Sección 15

 

EMANCIPACIÓN LATINOAMERICANA
VERSUS GLOBOFASCISMO.
EL PLAN DIABÓLICO DE LOS EE.UU.

El “Projecto para un Nuevo Siglo Americano” y sus
Incidencias sobre América Latina

Por: Jutta Schmitt, M.A.

La transformación del actual sistema capitalista laboral
en un futuro modo de postproducción creativa.

Por: Prof. Dr. Franz J. T. Lee.


El “Projecto para un Nuevo Siglo Americano” y sus Incidencias sobre América Latina

Por: Jutta Schmitt

Introducción

En esta ponencia, en el marco de la Primera Jornada de Discusión Política que se realiza en nuestra Facultad, titulada “Emancipación Latinoamericana versus Globo-Fascismo”, nos proponemos dilucidar uno de aquellos factores, que, según nuestro criterio, más impactan sobre y amenazan a los nuevos procesos y tendencias de reconstitución política, renovación económica y profundas reformas sociales, que hoy se viven en algunos países de América Latina, específicamente en Venezuela.

El trasfondo general de nuestro análisis lo constituye una realidad compleja. Aún cuando estamos convencidos de que todos conscientemente vivimos y compartimos el mismo tiempo y el mismo espacio, aún cuando escribimos la misma fecha en todas partes del mundo, aún cuando pareciera que ningún rincón de la tierra haya escapado a la ya notoria “globalización”, la realidad y actualidad global no es homogénea, ni tampoco unidimensional. Existe, debido a los diferentes niveles y grados de desarrollo de las fuerzas productivas en el mundo, un mismo proceso global que consiste de diferentes realidades - iguales, desiguales y combinadas a la vez. Este proceso global lo hemos denominado el proceso histórico de trabajo, basado en los seis ejes de la destrucción de la naturaleza, explotación económica, opresión política, discriminación social, alienación humana y militarización y aniquilación de la propia especie humana. En su etapa actual, “capitalista-corporativa”, la “clásica” explotación de la fuerza de trabajo física ha empezado cederle el terreno al trabajo intelectual, siendo la energía intelectual la que progresivamente sustituye a la fuerza de trabajo físcia y perfilándose así la condenación de billones de seres humanos en el planeta - vendedores de su fuerza de trabajo física - a la obsolencia, marginalidad y eventual extinción.

Dentro de la totalidad de este proceso igual, desigual y combinado sobreviven, conviven y combaten todavía realidades determinadas por fuerzas productivas que corresponden primordialmente a etapas anteriores a la actual-predominante, que es la del trabajo intelectual, aún cuando también y necesariamente contengan elementos de ésta última. Es esto el caso de la vasta mayoría de los países y regiones del mundo que constituyen el llamado “Tercer Mundo” o “Sur” del planeta, y que conforman el otro lado de la misma moneda que se llama, eufemísticamente, “progreso y desarrollo”, es decir, el estancamiento y subdesarrollo. Ambos lados desiguales y contradictorios son producto del desenvolvimiento histórico del mismo proceso de trabajo en su etapa capitalista, con el establecimiento del mercado mundial y su intercambio forzado y desigual.

Las características del “progreso y desarrollo” las encontramos en los centros de producción “más avanzados” del mundo, es decir en los países de la alta tecnología, y también es allí donde encontramos tanto la más marcada concentración de capital en manos de unas pocas corporaciones transnacionales, como la más sofisticada tecnología aplicada al proceso de producción. Como la capacidad de la tecnología de producción es equivalente a la capacidad de la tecnología de destrucción, los centros de producción también concentran los más sofisticados arsenales de armamento, complemento indispensable, hoy más que nunca, para garantizar su predominancia “productiva” en el mundo.

Ante la declarada ausencia de alternativas al modelo único de “producción” reinante en el mundo, que es el modelo capitalista-corporativo, y ante la prohibición tajante, por parte de los poderes económicos establecidos, de cualquier esfuerzo que apunte en otra dirección, se ha estado imponiendo, progresivamente y bajo el concepto del “mundo libre, democrático y próspero”, una verdadera dictadura de la libertad, que no es otra cosa que la libertad del inmenso capital perversamente concentrado en las más grandes corporaciones transnacionales, de abrirse paso en todas las esferas que todavía quedan por conquistar, para transformarlas en propiedad privada, mercancía y ganancia, desde el conocimiento ancestral-indígena hasta el genoma de cualquier ser vivo en el planeta.

Detrás de los eternamente propagados “valores” de la “libertad” y de la “democracía” se esconde, a fin de cuentas, la apertura a cualquier costo de mercados para el capital transnacional, y en última instancia, la apertura a la fuerza por medio de la invasión militar de aquellos mercados, que se muestren reacios al propósito neoliberal. La expresión político-militar de este cuadro económico global, la vemos en un verdadero globofascismo, que tiene su “epicentro” actual en los EE.UU. y que promueve de manera abierta y agresiva los intereses económicos de la cada vez más reducida clase social que sustenta los medios de producción, en detrimento de la cada vez más numerosa clase social, que vende su fuerza de trabajo, primordialmente física, a escala mundial. Han vuelto las guerras, como mejor remedio no sólo para enfrentar las crisis económicas de sobreproducción y sobrecapacidad por medio de la destrucción de capital, fuerzas de trabajo y una posterior fase de “reconstrucción” y “recuperación” económica, sino en miras de eradicar de la faz de la tierra el vasto “ejército de reserva”, ya obsoleto, de billones de seres humanos, vendedores de su fuerza de trabajo física.

Esto es, de manera muy comprimida, la esencia de lo que hemos denominado el “globofascismo”, que constituye el trasfondo el cual tenemos que necesariamente considerar a la hora de estudiar las tendencias y los procesos tanto progresistas que se dan en el mundo, específicamente en nuestra América Latina, como también aquellas fuerzas, que agresivamente promueven, profundizan y radicalizan los intereses que empujan el orden mundial existente hacia su extremo letal, como lo es el caso del Projecto Para un Nuevo Siglo Americano, que vamos a presentar en seguida. Cualquier diseño de un futuro que sea distinto del horizonte nefasto, que se está perfilando en estos momentos a escala global, tiene que conocer en toda su magnitud las fuerzas adversas que operan en contra de las propuestas alternativas. Por esta misma razón, hemos dedicado la mayor parte de nuestro trabajo a dar a conocer el Proyecto para un nuevo Siglo Americano.

1. ¿Qué es el Projecto para un Nuevo Siglo Americano?

El Projecto para un Nuevo Siglo Americano o PNAC[1] por sus siglas en inglés es, lo que denominan en inglés un “think tank”, una especie de “fábrica de pensamientos”, subordinable bajo la categoría “investigación y análisis de política exterior, estudios estratégicos e internacionales”, de la corriente “neo-conservadora” en los EE.UU. Sus miembros propagan una ideología militarista, que se centra en el uso de la presión y persuasión basada en la fuerza militar como instrumento primordial de la “diplomacia”, descartando rotundamente que las relaciones internacionales puedan ser reguladas de manera efectiva por el derecho internacional. En su “Declaración de Principios” y sobre todo en su documento clave, titulado “Reconstruyendo las Defensas de América: Estrategia, Fuerzas y Recursos para un Nuevo Siglo”, el PNAC expone sus ideas, partiendo de la premisa de una supremacía estadounidense incontestada en el mundo.

Poco conoce la llamada “opinión pública” de los propios EE.UU. sobre el PNAC, aún cuando esta organización haya llegado a determinar decisivamente la política exterior de la actual administración George W. Bush, ocupando muchos de sus miembros cargos centrales en el gobierno de este último. Por eso mismo, el PNAC lideriza la lista de los 25 objetos noticiosos más censuradas por los medios de comunicación de masa estadounidenses en el período 2002-2003.[2]

Según su propia definición, el PNAC es una “organización educacional sin fines de lucro, que tiene el propósito de promover un liderazgo americano global”, y su origen data del mes de junio de 1997[3], cuando la presidencia de los EE.UU. la ejerce Bill Clinton. Los 25 firmantes del Proyecto[4], de algunos de los cuales hablaremos más adelante, deploran en su “Declaración de Principios” la política exterior y de defensa incoherente de la administración Clinton, y la falta de propuestas para directivas claras por parte de los sectores conservadores, y es así como llegan a constatar la ausencia de una visión estratégica para el rol de América en el mundo. Urgen, de que América asuma un rol decididamente protagónico de liderazgo global, en función de velar activa y sobre todo preventivamente por sus intereses en el mundo. Constan los firmantes, que, al finalizar el siglo XX y al haber vencido en la Guerra Fría, Norteamérica se encuentra en la posición única y sin precedentes de constituir el poder global preeminente sin competidor, y que el reto para el siglo XXI es indudablemente él de aprovechar estos mismos logros, fruto de las décadas pasadas, para moldear un nuevo siglo favorable a los intereses y prinicipos Norteamericanos.[5]

Sin embargo, consideran los firmantes a la hora de elaborar su Proyecto, que Norteamérica corre el peligro de perder esta única oportunidad, al solamente consumir y gastar el “capital” ya acumulado, es decir, al vivir de las inversiones militares y de los logros de la política exterior obtenidos en el pasado, más no enfrentar y prevenir los retos futuros. Entre los obstáculos para que Norteamérica mantenga su influencia en el mundo, figuran, según los firmantes, los cortes en el presupuesto para asuntos exteriores y gastos de defensa, la nula atención que se le presta al arte de gobernar a la altura de los requerimientos de la época, un liderazgo inconsistente y la preferencia del cortoplacismo sobre consideraciones estratégicas de largo plazo.[6]

A partir de estas observaciones surge entonces la propuesta de un liderazgo global firme, que se edifique sobre un sector militar fuerte, sobre una política exterior, que audaz y agresivamente empuje hacia la realización de los “principios” (léase intereses) norteamericanos en el mundo, y sobre un liderazgo nacional que acepte y asuma las responsabilidades globales de los EE.UU. en el mundo.[7] Consideran los firmantes al final de su Declaración de Principios, que es imperativo, primero, aumentar considerablemente el presupuesto militar para poder enfrentar tanto las responsabilidades de la actualidad como los retos del futuro; segundo, estrechar los lazos con sus aliados democráticos y retar a régimenes, que son hostiles a los intereses y valores americanos; tercero, promover la causa de la “libertad política y económica” en el exterior[8]; y cuarto, mantener la “paz y seguridad” en Europa, Asia y Medio Oriente y preservar y extender un orden internacional propicio a y reforzador de la seguridad, prosperidad y de los principios americanos.[9]

La Declaración de Principios del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano concluye urgiendo, que se aprenda la “lección de la historia del siglo pasado”, que es, para los firmantes, la de reconocer la importancia de moldear las circunstancias antes de que surgan las crisis y contrarestar amenazas antes de que estas se agudicen, con lo cual quedan sentadas las bases para la posterior “Doctrina Bush” o doctrina de las “guerras preventivas”, como en efecto fue establecida por medio de la Estrategia de Seguridad Nacional de los EE.UU., el 20 de Septiembre del 2002.

