no tenemos alternativa sino desarrollar algo fresco, lleno de aurora, lleno de “ALBA”, algo mucho más omnisciente, omnipotente: una Práxis extra-original, una Teoría auténtica-innovativa y una Emancipación excelente y realizable, para borrar el Fascismo Global de la faz de nuestra Vía Láctea.

 

Ahora, en cuanto a los proyectos gigantescos de guerra contra la humanidad por parte de los EE.UU. y otros poderes metropolitanos, en cuanto a su producción de armas de destrucción masiva beligerante, de armas ABCDE, solamente algunos comentarios. Es bien conocida la actitud global arrogante amo-esclavo de los EE.UU., cuyo gobierno actual amasa una galaxia de armas de destrucción masiva, amontonándolas en casa, en Israel y en otras partes para después enviar a unos inspectores a los países árabes y luego bombardear en pedazos a países como Afganistán e Irak con las mismas armas de destrucción masiva, basándose en pretextos vacíos; además, en sus “nuevas guerras” genocidas utilizan la guerra atómica de baja intensidad al derecho y al revés; en cualquier parte lanzan uranio embobrecido y madres de todas las bombas a su capricho, así que destruyen la naturaleza y la sociedad para las futuras generaciones en esas regiones, aniquilando transhistóricamente toda vida en este planeta.

 

Hablando en términos lógico-formales, durante los últimos 5 años, constantemente hemos informado a nuestros camaradas sobre el Experimento Philadelphia, MkUltra, Operación Paperclip, el “Manchurian Candidate”, HAARP, los “Extraterrestres” del Pentágono, la “energía libre” de Nikola Tesla, el “Orgon” de Wilhelm Reich, los “scramjets”, las ondas escalares, las ondas ELF etc. También REBELION.ORG publicó un documento excelente sobre esos temas en español, el cual resume la mayoría de los datos ya publicados en nuestras páginas web. (Ver: http://www.rebelion.org/imperio/031204bestard.htm

http://www.geocities.com/juttafranz/publications00001.html

http://www.truthout.org/docs_03/082203G.shtml

 

Obviamente, a pesar de nuestra radicalidad extrema, a pesar del hecho de agarrar los problemas globales por sus propias raíces, parece que ni siquiera nosotros hemos tocado la punta del iceberg; la realidad global actual es peor aún. Claro que respetamos – como siempre – cualquier otro punto de vista. De cierta manera también subestimamos las mentiras descaradas y la brutalidad horrible del homo homini lupus, del hombre de la clase dominante. Él no amontona esas armas de destrucción masiva para los video-juegos o para la “Guerra de las Galaxias”, sino, al fín y al cabo para eliminar 6 billones de fuerzas de trabajo físico, y comenzó con ese programa de la “reducción de la población mundial” mucho antes; ya han muerto generaciones de "recogelatas", millones de “negros”, están muriendo, están siendo sentenciados a muerte a través de las próximas décadas.

 

Quienquiera que dijo: “Conoceréis a la verdad y la verdad os hará libres” dio en el clavo. No decimos esto para asustarlos o para causar capitulación y abandonismo. Saber la Verdad es la única arma para emanciparnos. Considerando los eventos actuales en Venezuela dentro de este holocausto global físico y mental, planificado por la barbarie y el salvajismo euro-americano, es fundamental de desarrollar la auto-defensa correspondiente, nuestra propia Emancipación práxico-teórica revolucionaria. Actualmente, dentro de la lucha internacional de clases, la misma fuerza de la Afirmación del capitalismo es equivalente a la fuerza de su propia Negación, de la Emancipación Global Anticapitalista. Y sabemos que el progreso verdadero es llevado a cabo por la Negación dialéctica, por la excelencia transcendente; la victoria superadora contra la decadencia global fascista será nuestra.


*******************************************************************
08-07-2004
El 11-S y Pearl Harbor

Mickey Z
Zmag.org

Traducido por Germán Leyens

Cuando Sander Hicks me pidió que considerara la lectura y / o la reseña del nuevo libro sobre el 11-S de Daniel Hopsicker "Welcome to Terrorland," me pregunté: ¿Cómo discute uno el 11 de septiembre de 2991 sin sonar ingenuo, paranoico o cómplice?

Si uno es Michael Moore, bueno, filmas un anuncio de John Kerry de 116 minutos.

Yo no soy Michael Moore, pero pienso que un poco de contexto histórico podría ayudar. Así que, hasta que encuentre el tiempo para leer el libro de Hopsicker, presento mi secuencia sobre el paralelo del 7 de diciembre y el 11 de septiembre... como los muestro en mi propio libro: "The Seven Deadly Spins":

El bombardeo japonés de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, es la madre de todas las gigantescas patrañas durmientes. El día después del ataque, Franklin Delano Roosevelt se dirigió al Congreso: EE.UU. estaba “en paz” con Japón, declaró, pero ha sido “repentina y deliberadamente atacado”.

Pero, como escribió el historiador Thomas A. Bailey: "Franklin Roosevelt engañó repetidamente al público estadounidense durante el período anterior a Pearl Harbor... Fue como el médico que debe mentir al paciente por el propio bien del paciente”.

El historial diplomático revela parte de lo que Roosevelt dejó de mencionar en su ya mítico discurso del “Día de la Infamia”:

14 de diciembre de 1940: Joseph Grew, embajador de EE.UU. en Japón, envía una carta a Roosevelt, anunciando que: “Me parece cada vez más evidente que algún día vamos a tener un enfrentamiento [con Japón]”.

30 de diciembre de 1940: Pearl Harbor es considerado un objetivo tan probable de un ataque japonés que el contralmirante Claude C. Bloch, comandante del 14 Distrito Naval, escribe un memorando intitulado “Situación concerniente a la seguridad de la flota y la actual capacidad de las fuerzas locales de defensa de confrontar ataques por sorpresa”.

27 de enero de 1941: Grew (en Tokio) envía un despacho al Departamento de Estado: “Mi colega peruano dijo a un miembro de mi personal que las fuerzas militares japonesas planifican, en caso de problemas con Estados Unidos, el intento de un ataque masivo por sorpresa contra Pearl Harbor, utilizando todas sus capacidades militares”.

5 de febrero de 1941: El memorando de Bloch del 30 de diciembre de 1940 provoca mucha discusión y finalmente una carta del contralmirante Richmond Kelly Turner al Secretario de Guerra Henry Stimson en la que Turner advierte: “La seguridad de la flota del Pacífico de EE.UU. mientras se encuentra en Pearl Harbor, y la de la propia base naval de Pearl Harbor, ha sido nuevamente estudiada por el Departamento de la Armada y las fuerzas a flote durante las últimas semanas... Si ocurriera una guerra con Japón, se considera que es fácilmente posible que las hostilidades se iniciarían por un ataque sorpresa contra la Flota o la Base Naval de Pearl Harbor... A mi juicio, las posibilidades inherentes de un importante desastre causado a la flota o a la base naval justifican que se adopten todos los pasos, lo más rápido que sea posible, que aumenten la preparación conjunta del Ejército y de la Armada para resistir un ataque del carácter arriba mencionado”.

18 de febrero de 1941: El comandante en jefe, almirante Husband E. Kimmel dice: “Pienso que un ataque sorpresa contra Pearl Harbor es una posibilidad”.

25 de noviembre de 1941: el secretario de guerra Henry L. Stimson escribe en su diario que: “El presidente... presentó en su totalidad las relaciones con los japoneses. Presentó la posibilidad de que probablemente seremos atacados [ya] el próximo lunes porque los japoneses son tristemente célebres porque realizan ataques sin advertencia previa”.

27 de noviembre de 1941: El jefe del estado mayor del ejército de EE.UU., George C. Marshall, expide un memorando advirtiendo: “acción japonesa futura impredecible pero acción hostil posible en todo momento. Si las hostilidades no pueden... ser evitadas, Estados Unidos desea que Japón cometa la primera acción abierta”.

29 de noviembre de 1941: el secretario de Estado, Cordell Hull, en respuesta a un discurso del general japonés Hideki Tojo una semana antes del ataque, llama por teléfono a Roosevelt en Warm Springs, Georgia, para advertir del “inminente peligro de un ataque japonés” y lo urge a volver a Washington antes de lo planeado.

Si no fue una sorpresa total, ¿por qué atacó Japón Pearl Harbor?

Los eventos del 7 de diciembre de 1941, se estuvieron preparando durante aproximadamente dos decenios. En 1922, EE.UU. y Gran Bretaña impusieron a Japón un acuerdo según el cual la armada japonesa no podría tener más de un 60 por ciento del tonelaje capital a flote de las otras dos potencias. Ese mismo año, la Corte Suprema de EE.UU. declaró que los inmigrantes japoneses no eran elegibles para la ciudadanía estadounidense, y un día más tarde la Corte Suprema confirmó una sentencia de California y Washington que denegaba a los japoneses el derecho a poseer propiedades. El año 1924 se aprobó la Ley de Exclusión que prácticamente prohibía toda inmigración asiática.

En el frente económico, cuando los textiles japoneses comenzaron a producir más que las fábricas de Lancashire, el Imperio Británico (incluyendo a India, Australia, Birmania, etc.) aumentó el arancel para las exportaciones japoneses en un 25 por ciento. Después de unos pocos años, los holandeses hicieron lo mismo en Indonesia y en las Indias Occidentales, y EE.UU. (en Cuba y las Filipinas) no tardó mucho en hacerlo. Semejantes acciones, combinadas con los propósitos coloniales expansionistas de Japón, acercaron cada vez más a EE.UU. y a Japón a un conflicto.

Cuando Francia cayó ante Alemania, los japoneses actuaron rápidamente para tomar el control militar de las colonias francesas en Indochina (la fuente primordial de la mayor parte del estaño y del caucho de EE.UU.) El 21 de julio de 1941. Japón firmó un acuerdo preliminar con el gobierno de Vichy, simpatizante de los nazis, que llevó a la ocupación japonesa de aeropuertos y bases navales en Indochina. Casi de inmediato, EE.UU., Gran Bretaña y Holanda instituyeron un embargo total sobre el petróleo y la chatarra contra Japón... el equivalente a una declaración de guerra. Esto fue seguido poco después por la congelación por EE.UU. y el Reino Unido de todos los activos japoneses en sus respectivos países. Radhabinod Pal, uno de los jueces en el Tribunal de Crímenes de Guerra de Tokio de la posguerra, argumentó posteriormente que EE.UU. había claramente provocado la guerra con Japón, calificando los embargos de “una clara y potente amenaza a la existencia misma de Japón”.

Si no fue una sorpresa total, ¿por qué agarró a EE.UU. desprevenido el 7 de diciembre? Jamás se debe subestimar el poder colectivo de la arrogancia y el racismo.

Los racistas dentro de las fuerzas armadas y del gobierno de EE.UU. nunca imaginaron que Japón podría organizar una ofensiva exitosa. Pocos occidentales tomaban en serio a los japoneses, los periodistas se referían a ellos regularmente como “simios en caqui”, durante los primeros meses de su conquista del sudeste asiático. “Muchos estadounidenses, incluyendo a Roosevelt, descartaban a los japoneses como pilotos de caza porque se presumía que todos eran “cortos de vista”, escribe Davis. “También existía la impresión de que todo ataque contra Pearl Harbor sería fácilmente rechazado”.

Lo que me lleva fácilmente de vuelta al 11-S. Por un momento, dejemos de lado las teorías sobre aviones a control remoto o artefactos colocados en el World Trade Centre. También archivemos la decisión de Moore de concentrarse en los republicanos y saudíes y de absolver a demócratas e israelíes.

Es fácil imaginar que Clinton y / o Bush tuvieron más que un presentimiento de que Osama & Cía. estaban conspirando para hacer algo grande. ¿Por qué no? Como en las décadas previas a Pearl Harbor, EE.UU. estaba actuando como una “amenaza clara y potente”. Es igualmente aceptable suponer que cualquiera administración aprovecharía gustosa todo ataque contra la patria para su beneficio y la de sus benefactores corporativos. Finalmente, y es aquí donde la perspectiva del 7 de diciembre viene realmente a entrar en juego, ¿qué observador razonablemente objetivo se sorprendería al saber que ambos regímenes de EE.UU. nunca creyeron que un grupo de nómadas hediondos a caverna lograrían hacer nada que se acercara al éxito del 11-S?

Racismo y arrogancia... una combinación potente. Y veamos otro paralelo que hay que considerar:

Poco después del ataque contra Pearl Harbor, con la imagen de un enemigo singularmente traicionero difundida por todo EE.UU., el almirante de EE.UU., William Halsey, que pronto llegaría a ser comandante de la Fuerza del Pacífico Sur, juró que al terminar la guerra “se hablaría japonés sólo en el infierno”. Su consigna favorita: “mata japoneses, mata japoneses, mata más japoneses” reflejó los sentimientos del almirante

William D. Leahy, jefe del Estado Mayor Conjunto, que escribió que “en el combate contra los salvajes japoneses, todas las reglas previamente aceptadas de la guerra deben ser abandonadas”.

Cámbiese la palabra “japonés” por “musulmán” y ya está, tenemos a Rumsfeld.

Nadie ha discernido todavía todas las respuestas sobre los eventos que rodearon el 11-S, pero en esta sociedad desafiada por la historia, nunca está de más si se examina lo que ha sucedido anteriormente.

 

* Mickey Z. es autor de dos libros recién aparecidos: "The Seven Deadly Spins: Exposing the Lies Behind War Propaganda" (Common Courage Press) y "A Gigantic Mistake: Articles and Essays for Your Intellectual Self-Defense" (Library Empyreal/Wildside Press). Para más información visite: http://mickeyz.net.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=1623


*********************************************************************

Entrevista con Ricardo Napurí
“Chávez tiene en sus manos una responsabilidad histórica”

Modesto E. Guerrero
La Maza

Napurí es uno de los militantes revolucionarios vivos más experimentados del último medio siglo. Su biografía podría escribirse con fechas y hechos claves de la resistencia anti imperialista de nuestro continente. En ese sentido, es una figura epopéyica de la revolución latinoamericana. En esta conversación, realizada en Buenos Aires a mediados de junio de 2004, el viejo dirigente reflexiona sobre los desafíos actuales de la “revolución bolivariana”. Para ello, escogió el camino que más le gusta, el ejemplo y la vivencia personal. Llega a conclusiones que la vanguardia bolivariana debe conocer y debatir.

Ex teniente especializado en bombardero, de la Aviación de Perú. Colaborador del Che Guevara entre 1959 y 1964 en el proyecto revolucionario continental; Diputado constituyente en 1979 y Senador Nacional en 1980, Napurí fue uno de los redactores de la Constitución peruana de 1979.

Linotipista, dirigente sindical y periodista en Argentina; discípulo de Silvio Frondizi y Marcos Kaplan, dos de los principales intelectuales marxistas de ese país; fundador, junto a Luis de la Puente, del MIR peruano, que dio inicio a la insurrección guerrillera de 1965. Organizador de un partido de masas llamado Vanguardia Revolucionaria, con el cual ayudó a refundar la Central General de Trabajadores del Perú, CGTP, en 1969.

En 1971 fundó el Partido Obrero Marxista Revolucionario, POMR. Fue protagonista de la Asamblea Popular de Bolivia. Militó en primera fila en los procesos de corte nacionalista de Juan Velasco Alvarado en Perú, y de Salvador Allende en Chile, adonde había sido deportado en 1973. En su exilio francés, fue de la dirección de la Organización Comunista Internacionalista, OCI, hasta que regresa clandestinamente a Perú, en 1975, para ayudar a organizar el Frente Obrero, Campesino y Estudiantil, FOCEP, en 1978, que obtuvo el 21% de los votos para la Asamblea Constituyente con 12 diputados.

Napurí registra 16 años en exilios y 8 años en prisión. Junto a Hugo Blanco, periodistas y militares peruanos rebeldes, fue víctima de la Operación Cóndor en 1980. A sus 78 años, escribe su historia en Buenos Aires, donde vive. De esa historia, nos servimos en esta entrevista para tratar sobre la “revolución bolivariana”.

Modesto E. Guerrero: Primero, ubiquemos el fenómeno “chavista” en Venezuela y lo que se denomina como “revolución bolivariana”. Chávez, por ejemplo, que es un fenómeno en sí mismo, irrumpe como líder nacionalista en tiempos de globalización, cuando ya esos movimientos son lecciones de historia. ¿Como ubicamos todo eso en la actual situación internacional?

Ricardo Napurí: Por su complejidad, intentaré que el contenido de la respuesta a tu pregunta sea abordado a lo largo de esta conversación. Más que una definición teorizante, recurriré las experiencias históricas, mis propias vivencias en muchas de ellas y las comparaciones. Sin embargo, quiero adelantarte, a riesgo de equivocarme, que lo de Venezuela constituye un proceso revolucionario en ciernes, de fuerte contenido nacionalista. Más claro, todavía no constituye una revolución.

Modesto E. Guerrero: ¿Cómo diferencias proceso de revolución?

Ricardo Napurí: En un proceso revolucionario se comienza a romper en algunas formas con el pasado inmediato, pero es una realidad donde las relaciones de fuerza entre las clases no están totalmente definidas, aún. En cambio, una revolución se produce cuando hay un cambio profundo en las relaciones de fuerza, con la victoria de una o más clases sobre otras.

Cuando se trata de un país capitalista, esa revolución adquiere un carácter socialista o presocialista, porque ataca las bases del capitalismo, se trata de acabar con el capitalismo. También hemos conocido revoluciones de contenido burgués, como la Francesa de 1789 o la Norteamericana y la latinoamericana. En el caso venezolano, el proceso revolucionario en desarrollo no ha definido su carácter de clase. La idea de “revolución bolivariana” expresa muy bien ese sentido de proceso de transformaciones, proceso en desarrollo.

Modesto E. Guerrero: ¿Cuál es la realidad mundial que desafían Chávez y la “revolución bolivariana”? ¿Cuál es su particularidad en el momento actual?

Ricardo Napurí: El proceso venezolano toma una relevancia fundamental, sobre todo para América latina. No olvidemos que se produce en esta fase de mundialización-globalización del imperialismo, bajo la tendencia a que EE.UU se convierta en la única potencia imperial; una suerte actual de “supraimperialismo” (1) Porque no se trata sólo de la conquista brutal de Afganistán o Irak, ni del Medio Oriente o del control de las fuentes de energía, especialmente petróleo.

