Sección 27

 

 

Aprendiendo de Kwame Nkrumah:
El "Chávez" de África
Hace 40 años: Ya Discutiendo el ALBA Armado en África


Aprendiendo de Kwame Nkrumah:
El "Chávez" de África
Hace 40 años: Ya Discutiendo el ALBA Armado en África

Por: Franz J. T. Lee

 

Kwame Nkrumah - Breves Datos Biográficos

Kwame Nkrumah nació el 18 de septiembre de 1909 en la aldea de Nkroful, Ghana (entonces llamada la Costa de Oro). Después de enseñar por algún tiempo en Ghana, obtuvo una beca (1934) para estudiar filosofía, economía, teología y sociología en la Universidad de Lincoln, EE.UU. En 1939 recibió el titulo de Licenciado en Educación y le fue ofrecida la cátedra de Asistencia en Filosofía. En 1942 se le otorgó la Licenciatura en Teología, en la misma universidad. En 1943, obtuvo la Maestría en Educación en la Universidad de Pennsylvania.

Durante este periodo estuvo en permanente actividad dentro del movimiento Pan-Africano y participó en el 50. Congreso Pan-Africano, realizado en Manchester, Inglaterra, en 1945. Escribió entonces su primer libro: Towards Colonial Freedom (1945).

En 1947 regresó a la Costa de Oro para integrarse al trabajo del movimiento nacionalista. De 1950 al 51 estuvo en prisión. Más tarde, al ser liberado, asistió a la Conferencia de Bandung (1955). El 6 de marzo de 1957 se logró la independencia de Ghana. Por esta época escribió su Autobiografía (1957).

En 1958 se realizó en Accra, Ghana, la primera Conferencia de Estados independientes Africanos. Nkrumah escribió su siguiente libro: I speak of Freedom, Hablo de libertad (1958). Por la época de la „decolonización“ africana, primera mitad de la década de los 60s, escribió: Africa Must Unite (1963); Consciencism: Philosophy of the African Revolution (1964); Neo-Colonialism: the last stage of Imperialism (1965). En 1963, fundó la „Organización para la Unidad Africana“ (OAU).

El 24 de febrero de 1966, mientras asistía a una Conferencia vietnamita de Paz, en Pekín, el „Servicio Secreto Británico“ dio un golpe de estado en Accra. A su regreso a África, el presidente Sekou Toure le garantizó asilo político en Guinea, República Africana, de la cual llegó a ser co-presidente. Entre 1966 y 1970 aparecieron sus trabajos de mayor relevancia tales como: Challenge of the Congo (1966); Axioms: Freedom Fighters’ Edition (1966); Voice from Conakry (1967); Dark Days in Ghana (1968); Handbook of Revolutionary Warfare (1968); Ghana: the way out (1968); Class Struggle in Africa (1970).

En 1971 abandonó Guinea para someterse a tratamiento de cáncer en Rumania. Murió en Bucarest el 27 de abril de 1972. Su cuerpo fue trasladado a Conakry (capital de la República de Guinea). Sólo el 9 de julio de 1972 accedió el gobierno de Ghana a que fuera enterrado en su aldea natal, Ngroful, y no en Accra. Como homenaje póstumo se publicaron sus dos últimos libros: Revolutionary Path (1973) y Rodesia File (1974).

En 1965, Nkrumah declaró: „El neo-colonialismo de hoy representa el imperialismo tardió en su final y quizás más peligrosa etapa. La esencia del neocolonialismo es la de que el Estado, siempre sujeto a él, es, en teoría, independiente, y posee todos los adornos aparentes de soberanía internacional... En realidad, su sistema económico y político está dirigido desde afuera. El neo-colonialismo es también la peor forma de imperialismo. Para los que lo practican significa poder sin responsabilidad, y para los que lo sufren significa explotación sin remedio’’ (1).

En Lucha de Clase en África, 1970, Nkrumah comenzó a analizar las estructuras de clase en la situación histórica africana del momento. Dentro de la lucha contra el neo-colonialismo concedió al naciente proletariado el rol de líder. El campesinado africano podría llegar a ser una clase revolucionaria pero en alianza con el proletariado. „Es una tarea del proletariado urbano africano, ganarse al campesinado para la revolución, llevando la revolución al campo’’ Este es el potencial revolucionario, el „estrato campesino rural y agricultores, el cual debe ser desarrollado porque son ellos los que proveerán la revolución, con su incalculable vigor“. Desarrolló la idea de Lenin acerca del Partido de vanguardia, forjando la alianza proletario-campesina. Una vez logrado esto, „en la lucha para alcanzar el socialismo, la revolución africana habrá sido, en efecto, ganada“.

Ya en 1968, en su "Handbook" (2) Nkrumah hizo una evaluación de la lucha revolucionaria en África, y en ella, los trabajadores y campesinos revolucionarios africanos jugaban un papel predominante.

 

Kwame Nkrumah -- El "Chávez" Africano
El "ALBA" de Nkrumah

Fue esa la época en que la guerra de guerrillas surgió como una forma de lucha emancipatoria en Sudáfrica, Angola, Mozambique, Guinea-Bissau, Namibia y Zimbabwe. Cada uno de estos movimientos tuvo sus formas específicas y sus propios liderazgos. Nkrumah enfatizaba que la coordinación continental era esencial contra el Apartheid (Sistema de segregación y discriminación racial) y contra las otras potencias neo-coloniales.

En este libro hacía hincapié en la urgencia de establecer en toda África, una maquinaria militar efectiva para planificar las tácticas y estrategias a seguir en la auto-defensa de la revolución africana. Hizo propuestas concretas para la coordinación política y militar del movimiento emancipatorio.