Ahora bien, ante los lineamientos generales trazados por el PNAC en el verano de 1997 para garantizar la preeminencia de América en el mundo, y más aún teniendo en cuenta su documento clave, “Reconstituyendo las Defensas de América”, publicado por el PNAC en el año 2000, que constituye su pilar ideológico-militarista y que trataremos más adelante, el 11 de Septiembre de 2001 pareciera como un verdadero “regalo del cielo”, en términos de brindar la base objetiva y absolutamente indispensable para poder justificar la realización del “Proyecto para un nuevo Siglo Americano”, para romper además cualquier resistencia que pretendiera interponerse ante semejantes aspiraciones, y para obtener el major consenso “psico-político” posible por parte de la población Norteaméricana. Surgió, gracias al 11 de Septiembre, el cuadro óptimo de un enemigo omnipresente, peligrosísimo, impredecible, con múltiples colaboradores, con cara identificable pero difuso en cuanto a su definición, que es la del “terrorismo internacional”[10]. El 11 de Septiembre de 2001 fue el “evento catalizador” tan urgentemente requerido para poder cumplir con las tareas trazadas, y gracias a la consiguiente declaración de la „guerra contra el terrorismo“, que se lanzaba desde un principio en términos de una guerra perpetua, se permitió la rápida implementación de un sistema de control y vigilancia que opera a nivel doméstico-estadounidense y progresivamente a nivel mundial, y la abierta militarización de la política exterior de los EE.UU.[11] Estaba finalmente dado el necesario “fondo teatral” ante el cual los EE.UU. podían avanzar sus intereses geoestratégicos bajo el disfraz de la “guerra contra el terrorismo” y de neutralizar y si fuese necesario, eliminar de manera efectiva cualquier forma de disidencia o restistencia en relación a su proyecto totalitario-global.[12]

 

Sin embargo y en cuanto a los personajes que están detrás y empujan al Proyecto de un Nuevo Siglo Americano, es absolutamente menester de aclarar, que aquí no se trata de un grupito de locos, soñadores de un imperio global americano y conspiradores contra la “paz mundial”, sino que se trata de la expresión lógica de un sistema económico-social basado en la producción de ganancias, la competencia y la creciente concentración y centralización del capital, establecido a nivel mundial. Ante una situación objetiva que requiere, para su funcionamiento “óptimo”, primero, el acceso irrestricto a recursos energéticos y naturales, segundo, la apertura sin límites de los mercados económicos y financieros a escala global, tercero, la desaparición de políticas económico-sociales a nivel de los estados nacionales, es decir, la aniquilación del estado nacional como ente regulador; y cuarto, el fortalecimiento de entes supranancionales como lo son la OMC, el FMI y el Banco Mundial, organos representantes de los intereses de las corporaciones transnacionales más competitivas, pero donde la última garantía la brinda la apertura de mercados forzada por las armas, es lógico que tales “requerimientos objetivos” encuentren su correspondiente expresión subjetiva, en forma de proposiciones tal como el proyecto propuesto por el PNAC.

 

Más específicamente, “think tanks” como el PNAC y toda una red a nivel financiero, organizacional, personal e ideológico de “fábricas de pensamientos” del espectro “neo-conservador”,[13] constituyen la “vanguardia intelectual” o mejor dicho, las maquinarias de promoción agresiva y directa de los intereses de las grandes corporaciones norteamericanas de los sectores energía, militar, electrónico-computación, químico, agri-biofarmacéutico y también telecomunicación, en otras palabras, del “complejo energético-militar-postindustrial”, para utilizar la versión actualizada de un viejo concepto.[14] Estos “think tanks” están íntimamente ligados a las grandes e influyentes fundaciones conservadoras, que a su vez constituyen la plataforma de promoción de políticas que favorecen a los intereses económicos de las grandes corporaciones. Entre las más conservadoras, “prominentes” e influyentes figuran la Bradley Foundation, la Heritage Foundation, la Smith Richardson Foundation, la Olin Foundation y la Scaife Foundation,[15] quienes junto a los “think tank” patrocinados por ellos, no sólo han llegado a formular los principios centrales de la política doméstica y exterior del gobierno repúblicano de turno, sino a “delegar” representantes de sus intereses a las más altas esferas políticas.

 

El propio Proyecto para un Nuevo Siglo Americano, cuya “casa madre” es el “American Enterprise Institute” (AEI),[16], ha sido patrocinado, por tres de las fundaciones antes mencionadas, la John Olin Foundation, la Sarah Scaife Foundation y la Lynde and Harry Bradley Foundation,[17] y muchos de sus miembros, estrechamente ligados al “complejo energético-militar-postindustrial”, han llegado a ocupar cargos de alto rango en la actual administración Bush, con lo cual sus principios se han convertido en la doctrina oficial de política exterior y seguridad nacional.

 

 

2. Personajes detrás del PNAC - Project for a New American Century

 

El grupo de personas e intereses corporativos de diferente índole que constituyen el PNAC fueron empujados a la cúspide de sus ambiciones, primero, gracias a las acciones preventivas en materia electoral de Jeb Bush[18], intregrante del PNAC, gobernador de la Florida y hermano del posteriormente ascendido George W. Bush a la presidencia de los EE.UU. por designación de la Corte Suprema de Justicia de este país; y segundo y como ya indicado anteriormente, gracias al 11 de Septiembre del 2001, que se convirtió en base objetiva para la justificación y realización del proyceto. En un breve y comprimido recorrido, vamos a dilucidar entonces algunos de los personajes más importantes detrás del Proyecto para un nuevo Siglo Americano.

 

El “padre ideológico” del PNAC es el actual Secretario Adjunto de Defensa, Paul Wolfowitz, y entre los miembros fundadores del grupo figuran el actual Vicepresidente de los EE.UU., Dick Cheney, el actual Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld; y Richard Perle, miembro eminente del Policy Defense Board (panel de políticas de defensa), del cual fue director hasta hace poco. Paul Wolfowitz es un Republicano ultra-conservador, feróz defensor de una política exterior agresiva para contrarrestar cualquier amenaza que se interponga a los intereses de los EE.UU. en el mundo en forma de una posible potencia competidora, es además un teórico de la supremacía militar estadounidense, un fiel creyente en la lógica del poder absoluto y el arquitecto principal de la “reconstrucción” del Iraq de la postguerra.[19]

Dick Cheney es el ex-director general de la empresa productora de equipos para la industria petrolera, Halliburton y de su subsidiaria, Kellog, Brown & Root, hoy empresas ganadoras de billonarios contratos para “reconstruir” la infraestructura petrolera Iraquí y para la exploración y perforación de nuevas fuentes petroleras en Iraq.[20] Cheney además es el encargado del “Plan Energía” de la administración Bush; ha movilizando sus vínculos con las grandes corporaciones del sector energía, como por ejemplo con Ken Lay, ex-director ejecutivo del quebrado gigante energético, “Enron”; ha diseñado un plan energético para la nación de acuerdo a los intereses de los sectores petrolero, gas y energía nuclear, combinando sus alianzas corporativas con su visión estratégica del petroleo y gas como parte integral de la política exterior de los Estados Unidos.[21]

 

Donald Rumsfeld, ex-piloto de la US Marina, burócrata y político veterano no sólo con vasta experiencia en gobiernos anteriores sino también como director y gerente de empresas farmacéuticas y de teconología de comunicación, lideriza, en su función de Secretario de Defensa, la revisión general que hace el Pentágono de las fuerzas armadas estadounidenses, y promueve una nueva estrategia militar “adecuada al siglo XXI”, que consiste en la reorganización de su estructura de comando establecida a nivel mundial, el “Unified Command Plan”, y la modernización de los equipos militares; contando para todo ello con un presupuesto equivalente al presupuesto de defensa combinado de los siguiente ocho poderes militares más grandes del mundo. Rumsfeld es, además, un apasionado defensor de un ambicioso sistema de defensa anti-misíl.[22]

Richard Perle, consejero principal de Rumsfeld, fue conocido en los años 80 por su convicción de que EE.UU. podrían ganar una guerra nuclear, por lo que fue tildado de “Príncipe de la Oscuridad”[23]. Perle es miembro del Defense Policy Board, organo con gran influencia sobre la política exterior militar del Pentágono, y aboga por el uso de la fuerza en los asuntos internacionales, abiertamente despreciando la noción de un orden mundial basado en el derecho internacional, noción que la considera blanda, ineficiente y hasta peligrosa.[24] Perle es, además, una especie de “consejero para inversionistas” en asuntos de sacarle ganancia a conflictos bélicos que se perfilan en el futuro.[25]
El presidente del PNAC es William Kristol, anterior jefe de personal del vicepresidente Dan Quayle bajo la presidencia de Bush-Padre, influyente personaje neo-conservador, promotor de un conjunto de ideas para una nueva política exterior que, después del 11 de Septiembre, se ha convertido en la “Doctrina Bush” del presidente Bush-Hijo. En los años 90, Kristol fue integrante de un proyecto de la Bradley Foundation y actualmente es editor del semanario neo-conservador “Weekly Standard”, propiedad del imperio mediático de Ruppert Murdoch. Kristol, además, es uno de los miembros del PNAC que integran el “Comité para la Liberación de Iraq”, surgido a iniciativa del propio PNAC y que ha sido calificado como la punta de lanza del lobby pro-guerra estadounidense.[26]

 

Bruce Jackson, uno de los directores del PNAC, ex-funcionario del Pentágono bajo la presidencia de Ronald Reagan y anterior vicepresidente (de 1993 a 2002) de la empresa productora de armamento y equipo militar, Lockheed Martin, preside el mismo “Comité para la Liberación de Iraq”.