El curso crítico del proceso de acumulación capitalista –tasa de ganancia y otros contradicciones de por medio– obliga a los Estados Unidos a garantizar su subsistencia, acentuando la explotación y el dominio del mundo. De ahí que los teóricos del Pentágono y los asesores del gobierno de George W. Bush, dicen ya sin esconderlo, en qué consiste este intento de dominación mundial.

América latina es una pieza fundamental en este plan. De “patio trasero” pasará, si no lo impedimos, a ser recolonizada. Las insurrecciones, rebeldías y múltiples resistencias de nuestros pueblos, son obstáculos en ese camino. Sus picos más altos en este momento, son Cuba y Venezuela, sin olvidar a Bolivia y Ecuador. De ahí la connotación internacional del enfrentamiento, todavía limitado, entre Chávez y el imperialismo norteamericano.

Modesto E. Guerrero: Porque además, las potencias europeas tuvieron un límite en su recuperación, ¿no es así?

Ricardo Napurí: Por eso la mundialización-globalización constituye una fase diferente del imperialismo estudiado por Lenin. Entre otras diferencias importantes está la ruptura de la paridad interimperialista. Ahora, la superioridad de los EE.UU. se expresa, incluso, contra Inglaterra, Francia, Alemania, Japón.

Están deviniendo en especies de subimperialismos. Y para remate, si los yanquis, controlan o se apoderan del petróleo y el gas de Medio Oriente, el cerco económico de las potencias europeas será mayor. No habrá unidad europea que impida este hecho crucial.

Modesto E. Guerrero: En esa dinámica, Napurí, podemos afirmar que el concepto de “patio trasero” cambió.

Ricardo Napurí: Claro, pero para peor. Porque recolonizarnos no es más grave que se el “patio trasero”. Es un grado más alto y perverso de explotación y dominación. Lo poco que habían logrado en independencia nuestros países, desde el siglo XIX, quedaría liquidado.

Modesto E. Guerrero: ¿Ves a los movimientos antiglobalización como un obstáculo a ese designio?

Ricardo Napurí: Si, lo son, sobre todo si adoptan un acento anticapitalista y logran generalizarse. Pero en América latina, lo principal es la resistencia popular, expresada en varias formas de rebeldías en el continente. Cuba, porque resiste a la agresión norteamericana, porque lucha por mantener su independencia nacional y porque concentra la memoria antiimperialista de la resistencia de nuestros países.

De ahí que el proceso social y político venezolano, Chávez y el chavismo, aún con sus mediaciones, contradicciones y limitaciones, queda enfrentado a los planes de recolonización del imperialismo yanqui. Le ha tocado este lugar en este momento histórico, junto con Cuba. Para América latina sería una tragedia la caída de Cuba y el retroceso o la derrota del proceso venezolano, aún en su versión actual, que es la “revolución bolivariana”.

Chávez tiene en sus manos una gran responsabilidad histórica en esta batalla internacional. Los realistas de izquierda latinoamericanos, los que siguen el ejemplo del PT y Lula, estarían muy contentos. Y por supuesto, las patronales y gobiernos nativos. Ellos no necesitaron del derrumbe de los países del llamado “socialismo real” para alinearse, contentos o no, detrás de los Estados Unidos. Ya conocemos su slogan: «No hay alternativa a su dominación».

Modesto E. Guerrero: ¿Por qué la manía del gobierno norteamericano de intentar asesinar a Chávez? ¿Qué es lo que le molesta tanto del líder venezolano?

Ricardo Napurí: Bueno, una parte de la respuesta ya la he dicho, Chávez no cabe en los planes del imperialismo. Pero no olvidemos que antes de decidir matarlo, han probado con otras opciones, por ejemplo, comprarlo, asimilarlo o echarlo a través del golpe. Pero esto no es novedoso en la doctrina del Pentágono o de la CIA. Ahora lo reconocen con desparpajo y cínicamente, pero siempre en el método de deshacerse físicamente de sus enemigos políticos. A Fidel le han organizado muchos atentados. Ese método lo siguieron en otros casos reconocidos: Goulart, Salvador Allende, Torrijos... para qué seguir. (2) Modesto E. Guerrero: Aquello que Chávez ha difundido en sus propias palabras, como el intento de “domar al bicho”.

Ricardo Napurí: Ellos habrán dicho, «este comandante paracaidista, apenas huela el poder lo tenemos de nuestro lado». Pero el hombre se les escapó, sea por sus cualidades personales o por la combinación de que e ha constituido en un personaje político y le agrada eso. Los yanquis contaron desde el primer momento con la oposición interna para este operativo. Atención, lo de Chávez es un tremendo desafío. Fueron muy pocos los gobernantes o líderes que no capitularon, abiertamente, o se adocenaron con “realismo”, se “amecetaron”. Más adelante podemos ver algunos ejemplos de esto.

Modesto E. Guerrero: En este contexto hay que ubicar el golpe de abril de 2002.

Ricardo Napurí: Pero este golpe constituyó el segundo tiempo de la conspiración. Los yanquis y la oposición se dieron cuenta que no bastaba con la movilización callejera. La densidad, radicalidad y continuidad de aquellas movilizaciones pudo contribuir decisivamente al cambio de las relaciones de fuerza. Claro, siempre que el adversario acuse el golpe y retroceda en toda la línea. Como eso no ocurrió, entonces llegó el golpe del 11 de abril.

Modesto E. Guerrero: O sea, también les fracasó el golpe de Estado. ¿Y después?

Ricardo Napurí: La respuesta cae por su propio peso. El atentado personal, deshacerse del “bicho”. En esto, la CIA, el FBI, y los agentes especializados del Pentágono, tienen más experiencia que los somnolientos y envejecidos “demócratas” de la oposición.

Modesto E. Guerrero: Sin embargo, en el cálculo de su asesinato no está evaluado el riesgo de las consecuencias que podría traer un hecho así en la Venezuela de actual.

Ricardo Napurí: Es que se trata de una verdadera guerra política. El capitalismo internacional y sus agentes nacionales saben organizar sus batallas, si se los deja. Más claro, no es solo la figura de Chávez, sino lo que está debajo y detrás de él. Seamos consecuentes con las caracterizaciones. Si en Venezuela hay un proceso revolucionario en curso es porque incómodos personajes han entrado en escena, incluso con las limitaciones del proceso.

Como se suele decir hoy, “nuevos sujetos sociales”. Y si estos sujetos pueden actuar por cuenta, con independencia política, entonces ponen su marca y van más lejos en sus demandas y acciones y hasta pueden producir incómodas revoluciones. Ergo: a Chávez lo quieren sancionar porque no está impidiendo ese proceso social. En los centros del imperialismo se deben preguntar, «¿y si se convierte en otra Cuba?»

Entonces, la consigna es detener este curso ingrato para ellos, muy peligroso para sus intereses, ya sabes, la sagrada propiedad privada, la permanencia de una clase y su detentación del poder. Pero ellos son irresponsables, aunque fuertes en sus convicciones reaccionarias y conservadoras. No les importa las consecuencias.. Nunca temieron apelar a los represores de ocasión para “tranquilizar” al pueblo insurrecto con una buena dosis de balas.

Modesto E. Guerrero: Está bien, pero teniendo en cuenta la experiencia latinoamericana de una sociedad polarizada y tensada permanentemente, ¿no les convendría, en última instancia, dejar que se mantengan gobiernos de este tipo? Ricardo Napurí: Depende de muchas cosas. En Venezuela se ha configurado lo que los marxistas denominamos un gobierno de tipo “bonapartista sui generis” (3). Es decir, una persona y un entorno que concentran tal grado de poder, que llegan a convertirse en algo parecido a un árbitro entre las clases. Cuando se trata de países atrasados, como es este caso, este poder también arbitra entre la Nación oprimida y el imperialismo.

Este tipo de gobierno pueden ser progresistas o reaccionarios. cuando son progresivos, se ubican en el centro de la cuestión nacional. O sea, asumen posturas nacionalistas de resistencia a los excesos del imperialismo. Toda la experiencia del siglo pasado señala que cuando asumen posturas “tuistas”, “paternalistas” tienden, irremediablemente, al control de las masas movilizadas y sus organizaciones.

Ni Bush y su gente y menos los políticos burgueses nativos pueden darse el lujo de soportar tamaño experimento. Menos en la implacable mundialización y sus efectos opresivos sobre nuestros países. Tenemos que preguntarnos, ¿por qué no le tuvieron paciencia a Allende en Chile, que fue un excepcional demócrata? ¿Por qué se deshicieron del general Juan Domingo Perón, o de Juan Velasco Alvarado? O sea, en la agenda de los imperialistas y sus agentes capitalistas nacionales, no está, por ahora, la generalización de los golpes y las dictaduras militares, pero si apuestan a las democracias dominadas,”protegidas”, siempre bajo la dominación estrecha del imperialismo. Es en este curso político, que Chávez, el bonapartista venezolano, su régimen y gobierno nacionalista, están demás. Ellos ponen su liquidación a la orden del día. Tiene total razón el presidente Chávez cuando le dice al mundo que el referéndum de agosto será “entre Bush y yo”.

Modesto E. Guerrero: ¿Una característica esencial de este tipo de régimen es que no se asienta en organismos de poder del pueblo, sino en un hombre, un líder?

Ricardo Napurí: Sí, esto es lo que muestra el proceso histórico. Por eso es que un bonaparte político no surge por casualidad. Es el producto de un momento específico de la situación política, de la lucha de clases, cuando se pierde la anterior estabilidad. En momentos así, la sociedad acude transitoriamente a un árbitro. Al comienzo es tolerado hasta por los opositores y enemigos patronales, aunque de mala gana.

Te voy a insistir a riesgo de parecer terco: lo aceptan mientras les sirve, si cumple las tareas de garantizar la renta y seguridad de los explotadores, a pesar de sus excesos. La curiosidad histórica es que muchos de estos personajes se escapan al control imperialista y a menudo duran más de lo que el imperialismo pensaba. En este lapso, las instituciones del Estado pasan de su condición “democrática” anterior, a ponerse bajo la disciplina del nuevo gobierno, con las formas y métodos que le impone el bonaparte en cuestión y sus apoyaturas directas.

En América latina, tenemos diversas representaciones de este modelo de bonapartismo. Getulio Vargas, en Brasil, que gobernó entre 1930 y 1945 y luego desde 1950 hasta 1954, cuando lo llevan al suicidio. Él es uno de los primeros casos, junto con Cárdenas en México, sin embargo el caso del general Perón es el más conocido, quizá por el lugar que tuvo Argentina como país de desarrollo medio capitalista, o porque su gobierno tomó vida en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial. El de Perón se destaca en su accionar político por el papel singular que jugó la clase obrera, antes dominada y aplastada por gobiernos oligárquicos.

Entre la década de los años 30 y los primeros de los 40, se había creado en Argentina, el peligro de una acción de clase independiente. Había mucha tradición anarquista, clasista, socialista y comunista en una clase obrera que era fuerte relativamente. El general Perón jugó el rol histórico de ser el bonaparte en medio de la crisis. Él logró canalizar las acciones de las masas y hasta “estatizar” sus organizaciones.

Modesto E. Guerrero: ¿Y el caso de Velasco Alvarado en tu país, Perú...? Ricardo Napurí: Te responderé a través de una circunstancia personal. En su gobierno estaba el general Jorge Fernández Maldonado, ministro de Minas y Petróleo. Había sido mi compañero de barrio en la adolescencia. Él me preguntó si yo quería conversar con el presidente Velasco. Le dije que sí, que no tendría problemas en hacerlo, a pesar de mi conocida condición de opositor y socialista.

Nos reunimos en la playa de San Bartolo, al sur de Lima, que a veces era visitada por algunos ministros, para dar una vía a sus “vicios de hombre”, como decía graciosamente un amigo guatemalteco de entonces. Entre otros, el gusto por las mujeres y los buenos tragos, pisco preferentemente.

Velasco era un “cholo” campechano, simpático, entrador y tuteador. Apenas comenzada la conversación, me dijo que sabía de mi experiencia directa con el peronismo y que le interesaba saber cómo logró tanta fuerza popular y sobre todo, cómo hizo para permanecer tanto en el poder.

Fue una conversación larga. Yo le expliqué que había que comenzar por el origen para establecer las comparaciones. Era cierto que Perón, al igual que usted, le decía yo a Velasco, fue parte de un golpe de Estado en 1943. Pero disintió de sus jefes militares rápidamente y fue sancionado y puesto en prisión. La diferencia comenzó porque fue liberado por una gigantesca presión de la movilización de las masas, con una presencia central de los trabajadores. Fue ese apoyo popular el que le permitió derrotar a sus adversarios en el gobierno y posteriormente ser elegido presidente, en 1946.

Tenía en contra, a los grupos de poder oligárquicos, a la embajada yanqui y a las jerarquías militares. Para el gobierno de los Estados Unidos, la sospecha era que el gobierno de Perón no iba a transitar por los cauces de lo que ellos consideraban “la democracia occidental”.

¿Y cómo resolvió el general este “nudo”? como diría Gramsci. Yo le expliqué al general Velasco que Perón se planteó el asunto en dos terrenos; se dijo: «además de ser todo un problema político, debo resolverlo al estilo militar, o sea, quién detenta el poder». Esto se planteó Perón entre 1943 y 1946. Para ello debía instrumentar el cambio necesario en la relación de fuerzas interna y él lo hizo partiendo de lo social.

Aprovechando los enormes recursos económicos del país, su gobierno tomó una serie de medidas favorables a casi todos los sectores oprimidos, con centro en los obreros y las capas humildes. Así se ganó el apoyo y adhesión de las masas populares, que emergieron con una fuerza torrencial en la vida política nacional. Inteligente y astuto, Perón se apoyó en este enorme caudal para correlacionar a las fuerzas oligárquicas y especialmente a la hostilidad potencial de los mandos militares. Esta nueva correlación de fuerzas les avisó que si se desmadraban, el camino de la guerra civil no les iba a ser favorable.

Con esta nueva configuración política, y de relación de fuerzas, el peronismo permaneció como una fuerza política progresiva en sus momentos fundacionales. Por esa vía fue adquiriendo una forma bonapartista. Fue tanta la particularidad del bonapartismo argentino, que desde 1946, el peronismo ha permanecido como la fuerza política mayoritaria en la sociedad, a pesar de su decadencia y su giro a la derecha y de los golpes de Estado y represión que soportó en algunos períodos.

Modesto E. Guerrero: ¿Cuál era el fondo de la preocupación de Velasco Alvarado al preguntarte tu versión?

Ricardo Napurí: Parece que en ese momento, la cúpula dirigente discutía la orientación estratégica del proceso que encabezaban. Existían enormes dudas sobre qué rumbo tomar. Esa, creo, era su preocupación central. Por eso fui al grano, pues si no, no tenía sentido mi presencia ahí.

Le expliqué que las diferencias de origen contaban mucho. Por ejemplo, que el golpe militar contra el gobierno constitucional de Fernando Belaunde Terri (octubre 1968) fue de carácter institucional, es decir, de las tres Armas –Ejército, Marina y Aviación. Y en forma colegiada. Tanto, que se repartieron las instituciones del Estado de manera proporcional, con el predominio real del Ejército. A diferencia del peronismo, en Perú no hubo presencia popular y de masas. Inicialmente, éstas estuvieron en contra de los golpistas que lideró Velasco.

Como el nuevo gobierno tomó un giro del tipo “capitalista de Estado”, con claras tendencias bonapartistas, el cambio de las relaciones de fuerza tomó una modalidad propia. Enfrentamiento limitado con Estados Unidos por el petróleo, expropiado a la filial peruana de la Standard Oil Petroleum. Aquel año, la Standard amenazó con aplicarle la llamada “Enmienda Hickenlooper”.

Al mismo tiempo, se desarrolló una reforma agraria radical, que liquidó la oligarquía terrateniente, luego la expropiación de las empresas pesqueras, esto cuando Perú era la primera economía pesquera del mundo, también expropió a un sector de la minería, entre otras medidas importantes, como controlar de la banca y los medios de prensa, que en su mayoría fueron entregados a sindicatos, gremios y partidos de izquierda afectos al régimen de Velasco.

En esa fase, el gobierno logró apoyo popular. A nivel político, recibió el sostén institucional del Partido Comunista, que en ese momento dirigía la central obrera. Calificados intelectuales de la izquierda peruana ganaron un lugar destacado como asesores y aún mentores ideológicos del régimen. Todo favorecía una larga vida del gobierno militar de Velasco Alvarado, legitimado por la medidas que llevaba a cabo. Sin embargo, a diferencia del peronismo, las masas populares no eran parte orgánica del nuevo régimen. En el nuevo equilibrio de poderes su peso era nulo.

El llamado “pecado de origen” del velasquismo estuvo en que ni el general ni su equipo se atrevieron a cambiar el carácter militar colegiado del mismo. Le recordé al general que la institución armada tradicional tenía sus propias reglas y un lugar prominente en el dispositivo privilegiado que componía el poder del Estado. Ese rol social y político del cuerpo militar en nuestros países, podía denominarse como “partido político armado”, algo fácil de verificar en la historia latinoamericana.

Sin ese fuerte contrapeso social de las masas organizadas –y mejor si mantienen un carácter independiente– ¿qué podía pasarle cuando los militares hostiles se animaran a actuar contra el presidente y el gobierno?

Velasco me escuchaba atentamente. Yo le dije esto, entre otras cosas, porque sabía de la existencia de una fuerte oposición interna entre las Fuerzas Armadas. Le dije que si no apelaba al apoyo popular activo, su gobierno estaría en peligro.

Entonces hizo una pausa y me interrumpió: “¿Tu me sugieres que haga algo parecido a lo que hizo Perón, apoyarme directamente en las fuerzas populares, organizarlas y formar un partido político de base popular?”

Modesto E. Guerrero: ¿Y qué le respondiste?