Especialmente, la parte II de este "Manual", „Estrategia, tácticas y técnicas“ es una compilación de las experiencias de la guerra de guerrillas en la Unión Soviética, China, Vietnam, Argelia y Cuba. Pasajes como el siguiente lo demuestran claramente: „La lucha revolucionaria es la inevitable y lógica respuesta a la situación política, económica y social en el África de hoy. No podemos darnos el lujo de una alternativa. Estamos enfrentando una necesidad... La dimensión de nuestra lucha es tan grande como el continente Africano mismo... La lucha armada del pueblo, la más alta forma de acción política, es un catalizador revolucionario de la situación neo-colonial’ (3). En la organización político-militar deben tomarse las siguientes medidas:

1) La fundación del Partido Revolucionario de Todo el Pueblo Africano (AAPRP) para coordinar la política a seguir y dirigir las acciones.

2) Organización de un Ejército Revolucionario de Todo el Pueblo Africano (AAPRA) para unificar nuestras fuerzas de liberación y llevar la lucha armada a su victoria final“ (4).

Es lógico que muy pronto algo similar será necesario para derrotar el "Imperio" en América Latina.

En aquél entonces, en Ghana, se realizó un detallado plan respecto a los centros de operaciones del AAPRA, zonas liberadas, milicias armadas, reclutamiento, métodos de entrenamiento, principios, propaganda, etc. Así mismo, se desarrollaron los principios básicos y técnicas a emplear en la guerra de guerrillas.

Como sabemos, después de la Segunda Guerra Mundial, en la época de la descolonización, que fue en realidad la era de la neocolonización -- de la independencia política fraudulenta y de la dependencia económica yanqui --, surgió el otro lado, la Negación del Nacionalismo Africano anti-imperialista pero pro-capitalista, el Pan-Africanismo anti-capitalista, con su extrema izquierda, el Socialismo Africano (Nkrumah, Nasser, Sekou Touré, Khadafi, Obote). Ya viendo un futuro "ALBA" en África (y también en America Latina y Asia), en su libro, "Africa Must Unite", Nkrumah explicó sus objetivos emancipatorios esenciales:

a) Un Mercado Común de Africa;
b) Una Moneda Común de Africa;
c) Una Zona Monetaria de Africa;
d) Un Banco Central de Africa;
e) Un sistema de comunicación continental;
f) Una Fuerza Armada Continental.
(Véase: http://www.geocities.com/juttafranz/publications00002.html

Como en el caso de Lumumba y otros líderes africanos radicales, y ahora Presidente Chávez de Venezuela, Nkrumah fue atacado en la prensa burguesa nacional, continental e internacional, fue reducido a un político megalomaniático y autoritario, un "dictador", un "tirano", y finalmente, en una operación conjunta de diversas agencias de inteligencia, como la CIA y otras organizaciones de conspiración militar, fue derrocado en un golpe. Tristemente, después de Nkrumah, casi todos los movimientos de liberación en el continente Africano -- en el Congo, Sudáfrica, Angola, Mozambique, Guinea-Bissau, Namibia, etc., -- terminaron en la misma corrupción política, económica y social virulenta, contra la cual pretendían luchar. Sin embargo, para antes de 1970, ninguno de estos objetivos revolucionarios se habían logrado. Incluso la Organización de la Unidad Africana, degeneró en un instrumento del Neo-Colonialismo. Su „Comité para la Liberación" carecía, en verdad, de función emancipatoria, y traicionó a las fuerzas revolucionarias en su lucha por la total emancipación.

Por el contrario, el Imperialismo occidental coordinaba sus estrategias militares en África, con la República de Sudáfrica racista fascista como primera potencia nuclear africana, formando parte del flanco sureño de la OTAN. Para salvar la revolución de Angola, a mediados de la década de los 70s, las fuerzas militares cubanas tuvieron que intervenir y terminar con la agresión fascista militar en África del Sur. Ni siquiera allí se ha establecido hasta ahora un alto mando político-militar revolucionario de las fuerzas emancipatorias de Angola, Mozambique y Zimbabwe. En último término, la revolución Africana tendrá que seguir los principios emancipatorios de Nkrumah, basados en el socialismo científico, tal como se ha hecho en otros continentes, enriqueciéndolos con nuevas experiencias en la lucha armada.

 

Conclusión

El profesor Claude Ake, de Port Harcourt, Nigeria, expresó con precisión cual ha de ser la escogencia verdadera en África, pero también en América Latina: „Parecería que la escogencia no está entre el capitalismo y el socialismo, sino entre el socialismo y la barbárie. ¿Cuál ha de ser?”(5).

Exacta alternativa ofrecía Marx al mundo proletario si no cumplía su histórica tarea. Esto quiere decir: la burguesía, el proletariado, la especie humana en su totalidad, terminarán en barbárie y en eventual aniquilación.

El otro día, dirigiéndose al cuerpo diplomático en Caracas, Presidente Chávez dijo lo mismo. De todos modos, hay mucho que aprender, otra vez, claramente se ve la cara africana de la Revolución Bolivariana en el "Chávez" africano: Kwame Nkrumah.


Notas Bibliográficas

(1) Kwame Nkrumah: Neo-colonialism, the last Stage of Imperialism, Panaf, London, 1974, p.p. 9-11.

(2) Kwame Nkrumah; Handbook of Revolutionary Warfare, I.P., New York, 1980.

(3) Kwame Nkrumah. Handbook of..., p.p. 42-56.

(4) Ibid., p. 56.

(5) Claude Ake: Revolutionary Pressures in Africa, Zed Press, London, 1979, p. 107.