 

Otro de los directores del PNAC es John Bolton, anterior vicepresidente del “think tank”

American Enterprise Institute, actual Subsecretario para el Control de Armas y Seguridad Internacional; en la era Reagan apoyó a los Contras Nicaragüenses; actualmente aboga por un “cambio de regimen” en Corea del Norte, y es abiertamente hóstil a los tratados internacionales a los cuales considera, junto a las Naciones Unidas, como una amenaza a la soberanía de los EE.UU. Bolton liderizó el esfuerzo dentro del Departamento de Estado de sabotear la Corte Criminal Internacional, al retroceder del Estatuto de Roma, y recientemente ha acusado a Cuba de poseer un programa de guerra biológica ofensivo, acusación por cierta descartada por funcionarios anónimos del servicio de inteligencia estadounidense.[27]

Finalmente, entre muchos otros personajes importantes que integran la larga lista de personas vinculadas al PNAC, queremos resaltar a Elliot Abrahams y Vin Weber, por ser vinculados de una u otra manera con los eventos desestabilizadores y promotores de corrientes adversos al proceso de la Revolución Bolivariana, que se vive en Venezuela. Venezuela. Elliott Abrams es un especialista en guerra sucia de los años 80 con vínculos a los escuadrones de la muerte en Centroamérica; fue condenado por mentir ante el Congreso norteamericano respecto al escándalo Irán-Contra, perdonado por Bush-Padre y empleado en el 2001 por el gobierno Bush-Hijo como director mayor para “Democracia, Derechos Humanos y Operaciones Internacionales” en el Consejo de Seguridad Nacional. En el 2002 fue nombrado director mayor para Asuntos del Medio Oriente y Africa del Norte para “promover la paz y seguridad” en la región. [28] En un artículo publicado en The Observer International el 21 de Abril 2002, titulado “Golpe en Venezuela vinculado al Equipo Bush”, se resalta la figura de Elliot Abrams, que tuvo una esencial importancia en relación al golpe, según el autor. [29]

 

Vin Weber, anterior congresista Republicano de Minnesota, co-fundador y vicepresidente del “think tank” neoconservador, “Empower America”, encabeza actualmente la dirección del National Endowment for Democracy (NED), una institución fundada en 1983 por el Congreso estadounidense para “hacer de algún modo abiertamente lo que la CIA había hecho de manera cubierta durante décadas”, como lo formula Bill Berkowitz, observador del movimiento conservador en los EE.UU.[30] Según Barbara Conry, del “think tank” Cato Institute, del mismo espectro conservador, el National Endowment for Democracy


“tiene una historia de corrupción y mala administración, es, a lo mejor supérfluo y a menudos destructivo. A través de esta fundación, el contribuyente norteamericano ha financiado grupos con interéses especiales para acosar a gobiernos debidamente electos de países amigables, interferir en elecciones extranjeras, y fomentar la corrupción de movimientos democráticos.”[31]

En palabras de Berkowitz:
“El National Endowment for Democracy … proporciona dinero, soporte técnico, provisiones, programas de entrenamiento, conocimiento de medios, asistencia en relaciones públicas y equipamiento sofisticado para seleccionar a grupos políticos, organizaciones cívicas, organizaciones sindicales, movimientos disidentes, grupos estudiantiles, editores de libros, diarios y otros medios. Su objetivo es desestabilizar a movimientos progresistas, particularmente aquellos que tienen una inclinación socialista o democrático-socialista.”[32]

Aprovechando sus lazos con el National Endowment for Democracy, la administración Bush, abiertamente adversa al gobierno legítimo y democrático de Hugo Chávez en Venezuela, les ha concedido en el año 2001, a través de este mismo instituto, centenares de miles de dólares a las fuerzas y organizaciones venezolanas que adversan al presidente y a su proyecto político, y que llegaron a crear las condiciones que condujeron al golpe de estado del 11 de Abril del 2002, cuyo líder empresarial, que por un breve lapso llegó a usurpar la presidencia, fue inmediato y abiertamente reconocido por la misma administración Bush.[33]

Conste, y como detalla su propia página web, el National Endowment for Democracyen cuya dirección figura, repetimos, Vin Weber, integrante del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano, sigue canalizando dineros a Venezuela, que el año pasado abarcaron a 15 organizaciones que operan dentro de los sectores campesino, sindical, justicia, educación, comercio y empresa privada, y totalizaron un monto de 1.097.000 dólares americanos.[34]

3. Reconstruyendo las Defensas de América: Estrategia, Fuerzas y Recursos para un Nuevo Siglo [35]

En Septiembre de 2000, año de las elecciones presidenciales en Norteamérica y con miras a que la nueva administración, una vez investida, tendría que elaborar y presentar un “Reporte & Revisión de Defensa” (Defense Review) para su período de gestión, el PNAC oportunamente publicó un documento correspondiente, que contiene su verdadera “esencia” en terminos de una ideología profundamente militarista, partiendo de la convicción, de que Norteamérica debería tanto preservar en la actualidad como expandir hacia el futuro su liderazgo global y su posición de preeminencia económica, tecnológica y militar.[36] Consta el documento en la introducción:

“En la actualidad, los Estados Unidos no enfrentan rival alguno a nivel global. La gran estrategia principal de América debería tener como objetivo la preservación de esta posición ventajosa y extenderla, lo más lejano posible, hacia el futuro”[37]

Partiendo de la premisa principal, de que sus capacidades militares son las decisivas para poder asegurale a Norteamérica su actual preeminencia global y también futura, se establecen cuatro misiones centrales para las Fuerzas Armadas estadounidenses en función de lograr este objetivo, y para lo cual se considera imprescindible un presupuesto militar que sea lo más amplio y menos restrictivo posible.[38]

Estas cuatro misiones centrales son, primero, defender la Patria Americana[39]; segundo, combatir y ganar de manera decisiva múltiples y simultáneas guerras de gran escala; tercero, realizar misiones “policíacas” y de vigilancia en función de moldear el entorno de seguridad en “regiones críticas” del mundo; y cuarto, transformar las Fuerzas Armadas Estadounidenses en aprovechamiento de la “revolución tecnológica”, progresivamente reemplazando su armamento y equipo militar con una nueva generación de sistemas de armas y equipos de combate ultra-tecnologizados.[40]

En este sentido, se concibe la tarea de las fuerzas militares estadounidenses en los terminos generales de:

“asegurar y expandir las zonas de “paz democrática”, contrarrestar el auge de una nueva gran potencia competidora, defender regiones claves en Europa, Asia del Este y Medio Oriente, y preservar la preeminencia Americana a través de la venidera transformación de la guerra, posibilitada por nuevas tecnologías.”[41]

Específicamente, el documento propone, primero, mantener la superioridad nuclear-estratégica, segundo, elevar el personal de servicio activo de 1,4 a 1,6 milliones de miembros activos; tercero, reposicionar las Fuerzas Armadas estadounidenses de acuerdo a las realidades estratégicas del siglo XXI, moviendo sus bases permanentes hacia la Europa del Sudeste y hacia la Asia del Sudeste; cuarto, modernizar selectivamente las actuales fuerzas armadas estadounidenses; quinto, desarrollar y desplegar sistemas de defensa anti-misíl de alcance global, tanto para defender la “patria Americana” y a sus aliados, como para proveer una base segura para la proyección del poder norteamericano alrededor del mundo, previéndose un “sistema escalonado” de componentes basados en tierra, mar, aire y espacio; sexto, controlar los nuevos “ámbitos comunes internacionales” del espacio y ciber-espacio, preparando el camino para la creación de un nuevo servicio militar – las Fuerzas Espaciales de los EE.UU., con la misión del control espacial y con miras al surgimiento del espacio como un futuro “teatro de guerra”clave; séptimo, aprovechar la revolución tecnológica para asegurar la superioridad a largo plazo de las fuerzas armadas convencionales estadounidenses -- especialmente con miras a nuevos métodos de ataque, electrónico, “no-letal”, y biológico, enfocando nuevas formas de guerra biológica dirigida hacia genotipos específicos, “transformando la guerra biológica del ámbito del terror en una herramienta políticamente útil”[42] --; y octavo, incrementar los gastos militares a un nivel mínimo de entre 3.5 y 3.8 por ciento del producto interno bruto.[43]

Vale destacar, que las “grandes potencias competidoras” potenciales, a las que hace referencia explícita el documento, son China y Europa, al constar:

“Hoy se entiende comunmente, que la información y otras tecnologías - como también la extensa proliferación de tecnología y armas - están creando una dinámica que podría llegar a amenazar la capacidad de América de ejercer su poder militar dominante. Rivales potenciales, tales como la China, están ansiosos de explotar a estas tecnologías transformadoras dentro un ámplio espectro ....”[44]

... “Particularmente, las fuerzas militares Chinas buscan aprovechar la ‘revolución en asuntos militares’ para compensar las ventajas Americanas en cuanto a poder aéreo y naval, por ejemplo.” ...[45]