Ricardo Napurí: Yo nada, yo no podía aconsejarlo y asesorarlo en este terreno, no era mi terreno; yo soy socialista, tengo otra visión conceptual y estratégica. Yo me limité a contarle mi experiencia con el peronismo y mis conclusiones políticas de aquellos acontecimientos. Él que sacara sus conclusiones. Pero históricamente hablando, no me privaba de recordarle que Perón y el peronismo sobrevivieron casi 10 años en el poder y volvieron en 1973 y luego otras veces, por ese carácter popular de su movimiento, donde los trabajadores jugaban un rol central como base de apoyo político.

Él me comentó que lo habían discutido: y para mi sorpresa, dijo que ya era demasiado tarde para dar un giro como ese, de tipo popular. Y agregó que personalmente, no tenía el “oficio” de andar en el mundo complejo de las organizaciones sociales y políticas del pueblo. Incluso, insinuó que les temía, que no se sentía seguro en ese terreno. “Yo solo soy un soldado”, afirmó. Y para que no quedaran dudas del tipo de soldado al que se refería, añadió: “Claro, no cualquier tipo de soldado, yo soy un patriota, tengo emoción social y quiero lo mejor para mi país. pero ya he tomado una decisión: me seguiré apoyando en mi Arma, en mis compañeros de armas, porque creo en las reservas patrióticas de esta institución”.

Y fue así que a Velasco le llegó su “día D” (4) En diciembre de 1975, su compañero y amigo, el general Francisco Morales Bermúdez, encabezó la disidencia interna en el ejército y dio un golpe. También fue un golpe institucional, colegiado, de las tres armas. Cayó con nocturnidad y bajo al forma de una conspiración militar tradicional.

Fue elocuente que no hubiera pueblo ni trabajadores en las calles, movimientos que pusieran el pecho para defenderlo. El pueblo trabajador no fue parte de aquel drama. Simplemente no había sido convocado para ser sujeto activo e influyente en aquel proceso. Contradictoriamente, la experiencia nacionalista, con Velasco, fue lo más radical y progresivo que se dio en el capitalismo atrasado del Perú...

Modesto E. Guerrero: Como siempre, los casos son siempre distintos, pero las lecciones permanecen...

Ricardo Napurí: Y en muchos terrenos. No conozco a fondo la trama de las relaciones internas entre el gobierno y las masas populares en la “revolución bolivariana” En esto estoy más por conocer que para aconsejar; lo sé. Pero en la memoria social e histórica de los seguidores del peronismo, por ejemplo, cuenta por lo menos esto: obtuvieron grandes conquistas sociales y económicas, y también, aunque de manera distorsionada, que el peronismo los hizo “compartir el poder”, por lo menos así lo creyeron.

No obstante, lo más importante a destacar es que las masas sintieron que con Perón, al revés de lo ocurrido con Velasco en Perú, accedían a la vida política, con la sensación de que ya eran una “clase para si”, eso que consideramos un avance en la conciencia política de clase. Modesto E. Guerrero: ¿Qué te llevó de Perú a Argentina, luego a Cuba, Bolivia, Chile y a tantos escenarios revolucionarios de los últimos 50 años?

Ricardo Napurí: Cuando era teniente de la Aviación militar peruana, a mediados de la década el 40, fui deportado por haberme negado a bombardear a civiles y militares en una insurrección de la izquierda del partido APRA. Esto ocurrió en 1948, en el interior del Perú (5).

Me deportaron a Argentina, allí me incorporé a una agrupación que podríamos definir de “centro político”, llamada MIR-Praxis, orientada por el intelectual marxista Silvio Frondizi, hermano de Arturo Frondizi, el que fue presidente en 1958. Ellos dos me sacaron de la cárcel donde me había recluido la policía del gobierno peronista.

Ese grupo fue una clave en mi formación, porque yo me había negado a bombardear la insurrección del APRA, pero sin ninguna idea o programa en la cabeza, movido casi solo por un sentimiento humano y un criterio ético, según el cual yo no había ingresado a la fuerza para matar hermanos y menos en esa situación. Mi conversión de militar con sentido democrático, en militante marxista tuvo en Praxis su frontera.

Modesto E. Guerrero: Fue así como comenzaste una experiencia política que alcanza largamente el medio siglo en varios escenarios latinoamericanos, muchos de ellos como el que hoy se vive en Venezuela.

Ricardo Napurí: Claro, eso comenzó en 1948 y tuvo un salto en 1959 con la Revolución Cubana y mi colaboración con el Che Guevara, aunque antes pasé por la revolución boliviana. En Argentina había iniciado estudios de Derecho, trabajé como linotipista, luego me hice periodista en el diario La Razón, donde fui miembro de su Comisión Interna y de la dirección del Sindicato de la Prensa (6)

En mi formación intelectual tuvo un peso fundamental, la relación con el que fue mi maestro en teoría política, Silvio Frondizi, sin olvidar el ambiente que me encontré en la Argentina de 1948, con su poderoso movimiento obrero, su vida intelectual activa. Puedo decir, que ingresé a la acción política en una condición excepcional. A comienzos de los años 50 estuve en Bolivia, adonde fui enviado por Praxis, para acompañar solidariamente el proceso revolucionario que vivía el proletariado minero de ese país y a entrevistarme con su máximo dirigente, Juan Lechín. Fue muy aleccionadora la experiencia boliviana. Años más tarde, a finales de la década del 60, milité en otros procesos políticos en Bolivia, como la Asamblea Popular, un órgano de poder que produjeron los trabajadores de ese país.

Modesto E. Guerrero: Poco después ya te encuentras en Cuba, a escasos días del triunfo de la revolución y comienzas una estrecha relación con el comandante Ernesto Guevara. ¿Qué te enseñó aquella vivencia?

Ricardo Napurí: Recuerdo que viajé con la madre del Che y un grupo de periodistas argentinos, inmediatamente después del triunfo de la Revolución Cubana. Aterrizamos en el aeropuerto de La Habana el 9 de enero de 1959, hacía un calor impresionante. El vínculo con el Che lo facilitaron varias cosas, pero fue muy importante el hecho de que había llegado con su madre, y por otro lado, que al ser tan reciente el triunfo, habían pocos extranjeros solidarios en la isla.

Con algo de ingenuidad de mis años de entonces, pero al mismo tiempo tratando de entrar en el tema del objetivo de mi viaje a Cuba, le pregunté al Comandante Guevara cómo, en qué, podría yo ayudar a la Revolución Cubana. Mi primera expectativa fue que me planteara hacer propaganda sobre la revolución, por el hecho de que yo ejercía el periodismo en ese momento. Pero no...

Modesto E. Guerrero: ¿Y con qué te sorprendió el Che?

Ricardo Napurí: Inmediatamente “me cuadró”, como se decía entonces, me propuso sus ideas sobre qué había que hacer para ayudar a la revolución cubana, y me lo dijo con esa mirada profunda que lo caracterizaba, donde se expresaba su convicción en lo que pensaba. Me dijo: usted tiene que impulsar la revolución en su país, en Perú, porque la revolución cubana puede y debe ser imitada, que eso era posible en América latina y que si yo quería apoyar, mi deber era ese, contando para ello con la ayuda cubana.

Modesto E. Guerrero: ¿Cómo reaccionaste ante tan sorpresiva propuesta?

Ricardo Napurí: Muy sencillo, yo también quería “hacer” la revolución, por eso y por mis convicciones, no dudé en comprometerme. Me comprometí con el Che a desarrollar la revolución en Perú o donde fuera, pero el me insistía en Perú. Modesto E. Guerrero: Y te fuiste a “hacer” la revolución a tu país.

Ricardo Napurí: Claro, pero para 1965 el movimiento guerrillero ya había sido derrotado. Eso me obligó a reflexionar, fue así tuve la iniciativa de formar una organización partidaria llamada Vanguardia Revolucionaria, con una orientación estratégica y táctica distinta. Fue una ruptura política con la estrategia y el patrocinio castrista y guevarista, porque con Vanguardia nos pegamos al movimiento de masas, a los trabajadores en particular. En pocos años logramos estructurarnos como un partido de considerable influencia en el país.

Por ejemplo, contribuimos decisivamente a formar la central obrera mayoritaria, igualmente a formar la central campesina, a influir en el movimiento estudiantil universitario. Fue notable nuestro trabajo en el poderoso movimiento obrero minero. Toda esta fue una lucha “desde abajo”, en el terreno de la clase y de las luchas de los oprimidos.

Modesto E. Guerrero: Pero en tu historia política, se notan muchas cosas que podríamos considerar “por arriba”.

Ricardo Napurí: Está bien. A finales de la década de los años 70, formamos el FOCEP, que significó el Frente Obrero Campesino Estudiantil y Popular. Con esa herramienta política logramos el 21% de los votos en las elecciones para la Asamblea Constituyente de 1978. Ese fue un excelente trabajo político “por arriba”. Fui elegido Diputado a la Asamblea Nacional Constituyente y dentro de ella Miembro de la Comisión Principal que le dio la redacción final al nuevo texto constitucional de Perú. En ese terreno, el de la democracia parlamentaria, fui Diputado y luego fui electo Senador de la República.

Modesto E. Guerrero: Además, podemos agregar, con tu permiso, que en tu medio siglo largo de vida revolucionaria cuentas con por lo menos 6 deportaciones de tu país, entre otras, como ocurrió con muchos luchadores anti imperialistas y anti capitalistas de aquellos años, además de varias prisiones ingratas.

Ricardo Napurí: Si, efectivamente, así fue. La última vez fui víctima de la Operación Cóndor en 1978.

Modesto E. Guerrero: ¿Estás escribiendo tu biografía?

Ricardo Napurí: En eso ando. Pero antes publiqué dos libros, uno que se llamó “APRA, balance y liquidación” y “La realidad peruana”.

Modesto E. Guerrero: Como sabes, Venezuela se rige por una Constitución Bolivariana, votada en un proceso constituyente que estuvo muy cargado de participación popular. ¿Cuál es tu reflexión habiendo sido actor en un hecho similar?

Ricardo Napurí: No he leído detenidamente la Constitución Bolivariana, pero me parece más democrática y avanzada que la redactada por la mayoría en nuestra Constituyente de 1978, que tuvo una influencia decisiva de Haya de la Torre y del partido aprista. Lo que si rescato es el método que tuvimos de unir las fuerzas de socialistas y demócratas sinceros, avanzados, para luchar por una herramienta democrática de ese tipo.

Nosotros, desde el FOCEP, no la concebimos como una institución democrática en sí misma, sino como una consigna democrática transitoria, que debe sostenerse en la acción popular y de masas, en la movilización de ellas, para que sean las protagonistas de su contenido.

Modesto E. Guerrero: ¿Cuál es tu opinión, como ex militar y como socialista, del rol social y político de los militares rebeldes y la institución castrense, a la luz de lo que ocurre hoy en Venezuela con los militares chavistas?

Ricardo Napurí: Recuerdo que cuando estuve deportado en Europa, a causa de la caída del gobierno del Frente Popular de Allende, donde había estado militando activamente, entre los compañeros de la izquierda europea, no se entendía que en determinadas circunstancias, haya sectores militares que se declaraban nacionalistas, anti imperialista y hasta “socialistas”, y que muchos han arremetido contra las oligarquías de sus países y han enfrentado en algunas etapas de sus gobiernos al imperialismo. A los europeos les costaba entender esa parte de la historia latinoamericana.

Modesto E. Guerrero: Explícala.

Ricardo Napurí: Me explicaré con lo más me agrada, los ejemplos. Los coroneles y generales que dieron el golpe en Perú en 1968, con Velasco a la cabeza, tenían unos antecedentes casi únicos. En las Escuelas del Estado Mayor, los alumnos recibían adoctrinamiento acerca del llamado “potencial nacional”, concepto acuñado por el general José del Carmen Marín, un alumno muy crítico de la concepción militar francesa.

Según quienes sostenían esta doctrina, este “potencial” estaría integrado por la riqueza económica y dentro de ella era fundamental el trabajo humano, o sea que le daban, extrañamente, un papel preponderante a los trabajadores. Esta era una manera implícita de reconocer que la plusvalía era producida por los asalariados.

Como es de suponer, las implicaciones de esta audaz afirmación podría tener consecuencias graves para quienes detentaran el poder de un país. Estos militares progresistas, convencidos de la idea de un potencial nacional, tenían muy en cuenta el valor de la naturaleza y los medios de producción.

Para sorpresa de los militares tradicionalistas y conservadores, la fuerza militar quedaba concebida como una simple apoyatura de las otras fuerzas. Estas posiciones fueron las que llevaron al general Velasco y sus seguidores a tener una postura muy crítica contra los gobiernos oligárquicos que traicionaban sus promesas electorales.

Por otro lado, se negaban a ser el brazo armado en la represión de los insurrectos, como había sido con las guerrillas de 1965. Creo que a esto contribuyó en gran medida la influencia enorme de la Revolución Cubana. Yendo al fondo de sus motivaciones, era lo siguiente: No es que quisieran revoluciones como la cubana, no, para nada, lo que Buscaban era suprimir las causas o agentes económicos, políticos y sociales que las motivaban.

Y para despejar la duda sobre si lo que digo constituye algo así como una ideología del militarismo avanzado que tomó cuerpo en el velasquismo, bastará con revisar la historia reciente de América latina, donde encontraremos constancias fácticas de cómo la institución militar escapó a su rol tradicional. Aunque en los hechos, aprovechándose casi siempre de su poder real, de ser la única institución armada del Estado, lo hizo para actuar por su cuenta y en su beneficio. Si no, ahí están los innumerables golpes militares, una especie de cementerio en nuestros países.

Sin embargo, en naciones que fueron muy golpistas, como Bolivia, Brasil, Perú, Ecuador y otros, se produjeron militares contestatarios que reclamaron estar al servicio del pueblo y situados a la izquierda del arco político nacional o latinoamericano. Con grados y matices distintivos, podemos citar a los coroneles bolivianos Busch y Villarroel, y sobre todo el general Juan José Torres, asesinado en Argentina como parte del Plan Cóndor.

En Brasil se dio la paradoja, que los militares más tradicionalistas de derecha fueron quienes desarrollaron la industrialización nacional, bajo largas dictaduras. En Argentina, donde el derechismo militar fue una constante durante el siglo XX, algunos generales consideraron la defensa de los recursos naturales, de la energía y el petróleo y algunos llegaron a reclamarse anti imperialistas, como el caso del general Juan Perón.

Lo que quiero dejar planteado es la contradicción de que la institucionalidad militar asume un rol político central en el Estado. Que se arroga la garante de su ordenamiento constitucional. El problema es que ese ordenamiento sólo alcanza para “constitucionalizar” la detentación del poder de las clases dominantes, de sus oligarquías nacionales y sus agentes políticos. Entonces, la Fuerzas Armadas, institucionalmente hablando, sólo termina garantizando este orden injusto y hasta oprobioso.

Por otro lado, este cuerpo militar, no vive en el limbo, ni fuera de la realidad social. He ahí su contradicción. Sus componentes sufren las mismas presiones que los oprimidos, sobre todo en sus escalas inferiores de mando, entre sus suboficiales y tropa. Los altos mandos se han estructurado en el tiempo muy pegados al poder político y de manera particular a las fuerzas económicas patronales.

Modesto E. Guerrero: Sin embargo, los caudillos militares no han ido muy lejos...

Ricardo Napurí: A los ya citados, Perón y Velasco, agregaré otros intencionadamente, aunque no sean todos los que merezcan estar. Tomemos el caso del coronel Jacobo Arbenz, elegido presidente constitucional de Guatemala en 1952. Supuestamente, tenía el total apoyo de las Fuerzas Armadas. Pero la revolución democrática que gestaron los trabajadores y el pueblo, principalmente, y la agresión yanqui, a través de los mercenarios encabezados por el coronel Castillo Armas, fueron determinantes. En medio de la crisis, la mayoría de los mandos castrenses optaron por el alineamiento incondicional con los Estados Unidos. Ante esto, el presidente Jacobo Arbenz, que contaba con el casi total apoyo del pueblo trabajador y de la izquierda, renunció.

Él decidió acatar la decisión corporativa de sus mandos militares, seguir sus reglas y códigos, y lo hizo sin resistir. Algo destacable, poco conocido, es que la izquierda tampoco combatió. En ese momento era hegemónico el Partido Guatemalteco del Trabajo, nombre local del partido comunista pro Moscú. Lisa y llanamente, esto debe ser considerado una traición política a quienes les dieron el mando popular, es decir, al pueblo y los trabajadores, que por cierto, sí estaban dispuestos a entregar todo con tal de defender las conquistas del proceso que se había iniciado en 1945.

Las direcciones gubernamentales y políticas de las masas, abandonaron todo, a pesar de que habían comenzado pequeñas resistencias armadas de los trabajadores y barrios.

Aquí quiero referir una anécdota de enorme utilidad educativa. La primera mujer del Che Guevara Hilda Gadea cuenta en su libro autobiográfico, “Años decisivos”, una conversación entre el joven Ernesto Guevara y uno de los principales jefes del Partido Guatemalteco del Trabajo, Fortuni.

Esto ocurrió cuando el Che aún no era “el Che”, el glorioso de la Revolución Cubana, sino el militante que andaba por México en relación con los emigrados revolucionarios.

Hilda cuenta que ella le preguntó a Fortuni en México, en una conversación junto con el Che, ¿por qué no pelearon, por qué no resistieron? y Fortuni le respondió: “No, porque la correlación de fuerzas no era favorable”. Entonces, el Che le contestó, “¿Pero cómo, si los que habían invadido desde Honduras no pasaban de 2000 hombres y ustedes tenían el poder, las Fuerzas Armadas, el apoyo del pueblo?”. Es decir, la correlación de fuerzas militar era favorable.

Así lo cuenta Hilda en su libro. Fue allí que intervino Ernesto Guevara. Aclaró que él no estaba bien informado, pero que no entendía cómo “teniendo el poder, con la legitimidad de un gobierno democrático, y el apoyo de las masas”, no se pudo resistir y hubo que abandonar. Esto le dice el Che al jefe comunista. Y era absolutamente cierto, ni siquiera desembarcaron tropas norteamericanas, los mercenarios tuvieron que entrar a pie por la frontera hondureña, con dos o tres avioncitos de apoyo. “El poder era nuestro”, esa fue la frase certera del Che. Parece que Fortuni no le pudo contestar y se indignó, según cuenta Hilda Gadea, y le dijo: “Nosotros creímos en el Partido, que era mejor que la reacción triunfara para que la gente se diera cuenta de lo que habían perdido y después volver”.

Aparentemente, el Che se enojó muchísimo y le respondió: “Mirá, no me jodas, el que tiene el poder no lo pierde sin resistencia, ustedes lo que han hecho es capitular”. Así está consignado en el libro “Años decisivos” y nadie jamás desmintió a Hilda Gadea, la primera mujer del Che.

Modesto E. Guerrero: Muy ilustrativa esa anécdota, Ricardo; yo he escuchado decir exactamente lo mismo a dirigentes calificados del proceso bolivariano,: “Si nos echan les haremos a vida imposible, no podrán gobernar”. Cuenta un poco de las experiencias de Uruguay y Chile.

Ricardo Napurí: En ambos países, sus ejércitos eran considerados los más democráticos del continente, con decenas de años de respeto a las instituciones democráticas. No obstante, bastó que a partir del ejemplo de la Revolución Cubana surgieran movimientos reivindicativos radicalizados y combatientes, como los Tupamaros en Uruguay, para que los altos mandos y oficialidad pasaran a la ofensiva de la mano del imperialismo, a través del golpe de Estado preventivo.

En Chile, con en el gobierno de la Unidad Popular, una minoría de militares de alto rango, quiso defender al gobierno y al presidente Salvador Allende de la conspiración en marcha desde los inicios en 1970. Ahí se combinaron dos cosas. La decisión imperialista de borrar la Unidad Popular, como quieren hacer con Chávez y la “revolución bolivariana”, junto con la política gubernamental del Partido Comunista y del Partido Socialista, conocida como “la vía pacífica al socialismo”.

Allende y su gobierno se negaron, incluso, a que ese pequeño sector militar que lo apoyaba, lo defendiera armas en mano contra el otro sector reaccionario. En eso Allende fue congruente con su concepción pacifista y parlamentarista de “la revolución”.

Este rechazo fue el que abrió la vía de sangriento golpe de Estado que terminó con la Unidad Popular, con el proceso revolucionario abierto y llevó al poder al genocida Augusto Pinochet. Y fueron más lejos. Tomaron la iniciativa, con el apoyo operativo y de la inteligencia estadounidense, en la creación del Plan Cóndor, ese entramado de los gobiernos dictatoriales del Cono sur, para suprimir con métodos genocidas a sus adversarios políticos.

Hay un caso reciente que es bueno tener en cuenta, cuando hablamos de la experiencia que vive Venezuela. El de Ecuador con Lucio Gutiérrez. Inicialmente, él se reclamó “chavista”, logró el apoyo de los campesinos organizados en la CONAIE y de organismos sindicales y sociales con influencia de masas. Ganó democráticamente la presidencia de la República. El “realismo” que pregonan ahora, lo llevó a decidir que había ido muy lejos, y con el apoyo de las Fuerzas Armadas, dio un giro a la derecha. Rápidamente, se volvió fondomonetarista, neoliberal militante, y sin esconderlo, partidario de Bush y de sus proyectos hegemónicos en América latina. Ahí también hubo mucho apoyo de las fuerzas de izquierda.

Modesto E. Guerrero: Lo que cuentas componen un drama histórico a tener muy en cuenta para abordar el proceso revolucionario en Venezuela...

Ricardo Napurí: Es que la coyuntura venezolana obliga a poner sobre la mesa estos hechos. Ahí tienes a Otto Reich llamando a derrocar a Chávez, y del otro lado, a Chávez proclamando que la pelea en el Referéndum es entre él y Bush. Ese es el enfrentamiento que no puede ser resuelto con medias tintas, ni dejarse a medio camino. O se lleva hasta el final, o retroceden los procesos. Esa es la lección de nuestra historia, aunque cada hecho haya sido distinto, como es natural. Pero ya sabemos qué es lo que no se debe hacer.

En Brasil, un día renunció a la presidencia el presidente Janio Quadros. Fue su única decisión apenas se lo insinuaron los militares golpistas. En Argentina, pasó lo mismo con Perón, que se fue sin organizar la resistencia, pero también Arturo Frondizi, que tuvo que encarar varios intentos de golpe, hasta que lo echaron. Víctor Paz Estensoro, en Bolivia, colocó en la Vicepresidencia al golpista reconocido René Barrientos en 1964. Su argumento fue que era necesario “aquietar” a las Fuerzas Armadas y a los Estados Unidos. No lo salvó la maniobra. Barrientos lo “traicionó” y lo sacó del palacio presidencial. Fue la misma mecánica y concepción equivocada que vimos en Chile cuando Allende pone a Pinochet como jefe militar y este lo “traicionó”. Siempre “traicionan”, pero no es así, es que el enemigo no perdona, va hasta el final, no juega con eso, aunque en los comienzos de un proceso nacionalista les vaya mal, como le ha ocurrido a la oposición y al imperialismo en Venezuela.

El caso boliviano fue muy triste, porque ahí el movimiento obrero y popular tenía experiencia en derrotar al enemigo, y en forma armada, como lo habían hecho en la Revolución de abril de 1952. Estensoro no los llamó a la resistencia, no los organizó, no los armó. Lo mismo vimos en todos los procesos que hemos comentado.

Aquí es bueno recordar el peligro que puede jugar un gran líder obrero cuando se mueve con los mismos criterios acuerdistas y de conciliación con el enemigo que hemos visto. Me refiero al caso de Juan Lechín, el más importante líder obrero que ha tenido Bolivia durante el siglo XX.

El había sido jefe de la revolución del 52 y dirigente principal de los mineros y de la poderosa Central Obrera Boliviana, COB. Fue también Vicepresidente de Paz Estensoro en una oportunidad. Su rol consistió en poner al servicio del acuerdo con el enemigo, su enorme influencia sobre el movimiento obrero y social, aplacó a los trabajadores y los convenció de entrar a los acuerdos contrarrevolucionarios.

Modesto E. Guerrero: En ese sentido se parece, entonces, a lo que hizo y hace el presidente de Brasil, Lula, que es al mismo tiempo el líder indiscutido del movimiento obrero.

Ricardo Napurí: Por eso lo de Lula y el PT constituyen actualmente lo más destacado en la historia de las capitulaciones. De su anterior declamación anti imperialista y por el socialismo, ahora, desde el gobierno, se erige en defensor de los intereses generales de los patrones, en el presidente que acuerda todo con el FMI, con Bush, etc. Ahí está Lula, a la cabeza de la misión militar de la ONU en apoyo al Pentágono para controlar Haití. Este tipo de dirigente no se cansa de afirmar que “algún día cambiarán de política”, pero que ahora les toca “humanizar” la explotación del capitalismo nativo, es decir, salvarlo.

Modesto E. Guerrero: Todas estas son lecciones para Cuba y Venezuela.

Ricardo Napurí: Mi intención en esta conversación es la de advertir a los lectores y prevenirlos con las lecciones que han arrojado importante hechos y experiencias. Asumir esos hechos para aprender de ellos. Podríamos agregar los ejemplos de Nicaragua, entre 1979 y 1989 y la de El Salvador en los mismos años.

Muchas de esas experiencias resultaron en verdaderas tragedias para nuestros pueblos. Estamos obligados a aprender de esa experiencia para no repetir sus errores en Venezuela y Cuba, y en cambio, superarlos y aplicar las mejores lecciones de esos procesos políticos.

Recientemente, el Comandante Borges, ex Ministro del Interior del gobierno sandinista y uno de sus jefes históricos, hizo en Caracas una reflexión autocrítica, reconoció que “más que los aciertos y el poderío desplegado por la contrarrevolución en aquella batalla, la derrota tuvo como aliado fundamental los errores, algunos de bulto y groseros, dentro de las propias filas del sandinismo” (6).

Bueno, es muy interesante esta autocrítica, es plausible. Lástima que llega demasiado tarde, cuando todo se ha perdido, después que muchos advertimos en su momento de esos peligros que Borges señala hoy.

Este repaso que hacemos por las lecciones de las revoluciones y procesos del siglo, debe servirnos, precisamente, para evitarnos la tragedia de tener que hacer estos balances años después. La vanguardia venezolana puede y debe aprender del pasado para guiar mejor su actual proceso político.

Lo que afirmo puede parecer demasiado provocador a algunos compañeros. Pero yo les pregunto: ¿en la correlación actual de las fuerzas que atraviesa el país, quién está a la ofensiva?

Para responder, primero hay que ubicar los contendientes, acto seguido la dinámica del proceso. En el frente de los reaccionarios está a la cabeza el imperialismo yanqui y su gobierno (que después puede ser Kerry), también los organismos internacionales, la banca internacional; le sigue la casi totalidad de la gran patronal venezolana y agreguemos a los partidos opositores, los medios, la Iglesia, los burócratas de la CTV y seguramente una fracción a la sombra dentro de las Fuerzas Armadas.

En el frente que encabeza Chávez y el movimiento bolivariano, se cuenta con el enorme caudal popular que aportan esos movimientos que sostienen la llamada “revolución bolivariana”, con la figura estelar de Chávez y de su gobierno. Sin embargo, no nos podemos confundir, en este frente tácito la fuerza principal, por su reciedumbre, su organización previa, su disciplina militante y su decisión de llegar hasta el final, son los trabajadores, jóvenes, hombres y mujeres de los barrios de la población oprimida. Igualmente, sus organismos independientes o autodeterminados en el movimiento de masas.

Es decir, estamos hablando de un colectivo resistente, socialmente muy fuerte, armado políticamente con un sentido de clase, a pesar de sus elementos policlasistas. Tiene fuerte acento nacionalista, concientemente anti imperialista y potencialmente anti capitalista, porque lo que enfrenta la “revolución bolivariana” es la dominación de los patronos, las oligarquías y su mandante, el imperialismo.

Este es un recuento apurado y forzado de las fuerzas, seguramente impreciso. Sé que por esquemático se me pueden escapar elementos, variantes y alternativas. Sólo quiero llegar a algunas conclusiones.

Y aquí les pongo una provocación-desafío. Yo afirmo, que la iniciativa, en la actual situación venezolana, la tiene el imperialismo yanqui y sus aliados y agentes antes señalados.

Primero, porque tiene una estrategia definida de recolonización. Eso implica deshacerse del chavismo y de Chávez en particular, porque son los obstáculos para todo lo que necesita hacer y rehacer en este país y en el continente. Energía, recursos naturales, biodiversidad, todo. Segundo, porque ganaron el derecho a convocar el Referéndum, cuando hasta hace un mes apenas, era exactamente lo contrario. Tercero, porque los enemigos internos siguen saboteando dentro y fuera de PDVSA. Cuarto, la banca internacional está tomando sus recaudos, posiblemente trasladando depósitos al exterior. Quinto, porque el enemigo ya sabe que cuenta con aliados al interior del proceso y del gobierno, entre partidos y dirigentes que quieren parar todo, frenar todo, dejar de andarse peleando con el imperialismo. Sexto, porque mientras más derechos y privilegios se les concede, ellos no aplacan su campaña contra el gobierno de Chávez, sino al contrario. Séptimo, están haciendo lobby entre países y gobiernos amigos de Chávez para aislarlo diplomáticamente. Ejemplo de esto, es el reciente envío de tropas a Haití, encabezado por los dos gobiernos más amigables de Venezuela en el Cono sur, mientras que Chávez adversa eso. Y por último, está Cuba, a la que le mantienen un asedio implacable, dirigido a golpear al mejor aliado que tiene el gobierno de Chávez.

Por su parte, el frente de la resistencia venezolana, tiene una debilidad que podríamos denominar “táctica” porque no saca partido total del enorme caudal de fuerzas socio-políticas que tiene a favor y que constituyen el amplio apoyo popular de las masas. Estas no combaten en su propio terreno, con objetivos claramente delimitados. Sólo responden a los ataques del enemigo.

El secreto de esta contradicción es que los adversarios no han sido golpeados decisivamente mediante medidas que les quiten el poder real que tienen dentro del país. Esas medidas no pueden ser otras que la expropiación y nacionalización. No se conocen otras. Y no digo de todo el sistema empresarial, sino de los grandes propietarios y de los más ligados al imperialismo. Eso comienza por los medios y la banca, que en la globalización juega un rol clave en el sistema económico. Y por supuesto, una reforma agraria radical.

Resulta urgente la necesidad de encontrar mercados alternativos para el petróleo venezolano, excesivamente atado al control del mercado yanqui. Esto obliga a la ruptura de la dependencia con el imperialismo, al igual que hizo Cuba a comienzos del años 60. Es la única forma de impedir la amenaza permanente, del tipo de la que hacen Otto Reich, Noriega o Bush, cada vez que les da la gana. No es lo mismo ser amenazado con el enemigo adentro, a que el enemigo no tenga poder interno para golpearte en forma sistemática.

En lo social, tiene que haber un verdadero salto en la distribución del ingreso, que supere las enormes desigualdades sociales, para que el frente de la revolución se gane el apoyo firme del pueblo trabajador. Eso es mucho más que planes asistenciales o redistribución de la renta.

En la coyuntura abierta después del llamado a Referéndum (junio 2004) asoma un nuevo y verdadero problema. Se trata de la vía siempre distorsionada de la democracia del voto en las sociedades capitalistas. Personalmente, estoy por el pleno ejercicio y desarrollo de la democracia, entendida como extensión irrestricta de derechos y garantías fundamentales para la mayoría de la población. Eso incluye la emisión libre y soberana del voto. Pero aquí puede aparecer el síndrome conocido en Nicaragua con la derrota electoral del sandinismo y en El Salvador con el Farabundo Martí. Esta opción no es irreal.

Aunque sabemos que la tendencia es que posiblemente no sea revocado el presidente Chávez en agosto. Pero si ocurriera, tendría que respetar ese hecho perverso del falso “juego democrático” al que está atado. Es ahí donde las fuerzas enemigas podrían recuperarse y recuperar el poder político y dar vuelta a todo por la “vía nicaragüense”, es decir, “democrática”.

Modesto E. Guerrero: Entiendo que estás advirtiendo sobre la posibilidad de que el proceso tome un desvío peligroso.

Ricardo Napurí: Si. Los trabajadores y la probable mayoría electoral del presidente corren peligro, porque ingresan a un camino que no dominan, que no les es propio, donde dependerán de “otros”. Sería distinto si llegaran al acto electoral –comenzando por el Referéndum– con los enemigos debilitados, con la sensación de que pueden aplastarlos. Estamos hablando que se van a enfrentar a un proceso electoral, pero hay elecciones y “elecciones”, no todas tienen el mismo contenido, pueden ser diferentes por sus consecuencias.

Esto lo conocen bien los imperialistas y la oposición interna, ellos son expertos en ese terreno. La Comisión Carter y otras se encargan de sistematizar esa experiencias en las múltiples elecciones que monitorean. Por algo el presidente Hugo Chávez afirmó a mediados de junio “Mi verdadero rival en el Referendo es Bush”. Creo que sus propias palabras sintetizan bastante este peligro que tratamos de explicar en la coyuntura.

Modesto E. Guerrero: ¿Podrías ampliar un poco más eso del “peligro nicaragüense”?

Ricardo Napurí: Que Chávez y el chavismo ingresan a un terreno donde el enemigo podría ganar los actos electorales que vienen. Y que Chávez y su gobierno, por ser demócratas sinceros, respetarán los resultados, al revés de lo que harían ellos. Si fuera así, los falsos demócratas retornarían al poder. Legitimarían por el voto el poder que no tienen en la calle y en la sociedad.

Eso sería como tener a Bush y su grupo del Pentágono en casa resolviendo todo. En ese caso, los trabajadores y los oprimidos no habrían tenido la oportunidad de dar la batalla en el terreno que les es propio, es decir, el de la acción directa, a través de sus métodos y organizaciones revolucionarias.

Modesto E. Guerrero: El proceso ingresaría a un callejón sin salida.

Ricardo Napurí: Si, y no hay respuesta a priori para ese tipo de realidades, cargada de especificidad, incluso de excepcionalidad. Lo que si queda claro es que vamos a un enfrentamiento entre, por un lado, la necesidad de que el proceso se profundice, y por otro, la posición de aquellos que dicen: “basta, hasta aquí llegamos”. Entre estos hay gente sincera y honesta. Pero están los otros, los “pendejos” y vivos que piensan que se debe frenar todo, y eso lo justifican con un invento ideológico peligrosísimo: «No es el tiempo de cambios revolucionarios ni de revoluciones».

Y si alguien les recuerda que Cuba demuestra lo contrario, entonces gritan: «Si, pero eso es el pasado». Siempre igual, o es el pasado o es el futuro, todo para no asumir la responsabilidad de llevar hasta el final los procesos que comenzaron.

Este tipo de personajes expresan las tendencias quedantistas y conservadoras de los inevitables procesos revolucionarios que vive toda sociedad. La tragedia y frustración de la Unidad Popular en Chile, ni la tienen en cuenta.

Modesto E. Guerrero: ¿Ricardo, estás planteando seguir el camino de los revolucionarios cubanos?

Ricardo Napurí: Si y no. Como decía el marxista peruano Juan Carlos Mariátegui, las revoluciones no pueden ser “calco ni copia”, no se pueden imitar. Sin embargo, yo rescato de los revolucionarios cubanos el hecho histórico de “haber ido más lejos de su programa inicial y de lo que ellos querían en la vía de la ruptura con el imperialismo”.

Y por haberlo hecho, expropiaron a la patronal de Cuba y se metieron en el creador sendero de las transformaciones socialistas de la sociedad. Ese es el maravilloso ejemplo que le dieron al mundo y a la historia en los primeros años de la revolución. Modesto E. Guerrero: ¿Y en Venezuela?

Ricardo Napurí: No digo que se aplique igual en Venezuela. “Ni calco ni copia”. Debemos tener en cuenta la situación mundial que gravita sobre el país; y la mundialización-globalización y al imperialismo agresor. No obstante, insisto que es imprescindible rescatar el “método” cubano, pero poniendo el acento en lo subjetivo.

Modesto E. Guerrero: ¿En qué consiste ese “método” al que aludes?

Ricardo Napurí: En una coyuntura muy parecida a la venezolana actual, lo dirigentes cubanos, que por cierto no tenían pasado socialista ni marxista, que más bien procedían de las capas medias y de la pequeña burguesía cubana, y que además, encabezaban un frente policlasista, se encontraron súbitamente con este dilema notable.