“Aumentar el poder militar estadounidense en Asia del Este es la clave para hacer frente al auge de China como una gran potencia.”[46]

En cuanto a Europa se refiere, el documento observa:

“A pesar de que el foco de conflicto en Europa haya cambiado, queda una necesidad de estacionar Fuerzas Estadounidenses en el norte y centro de Europa. La región es estable, sin embargo, una presencia estadounidense contínua ayuda a asegurarles a los poderes Europeos centrales, especialmente Alemania, que los Estados Unidos conservan sus intereses de seguridad a largo plazo en el continente. Esto tiene especial importancia a la luz de los pasos nascientes de Europa hacia una ‘identidad’ y política de defensa independiente; es menester que la OTAN no sea reemplazada por la Unión Europea, dejando a los EE.UU. sin voz en los asuntos de seguridad Europeos.”[47]

En resumen, el “Manifiesto Militar” del PNAC, “Rebuilding America´s Defenses: Strategies, Forces and Resources for a New Century”, diseña, en sus 90 páginas, una estrategia para preservar y extender un orden mundial unipolar, basado en la predominancia militar incontestada de Norteamérica. El “manifiesto”, elaborado en el año 2000, no sólo “augura” el “evento catastrófico y catalizador” de 11 de Septiembre de 2001, sino “anticipa” la política exterior de la administración Bush-Hijo en cuanto al incremento marcado del presupuesto de defensa, el estacionamiento de fuerzas militares estadounidenses en bases permanentes y semi-permanentes alredeor del globo para realizar “tareas policíacas y de vigilancia”, el retiro del tratado ABM, y el desarrollo de una nueva generación de armas nucleares tácticas. [48]

Las líneas trazadas por el PNAC han sido adoptadas por la administración de George W. Bush, gracias a las estrechas interrelaciones existentes entre sus integrantes no sólo con las grandes fundaciones privadas, los “think tank” neo-conservadores y también con los medios, sino con las grandes corporaciones - específicamente del sector energía y defensa -, con el propio establishment militar y con las más altas esferas del mundo político. Así es como la Estrategia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos de América, publicada en Septiembre de 2002, un año después del 11 de Septiembre, constituye el fiel reflejo de la visión de “Full Spectrum Dominance” (dominancia del espectro completo), elaborada por el PNAC.

4. ”Estrategia de Seguridad” Estadounidense e Implicaciones sobre América Latina

En la implementación de su nueva política exterior explícitamente “preventiva” y agresiva en función de asegurar y perpetuar la incontestada preeminencia estadounidense a nivel mundial, el gobierno norteaméricano parte de la premisa, de que la “guerra contra del terrorismo global” difiere de cualquier otra guerra en la historia de los EE.UU., en cuanto que durará por un tiempo indefinido y se dirige en contra de un enemigo, que es particularmente “evasivo”, con lo que quedan sentadas las bases para la “justificación” no sólo de la militarización del propio homeland, sino y en primer lugar de la militarización de las relaciones internacionales mediante la guerra preventiva-perpetua, constando el documento, que “nuestra mejor defensa es una buena ofensiva”.[49]

Lo que hay que asegurar y perpetuar en el fondo, sin embargo y como lo expresa la propia National Security Strategy en sus capítulos VI y VII, es, como hemos observado en nuestra introducción, la apertura de mercados a toda costa para las grandes corporaciones estadounidenses en beneficio de la misma clase social que hoy ve a su “manifiesto militarista” convertido en estrategia de seguridad nacional - que es la clase cada vez más reducida que concentra los medios de producción y el capital en sus manos, en detrimento de la cada vez más numerosa clase social, que vende su fuerza de trabajo a nivel mundial.

Así que para la Norteamérica Corporativa y como lo reza el capítulo VI de su Estrategia de Seguridad Nacional, “Ignite a New Era of Global Economic Growth through Free Markets and Free Trade” (Encender una nueva era de crecimiento económico mediante mercados libres y libre comercio),

“las lecciones de la historia son claras: economías del mercado, no economías de comando y control bajo la mano pesada del gobierno, constituyen la mejor manera de promover prosperidad y reducir la pobreza”.[50]

¡Y esto lo dice precisamente una administración íntimamente fusionada con las grandes corporaciones transnacionales, la cual, mediante un sistema de comando y control implementado a nivel mundial por la mano pesada del propio gobierno estadounidense, promueve la prosperidad de la América Corporativa y reduce efectivamente la pobreza al asegurar el exterminio de los pobres del planeta, de billones de fuerzas de trabajo obsoletas, por medio de la guerra en permanencia.

“Seguridad nacional” se traduce entonces en asegurar las ganancias para las grandes corporaciones transnacionales con base en EE.UU., “interés nacional” se traduce en los intereses económicos de la clase social reducida, que concentra en sus manos el capital, “democracia” se traduce en "la imposición de la dictadura del capital” y “libertad” en esclavitud. En este mismo sentido hay que comprender la aseveración hecha en el capítulo VII, de que “mercados libres y libre comercio son prioridades de nuestra estrategia de seguridad nacional.”[51]

Ahora bien, en lo que concierne específicamente a América Latina y como establecido en el capítulo VI de la Estrategia de Seguridad Nacional, los EE.UU., con miras a promover el comercio libre en función de velar por su “interes de seguridad nacional”, se proponen “presionar iniciativas regionales”, constando que “los EE.UU. y otras democracias en el Hemisferio Occidental han acordado crear el Área de Libre Comercio para las Américas, intentando su terminación para el 2005.”[52]

Las inciativas hemisféricas como el ALCA, las iniciativas regionales como la Iniciativa Regional Andina y “planes” particulares como el “Plan Puebla-Panamá”, el “Plan Colombia” y el “Plan Dignidad”, son, esencialmente, estrategias de expropiación bajo diferentes disfraces, con un impacto nefasto para la gran mayoría de las poblaciones de los países afectados, es decir, para las fuerzas de trabajo físicas.

Dentro de este cuadro, el ALCA constituye el “plan maestro” para abrirle el paso a las corporaciones transnacionales al tesoro latinoamericano, garantizándoles el acceso irrestricto a los recursos naturales e inclusive biológicos, para su privatización bajo los derechos de la propiedad intelectual, interfiriendo en la soberanía de los países particulares al modificar sustancialmente sus constituciones nacionales. La Iniciativa Regional Andina es compuesta de planes particulares como el “Plan Colombia” y “Plan Dignidad”, reforzando los objetivos trazados por el ALCA.[53]

La Iniciativa Regional Andina básicamente consiste en asistencia financiera estadounidense en el orden de 800 millones de dólares (año 2002) para financiar “programas anti-narcoticos”, fomentar la “cimentación de instituciones democráticas” y brindar “asistencia de desarrollo” para las siete naciones latinoaméricanas que forman parte de esta inciativa, es decir, Panamá, Colombia, Venezuela, Ecuador, Peru, Bolivia y Brazil.[54] El mero hecho de que la mitad de la “ayuda financiera” se destina a la asistencia en materia de seguridad y “ejecución de la ley” deja entrever, que esta iniciativa busca sobre todo reforzar y extender las capacidades militares y de vigilancia policíaca desde Panamá hasta Bolivia en nombre de la “lucha contra las drogas”.

El plan de interés geopolítico y miltar estadounidense más “prominente” es, sin duda, el ya notorio “Plan Colombia”, con sus 750 millones de dólares (año 2002) de “asistencia financiera” casí equivalente al valor monetario de la entera Iniciativa Regional Andina (del año 2002), y que promueve abiertamente los intereses del las grandes corporaciones estadounidenses como los contratistas de equipos militares y de defensa DynCorp, United Tecnologies Corporation, Bell Helicopters y Lockheed Martin, cuyo Director de Comunicaciones e Iniciativas Estratégicas, vale recordarlo aquí, es Thomas Donnelly, autor prinicpal del “manifiesto militarista” emitido por el Proyect for a New American Century. Otro grupo beneficiario del nefasto Plan Colombia son las productoras de agentes químicos y biológicos como la Monsanto, punta de lanza completamente desapercibida de una guerra biológica, [55] dirigida no sólo hacia la destrucción sistemática de las “siembras ilícitas” o plantaciones de coca, sino potencialmente dirigida hacia la propia agricultura colombiana y de los países vecinos. Conste, de paso, que Robert J. Stevens, miembro del panel de directores de la Monsanto, es, al mismo tiempo, presidente y funcionario operativo mayor (COO) de la Lockheed Martin Corporation.[56] El Plan Colombia es él que exhibe más claramente los líneamientos militaristas de la política exterior estadounidense en función de resguardar sus intereses económicos y geoestratégicos, y el Plan Dignidad en Bolivia es sino su extensión hacia el sur de la región, bajo el mismo disfraz de la “lucha contra las drogas y el narcotráfico”.[57]
Finalmente, el Plan Puebla-Panamá, que abarca la región sur de México y todos los países de Centroamérica, comprende una zona geoestratégica de suma importancia por constituir la parte geográficamente más angosta del continente Americano, apta para crear nuevas rutas de transporte que conectan los mercados del Atlántico y del Caribe con los del Pacífico, y consiste en una serie de proyectos de privatización de recursos naturales estratégicos y de desplazamiento de las poblaciones locales, entre los cuales destaca la privatización de lo que se conoce como el “corredor biológico mesoaméricano”, contenedor de una de las biodiversidades más importantes del mundo y lucrativo potencial para las grandes corporaciones estadounidenses del sector biotecnología y agri-farmacéutico.[58]

5. Conclusión

Hemos visto el estrecho engranaje que existe entre el Project for a New American Century, su declarado objetivo de garantizar y prolongar en el tiempo la incontestada supremacía estadounidense en todos los ámbitos de la vida planetaria, el reflejo de estos lineamientos globofascistas en la Estrategia de Seguridad Nacional estadounidense, y su traducción en la actual política hemisférica de la administración Bush, a través de una serie de “iniciativas regionales” y “planes”, aquí brevemente esbozados, con nefastos impactos sobre la mayoría de la población Latinoaméricana.