Entre el imperialismo yanqui que los agredía y las masas radicalizadas que se sumaron a la revolución, ellos optaron por apoyar la dinámica de las masas, la defensa de sus intereses enfrentadas al amo extranjero.

¿No creen que ambas realidades, la cubana de entonces y la venezolana actual, se parecen mucho? ¡Sorprendentemente mucho!. Lo que quiero destacar es la voluntad revolucionaria de dirigentes sin pasado ni concepciones socialistas. Ellos no temieron enfrentar a la bestia imperialista y vencerla en la acción. Por haber actuado de esa manera salvaron la revolución que apenas comenzaba. Así fue que ingresaron por la puerta grande de la historia. Si no, serían un recuerdo más.

Modesto E. Guerrero: Entonces están insinuando que Chávez y los dirigentes que lo acompañan en el gobierno y fuera de él, ¿están ante la misma responsabilidad histórica?

Ricardo Napurí: Contundentemente si. En Venezuela se han producido hechos que constituyen un enorme capital político y que no se deben perder. Han dado varios años de combate democrático contra el régimen “democrático” de la IV República, y de resistencias todavía limitadas al imperialismo y sus agentes nativos. El pueblo y los trabajadores han salido a las calles una y otra vez, para luchar por sus derechos y reivindicaciones. Han derrotado por primera vez en la historia un golpe, en menos de dos días, coparon cuarteles y palacios, paralizaron a la clase media derechizada y a la burguesía, e indirectamente también le propinaron una derrota al imperialismo en las calles.

8 meses después, en diciembre de 2002, soportaron un saboteo a la industria petrolera que los redujo a cocinar con leña, y derrotaron ese saboteo. Se han organizado democráticamente, participan activamente de la política, votaron masivamente su nueva Constitución, asisten a marchas y grandes actos periódicamente, es decir, han desplegado una energía revolucionaria impresionante.

En este camino han madurado aceleradamente su conciencia política de clase, tanto que se organizan y autodeterminan por la base.

Así estarán de entrenadas, que fueron, junto a los militares chavistas, el factor decisivo en la liberación de Chávez y su restitución al poder en 2002. Eso no se ve todos los días en la historia. No se si están concientes de esa fuerza actual y sobre todo, no sé si han sacado todas las conclusiones de su enorme capacidad política.

Todo el mundo reconoce que las masas y las vanguardias venezolanas están listas para entrar a la batalla en defensa de sus conquistas y por lo que consideran la defensa de “su revolución”. La organización de actividades multitudinarias desde junio de 2004, para que Chávez no sea revocado en agosto, es más que una demostración de esa capacidad política.

Nadie puede acusarme de exagerar. Este es el clímax que se vive actualmente. Aprovechar esta excepcional situación dependerá de las direcciones, pero principalmente por la entrada en escena de sus organismos de base. Más claro: del propio Chávez y del chavismo.

Modesto E. Guerrero: Como siempre ocurre con las revoluciones, no son decisiones fáciles.

Ricardo Napurí: Nunca lo han sido. El temor a la revolución siempre ha sido real. Si repasamos la historia estas sólo se producen cuando confluyen una suma de condiciones excepcionales. Es lo que se ha denominado el “salto cualitativo”. Y cuando hablamos de la dirección del proceso, como un factor decisivo, hay que bajar a tierra los peligros de la vida real, los obstáculos en el camino de la revolución.

Por ejemplo, ¿y si Chávez desaparece por cualquier causa, entre ellas el atentado? ¿Y si el camino del Referendo y los comicios presidenciales desvían el rumbo? ¿Y si Chávez duda ante su rol histórico actual y afloja, como hicieron Allende en 1973 o Perón en septiembre de 1955?

Si Hugo Chávez siguiera el “método” cubano no habría problemas. Pero si no lo sigue, ¿cuál sería la dirección alternativa? ¿qué organismos y hombres podrían integrarla? En un momento, en Bolivia, la COB constituyó un doble poder y tuvo la posibilidad de ser la dirección alternativa al gobierno del MNR. Nunca debemos olvidar los ejemplos que pueden servir, sean de América latina o de otros continentes.

Y los responsables políticos, sociales y sindicales y los organismos, deben recordar que a la correcta frase “ni calco ni copia”, conviene agregarle otra, también valedera: “el proceso histórico no espera ni perdona”.

Es decir, las revoluciones anuncian su presencia, quienes las dejan pasar tienen sanciones, y graves.

Notas

1. “Bonapartismo sui generis” es un concepto acuñado por el revolucionario ruso León Trotsky a finales en la década de los años 30, en discusiones con latinoamericanos. Está dirigido a interpretar un tipo de régimen surgido América latina y Asia (más tarde en África) en la época del imperialismo del siglo XX. Se limita a definir aquel modelo de régimen que se ordena alrededor del rol unipersonal de un líder, un presidente o un jefe de Estado, como mediador entre las clases internas y a su vez, entre su Nación y el imperialismo. Trotsky clasificó dos tipos de bonapartismos, el “reaccionario”, cuando reprime a las masas, y el “progresivo” cuando se apoya en ellas para resistir al imperialismo y/o a las oligarquías internas. El término alude al régimen instaurado por Luis Bonaparte en diciembre de 1848 en Francia, que disolvió las instituciones democráticas de la burguesía, derrotó al proletariado en las calles, ilegalizó sus partidos y dirigentes y concentró todo el poder del E stado en la figura presidencial, hasta ser proclamado Luis Bonaparte, el Napoleón III, nuevo Emperador de Francia.

2. “Hoy se encuentra ampliamente documentado como la CIA no escatimó ningún recurso para alcanzar sus objetivos de dominio ideológico. Se compró la conciencia de destacados intelectuales aparentemente intachables. Se sobornó a líderes sindicales para que pusieran freno a los sectores más radicales del movimiento obrero. Se crearon decenas de revistas de cultura y arte en las que, desde una perspectiva aparentemente 'neutral' y 'libertaria', se atacaba y desprestigiaba a los intelectuales más comprometidos con su tiempo. Y cuando la trama de la corrupción no resultaba suficiente para imponerse, se preparaban las condiciones para el golpe de estado y el asesinato del enemigo”. “La CIA, su historia y su papel en el mundo de hoy”, de Manuel Medina Anaya y Cristóbal García Vera, publicado en Argenpress.info, 21/12/2003. Del libro “Algunas claves para entender el siglo XXI”, Canarias 2003.

3. Supraimperialismo fue una definición usada por el teórico marxista alemán, Karl Kautsky, dirigente de la II Internacional socialdemócrata. Aludía a una tendencia a la superconcentración del imperialismo que anulaba la competencia. Lenin se opuso a esa tesis en 1915, en su libro “Imperialismo, fase superior del capitalismo”. Napurí usa la palabra, no el concepto, para ilustrar el grado de diferencia entre Estados Unidos y los otros imperialismos, después de la caída de la URSS.

4. Alusión al sorpresivo desembarco de las fuerzas aliadas el 4 de junio de 1944, durante la Segunda Guerra Mundial, en las playas francesas de Normandía.

5. Alianza Popular Revolucionaria Americana, APRA, fundada a comienzos de los años 20, fue el primer movimiento que abogó por la unidad latinoamericana contra el imperialismo. Promulgó un programa populista de cinco puntos: unidad de acción contra el imperialismo yanqui, unidad de América latina, industrialización y reforma agraria, además, internacionalización del canal de Panamá, solidaridad mundial con todos los pueblos y clases oprimidas. Luego el APRA degeneró para convertirse en un partido liberal, anticomunista y agente del imperialismo. (Tomado del libro: “Sobre la Liberación Nacional”, León Trotsky. Editorial Pluma, Bogotá, 1980).

6. Comisión Interna, es un organismo de base del movimiento obrero argentino, surgido con el desarrollo del peronismo y la reestructuración de la clase trabajadora de los años 40. Es el organo sindical más pegado a la base dentro de la abigarrada estructura burocrática del sindicalismo de este país.

7. Aporrea/Venpres, Caracas, 04/06/2004
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=1540

************************************


Véase mi libro:
Franz J. T. Lee,  Philosophical  Dialogues, 2003


Frantz Omar Fanon:  La Auto-Defensa Emancipatoria
Parte Iª

ESCENARIO:   Seminario de Filosofía

(Una nueva clase comienza. Prof. Coseino introduce el tema: Racismo, Ideología, Filosofía, dentro del contexto de "Esencia y  Existencia", relacionado a la Filosofía Africana, con referencia especial al revolucionario militante, psiquiatra de Martinique, Frantz Omar Fanon. A continuación, la discusión se desenvuelve fervorosamente.)

Coseino: A lo largo de mi introducción, he tratado el concepto ideológico "raza" y las implicaciones que tiene en términos de "racismo" o "prejuicio racial"; su origen histórico; el significado que adquirió después de la revolución capitalista, democratico-burguesa, y la sublimación que experimentó este concepto en la concepción de Negritude y en el movimiento de liberación Africano, especialmente en Africa del Oeste y en Africa del Sur.

Adam: Por favor, explíquenos la relación ideológica entre Capitalismo y Racismo.

Coseino: He indicado, que la Discriminación Social, generada por el proceso de trabajo patriarcal como el tercer elemento de su quintaesencia, es nada más que la reflexión ideológica de la “división internacional de trabajo”, es decir del Mercado Mundial, en la superestructura, y que en realidad, in nuce, la misma discriminación social aparece como Racismo a escala mundial. He enfatizado, que el Capitalismo y el Racismo son los dos lados del mismo Proceso de Alienación dominante-explotador, del Trabajo.
Es decir: No hay Capitalismo sin Racismo, Racismo no existe sin Capitalismo. Para emanciparse del Capitalismo uno tiene que eliminar al Racismo, para liberarse del Racismo, uno tiene que aniquilar al Capitalismo.

Albert: ¿Podemos decir que, por consiguiente y hasta lógicamente, todos aquellos que son amantes del capitalismo y que sólo le quieren aplicar un maquillaje aquí y allá, también son "racistas"?

Coseino: Esta sí es una interrogante bastante delicada. Sin embargo, cada quíen tendrá que hacerse esta pregunta algún día, la cual requiere una respuesta cristalina, directa.
Quien afirma el status quo, quien tan solo esencialmente quiere cambiar este eterno sistema desde adentro, en otras palabras, quien tan solo desea reformar el Capitalismo, no importa lo que pretenda o cuán inocente pareciera ser, esta persona simplemente afirma la propia superestructura capitalista existente con su Racismo inherente; de facto, independientemente de que si la persona lo sabe o no, simplemente "piensa" como un Racista, es un Ser Capitalista, un “Ser Humano” racista-capitalista per se. No debería constantemente tratar de tener su torta capitalista-racista, y al mismo tiempo querer devorarla entera, hic et nunc, al categóricamente constatar, que no es ni jamás fue ningún racista, ningún capitalista. ¡Tan facilmente no se deja eliminar la dialéctica brutal entre Racismo y Capitalismo, ideologizándola y “lógico-formalizándola”! Como veremos mas adelante y según Fanon, son exactamente estas "raíces", esta identificación, esta identidad capitalista-racista, que constituye el “trampolín sanatorio” hacia el auto-conocimiento, hacia la auto-emancipación.

Karl: ¿Qué tiene que ver el Racismo con el "Ser Humano" colonizado, al quien Sartre se refiere en su introducción a "Los Condenados de la Tierra" de Frantz Fanon?

Coseino: A este respecto también he indicado que, dentro del contexto histórico señalado, al mundo "colonizado" le fue implantado su concepto de qué es un "ser humano"; fueron Aristóteles, Voltaire, Montesquieu, el propio Sartre introduciendo a Fanon, y finalmente Fanon mismo, quienes habían confirmado, que a Europa jamás se le había ocurrido ni en sueño de tan solo considerar, que un "colonizado" podría o debería formar parte intrínseca de la sonora especie homo sapiens, sapiens, o sea de la Humanidad, del Ser Humano! ¡Ni siquiera Leopoldo Senghor, un honorado miembro de la Academía Francesa, pudo lograr jamás deshacerse de su identidad "Kaffir" y liberarse de este nefasto “complejo de inferioridad”!
Esto no tiene absolutamente nada que ver con actitudes individuales europeas, nigerianas o afro-guyanesas, con las así llamadas "excepciones de la regla"; esto concierne más bien a la regla de hierro, al elemento intrínseco del Trabajo, del Capital: Se refiere, precisamente, al Racismo, al Apartheid, a la Discriminación Social.
En mi charla introductoria, refiriéndome a nuestro tema filosófico central, también he explicado "Consciencia y Conocimiento", en inglés "Conscience and Consciousness", es decir, la relevancia de Hegel y Sartre para las observaciones de Fanon en relación al desarrollo de una nueva psicología de relaciones coloniales y a sus ideas acerca de la psiquiatría y la naturaleza de la terapia. Estoy seguro que todos Ustedes han leído y estudiado Les Damnés de la terre , "Los Condenados de la Tierra", Peau noire, masques blancs ,"Piel Negra, Máscaras Blancas ", y Pour la révolution africaine, "Por la Revolución Africana", por eso, solamente vamos a sintetizar estas obras. Hoy, en toda probabilidad, solo podemos tratar con "Piel Negra, Máscaras Blancas", pero continuaremos con los "Condenados" la próxima semana.
Pero Irene, ¿qué tal si introduzcas Fanon a nosotros? Y, por favor,  explícanos también los problemas que tuvo Fanon respecto al "racismo", y cuéntanos de su búsqueda por la identidad, por sus "raíces".

Irene: Renate y yo hemos estudiado la vida de Fanon; si por acaso se me olvidaría algún detalle de relevancia, seguramente Renate iría a mi rescate. ¡Así que lo haremos de manera "breve y dulce"! ¡Tal cuál como la propia vida de Fanón! De hecho, su biografía es fascinante, permítanme relatarla.

FRANTZ OMAR FANON, el psicoanalista y filósofo social de la India del Oeste, nació en 1925 en Martinique Francesa, y murió el 6 de diciembre de 1961, en Washington, D. C. En su juventud recibió su educación primaria en Martinique y Francia. Durante la Segunda Guerra Mundial Europea, junto a Senghor, prestó su servicio en el Ejército Francés; más tarde completó sus estudios de medicina en la Universidad de Lyon. Luego se fue a Argelia, donde, entre 1953 y 1956, presidió el Departamento Psiquiátrico del Hospital Blida-Joinville.

Karl: ¿Cuándo comenzó su compromiso político en el movimiento de liberación de Argelia?

Renate: Exactamente en este tiempo. En 1954 se incorporó al movimiento de liberación, y dos años mas tarde llegó a ser Editor Principal de su famoso periódico, El Moudjahid, publicado en Tunis.

Irene: Gracias, Renate. Después, se formó un "Gobierno Provisional" rebelde, y en 1960, Fanon llegó a ser su Embajador en Ghana. Ahora bien, ya que pertenecen a su corta biografía, haré unos comentarios acerca de sus dos obras más importantes, escritos entre 1952 y 1961. Peau noire, masques blancs (1952; Piel Negra, Máscaras Blancas) reflejó sus frustraciones personales con la discriminación colonial, con el racismo. En su juventud temprana, Fanon llegó a la conclusión que debería conocer, que debería entender a sí mismo, a su esencia, tal como era, es decir tal como el mundo lo veía en él. Esta es la razón por qué llegó a ser un escritor, un escritor de esencia, un escritor de la ciencia.

Karl: ¡Camaradas, ésto es lo que soy yo! ¡Siempre he dicho, que tengo algo en común con Frantz Fanon!

Irene: Muy bien, Karl. Pero hay algo más en ésto. Fanon quería anotar y comprender tanto las absurdidades como las posibilidades de devolverle la razón al mundo en el cual vivía. Para él, ser escritor científico era una forma de acción, la relación Práxis  y  Teoría. El no sólo deseaba comunicarse con los demás, más bien quería trasmitir la posibilidad de su experiencia común.

Renate: Y precisamente a lo largo de este proceso, Fanon se veía confrontado con la Discriminación Social global y globalizada, es decir, con el Racismo. Como Martiniqueo, "blanqueado" por el pálido y descarado Colonialismo Francés, pero siendo marcadamente "negro" tanto en la mirada de los ojos azules aristocráticos del colonizador como en la de los ojos marrones, llenos de odio de los propios colonizados, se proponía analizar psicológicamente e ideológicamente las raíces de este mal, del Racismo, y desarrollar un antídoto real, revolucionario y emancipador contra este flagelo de la humanidad.

Irene: Al llegar a los 27 años, Frantz Fanon publicó su obra  Peau noire, masques blancs, y su cosmovisión ya había transcendido las relaciones humanas simples y la explicación simple de eventos aislados. Su pensar filosófico llegó a ser más complejo, más complicado, más teórico; esto era la única manera de captar complejidades universales, sociales y coloniales. ¡Ojalá que pudiéramos aprender esta lección de él, para erradicar nuestra flojedad intelectual, nuestra inercia mental, nuestro miedo a la supuesta filosofía de la "torre de marfil", de una vez por todas! Por encima de todo y no obstante su arduo labor psiquiátrico y su lucha revolucionaria, Fanon seguía pensando duro - lo que no equivale precisamente mirando los escaparates un domingo en la tarde -, y se ponía a estudiar la "Fenomenología del Espíritu" de Hegel y "El Ser y la Nada" de Sartre. Conste aquí, que nosotros no tenemos ninguna excusa en lo absoluto por no hacer lo mismo, y comenzar a filosofar por nosotros mismos. Ahora bien, ¿cuales fueron los resultados filosóficos pre-cognitivos, cognitivos y retro-cognitivos de sus esfuerzos intelectuales y racionales? ¡Renate, por favor, proceda!

Renate: Su libro es una exposición de su propio pasado, de la historia de la colonización. En este libro, Fanon se hizo la pregunta vital, de que si existía posibilidad alguna para que los colonizados y todos aquellos que eran como él, todas estas pieles negras con máscaras blancas, pudiésen llegar a vivir en relaciones emancipadas y a formar relaciones históricas no alienadas. Su conclusión y respuesta filosófica fue un simple y franco “SI y  NO”.

Coseino: ¿Cuales fueron las demás conclusiones a las que llegó Fanon?

Irene: Para arribar a esta conclusión, la obra postuló una solidaridad práxica de sentimientos reales entre los "colonizados"; analizó su “falsa” identidad, las “raíces” falsificadas de su identidad, y enfatizó la explotación capitalista y deprivación social a la qual fueron sometidos desde siempre. Fanon señaló, que el así llamado individuo existe dentro de un nexo social, encarcelado en una RED enorme, lo cual ni Marx ni Freud habían descrito o podían describir en toda su amplitud y exactitud. Ninguno de los dos, ni mucho menos otros pensadores, se habían preocupado por los "negros", por su "psiquis”, por sus condiciones de vida y sus problemas. Para ellos, estas “mulas" sucias y mal-olientes simplemente no valían la pena de consideración psicológica o filosófica alguna; sus "instintos animales" no servían ni para el uso ni para el abuso de la “Filosofía” de corte aristocrático, burgués.

Karl: ¿Qué método de liberación sugirió Fanon que se le consideráse emplear con carácter de urgencia?

Renate: Fanon sugirió un método bastante sencillo, pero realista. Las relaciones entre "colonizados" y "colonizadores" Fanon las consideró como parte de un rígido sistema global. Para extirparlos, sugirió una metamorfosis revolucionaria de estas relaciones básicas. Esto implicaba, para el individuo, entrar en un proceso constante y activo de pensar para lograr un profundo nivel de conocimiento, basado en los logros de una forma más sofisticada de pensamiento y conciencia, y desarrollar permanentemente los nuevos objetivos de la emancipación. En cuanto al colectivo, urgía Fanon que se iniciáse un nuevo proceso de redescubrimiento, que no fuese influenciado por la educación o historia colonial, que se lleváse a cabo una revisión y re-evaluación tanto del pasado de cada quién, como también de todas las clases oprimidas, dominadas y discriminadas. Finalmente y con todo ésto se descubriría un sistema verdaderamente monstruoso, que tendría que ser destruido por cualquier medio necesario para tal fin, incluyendo la violencia emancipadora, en función de preparar el camino hacia un nuevo “hombre”, hacia una nueva “mujer”, consciente de sí mismo y asumiendo una nueva identidad emancipada.

Coseino: Gracias Renate e Irene. Otra vez, el tiempo está minando nuestros esfuerzos emancipadores. Nos tenemos que ir. ¡La próxima vez continuaremos con la segunda parte: Los Condenados de la Tierra!
(De manera vacilante, todos salen del aula magna, muy molestos con el Padre Tiempo...)
 

   
Frantz Omar Fanon:  La Auto-Defensa Emancipatoria
Parte IIª

 
ESCENARIO:   Seminario de Filosofía

(Llega el Prof. Coseino. En todo el salón de clase, pequeños grupos de estudiantes están discutiendo sobre el concepto del "racismo". Algunos acusan a sus compañeros de "racistas". Otros sostienen, que no son "capitalistas". Reina una atmósfera confusa. La clase comienza. Después de la charla introductoria, Coseino hace una propuesta.)

Coseino: He notado, que mis comentarios en el transcurso del seminario de la semana pasada acerca del "Racismo" han causado un alboroto académico. Por eso sugiero que aclaremos primero este asunto de la "raza", ya que el tema "Racismo e Ideología" es fundamental para comprender la Filosofía de Fanon, específicamente sus ideas expresadas en "Los Condenados de la Tierra". Les pido que formulen cuidadosamente todas sus dudas y preguntas para luego poder someterlas a nuestras consideraciones científicas  y  filosóficas. Voy a brindarles respuestas picantes en función de revelar el fondo ideológico de este problema.

Patricia: De hecho, tenemos un montón de preguntas "raciales". De ahí que sugerimos tratarlos de manera detallada en la tarde de hoy, continuando con "Los Condenados de la Tierra" la próxima semana.

Coseino: ¡De acuerdo - “el consumidor es el rey”! Ningún problema siempre y cuando sigan el “hilo rojo” que ha sido elucidado la semana pasada, y mientras que mantengan a Fanon en su mente ...

Adam: Bien, ¿son los terminos "raza" y "racismo" conceptos científicos y filosóficos? ¿Deberíamos utilizarlos en primer lugar?

Coseino: Otros podrían sostener una opinión diferente, pero en mí criterio son poco científicos y tienen una carga ideológica. Estos conceptos han causado una gran confusión intelectual y han contribuido a desastres catastróficos en los siglos pasados. En efecto, desde hace milenios, muchos conceptos no han expresado sino "fantasmas", "ángeles" y "demonios", en otras palabras ilusiones, y hasta hoy día ninguno de ellos ha sido verificado cientificamente; simplemente no tienen presencia en la así llamada realidad física. Sin embargo, sí tienen existencia en las "mentes" de billones de “seres humanos”, indoctrinados e intelectualmente manipulados. De una manera similar, los conceptos "raza" y "racismo" constituyen una especie de “realidades” ideológicas, en otras palabras, pseudo-términos que no reflejan la realidad subyacente, y sugeriría que éstos y muchos otros "conceptos" más, deberían ser erradicados de nuestra Filosofía.

Mohammed: ¿Eran Marx y Engels unos "racistas"?

Coseino: ¡Por supuesto que sí! ¡Desde la cuna hasta la tumba! No se les puede desprender de su entorno intelectual y de las barreras sociales del siglo IX. Eran productos sociales de su época, no importa cuán revolucionario y socialista hayan sido. En estos tiempos, Europa Occidental experimentó un desarrollo sin precedentes a nivel de la tecnología, ciencia e ideología, el cual ha sido acompañado por un fuerte sentimiento de “supremacía de la raza blanca". Las ciencias sociales llevaron el sello de esta arrogancia europea. La ciencia de la historia, la antropología, etnología, psicología y sociología intentaron legitimar "cientificamente" la hegemonía de Europa y la "superioridad" de la "Raza Aria". Marx y Engels no escaparon de esta poderosa avalancha de ideología racista; sus obras no-censuradas están llenas de comentarios racistas.

William: ¿Podría ejemplificar y ampliar esta aseveración?

Coseino: Con mucho gusto. En el mismo año 1848, tanto Arthur J. de Gobineau como Marx y Engels publicaron sus famosos "Manifiestos": La Desigualdad de las Razas  y El Manifiesto del Partido Comunista, respectivamente. Ninguno de estos autores trató con los "problemas racistas" explicados por Fanon. De hecho y más tarde, ni Freud ni Jung se ocuparon con semejantes “preguntas indígenas”. Conste, que en el propio Manifiesto Comunista,  Marx y Engels hablaron de los países “bárbaros” y “semi-bárbaros” que dependían y veían su futuro “en el espejo” de los países civilizados. Siempre me pregunto, si se referían a este género de "barbarie" cuando hicieron su famosa proyección profética acerca de un posible futuro bárbaro de la humanidad, en caso de que la revolución proletaria fracasara. Marx hasta encontraba un objeto de burla en los rasgos "negroides” de su yerno Lasalle.
De Gobineau iba aun más allá: sostuvo, que todas las “civilizaciones” antiguas y modernas eran "la creación de hombres blancos, siendo la única historia la historia blanca." Ahora sí podrán darse cuenta, que la "historia" no solamente la hacen los "grandes hombres", sino los "hombres blancos”. Ser “grande” implica ser “blanco”, ser un verdadero hombre. En una carta a Starkenburg, Engels constató sin rodeos: " ... la raza misma es un factor económico."

Martina: ¿Era Charles Darwin también un "racista"?

Coseino: La respuesta la puedes encontrar en el subtítulo de su obra famosa, “El Origen de las Especies: La Preservación de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida". Voltaire, Montesquieu, de hecho, todo lo que fue el "Renacimiento", la "Reformación", la "Ilustración" y la "Edad de la Razón" no era nada mas sino una ebullición virulenta de la ideología pálida blanca, de la Discriminación Social, del Racismo. Voltaire y Montesquieu no podían entender, cómo “Dios”, el “Todopoderoso”, que era la "personificación de la bondad", hubiese podido colocar un "alma", y menos un "buen alma" en un cuerpo tan repugnante y oscuro como él de un "Negro". Estaban convencidos, de que los "negros" no eran "humanos", que constituían una “raza” completamente aparte, que no eran capaces de pensar y que sus "narices de animal" y sus "gestos salvajes" pertenecían a la propia jungla. Es más, Voltaire y Montesquieu estaban firmemente convencidos, de que la “raza negra” carecía de intelecto y no servía "ni para los usos, ni para los abusos de la filosofía". Esto lo pueden leer, expressis verbis, en sus obras originales.

Jeanette: ¿Podemos entonces hablar de "racismo" ya en el antiguo Egipto, o en la Grecia Antigua?

Coseino: En este caso y debido a un nivel de acumulación de capital rudimentario, que todavía no correspondía a la acumulación en un "mercado mundial" avanzado, podemos solamente hablar de un cripto-racismo, es decir una especie de "antipatía de grupo social". Por lo menos y para nuestra diversión conste aquí, que los precursores de los que luego se denominaron "arios", los mismos Alemanes (y también los Británicos), fueron descalificados como "bárbaros" por los viejos Griegos. Estos últimos también se burlaban de las narices planas y de los labios de los Nubios, Etiópicos y de los Faraones negros. ¿Quién sabe por qué, con el pasar de los siglos, la famosa Esfinge perdió su nariz de carácter "negroide"? ¿Se debe la pérdida de la naríz de la esfinge a una escaramuza con la cultura occidental, europea, griega y blanca, la cual le ganó la batalla sobre la cultura negra?

Martina: ¿Y qué hay del racismo en el Império Romano?

Coseino: Aunque la acumulación del capital ya empezaba a tomar vuelo, en el Imperio Romano la noción de “superioridad” era todavía un atributo cultural y de clase.

Alfred: ¿Y qué sucedió durante la época del "Descubrimiento", de la "Cristianización" y del Tráfico de los Esclavos?

Coseino: Desde el Império Romano hasta las "invasiones bárbaras" de Europa, durante la “desecración musulmana” de la "santa" España por los "Turcos Moros" y a lo largo de la era de dominación política e ideológica por el Catolicismo Romano, la racionalización que se le dió al trato de los esclavos negros como "seres no-humanos" no radicaba en el color de la piel, sino simplemente en sus "culturas" y "religiones" consideradas inferiores y por ende no-"civilizadas". Eric Williams, en su libro "Capitalism and Slavery", (Capitalismo y Esclavitud), constató: "La esclavitud no nació del racismo: mas bien, el racismo era la consecuencia de la esclavitud." Cuando el “comandante heróico” de la Companía Holandesa de las Indias Orientales, Jan van Riebeeck, había desembarcado en el Cabo de Sudáfrica el día 7 de abril de 1652, anotó en su Diario, que éste día habían matado a una manada de "malolientes perros negros”, refiriéndose a los valientes miembros del pueblo de los Khoikhoin, que habían vivido durante milenios en el extremo sur del continente Africano y que luego fueron nombrados "Strandlopers" por los Holandeses. Desde 1652 hasta hoy día, en Africa del Sur, se puede estudiar lo que constituye la "Esencia y  Existencia" del racismo y del Apartheid, la verdadera cara discriminadora y brutal del capitalismo y del nazismo.

Martina: Una pregunta final. Como estudiante de idiomas que soy, me gustaría saber, si el avance progresivo del “racismo” en la superestructura también tenía su impacto en los idiomas Europeos?

Coseino: Obviamente. En el idioma inglés por ejemplo, el propio termino "racismo" origina en la epoca del reino de Elizabeth I (1558 - 1603), específicamente datando del decreto de expulsión de los negros y moros de su reino.

Jeanette: ¿Y en la España Católica Romana?

Coseino: Ahí tenemos por ejemplo el termino castellano “negrero”, que significa originalmente “comerciante de esclavos”. De hecho, estas "relaciones raciales" datan de 1494, cuando "su santidad" el Papa, les concedió a la España Católica y a Portugal el control jurisdiccional sobre los pueblos "paganos" del "Nuevo Mundo", y sobre sus recursos naturales. Más tarde, lo mismo se aplicó en los continentes Africano y Asiático. El "negro", como lo indica su denominación por los colonizadores, se diferenciaba de su amo blanco precisamente por el color de su piel.  Ahora sí saben, de donde viene y qué connotación trae la palabra castellana “negrero”.

Martina: Ahora empiezo a comprender, cómo originaron las rimas, canciones y los cuentos para niños tan peculiares y discriminatorios. ¿Qué tal Karl, como propuesta para tu tesis doctoral, si le haces un seguimiento al racismo escondido en las comiquitas y en la ciencia ficción? Con toda seguridad, en lo que es el trabajo del escritor científico y como sugerido por Fanon, este mal ideológico no tendrá futuro; y si es que tiene algún futuro, será un futuro “negro".

Coseino: ¡Ahí lo tienen! Dénse cuenta del trasfondo ideológico de los “Ten little black Niggers” (Diez Pequeños Indios) de Agatha Christie, del "Struwwelpeter" de Heinrich Hoffmann y su colección clásica de cuentos para niños, de los "bembones", etc. Hasta la autora inglesa Agatha Christie atropelló a estos "negros oscuros”, ¡como si un "negro" no estuviese lo suficientemente "negro" ya!
Ahora, si revisan el Roget's Thesaurus o Webster’s Dictionary of the American Language, van a ver, qué es lo que denota el adjetivo "blanco":
Según estos fuentes, “blanco” denota algo “angélico, maravilloso, divino, moralmente o espiritualmente puro, honorable, decente”, etc.
¡Se lo dejo a la imaginación de ustedes mismos, qué es lo que denota “negro” en un mundo de “Ebano y Marfil"!
Ahora, Jeanette y Martina, revisen en cualquier diccionario (inglés), qué es lo que significan las siguientes palabras:
Magia negra, arte negro, comedia negra, libro negro, gato negro, oveja negra, viuda negra, mercado negro, humor negro, agujero negro, etc. etc.
Pienso que ahora sí han obtenido una idea de qué realmente trata el "racismo". La próxima semana conoceremos, cuales eran las "armas" que Fanon sugirió para erradicar este mal.¡De lo que ya podemos estar seguros es, que Fanon no recomendó para nada reformar o cambiar el racismo desde adentro! ¡Esto es todo para hoy! ¡Hasta luego!
(Altamente satisfechos, los estudiantes salen de la clase.)
 

 
 
Frantz Omar Fanon:  La Auto-Defensa Emancipatoria
Parte IIIª

ESCENARIO:   Seminario de Filosofía

(Coseino introduce el tema del día, enfatizando los parámetros científicos  y  paradigmas filosóficos de la Práxis  y  Teoría, indicando los límites de la Lógica Formal, de la Dialéctica, de la Unilógica y Dialógica. También indica, como cada uno de ellos forma barreras de conocimiento "históricas", específicas, que no sólo han demarcado la "consciencia" y el "conocimiento" de pensadores como Hegel, Marx, Darwin, Freud, Jung o Fanon, sino que también nos obstruyen la vista a nosotros, aquí y ahora, oscureciendo nuestras "visiones" con tinieblas y niebla racista e ideológica, impidiéndonos que actuemos, entendamos, pensemos e indaguemos la propia Esencia  y  Existencia  Y Transcendencia de nuestra vida contemporánea. Luego, transhistoricamente, como deja vu, como fata morgana, como un rayo cayendo del cielo azul, Fanon triunfantemente reaparece de nuevo en el escenario.)

Coseino: Antes de que seguimos, Karl todavía quiere comentar algo referente a nuestras clases previas acerca de Negritude, Racismo y Colonialismo. El quiere enfatizar un aspecto relevante del racismo que no ha sido tratado en clases previas: Las fuerzas destructivas omnipresentes del racismo; también las peculiaridades históricas dentro del colonialismo. ¡Continúa, Karl!

Karl: El racismo muchas veces ha resultado ser destructivo para los mismos que lo practican, aunque no se hayan dado cuenta. El racismo convierte a los colonizados en enemigos a largo plazo, lo que ha resultado ser bastante destructivo.

Albert: Por favor Karl, danos una perspectiva histórica de tu aseveración intrépida.

Karl: Partiendo de una perspectiva histórica, uno de los resultados principales del Tradado de Versailles después de la Primera Guerra Mundial era el que los colonizadores europeos reforzaron su colonización de Africa y del Medio Oriente, traicionando así a los colonizados, quienes habían luchado junto a su lado. Mussolini atacó a Etiopia en los años 1930; parcialmente porque sintió que a Italia, un vencedor en la guerra, se le había  estafado de potenciales colonias en Versailles.

Albert: ¡Desde un punto de vista imperialista, esto sí era intrigante!

Karl: Después, durante la Segunda Guerra Mundial, varios nacionalistas del "Tercer Mundo" esperaban que este conflicto inter-imperialista debilitase a los poderes europeos, para luego ir al combate a fines de hacer pedazos los imperios coloniales. Esto fue precisamente lo que sucedió cuando la guerra terminó. En efecto, durante la Segunda Guerra Mundial, no todos los nacionalistas del Tercer Mundo lucharon al lado de los Aliados. Algunos lucharon al lado de Hitler, por ejemplo Bose en la India y Rashid Ali (Hermandad Musulmana) en Iraq. En el parlamento de la Francia de Vichy, había un Africano negro. Lo mismo es válido con respecto a Senghor del Senegal. Por lo tanto, los racistas Aliados fueron contrapuestos contra los racistas Nazi. Además, Ho Chi Minh mantuvo una posición neutral hasta que los Japoneses se marcharon de Vietnam después de la Segunda Guerra Mundial II. Luego luchó contra los Franceses de Vichy en Vietnam.
Además y antes de la Segunda Guerra Mundial, soldados moros de Marruecos lucharon al lado de los Nacionalistas de Franco. Pienso que esto resultó en un cierto grado de independencia para el Marruecos Español. A veces, los logros anticolonialistas habían surgido de fuentes inesperadas.

Albert: Gracias por habernos ilustrado las contradicciones "racistas" dentro del colonialismo mismo. Recordar siempre la necesidad de estudiar todos lados de la misma moneda del Racismo, del Capitalismo, es, sin duda alguna, un enriquecimiento académico. Irene y Renate, ¡nos estamos muriendo de curiosidad para escuchar que “mensaje” revolucionario Frantz Fanon dejó como legado emancipador para todos los "Condenados de la Tierra"!