Sin ánimo de desalentar a las fuerzas progresistas que están luchando para un futuro mejor en todo el mundo, específicamente en América Latina y en nuestra querida Venezuela, tenemos que tener bien claro el tamaño del problema al que nos estamos enfrentando, en toda su magnitud, extensión e implicación, como conditio sine qua non, es decir, precondición rudimentaria, antes de poder formular, con serenidad y seriedad, dentro y fuera de nuestra realidad histórica desigual y “atrasada”, posibles alternativas que apuntan hacia la emancipación frente al globofascismo, fase final de “capitalismo corporativo”.

En este sentido concluimos nuestras indagaciones con una cita, que sintetiza la lógica perversa inherente al capital, su “misión histórica”, que es la de su auto-revolución constante, que es, al mismo tiempo, el proceso de su propia auto-aniquilación.

A quienes esperan ahora una famosa cita de un par de famosos pensadores barbudos, autores del famoso Manifiesto Comunista, los tenemos que decepionar. - En palabras de Michael Ledeen, anterior consultor del Consejo de Seguridad Nacional estadounidense en la era Reagan y actual miembro del “American Enterprise Institute”, la “casa madre” del Proyecto para un Nuevo Siglo Américano:

“Destrucción creativa es nuestro segundo apellido. Tanto dentro de nuestra sociedad, como en el exterior. Diariamente estamos derrumbando el viejo orden, desde los negocios hasta la ciencia, la literatura, el arte, la arquitectura y el cine, hasta la política y la ley. Nuestros enemigos siempre han odiado este hurracán de energía y creatividad, el cual amenaza a sus tradiciones (qualesquiera que sean) y los avergüenza por su incapacidad de llevar el paso a nosotros. Al observar a la América borrar las sociedades tradicionales, nos temen, por que no desean ser borrados. No pueden sentirse seguro mientras que nosotros existimos, por que es nuestra existencia misma – nuestra existencia, no nuestras políticas – que amenaza a su legitimidad. Tienen que atacarnos para poder sobrevivir, al igual que nosotros tenemos que destruirlos para avanzar nuestra misión histórica.”[59]


[1] PNAC – Project for a New American Century

[2] Véase “Project Censored”, un proyecto investigativo de sociología y análisis de medios de la Sonoma State University, California, que expone el grado de censura existente en los medios de comunicación de masas en los EE.UU. El PNAC lideriza su lista de los “Top 25”, bajo el título “The Neoconservative Plan for Global Dominance” (El Plan Neoconservador de Dominación Global). http://www.projectcensored.org/publications/2004/; revisado el 26/10/03.

[3] William Kristol es el presidente del Proyecto; sus directores son Robert Kagan, Devon Gaffney Cross, Bruce P. Jackson and John R. Bolton; el director ejecutivo es Gary Schmitt; véase “About the PNAC” en “Rebuilding America´s Defenses. Strategy, Forces and Resources for a new Century”: http://www.newamericancentury.org/RebuildingAmericasDefenses.pdf; revisado el 24/10/03.

[4] Firman: Elliot Abrahams, Gary Bauer, William J. Bennett, Jeb Bush, Dick Cheney, Eliot A. Cohen, Midge Decter, Paula Dobriansky, Steve Forbes, Aaron Friedberg, Francis Fukuyama, Frank Gaffney, Fred C. Ikle, Donald Kagan, Zalmay Khalilzad, I. Lewis Libby, Norman Podhoretz, Dan Quayle, Peter W. Rodman, Stephen P. Rosen, Henry S. Rowen, Donald Rumsfeld, Vin Weber, George Weigel, Paul Wolfowitz.

[5] Véase http://www.newamericancentury.org/statementofprinciples.htm; revisado el 24/10/03.

[6] ibidem

[7] Llama poderosamente la atención en este contexto, de que la persona menos apta para representar de modo alguno un liderazgo global de tales proporciones, es, precisamente, el actual presidente de los EE.UU., G.W. Bush. Resulta además grave y preocupante, que la mayoría de los norteamericanos apoyen, todavía a estas alturas, lo que podría denominarse la caricatura o antítesis de un “líder”, una persona política y diplomáticamente inepta.

[8] Los “intereses y valores americanos”, al igual que la promoción de “libertad política y económica en el exterior”, corresponden, como es notorio, en lo económico a la total deregulación de los mercados y en lo político al desmantelamiento de lo que todavía queda de las políticas económicas y sociales reguladoras de los estados nacionales - visión neoliberal, que choca frontalmente con el concepto de la “libre autodeterminación de los pueblos” y la “soberanía nacional”, y que se traduce explícitamente, para América Latina, en el proyecto del ALCA.

[9] Si se estudian con detención las consecuencias de la política exterior estadounidense, implementada a lo largo de décadas en todo el mundo y específicamente recientemente en Medio Oriente para asegurar la “paz y seguridad”, se perfila exactamente lo contrario: asegurar, por décadas a venir, la desestabilización e inseguridad, intimidando y desconcertando a poblaciones de países y regiones enteras con el fin de que acepten, al final de la cuenta y en medio del caos inducido por la propia política exterior estadounidense, la “inevitable” “mano fuerte”, sea ésta impuesta por un cuerpo supranacional como la ONU, indirectamente respondiendo a intereses y presiones de los EE.UU., o por los mismos EE.UU., como ha pasado en el caso escandaloso y trágico de Iraq.

[10] Sustituto bienvenido para el difunto fantasma del comunismo.

[11] Véase la erosión de las libertades civiles ancladas en la Bill of Rights bajo los “Patriot Act” I y II (http://www.aclu.org/SafeandFree/SafeandFree.cfm?ID=12126&c=207, revisado 24/10/03); y la progresiva consolidación y unificación de vastos bases de datos que recogen información sobre ciudadanos comunes y corrientes en todo el mundo, y su conversión en bancos de datos accesibles sin restricciones a los servicios de inteligencia y de defensa de los EE.UU. (ejemplo “Choice Point”, http://www.politechbot.com/p-01917.html)

[12] Proyecto, que no sólo está diseñado en función de excluir, sino propiamente eliminar, bien sea por orden económico-social, bien sea por guerras, la gran masa de la población mundial, vendedores de su obsoleta fuerza de trabajo física en una época cuya generación de “riqueza” se basa primordialmente en el trabajo intelectual; véase mi trabajo, “Acerca de la función objetiva del terrorismo y racismo en la era de la globalización”, en: http://www.geocities.com/juschmi/publications00012.html.

[13] El Documents Center de la Universidad de Michigan presenta una lista diferenciada de “think tanks” en su página web http://www.lib.umich.edu/govdocs/psthink.html; revisado el 28/10/03.

[14] “Military-Industrial-Complex”; famoso termino empleado por el presidente estadounidense Dwight Eisenhower en su discurso de despedida, al terminar su mandato en 1961.

[15] Para más detalles sobre estas fundaciones, consúltese http://www.mediatransparency.org/funders/bradley_foundation.htm; http://www.mediatransparency.org/funders/smith_richardson_foundation.htm; http://www.mediatransparency.org/funders/john_m_olin_foundation.htm;

http://www.mediatransparency.org/funders/scaife_foundations.htm ; revisados el 28/01/03.

[16] Más de una docena de personas del AEI han sido nombradas por el actual presidente George W. Bush a ocupar altos cargos en su administración. La mayoría de la junta directiva del AEI la constituyen directores de grandes companías como la ExxonMobil, Motorola, American Express, State Farm Insurance y Dow Chemicals. Entre los donadores poderosos figuran las fundaciones conservadoras como precisamente las fundaciones Lynde and Harry Bradley, Smith-Richardson, Olin, and Scaife. Entre los patrocinadores corporativos figuran: General Electric, Amoco, Kraft, la Ford Motor Company, General Motors, Eastman Kodak, Metropolitan Life, Proctor & Gamble, Shell Companies, Chrysler, Charles Stewart Mott, General Mills, Pillsbury Company, Prudential, American Express, AT&T, Corning Glass Works, el Morgan Guarantee Trust, industrias PPG. Kenneth Lay, director de la quebrada mega-corporación energética, Enron, figuraba hasta hace poco en el directorio de los administradores de bienes del AEI. Y entre estos últimos se encuentra además el actual vicepresidente de los EE.UU., Dick Cheney. Véase: http://www.pfaw.org/pfaw/general/default.aspx?oid=4456; revisado el 28/10/03.

[17] http://www.mediatransparency.org/search_results/info_on_any_recipient.php?recipientID=258 ; revisado el 28/10/03. Conste de paso, que la “companía madre” de la fundación Bradley, la Allen-Bradley Company de Milwaukee, productora de componentes electrónicos y de radio, fue comprada en 1985 por la Rockwell International Corporation, una corporación líder del sector defensa y aeroespacial, causando un incremento enorme en el valor patrimonial de la Bradley Foundation, lo que la situó en el primer plano de las fundaciones del espectro neoconservador en los Estados Unidos. (Véase http://www.endthewar.org/Downloads/CLIflyer.pdf ; revisado el 28/10/03

 

[18] Véase Liam Scheff, Winning the Election – The Republican Way: Racism, Theft and Fraud in Florida; en: http://www.gregpalast.com/detail.cfm?artid=217&row=1; revisado el 31/10/03, y Greg Palast, “The great Florida Ex-Con Game: How the ´felon´ voter-purge was itself felonious”, en http://www.gregpalast.com/detail.cfm?artid=122&row=1, revisado el 31/10/03.

[19] Véase una compilación extensa de información y artículos sobre este personaje en http://home.earthlink.net/~platter/neo-conservatism/wolfowitz.html; revisado el 31/10/03. Su biografía es disponible en la página web del Departamento de Defensa de los EE.UU. en: http://www.defenselink.mil/bios/depsecdef_bio.html; revisado el 31/10/03.