Renate: Este mensaje tiene que ver con la "Cuestión de la Violencia". Como ya Sorel lo había indicado, no fueron los "colonizados" quienes descubrieron la violencia social, más bien habían nacido dentro de la ya existente violencia capitalista, colonial; estaban completamente sumergidos en ella. Esto lo confirmó el propio Marx en una nota de píe al "Capital": "Si el Dinero, según Augier, vino a este mundo con manchas de sangre encima de su mejilla, entonces el Capital vino al mundo, con sangre y fango goteando de todos sus poros, desde la cabeza hasta los pies."

Irene: ¡Uno realmente no debería leer el Capital de Marx antes del desayuno!

Bill: Para tranquilizarte, Irene, encargo una "Bloody Mary" de la  “Internet Bar” para tí.

Irene: ¡Prefiero un "Black & White" encima de los bárbaros "Cave Rocks"!

Renate: Permítanme primero relatar la actitud personal de Fanon hacia la violencia, el dolor, la enfermedad y la emancipación y contarles de su auto-devoción, y todo esto no tiene nada que ver con ninguna "teoría de conspiración" de los Illuminati.  En 1960, cuando sabía que tenía leucemia, Fanon no tomó medidas de protección especiales ante los peligros coloniales violentos e intrínsecos en el ambiente que rodeaba su labor en el movimiento de liberación. Estaba consciente de su enfermedad fatal, pero realizando su tarea emancipadora, él no se ahorró ningun sacrificio. ¡Veamos, cómo adquirió su enfermedad!
Una vez, en la frontera marroquí-argelina, la “CIA” francesa, los pieds noirs de Argelia, volaron al carro en que andaba. Sorprendentemente, se salvó de la muerte y vivía después con doce vértebras espinales fracturadas. La parte inferior de su cuerpo fue parcialmente paralizada. Fue trasladado en avión a Roma, y hasta allá se atentó contra su vida. Fueron todos estos atentados contra la vida de Fanon que dieron lugar a su enfermedad, a la  leucemia que atajó su vida. Ahora bien, estuvo plenamente convencido de la firme y brutal determinación violenta de sus enemigos coloniales, capitalistas. Y su mensaje fue claro: ¡"Ojo por ojo, vértebra por vértebra"! ¡Violencia Emancipadora! ¡Auto-Defensa violenta por parte de los Colonizados! Fue su propia experiencia de vida que engendró los contenidos filosóficos de su famoso libro, del clásico "Los Condenados de la Tierra".
Alrededor de marzo de 1961, en Roma, Fanon consultó a Sartre acerca de que este último escribiése una introducción para su libro. Sus colegas le aconsejaron irse a los EE.UU en función de recibir un tratamiento, pero Fanon estuvo muy vacilante en cuanto a meterse en la boca del lobo. Finalmente, su enfermedad lo obligó de ceder y en noviembre del mismo año, en un hospital en Washington D.C., revisó a su futuro libro. Pero su leucemia alcanzó un nivel crítico, y murió allá.

Coseino: Si uno compara la muerte silenciosa de Fanon con el carnaval internacional e ideológico, tipo "lágrima de cocodrilo", que ha sido organizado después de las muertes de la Madre Theresa, Lady Di y JFK Jr. y otros más, uno llega a la conclusión que la burguesía realmente sabe como consagrar sus “héroes”. ¡Que "descansen en paz", para siempre! Por lo menos nosotros estamos resucitando y transcendiendo a la vez a nuestro querido Frantz, que sigue viviendo en, con y por nosotros!
Irene: De todos modos, si la parte esencial del libro de Fanon cubre la violencia emancipadora, la sección existencial trata de la explicación teórico-filosófica del colonialismo y neo-colonialismo en todas partes del globo: de su corrupción, sus intrigas, conspiraciones, su genocidio, manipulación e indoctrinación, su control de la mente. Fanon, para liberar a Argelia, Africa y el resto del "Tercer Mundo", en el plano individual y social, abogó por la auto-defensa, la contra-violencia revolucionaria, como el único remedio eficaz de sanar el daño psicológico y físico causado por el colonialismo e imperialismo a escala mundial.

Renate: No obstante hay que explicar, por qué Fanon llegó a esta solución radical. Dejando a un lado sus experiencias personales por un momento, que ya son suficientes para llegar a semejantes conclusiones radicales, su tesis emancipadora - como queda expresada en su noción del efecto catártico que surge de la contra-violencia, de esta "fuerza purificadora", este "perdón real" - , consistía en que la descolonización no podía ser victoriosa, si los "condenados" no le arrebatasen el poder político a los "colonizadores” mediante una lucha de liberación violenta, y si no participase en este proceso curativo cada uno de los individuos afectados, a fines de extirpar de sí mismo los males del colonialismo e imperialismo, las relaciones sadomasoquistas, los complejos de inferioridad, la auto-agresión, la envidia de privilegios coloniales, las relaciones de amo y sirviente, la mentalidad esclavizada, etc. Fanon insistía en que cada uno tenía que tomar un bocado de la manzana amarga, haciendo la prueba al comerse entero a este pudín agrio, racista y colonial, por sí sólo.

Irene: Fanon caracterizó a nuestro mundo colonizado como una realidad maniquea, como una estructura dividida. Su crítica del marxismo consistía en que éste no había analizado la existencia de las “clases condenadas” y por ende había fallado en incluirlas en su teoría emancipadora. En su libro "Por la Revolución Africana", Fanon explicó los elementos específicos de la aplicación de su teoría de la contra-violencia, el cómo organizar la lucha de liberación. Sin embargo, ya hemos tratado los aspectos mas importantes en ocasiones anteriores.

Coseino: Gracias, Irene y Renate, por una exposición brillante. He leído sus respectivos ensayos, "Frantz Fanon: A Critical Study" y "L 'Oeuvre de Fanon"; los cuales recomiendo, con todo corazón, a nuestros estudiantes para sus estudios adicionales. Como siempre, ¡nos tenemos que ir!  ¡Hasta la próxima!

(La clase comienza a disolverse. En las afueras explotan morteros. Algunos estudiantes protestan contra las miserables condiciones de vida. Una gandola de Coca-Cola es incendiada. Gas lacrimógeno invade el salón de clase. Ciertamente, ¡esto no era a lo que se había referido y lo que había enseñado Frantz Fanon! Muy cautelosamente, los estudiantes de filosofía salen del edificio.) 

ENGLISH VERSION:

Philosophical Dialogues  XI

Essence and Existence XI        

By  Franz J. T. Lee

Frantz Omar Fanon: Emancipatory Self-Defence
  Part I 

 


SCENE:   Philosophy Seminar

(A new class commences. Prof. Coseino introduces the topic: Racism, Ideology, Philosophy, within the context of "Essence  a n d   Existence", related to African Philosophy, with special reference to the Martiniquean psychiatrist and Algerian revolutionary militant, Frantz Omar Fanon. Thereafter, the discussion
fervently unfolds itself. )

Coseino: In my introduction, I have dealt with the ideological concept  "race", and its implications in such terms as "racism" or "racial prejudice"; its historic origin; its meaning after the bourgeois-democratic capitalist revolution, and its sublimation in Negritude and the African liberation movement, especially in West and South Africa.

Adam: Please, explain to us the ideological Relation between Capitalism and Racism.

Coseino: I indicated that Social Discrimination , generated by the patrian labour process, as third element of its quintessence, is nothing else than the superstructural ideological reflection of the "international division of labour", of the World Market, and that in reality, in nuce, it appears as Racism on a global scale. I emphasized that Capitalism and Racism are two sides of the same exploitative and dominant alienating process, of Labour.

There is no Capitalism without Racism, there exists no Racism without Capitalism. To emancipate oneself from Capitalism one has to eliminate Racism, to liberate oneself from Racism, one has to annihilate Capitalism.

Albert: Are all lovers of capitalism, who want to make here and there some "face-lifts" of the system, logically also "racists"?

Coseino: A very delicate question. Yet, it must be asked by anybody someday, and must be answered very clearly, without any chills, thrills or frills!

Who affirms the status quo, who only essentially wants to change the everlasting system from within, in other words, who only desires to reform Capitalism, no matter what (s)he claims or how innocent (s)he might seem to be, (s)he simply also affirms the very existing capitalist superstructure, its Racism; de facto, whether (s)he knows it or not, (s)he simply "thinks" like a Racist, is a Capitalist Being, a racist, capitalist "Human Being" per se. (S)he should not try eviternally to have her/his racist, capitalist cake, and then still want to devour all of it hic et nunc, by stating that (s)he categorically is not a racist, not a capitalist. So easily the brutal dialectics between Racism and Capitalism cannot be "ideologized" and "formal-logicalized" away! As we will see later, according to Fanon, exactly these "roots", this capitalist, racist identification, identity, is the curing trampoline towards self-knowledge, to self-emancipation.

Karl: What has Racism got to do with the colonized "Human Being", whom Sartre refers to in his Introduction to Frantz Fanon's "Wretched of the Earth"?

Coseino: I also indicated that within this historic context, the "colonized" world received its concept of a "human being"; Aristotle, Voltaire, Montesquieu, Sartre, introducing Fanon, and Fanon himself, had confirmed, that Europe never ever had dreamt of even considering, that a "colonized" should be part and parcel of the sonorous species homo sapiens, sapiens, Man, the Human Being! Not even  Senghor, Honoured Member of the French Academy, could ever lose his "Kaffir" identity, this inferior "underdog-complex"!

This has nothing to do with individual European, Nigerian or Afro-Guyanese attitudes, with the so-called "exceptions to the rule"; this concerns the iron rule, the intrinsic element of Labour, of Capital; it refers to Racism, to Apartheid, to  Social Discrimination.

Also, in my introductory lecture, referring to our central philosophic theme, I have explained "Conscience and Consciousness", that is, the relevance of Hegel and Sartre for Fanon's views, concerning the development of a New Psychology of Colonial Relationships, his ideas about Psychiatry and the Nature of Therapy. I am sure that you all have read  and studied Les Damnés de la terre , "The Wretched of the Earth",
Peau noire, masques blancs ,"Black Skin, White Masks", and Pour la révolution africaine, "For the African Revolution", hence we will only synthesize these works. Today, in all probability, we can only deal with "Black Skin, White Masks", but we will continue with the "Wretched" next week.

But, Irene, how about introducing Fanon to us? Also, please,  explain to us Fanon's problems with "racism", and his search for identity, for his "roots".

Irene: Renate and I have studied the life of Fanon; if I should overlook anything relevant, she surely would come to the rescue. We will make it "short and sweet"! As such was his life! His biography is fascinating indeed, let me relate the story.

FRANTZ OMAR FANON, the West Indian Psychoanalyst and Social Philosopher, was born in 1925 in French Martinique, and he died on December 6, 1961, in Washington, D. C. In his youth, he received his basic education in Martinique and France. During the European World War II, alongside with Senghor, he was serving in the French Army; later he completed his studies in medicine at the University of Lyon. Then he left for Algeria, where, between 1953 and 1956, he directed the Psychiatry Department of the Hospital Blida-Joinville.

Karl: When did his political engagement in the Algerian liberation movement begin?

Renate: Exactly at that time. In 1954 he joined the liberation movement, and two years later he became Editor-In-Chief of its famous newspaper, El Moudjahid, published in Tunis.

Irene: Thanks, Renate. Thereafter a rebel "Provisional Government" was formed, and in 1960, Fanon became its Ambassador to Ghana. Now, because they belong to his short biography, let me make some remarks about his two major works, written between 1952 and 1961. Peau noire, masques blancs (1952; Black Skin, White Masks) reflects his personal frustrations with colonial discrimination, with racism. In his early youth, Fanon came to the conclusion that he should know, should understand himself, his essence, as he is, as the world sees him. This is why he became a writer, a writer of essence, a science writer.

Karl: Folks, that's me! I always said that I have something in common with Frantz Fanon!

Irene: Okay, Karl. There is more to this. He wanted to write down, to understand the absurdities and possibilities of rationalization of the world in which he lived. For him, science writing was a form of Action, the Relation Praxis  a n d  Theory.
He wanted not only to communicate to others, but he also wanted to communicate the possibility of their common experience.

Renate: And, precisely in this process, he was confronted with Global and Globalized Social Discrimination, with Racism. As Martiniquean, "whitened" by bare- and pale-faced French Colonialism, but stark "black" in the blue aristocratic eyes of the colonizer, but also in the brown hateful eyes of the colonized, he wanted to analyse psychologically, ideologically, the roots of this evil, of Racism, and develop a real, revolutionary, emancipating panacea against this social plight of (wo)mankind.

Irene: When Fanon reached the age of 27, he published  Peau noire, masques blancs, and his world outlook had already transcended simple human relationships, the simple explanation of isolated events. His philosophic thought became more complex, more complicated, more theoretical; this was the only way to grasp universal social and colonial complexities. I wish that we could learn this from him, to eradicate our intellectual slackness, our mental concreteness, our fear of "ivory-tower" philosophy, once and for all. In spite of everything, of his arduous psychiatric work, his revolutionary struggle, Fanon was thinking, which is no Sunday afternoon window-shopping spree, was studying Hegel's " Phenomenology of the Mind" and Sartre's "Being and Nothingness". We have no excuse whatsoever not to do likewise, and to begin to philosophize ourselves. What were the precognitive, cognitive and retrocognitive philosophic results of his intellectual and rational endeavours? Renate, please, proceed!

Renate: His book is an exposé of Fanon's "past", of the history of colonization, and he came to the conclusion, arriving at the vital question, whether it was possible, that in a revolutionary way, the "colonized", that all those like him, all those black skins, with white masks, could live in emancipated relations, could form historic disalienated relationships. His philosophic answer was a simple, straightforward YES  a n d  NO.

Coseino: To what other conclusions did Fanon come?

Irene: To come to this conclusion, the work posited a praxical solidarity of real sentiments among the "colonized"; it analysed their "false" identity, the falsified "roots" of their identity, and it underlined their capitalist exploitation and social deprivation. Fanon pointed out that the so-called individual exists in a social nexus, caught in an enormous WEB, which neither Marx nor Freud had, or could describe in its ultimate finesse. None of them, and many others, had concerned themselves with "blacks", with their "psyche", with their life conditions and problems. These dirty, stinking "pack animals" were simply not worth of any psychological or philosophical  consideration; their "animal instincts" did not serve, neither for the use nor for the abuse of aristocratic or bourgeois "Philosophy".

Karl: What liberating method did Fanon suggest for urgent consideration?

Renate: A very simple, but realistic one. He considered the relations between "colonized" and "colonizers" as part of a rigid global system. To "unlock" them, he suggested a revolutionary metamorphosis of these basic relations. This involved, individually, a constant active and thinking process for recognition, based on
the achievement of a more developed form of thinking, of consciousness, and to develop permanently new objectives of emancipation. Collectively, he urged, that a new process of rediscovery should be launched, not influenced by colonial education or history, that a revision and revaluation of one's own past and that of all oppressed, dominated and discriminated classes  should be undertaken, and that ultimately a monstrous system would be discovered, which has to be destroyed by all means necessary, including emancipatory violence, in order to pave the road towards a new "(wo)man", who would be conscious of him/herself, and who would assume a new emancipated identity.

Coseino: Thank you! Renate and Irene. Again, time is sabotaging our emancipating endeavours. we have to leave. Next time, we will continue with Part II: The Wretched of the Earth!

(Reluctantly, everybody leaves the aula magna, filled with rage towards  Father Time.)


Philosophical Dialogues  XII

Essence and Existence XII

3rd November, 1999
  By Franz J. T. Lee

Frantz Omar Fanon:  Part II


SCENE:   Philosophy Seminar

(Prof. Coseino arrives. All over groups of students discuss about the Concept "Racism". Some accuse the others of being "racists". Others claim not to be "capitalists". A confused atmosphere. The lecture begins. Thereafter, Coseino makes a suggestion.)

Coseino: I noticed that my comments on "Racism" last week have caused academic turmoil, hence, because the topic "Racism and Ideology" is fundamental to understand Fanon's Philosophy, especially his ideas expressed in the "Wretched of the Earth", I suggest that we first clear this "race" issue. Kindly, formulate all your doubts and questions, and present them to us for scientific  a n d  philosophic considerations. I will supply piquant answers, revealing the core of this ideological problem.

Patricia: Indeed, we have a mountain of "racial" questions. We suggest that we treat them in detail today, and to continue with the "Wretched of the Earth" next week.

Coseino: Fine! The "clients" are the "bosses". As long as you follow the "red thread" which was elucidated last week, and as long as you keep Fanon in mind, we'll have no problems...

Adam: Are the concepts "race" and "racism" scientific and philosophic? Should we use them at all?

Coseino: Others may differ, as far as I am concerned, they are unscientific and ideological. They have caused  intellectual confusion and catastrophic disasters over the last centuries. "Ghosts", "angels" and "demons" have been used as "concepts" since millennia, but until today none of them have been verified scientifically; they simply are not present in so-called physical reality. However, they exist in the "minds" of billions of indoctrinated and intellectually-manipulated "human beings". Similarly, "races" and "racism" are ideological "realities", in other words, pseudo-terms, and I would suggest that they, and many other "concepts",  should be eradicated from our Philosophy.

Mohammed: Were Marx and Engels "racists"?

Coseino: Of course, for sure! From the cradle to the grave! They cannot be dissociated from their intellectual environment, from the social barriers of the 19th century. They were social products of their epoch, no matter how revolutionary and socialist they may have been. At that time, Western Europe had experienced an unprecedented development in technology, science and ideology, which was accompanied by a strong feeling of "white race supremacy". The social sciences bore the imprint of this European arrogance. History, anthropology, ethnology, psychology and sociology attempted to "scientifically" legitimize the hegemony of Europe and the "superiority" of the "Aryan Race". Marx and Engels did not escape this mighty avalanche of racist ideology; their uncensored works are full of racist remarks.

William: Could you exemplify and amplify this assertion?

Coseino: Of course. In the same year, in 1848, Arthur J. de Gobineau and Marx and Engels made their respective "Manifestos" public: The Inequality of the Races  and The Communist Manifesto. None of them dealt with the "racist problems", expounded by Fanon. In fact, later, neither Freud nor Jung cared about such "native questions". In the very Communist Manifesto, Marx and Engels spoke about "barbarian and semi-barbarian countries dependent on the civilized ones". I wonder, if they had meant this kind of "barbarism" when they made their famous prophetic projection about the possible future of mankind, should the proletarian revolution fail. Marx even found a subject of derision in Lasalle's "negroid" features.

De Gobineau went even further: he claimed that all ancient and modern "civilizations" were "the creation of white men, the only history being white history." Now you see, "history" is not only made by "Great Men", it is made by "White Men". To be great implies to be white, to be a man. In a letter to Starkenburg, Engels bluntly stated: " ... race itself is an economic factor."

Martina: Was Charles Darwin also a "racist" ?

Coseino: The answer you can find in the subtitle of his famous work, The Origin of the Species: "The Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life". Voltaire, Montesquieu, in fact, the whole "Renaissance", "Reformation", "Enlightenment" and "Age of Reason" was nothing else than a virulent broiling of pale white ideology, of Social Discrimination, of Racism. Voltaire and Montesquieu could not understand, how God, The Almighty, who is the "personification of goodness", could have placed a "soul", and for that matter a "good soul" in a body as "black" as that of a "Negro". They were convinced, that the "Negroes" are not "human", that they are a "dog-race" apart, that they cannot think, and that their junglelike "animal noises" and noble "savage gestures" cannot be utilized intellectually, "not for the uses, nor for the abuses of philosophy". This can be read expressis verbis in their original works.

Jeanette: Can we then speak about "racism" already in Ancient Egypt or Greece?

Coseino: Because of primitive accumulation of capital, and not yet of an advanced "world market", we can only speak about a crypto-racism, about "social group antipathy". At least, to our amusement, the forefathers of the future "Aryans", the very Germans, and also the very British, were disqualified as "barbarians" by the ancient Greeks, and the latter made fun about the flat noses and lips of the Nubians and Ethiopians, also of the black Pharaohs. Who knows, why, over the ages,  the Sphinx had lost its "negroid" nose? Did it occur during a skirmish with white, "Greek, Western, European Culture", and eventually the latter won?

Martina: And in the Roman Empire?

Coseino: Although capitalist accumulation was already gaining momentum, yet in Rome, superiority was still a cultural and class attribute.

Alfred: And what was happening during the epoch of "Discovery", "Christianization" and the "Slave Trade"?

Coseino: From the Roman Empire to the "barbarian invasions" of Europe, to the Muslim "desecration" of "Holy" Spain by the "Moorish Turks", during the era of political and ideological domination of Roman Catholicism, the rationalization given to treat "slaves" as "non-human beings" was not the slaves' colour, but simply their "culture" and "religion", which, of course, were not accepted as being "civilized" at all. As Eric Williams, in his book, "Capitalism and Slavery", had stated: "Slavery was not born of racism: rather, racism was the consequence of slavery." When the heroic Dutch East India Company "Commander", Jan van Riebeeck, had occupied the Cape, South Africa, on the 7th of April, 1652, in his Diary , he wrote that today we have killed many "black, stinking dogs", he meant the "brown" "Strandlopers", in reality, the brave members of the Khoikhoin people, living there, already for millennia, at the foot of Africa. From 1652 till today, in South Africa, one can study the "Essence  a n d   Existence" of Racism, of Apartheid, the true face of Capitalism, of Nazism.

Martina: A final question, as a student of language, I would like to know whether this superstructural process of progressive "racism" also had its impact on European languages?

Coseino: Obviously. "Racism", for example,  in the English language can be traced back to the reign of Elizabeth I (1558 - 1603), especially after she decreed that "Negroes and Blackamoors" had to be expelled from her realm.

Jeanette: And in Roman Catholic Spain?

Coseino: Well, now you know where the Spanish word "negrero" (a slave trader) comes from. In fact, "race relations" date back to 1494, when "His Holiness", the Pope, granted Catholic Spain and Portugal jurisdictional control over the "heathen" peoples of the "New World" and their natural resources. Later this also applied to the African and Asian continents. The "negro" as his colonial designation indicates was distinguished from his white slave-master by his skin colour, by "negro", black.

Martina: Now I understand how those funny discriminatory children stories, rhymes and songs came into existence. Perhaps, as a doctoral dissertation, Karl should trace "racism" in comic books, comic strips and "science fiction". Surely, in science writing, as suggested by Fanon, this ideological evil will not have any future; if any, it will be a "black future".

Coseino: There you see it! Imagine the ideological background of the "Ten Little Black Niggers", of the German "Struwwelpeter", of the "Bimbos", etc. Even Agatha Christie still made use of these "Black Niggers", as if a "Nigger" was not "Black" enough already!

Check Roget's Thesaurus or Webster’s Dictionary of the American Language, what "white" connotes:

something "angelic, godly, divine, morally or spiritually pure, honourable, decent, etc."


Now you can imagine in a world of "Ivory and Ebony", what "black" would denote!

Now, Jeanette and Martina, check in any English dictionary what the following words or phrases mean:

Black magic, black art, black comedy, black books, black cat, black sheep, blackout, black cap, Blackshirt, Black Pope, Black Monk, Black Maria, Black Peter, Black Orpheus, black widow, black market,  blackguard, blackballing, black faced, black browed, black headed, black hearted, black humoured, black hole, blackwater, blackmail, blacklist, blackball, Black Monday, Black Friday, Black Sabbath, Black Muslims, Black Africa, etc., etc.

I think now you have an idea what "racism" is all about. Next week we will discuss what "arms" Fanon had suggested to root out this evil. Surely, not by "reforming racism", not by "changing it from within"! That's all for today! Good-Bye!

(Highly satisfied, the students leave the class.)

Frantz Omar Fanon:  Part III

SCENE:   Philosophy Seminar

(Coseino gives his lecture, underlining the scientific parameters  a n d   philosophic paradigms of Praxis  a n d  Theory, indicating the limits of Formal Logic, Dialectics, Unilogic and Dialogic. He also indicates how each one of them forms specific "historic" barriers, which not only had demarcated the "conscience" and "consciousness" of Hegel, Marx, Darwin, Freud. Jung or Fanon, but which also blindfolds us, here and now, blackening our "visions" with racist and ideological fog and smog, preventing us to act, to understand, to think, to fathom the very Essence  a n d  Existence  AND Transcendence of our contemporary livelihood. Then, transhistorically, as deja vu, as fata morgana, as a bolt from the blue, Fanon triumphantly appears on the scene again.)

Coseino: Before we proceed, Karl still wants to comment something with reference to our previous classes on Negritude, Racism and Colonialism. He wants to emphasize a relevant aspect of Racism which was not dealt with in previous classes: The omnipresent destructive forces of "racism"; also the historic "peculiarities" within Colonialism. Go ahead, Karl!

Karl: Racism has often been destructive to its practitioners even though they may not realize it. Racism makes long-term enemies of the colonized, which has been quite destructive.

Albert: Please, Karl, give us a historic perspective of your most intrepid statement.

Karl: From a historical perspective, a main result of the Versailles Treaty after World War I was that the European colonizers increased its colonization of Africa and the Middle East, betraying the colonized who fought on their side. Mussolini attacked Ethiopia in the 1930’s; in part, because he felt that Italy, a victor in the war, was cheated of colonies at Versailles.

Albert: From an imperialist point of view, this was intriguing indeed!

Karl: Later, during World War II, various "Third World" nationalists were waiting for this inter-imperialist conflict to weaken the European powers, then they would struggle to break up the colonial empires. This happened when the war ended. In fact, during World War II, not all Third World nationalists fought on the  side of the Allies. Some fought on the side of Hitler, e.g., Bose in India and Rashid Ali (Moslem Brotherhood) in Iraq. In Vichy France, a black African served in its Parliament. The same applies to Senghor of Senegal. Consequently, Allied racists were pitted vs. Nazi racists. In addition, Ho Chi Minh remained neutral until the Japanese left Vietnam after World War II. Then he fought the Vichy French in Vietnam.

Furthermore, prior to World War II, Moorish soldiers from Spanish Morocco fought on the side of Franco’s Nationalists. I think that this resulted in some measure of independence for Spanish Morocco. Sometimes, anticolonialist achievements come from unexpected sources.

Albert: Thanks, for illustrating to us the "racist" contradictions within colonialism itself. This is surely an academic enrichment, always to remember to study all sides of the same coin of Racism, of Capitalism. Irene and Renate, we are dying of curiosity to hear what revolutionary "message" Frantz Fanon left as emancipatory legacy to all "Wretched of the Earth".

Renate: This "message" has to do with the "Question of Violence".  As Sorel had already indicated, the "colonized" did not discover social violence, they were born into "colonial, capitalist violence". This, even Marx, in a footnote to "Capital" has confirmed: "If Money, according to Augier, was born into this world, with natural bloodstains all over its cheek, then Capital saw light, blood and dirt dripping from all its pores, from head to toe."

Irene: One should really not read Marx's Capital before breakfast!

Bill: To calm you down, Irene, I will order you a "Bloody Mary" from the  Internet Bar.

Irene: I prefer a "Black & White" on the barbarian "Cave Rocks"!

Renate: Let me first relate Fanon's personal attitude to violence, pain, illness and emancipation, his self-devotion, and all these have nothing to do with any "conspiratorial theory" of the Illuminati.  In 1960, when he knew that he had leukaemia, Fanon did not especially protect himself from the colonialist violent dangers involved surrounding his work in the liberation movement. He was conscious of his fatal illness, but realizing his emancipatory task he did not spare himself. Let us see, how he acquired this illness!

Once, on the Moroccan-Algerian frontier, the French "CIA", the Algerian pieds noirs, blew up the car in which he was riding. Strange enough, he escaped death, living thereafter with twelve fractured spinal vertebrae. The lower half of his body was partially paralysed. He was flown to Rome, and even there an attempt was made on his life. All these attempted assassinations had resulted in his illness, in leukaemia, in the cutting short of his life. Now, he was convinced of the brutal, violent determination of his colonial, capitalist enemies. And his message was clear: "an eye for an eye, a vertebrate for a vertebrate"! Emancipatory Violence! Violent Self-Defence of the Colonized! This life experience generated the philosophic contents of his famous book, of the classic, of "The Wretched of the Earth".

Around March, 1961, in Rome, Fanon consulted with Sartre to write an introduction to his book. His colleagues advised him to go to the USA for treatment, but Fanon was very reluctant to enter the lion's den. At last, illness forced him to succumb, and in November, in a hospital in Washington D.C., he was reading the proofs of his coming book. However, his leukaemia reached a critical stage, and he died there.

Coseino: What an international, ideological, "crocodile tear" carnival was organized around the deaths of Mother Theresa, Lady Di and JFK Jr.! May they forever "rest in peace"! The bourgeoisie really knows how to consecrate the heroes of its globalized system! At least, we are resurrecting, are transcending our everliving Frantz !

Irene: However, if the essential part of Fanon's book was emancipatory violence, the existential section dealt with the theoretical, philosophic explanation of colonialism and neo-colonialism in all parts of the globe: its corruption, intrigues, conspiracies, genocide, manipulation, indoctrination, mind control. Fanon, to liberate Algeria, Africa and the rest of the "Third World",  individually and socially, advocated self-defence, revolutionary counter-violence, as remedy of all the psychological and physical damage caused by colonialism and imperialism on a global scale.

Renate: It must, however, be explained, why Fanon arrived at this radical solution. Leaving his personal experiences aside for the moment, which are already sufficient to arrive at such "radical" conclusions, his emancipatory thesis, as expressed in his notion of the cathartic effect of counter-violence, of this "cleansing force", of this "royal pardon", was, that decolonization could not be victorious, if the "wretched" did not seize political power from the "colonizers", by means of a violent liberation struggle, if every individual did not participate in this healing process, to expunge her/himself from the evils of colonialism and imperialism, from the sado-masochistic relations, inferiority complexes, auto-aggression, envy of colonial privileges, of master and servant relations, of the slave mentality, etc. Here, he insisted that everyone must take a bite in the bitter apple, to discover the proof by eating the sour colonial racist pudding all by oneself.

Irene: Fanon described our colonized world as a manichean reality, as a compartmentalized structure. He criticized Marxism, which did not analyse and which failed to include the "wretched  classes"  in its emancipatory theory. In "For the African Revolution", Fanon explained specific elements of the application of his theory of counter-violence, of organizing the liberation struggle. However, in our class we have already dealt with the most important aspects.

Coseino: Thank you, Irene and Renate, for a brilliant exposition. I read your respective books "Frantz Fanon: A Critical Study" and "L 'Oeuvre de Fanon"; I warmly recommend these works to all our students for further studies. As always, we have to be on our way! Till next time!

(The class begins to dissolve itself. Outside, mortars explode. Some students are protesting against the miserable conditions of life. A Coca-Cola truck goes up in flames. Tear-gas enters the hall. Certainly, this is not what Fanon meant, what he taught! Very cautiously the students of philosophy leave the classroom.)



Invasion of Iraq: Saddam Didn't Mass Murder His People with Gas
Posted on Tuesday, July 06 @ 22:48:21 AST
Topic: Saddam SaddamAnother Bush Lie About Iraq: Saddam Didn't Mass Murder His People with Gas. But is it Worse than that?

by Rob Kall, OpEdNews.Com

Now we're discovering that one of the last excuses G.W. Bush has remaining for going to war, that Saddam gassed thousands of his people, is also a lie-- a lie that Bush should of and probably did know was a lie.

Back in 1988 thousands of Kurds were reported killed in the gassing of Halabja. The CIA even prepared a report on it. Too bad the Bush people don't like to bother with reports. They have direct info from God.... Oh. I guess this proves that it's not God talking to George. Maybe he's having flashbacks. Maybe it's a case of the DTs. Maybe he's having strange symptoms from choking on another pretzel.

Bottom line.... Sadam did not kill those people. Bottom line--- Bush knew it and still uses it to argue his case for going to war with Saddam. This article about how Saddam will use testimony from the CIA to prove he did not do the gassing got me started on the column you are reading.

The IRANIANS gassed Halabja. The US knew it. Bush senior knew it and that's why, in 1988, the US gave Iraq poison gas to defend itself with.

Yet George W. Bush, in building his case for war, said, "The dictator who is assembling the world's most dangerous weapons has already used them on whole villages, leaving thousands of his own citizens dead, blind or disfigured."

Now, it appears that Saddam didn't use the poison gas on his people at all.

It gets even worse. When you tie in Achmed Chalabi, the accused Iranian Mole, who fed Bush's military neocons lies about Iraqi WMDs, you get a picture that adds up to the Iranians first mass murdering thousands of Kurds, then tricking Bush to go to war to do their dirty work-- defeating Saddam and neutralizing Iraq as a military threat. Bush has been working for the Iranians!

Now, one might be inclined to attribute this to the stupidity of George W. Bush and his advisors. But wait. His advisors are supposed to be really smart. And there's that little matter of the October Surprise that Ronnie Reagan and his VP George Bush senior pulled off upon taking office in the White House. It was the mess in Iran, more than anything else, that blew it for Jimmy Carter. Iran saved the Republicans' butts and handed them an eight year reign in Washington DC.

Is it too much of a stretch to speculate that the Republicans used their experience exploiting chaos in the Middle east to win the 2002 elections? Is it too much of a stretch to speculate that the Iranians worked with some of the neocons? Maybe. Is it too much of a stretch to speculate that the Iranians used their experience manipulating politics in America, used Chalabi to trick Bush and his failed advisors into a war that eliminated their sworn enemy and neutralized the army that had killed hundreds of thousands of their troops? Is that such a stretch? I don't think so.

Bottom line-- when an independent or right winger tells you he or she is glad we took out Evil Saddam the mass murderer, point out that Bush has lied about the mass murder too, that the worse mass murder that happened in Iraq was perpetrated by Iran, and that Bush was tricked by Chalabi into doing Iran's dirty work. Bush's father even gave Saddam poison gas to use in defense against the Iranians.

Weapons of mass destruction? No!

Saddam as evil mass murderer? No!

Huh? Saddam was not a mass murderer as Bush and Blair said? But he cut off people's heads and hands. That's nasty, right? If you think so, then take a look at Saudi Arabia. Decapitation is a regular form of execution in Saudi Arabia, and other parts of the Arab world. Cutting off hands is also a punishment for unacceptable actions, like thievery, that has been around for centuries in the Arab world. Years ago, while sharing a family dinner in a home in Morocco, I started to take a handful of food from a family-style bowl (cous-cous, I think) but they raised a ruckus and stopped me before my left hand touched the bowl. My host explained that the left hand was used for clean-up, in a country where toilet paper was a luxury most people couldn't afford. It was dirty and offensive to use the left hand to eat. When a thief is punished, his right hand is cut off and he can no longer share food with others.

Was Saddam the worst offender in the Middle East? I don't think so. The Iranians were guilty of gassing thousands of people. But the Iranians had a real army. Bush went after an Iraqi army that was far weaker than the one his father took on in 1991. The real villains are still out there. But now, after being duped by the Iranians, Bush has created a playground for terrorists that they would never have dreamed possible. Bush created a recruiting scenario for terrorists that they wouldn't have even fantasized could be that good.

What's left for Bush to lean on in his battle to hold onto his appointment to the Whitehouse? The divisive cultural issues are all that he has left to salvage his plunging presidency. We can expect him to go after churches, NASCAR dads, blue collar moms, southern Christians, homophobics... and that he and his surrogates will stir the waters of prejudice and division to a level this nation has not seen since the civil war. It's going to get very ugly.

Rob Kall rob@opednews.com is publisher of progressive news and opinion website www.opednews.com and organizer of cutting edge meetings that bring together world leaders, such as the Winter Brain Meeting and the StoryCon Summit Meeting on the Art, Science and Application of Story This article is copyright Rob Kall and originally published by opednews.com but permission is granted for reprint in print, email, blog or web media so long as this credit paragraph is attached. Reproduced from: www.opednews.com/kall_070604_gas_lies.htm
http://www.trinicenter.com/modules.php?name=News&file=article&sid=716&mode=t
hread&order=1&thold=5
******************************************************************