[20] Véase http://www.truthout.org/docs_03/103103A.shtml y http://www.publicintegrity.org/wow/; ambos consultados el 31/10/03.

[21] Véase un reporte extenso en: http://www.moveon.org/moveonbulletin/bulletin1.html; revisado el 31/10/03.

[22] Véase el pérfil del personaje en http://news.bbc.co.uk/1/hi/world/americas/1555349.stm; revisado el 31/10/03; para su biografía consúltese la página del Departamento de Defensa en: http://www.defenselink.mil/bios/secdef_bio.html; revisado el 31/10/03.

[23] Véase http://www.endthewar.org/Downloads/CLIlong.rtf.; revisado el 29/10/03.

[24] Véase un artículo publicado por Perle en The Guardian, el 21 de Marzo del 2003 titulado “Thank God for the Death of the UN”, (Gracias a Dios por la muerte de las Naciones Unidas) donde, al examinar los escombros de las Naciones Unidas en el marco de la guerra de agresión estadounidense contra Iraq, consta lo siguiente: “Al cerner los escombros, será importante de preservar, aún mejor de comprender, la ruina intelectual de la ficción liberal de (garantizar la) seguridad mediante el derecho internacional y administrado por instituciones internacionales.” (traducción propia del inglés). En: http://www.guardian.co.uk/Iraq/Story/0,2763,918812,00.html; revisado el 31/10/03.

[25] Véase un artículo de Ken Silverstein y Chuck Neubauer en la Los Angeles Times del 07 de Mayo del 2003, titulado “Consulting and Policy Overlap - Advisor Perle has given seminars on ways to profit from possible conflicts discussed by defense board he sits on.” publicado en: http://home.earthlink.net/~platter/articles/030507-perle.html; revisado el 31/10/03.
[26] Véase http://www.endthewar.org/Downloads/CLIlong.rtf.; revisado el 29/10/03. Más información sobre Kristol en: http://www.pbs.org/wgbh/pages/frontline/shows/iraq/interviews/kristol.html; revisado el 29/10/03.

[27] Véase el perfil extenso de este personaje: http://home.earthlink.net/~platter/neo-conservatism/bolton.html; revisado el 31/10/03.

[28] Véase http://home.earthlink.net/~platter/neo-conservatism/elliot-abrams.html; revisado el 31/10/03.

[29] Véase Ed Vulliamy, http://observer.guardian.co.uk/international/story/0,6903,688071,00.html

[30] Véase Bill Berkowitz, "Back to the Future", http://www.workingforchange.com/article.cfm?ItemID=11645; revisado el 31/10/03. El National Endowment for Democracy ("Fundación Nacional para la Democracia") era un colaborador activo durante la administración Reagan en la desestabilización de Centroamérica y su conversión en campos de exterminio en los años 80. Entre el grupo de directores del NED figuran, aparte de Vin Weber, Francis Fukuyama, científico político, asesor a la Rand Corporation (un "think tank" creado en 1946 por la US Air Force y hoy asesor estratégico de todas las ramas del sector militar estadounidense), autor del conocido libro "El fin de la Historia y el último Hombre", y también integrante del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano; el general Wesley K. Clark, anterior comandante supremo de la OTAN en Europa, ahora asociado a la Stephens Group, un consorcio bancario; y Frank Carlucci, anterior Secretario de Defensa y Consejero de Seguridad Nacional bajo la administración Reagan, y actual director de la Carlyle Group, un consorcio banquero que está profitando de la "guerra contra el terrorismo" (véase http://www.hereinreality.com/carlyle.html; revisado el 01/11/03). Información detallada en: Berkowitz, ibidem; y en la propia página web de NED, http://www.ned.org/about/who.html ; revisado 01/11/03

[31] Citado en Berkowitz, ibidem; traducción propia del inglés.

[32] Ibidem.

[33] Véase el artículo de Christopher Marquis en el Sydney Morning Herald del 26.04.02, titulado: “Washington channelled funds to groups that opposed Chávez”; en http://www.smh.com.au/articles/2002/04/25/1019441285250.html ; revisado el 01/11/03.

[34] Véase la página web oficial del NED al respecto, donde aparece la lista de los 15 beneficiarios, su ámbito y radio de acción en Venezuela, y el respectivo monto concedido: http://www.ned.org/grants/02programs/grants-lac.html; revisado el 01/011/03.

[35] Rebuilding America´s Defenses: Strategy, Force and Resources for a New Century. El autor principal de este documento es Thomas Donnelly, director de comunicaciones e iniciativas estratégicas de la Lockheed Martin Corporation (desde 2002); escritor y analista de asuntos militares, de defensa, seguridad nacional y política exterior, miembro eminente del PNAC y también miembro del American Enterprise Institute (AEI). Documento entero disponible en formato *.pdf en: http://www.newamericancentury.org/RebuildingAmericasDefenses.pdf; consultado el 10/10/03; una versión “online” se consigue en: http://cryptome.org/rad.htm ; consultado el 24/10/03.

[36] Rebuilding America´s Defenses, : http://www.newamericancentury.org/RebuildingAmericasDefenses.pdf; introducción, (i)

[37] Ibidem; mi traducción. Cabe destacar aquí y como lo señala el documento en la introducción, que éste se basa en la estrategia de defensa delineada por el Departamento de Defensa bajo Dick Cheney en los últimos días de la administración “Bush-Padre”. La Defense Planning Guidance (Guía de Planificación de Defensa), elaborada en los primeros meses de 1992 por Paul Wolfowitz, hoy Secretario Adjunto de Defensa, declaró como prioridad y primer objetivo de la política exterior y militar estadounidense en el mundo post-Guerra Fría, el evitar a toda costa el auge de una nueva gran potencia rival, bien sea a nivel regional, bien sea a nivel global, figurando entre los posibles candidatos considerados en aquél entonces, países como la propia Rusia, Alemania, Japón y la India. El segundo más importante objetivo lo constituía el velar por los intereses y promover los “valores” de América en todo el mundo, incluyendo la posibilidad de emprender “acciones unilaterales” por parte de los EE.UU. si así lo considerasen necesario. El documento fue filtrado a la New York Times, causó una controversia pública y fue posteriormente re-elaborado en terminos menos tajantes. – Véase también la entrevista con el presidente del PNAC, William Kristol, en: http://www.pbs.org/wgbh/pages/frontline/shows/iraq/interviews/kristol.html; revisado 24/10/03.

[38] En la calculación y proyección de lo que se consideraba un presupuesto militar “adecuado” en cuanto a los retos trazados, se partía, por cierto, del primer superávit presupuestario federal en tres décadas, acumulado por la administración Clinton (en el orden de 236,4 billones de dólares americanos) , y que se proyectaba hacia por lo menos una década, es decir, hacia el futuro cercano; véase http://www.bushwatch.org/deficit.jpg; revisado 10/10/03.

[39] Nótese bien, que el termino patria (“homeland” en inglés) no está precisamente “de moda” en los países industrializados, ya que ha adquirido una connotación eminentemente fascista a partir de la Segunda Guerra Mundial, y desde entonces casí ha desaparecido del uso idiomático de estos países. En la historia de los EE.UU. es la primera vez que se emplea este término en los asuntos de seguridad nacional, de manera semi-oficial en los documentos del PNAC, y oficialmente después del 11 de Septiembre de 2001, cuando se formula la Estrategia Nacional de Seguridad y se crea, en tiempo récord, una especie de departamento de seguridad, defensa e inteligencia unificado, el Department of Homeland Security.

[40] Con respecto al proceso de transformación militar y de la guerra misma por las nuevas tecnologías, el documento, en su capítulo V, titulado „Creating tomorrow´s dominant Force” (Creando la Fuerza Dominante del Futuro), teme, que “aún cuando (el proceso de transformación) lleva a un cambio revolucionario, muy probablemente será un (proceso) largo, en ausencia de un evento catastrófico y catalizador – como un nuevo Pearl Harbour.” Véase “Rebuilding America´s Defenses”, op.cit., pág. 51, traducción propia del inglés; nuestro énfasis. - ¡Esto es ni más ni menos que una “profesía magnífica” del 11 de Septiembre del 2001!

[41] Rebuilding America´s Defenses, op.cit. págs. 2/3; traducción propia del inglés.

[42] Ibidem, págs. 59/60; traducción propia del inglés.

[43] Véase el capítulo „Key Findings“; ibidem, páginas iv, v.

[44] Y sigue la frase: ...mientras que Iraq, Iran y Corea del Norte se están apresurando en desarrollar misíles balísticos y armas nucleares como disuasión a las intervenciones Americanas en regiones, las cuales ellos buscan dominar.” - Rebuilding America´s Defenses, op. cit., pág.4, traducción propia del inglés.

[45] Ibidem, pág. 12. Para un asesoramiento bastante detallado en lo referente a la constelación de fuerzas tecnológico-militares entre China y EE.UU. en el “teatro de guerra del espacio”, véase el artículo de Dr. Larry M. Wortzel, “China and the Battlefield in Space”, publicado en la página de Investigación & Análisis de la Heritage Foundation: http://www.heritage.org/Research/AsiaandthePacific/wm346.cfm; revisado el 02/11/03.

[46] „Rebuilding America´s Defenses“, op.cit., pág.19

[47] Ibidem, pág. 16; traducción propia del inglés. - Cabe destacar aquí, que ante la visión estratégica esbozada y elaborada por el PNAC hace exactamente tres años, que busca evitar el auge de posibles potencias competidoras en cualesquiera sea el ámbito, se presenta la invasión y ocupación estadounidense del Iraq desde otra óptica. Si bien es cierto, que el petróleo ha sido un factor clave de por sí sólo en su calidad de ser fuente de energía y por supuesto fuente de enormes negocios para los consorcios energéticos estadounidenses, también es cierto, que juega un papel aún mayor en cuanto que se convierte en un factor directo de dominación: “El control sobre el Golfo Pérsico se traduce en el control sobre Europa, Japón y China.” Véase Michael Klare, profesor de Hampshire College en Massachusetts y autor de Resource Wars, (Guerras de Recursos) citado en: http://www.motherjones.com/news/feature/2003/10/ma_273_01.html y

http://www.greenleft.org.au/back/2003/531/531p14.htm; revisados el 01/11/03

[48] La Heritage Foundation, padrocinadora del PNAC, reclama en su página Investigación & Análisis, que “la creciente amenaza de ataques de mísiles balísticos es la razón principal por la cual el presidente Bush retiró los EE.UU. del Tratado ABM de 1972” (http://www.heritage.org/Research/MissileDefense/index.cfm; revisado el 02/11/03 ); mientras que Dr. Helen Caldicott, la figura líder del movimiento anti-nuclear, y autora del libro “The New Nuclear Danger: George Bush´s Military Industrial Complex”, considera, que la abrogación unilateral del Tratado ABM por la administración Bush, por el contrario, incrementa la amenaza de ataques de misíles balísticos, al fomentar la proliferación. La razón principal del retiro de la administración Bush del tratado es la de establecer las bases para que las grandes corporaciones de defensa como la Lockheed Martin puedan proceder con la militarización del espacio. (http://home.earthlink.net/~platter/neo-conservatism/heritage.html); revisado el 29/10/03. En este contexto es pertinente recordar, que el autor principal del “manifiesto militarista” del PNAC es, precisamente, el ahora Director de Comunicaciones e Iniciativas Estratégicas de la Lockheed Martin, Thomas Donnelly. – En cuanto al desarrollo y la implementación de “armas nucleares tácticas” por parte de los EE.UU., véase la Nuclear Posture Review, http://www.globalsecurity.org/wmd/library/policy/dod/npr.htm; revisado el 02/11/03.

[49] Véase el Capítulo III de la National Security Strategy, http://www.whitehouse.gov/nsc/nss3.html; revisado el 03/11/03.

[50] http://www.whitehouse.gov/nsc/nss6.html; revisado el 03/11/03.

[51] “Free markets and free trade are key priorities of our national security strategy”, véase National Security Strategy, http://www.whitehouse.gov/nsc/nss7.html; revisado el 03/11/03.

[52] http://www.whitehouse.gov/nsc/nss6.html; revisado el 03/11/03; traducción propia, el énfasis es nuestro.

[53] Véase http://www.nadir.org/nadir/initiativ/agp/pgaeurope/leiden/alca.htm; revisado el 04/11/03.

[54] Véase http://www.state.gov/p/wha/rls/fs/2001/2980.htm; revisado el 04/11/03.

[55] Véase “New US Biowarfare Threat on Colombia”, News Release del Sunshine Project, del 12 de Diciembre del 2002. (Haga click en la categoría “Agent Green”). http://www.sunshine-project.org/; revisado el 04/11/03. Véase también Someshwar Singh, “EE.UU. analizará “guerra biológica”, en: http://www.revistadelsur.org.uy/revista.109/America_Latina.html ; revisado el 04/11/03.

[56] Véase http://www.monsanto.com/monsanto/layout/about_us/board.asp; y http://www.lockheedmartin.com/about/leadership.html revisados el 04/11/03.

[57] Una de las mejores fuentes en internet que ha reportado sobre y desenmascarado la “lucha contra las drogas” es The Narco News Bulletin de Al Giordano y su equipo de periodistas auténticos, documentado en: http://www.narconews.com/.

[58] Véase “Plan Puebla-Panamá: ¿Desarrollo o Neocolonización?”, en http://www.nadir.org/nadir/initiativ/agp/free/ftaa/noticias_nl/planpueblaes.htm; revisado el 04/11/03. - Para un asesoramiento más extenso acerca de los planes Colombia, Dignidad y Puebla-Panamá, consúltese el trabajo de Robinson Salazar Pérez, "Los avatares del Plan Colombia, Plan Dignidad y el Plan Puebla- Panamá", Universidad Autónoma de Sinaloa, México, documento disponible en formato *.pdf en: http://convergencia.uaemex.mx/rev30/30.pdf/robinson.pdf; revisado el 04/11/03.

[59] Michael Ledeen, “The War against the Terror Masters” (La guerra contra los maestros del terror), citado en: http://communityforpeace.net/pnac.htm; revisado el 28/10/03, traducción propia del inglés.


La transformación del actual sistema capitalista laboral
en un futuro modo de postproducción creativa.

Prof. Dr. Franz J. T. Lee

SEMINARIO NACIONAL DE LA UNIVERSIDAD DE LOS ANDES, DEL CONSEJO DE DESARROLO CIENTIFICO, HUMANISTICO Y TECHNOLOGICO, Y DEL GOBIERNO BOLIVARIANO DEL ESTADO MERIDA, "RACISMO Y TERRORISMO: DIALECTICO DE LA GLOBALIZACION", DEL 21 AL 23 DE NOVIEMBRE DE 2001

CEPSAL, Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas,

Universidad de Los Andes, Mérida / Venezuela.


Introducción

En mi charla "Africa frente a la globalización“ presentada en el IV Congreso Nacional de Estudios de Africa y Asia, „Cultura y Globalización: Crisis Económica, Dependencia e Identidades“, de A L A D A A, del 17.-19. Mayo 2000, hice hincapié en lo siguiente:

"No es ningún secreto que la fuente de la riqueza, del poder y del ´progreso´ es simplemente la fuerza de trabajo humana, física o/e intelectual. También es de amplio conocimiento, que es la fuerza de trabajo, y no el trabajo en sí, que es el generador del capital y de las giga-ganancias, pero al mismo tiempo también de la miseria y pobreza más horrenda y abominable. Todos los problemas humanos giran alrededor del fenómeno del trabajo, quiere decir, de la fuerza de trabajo explotada.“

"No tomar este hecho universal en cuenta equivale a no entender, que precisamente por medio de la explotación de la fuerza de trabajo primordialmente física, se estaba saqueando y se sigue saqueando al Continente Africano y a sus habitantes discriminados y deshumanizados ya por los siglos de los siglos. En Europa, desde el siglo XII hasta hoy, el trabajo se transformó progresivamente en el capital, y son sencillamente estos dos lados lógico-formales, dualísticos del mismo trabajo -- el trabajo y el capital -- que dominan todos los acontecimientos globales."

Un año y medio después, el asunto es aún mas grave. Brevemente, en un sentido científico-filosófico, expondré en rasgos generales la esencia transformadora de la crisis global actual. Esta transformación dramática y traumática comprende la inexorable eliminación progresiva de la fuerza de trabajo física y su sustitución agresiva por la fuerza de trabajo intelectual a escala global. Este proceso lo trataré de elucidar lo más concluyentemente posible.

Al mismo tiempo trataré de pronosticar el escenario futuro: inter alia, el objetivo transhistórico real del racismo contemporáneo, del terrorismo fascista global, y su relevancia transhistórica dentro del contexto de la transformacion del sistema mundial capitalista productivo en un futuro modo de postproducción postcapitalista, en un modo de creación „transproductivo“ - quiere decir „más allá“ de la historia humana-terrestre. Esto implica también la posible „auto-creación“ de una especie „posthumana“. La única manera de aniquilar la quintaesencia de la producción laboral actual es, por consiguiente, transcender su explotación económica, dominación política, discriminación social (racismo), militarización fascista y deshumanización terrorista (alienación). En este sentido, las siguientes reflexiones son nuevas, originales y auténticas, y por ende no las puedo documentar con citas de ningún tipo.

A. La esencia explotadora-material del actual sistema capitalista laboral:
El Eco-Terrorismo económico

Antes de entrar in medias res, en los acontecimientos actuales, necesitamos una breve introducción en los secretos de los conceptos de "trabajo" y de "fuerza de trabajo". Siempre estamos hablando de un mundo externo objetivo y un mundo interno subjetivo, es decir, parece que estamos atrapados entre dos mundos: entre un dominio natural-material „diabólico“ y un dominio social-espiritual „divino“. Ya Platón resumió nuestro dilemma histórico con el término „soma sema“ - „el cuerpo es la tumba del alma“. Existencialmente, quiere decir en lo que se refiere a su pensar, la especie humana, el homo sapiens sapiens, cree que es un ser terrenal pensante-sapiente, o sea, el Hombre existe subjetiva, interna y socialmente como Sociedad. Su problema principal es su relación hacia su esencia objetiva, externa-natural.

Por lo tanto, esencialmente, el Hombre es natural, y existe natural y socialmente. La relación específica entre la Naturaleza y el Hombre, quiere decir, la Sociedad, se llama la Historia. Para el Hombre ésta relación natural-social es un asunto de vida o muerte, de sobrevivencia, de satisfacer las necesidades básicas humanas, un asunto del trabajo, de la producción, en suma, del proceso histórico. En cuanto al trabajo mismo y a la manera cómo el hombre fue naturalizado y socializado, resulta que todo el mundo lo está afirmando: el trabajo es la vaca sagrada (todavía no loca). Ni la esclavitud ni el feudalismo ni el capitalismo ni el socialismo ni el comunismo ni la religión ni la democracia ni el terrorismo niegan o cuestionan ésta relación que hay entre la Sociedad y la Naturaleza, o sea el Trabajo. Al contrario, a través de todos los milenios, todo el mundo estaba y todavía está categóricamente afirmando el trabajo; lo único que se critica son las condiciones económicas, políticas y sociales del trabajo, que son infrahumanas, "alienantes". Por ejemplo, los socialistas y comunistas deseaban liberar el trabajo de la alienación que sufre bajo el modo de producción capitalista. En la opinión de la mayoría absoluta de los seres humanos en la Tierra, la raíz histórica de toda la miseria y de todos los problemas que se viven a nivel mundial tiene que ver con cualquier cosa - con el dinero, el egoismo, el ateismo - salvo con el trabajo mismo.

Ahora bien, no hace falta ninguna prueba, ninguna investigación científica, para evidenciar que, a lo largo de la historia, la relación "Naturaleza y Sociedad", el trabajo, aconteció de manera unilateral, unimensional y universal. Por medio de su fuerza de trabajo fisica el hombre trató de domar, de dominar la madre naturaleza, explotándola en sus propios intereses. Una minoría elitesca aun ha explotado brutalmente la fuerza de trabajo física misma. Esto, cualquier breve estudio serio de las primeras "civilizaciones", del descubrimiento, de la conquista, de la colonización y de la democratización en el mundo lo podría verificar fácilmente.

Entonces, ya lógicamente se evidencia, que tal relación unilateral, egoista y destructiva resultaría en un proceso laboral productivo-destructivo, maltratando y explotando la naturaleza, terminando en el „eco-terrorismo“ globalizado. Por consiguiente, hasta ahora y desde el punto de vista de la vida natural - de las matas, de los árboles, de los insectos, de los animales y de la naturaleza física del hombre mismo - un horrible crimen ecoterrorista abominable ha sido cometido contra la vida terrestre; este crimen capital global fue cometido en virtud de la fuerza de trabajo, dirigida específicamente en contra de sí misma y, generalmente en contra de la naturaleza terrestre en su totalidad. Todo esto ocurrió simplemente para el enriquecimiento egoista unilateral de una minoría de parásitos poderosos, llevando a la pauperización global de "los miserables" e indefensos de la Tierra, es decir, a la explotación económica, que es una parte intrinseca, básica del trabajo, un producto del proceso histórico humano mismo.

B. La existencia dominante-intelectual del actual sistema capitalista laboral:
„Etat-Terrorismo“ político.

Como explicado anteriormente, en cierto sentido, el hombre y el trabajo son sinónimos; son una y la misma cosa. Así se explica en primer lugar, porqué se ha generado una cosmovisión dualista de dos mundos: de un mundo externo-natural, objetivo-violento (correspondiente a la materia y a la fuerza de trabajo física), y un mundo interno-social, subjetivo-pacífico, (correspondiente al espíritu y a la fuerza de trabajo intelectual). En la famosa explicación del poéta Goethe, que en el pecho del hombre residen dos almas, dos fuerzas contradictorias, queda expresada la relacion disparatada desesperada de lo espiritual-intelectual hacia su lado natural-objetivo, y se manifiesta una ruptura lógico-formal dualista entre la praxis y la teoría humana. Además, existe una "división de trabajo" perversa, que políticamente ha producido clases dominantes y clases dominadas, e instituciones sociales, que predominan sobre las masas todavía predominantemente naturales, explotando de esta manera masivamente su fuerza de trabajo física y los recursos naturales terrenales.

El trabajo intelectual-social, la sobreestructura laboral, genética e internamente constituye la negación del sistema cerrado; a través de los milenios, el pensar, el intelecto se objectivó, se alienó, se pervertió, produciendo y reproduciendo herramientas destructivas, -- desde el pico de piedra, a través de la máquina, a la computadora -- inteligencia y mercancías virtuales y artificiales, y entre otras trabas de manipulación y de discriminación originaron la cultura, la tradición, la civilización, la religión, la ética, la ideología, el racismo y la „guerra de informacion.“

Como productor social, el trabajo intelectual se ha manifestado en forma del Estado, de la iglesia, de la familia y de otras instituciones dominantes similares; sociológicamente, se ha expresado en las clases sociales minoritarias dominantes: en los tiranos, en los negreros, en el clero, en la nobleza, en la burguesía, en los fascistas, en los racistas, en los demócratas, en los comunistas y en los terroristas. Así, por casí tres milenios, primero en Europa y después en otros continentes, en nombre de Dios, de la bondad, de la justícia y de la paz, el trabajador intelectual y racional más avanzado, con diferentes máscaras históricas como lo fueron el logos griego, el intellectus feudalista y la ratio burguesa, estaba económica, política, militar y socialmente dominando al sensatio, al mundo físico-natural explotado, destruyéndolo progresivamente. Se aproprió de la inmensa riqueza natural, del producto social excedente, de diversos privilegios sociales, y por consiguiente, obtuvo la hegemonía omnipotente-autoritaria, totalitaria. Al terror económico-explotador se sumo el horror político-militar estatal.


C. La discriminación social ideologizada del actual sistema capitalista laboral en transmutación: big brother-racismo.

Como ya he explicado en otros escritos, el "racismo" es el reflejo ideológico de la "división de trabajo global", del mercado mundial. En otras palabras, no hay capitalismo sin "racismo", no hay "racismo" sin capitalismo. El racismo es parte intrínseca del sistema global, del trabajo intelectual y racional, inter alia, expresado en la "civilización", en la cultura, en la filosofía, en la religión, en la ética, en la ideología y en la „guerra de información“. Un mundo lógico-formal, dualista, supuestamente no-contradictorio, donde sólo existen dos cosas a la vez, ángeles y diablos, el bien y el mal, la verdad y la mentira, los blancos y los negros, la civilización y la barbarie, la democracia y el terrorismo, un Bush y un bin Laden, por supuesto, es un lugar apropiado, un nido fértil de culebras fascistas, para engendrar y promover la discriminación social, el "racismo".

La discriminación social en forma del racismo se ha manifestado abiertamente a través de los milenios, desde el "apartheid" de clases sociales jerárquicas, sugerido en „La República“ de Platón, desde los discriminados esclavos considerados "herramientas que hablan" por Aristóteles, a través de los "cuerpos tan negros sin almas" de Montesquieu, hasta la „raza de perros“ „inútiles tanto para el uso como el abuso de la filosofía“ de Voltaire, cualquier investigador puede seguir las raíces venenosas racistas de la ideología civilizada europea, del capitalismo, producto del trabajo intelectual-social discriminador.

A fin de cuentas, no hay trabajo sin discriminación social, no hay racismo sin trabajo discriminador; de la misma manera, no hay modo de producción sin algún nivel de racismo virulento, o bien prejuicio religioso o bien antipatía social; por ende, no hay racismo ni discriminación social sin modo de producción, sin trabajo, y viceversa. Para eradicar el racismo desde sus raíces, es menester superar al sistema de trabajo, en nuestro caso quiere decir, inmanentemente transcender el capitalismo postmoderno; el mismo ya está en transmutación hacia las galaxias.

D. La auto-realización del sistema laboral: la globalización y el orden mundial unitario

Dentro de un sistema que esta limitado por sí mismo, algo que se está realizando está, por lo tanto, aproximando a su fín, a su auto-realización, a su paz interna-eterna, a su paz global. Esto es precisamente lo que está pasando en este momento a escala mundial. Parece que, con la velocidad de la luz, globalmente el sistema laboral, en todos los rincones, está logrando su „justícia infinita“, su democracia maravillosa, su civilización buena y su paz mundial. Pronto no habrá más "terrorismo" de ningún tipo, ni contradicciones sociales, ni ricos ni pobres; ni tampoco problema mundial alguno, ni de índole ecológico ni económico ni político ni social ni militar. Ya todas las naciones están desvaneciendo, ya sólo hay Las Naciones Unidas; todos se están igualizando, todos se están uniendo, todos ya constituyen Los Estados Unidos del Globo contra „la barbarie y el terrorismo"; de aquí en adelante, en la Tierra, regirá una sola voz unánime, un sólo buen "espíritu del mundo" global; éste es el Orden Mundial Unitario, solitario-desiértico, la Globalización. No obstante, no deberíamos olvidar, que algo auto-realizado es algo, que se auto-suicidó, que descansa en paz, que está muerto.

Este fín del mundo, este proceso inexorable del trabajo, el ocaso lógico del sistema, la auto-destrucción física del hombre, la aniquilación de la mano de obra física global, y por lo tanto, de los billones de trabajadores manuales mismos, todo ésto fue descrito detalladamente por el filósofo idealista objetivista alemán, G.W. F. Hegel, en su obra clásica, "La Fenomología del Espíritu". Como ilustrado por él, en este momento histórico que estamos presenciando, se puede percibir cómo la Idea Absoluta Orwelliana-fascista está terminando su objetivación explotadora, su alienación dominante, y cómo está acabando con su trabajo terrenal. Tecnológica y militarmente, está dominando totalmente la Tierra, la naturaleza, está reduciéndolas a escombros, a cenizas. Ya genéticamente está cambiando la estructura material humana, está conquistando el espacio, las estrellas. Con su derecho a la propiedad intelectual controla la mente humana. Nadie y nada estan seguros frente de la marcha dialéctica inexorable de "Big Brother" y frente de su venganza anti-terrorista divina. Entonces, el "Quarto Imperio", la Tercera Guerra Mundial, la Epoca de la Información, la Globalización, el Orden Mundial Unitario nos desean un „Bienvenido" cordial, una estadía global felíz.


E. Un parádigma absurdo en el orden mundial unitario: hacia el futuro Orwelliano

Tomamos como ejemplo los ya notorios "acontecimientos terroristas" actuales del 11 de septiembre de 2001. Jamás en la historia del proceso de producción, tantas ambigüedades y mentiras absurdas fueron diseminadas hacia los cuatro vientos del globo terráqueo. En una y la misma guerra, que es la "guerra global contra el terrorismo" para los Bush y una "Guerra Santa" para los bin Laden, así identificada por sus respectivas "hermandades Orwellianas", ninguno de los jugadores principales de este espectáculo "pan et circenses" global -- dentro del contexto de la recesión mundial y de la crisis energética -- ha perdido ni una sola palabra sobre la existente guerra de control del petróleo tanto en la Asia Central alrededor del Mar Caspio, como también en el Golfo Pérsico, donde se encuentran dos tercios de las reservas de petróleo mundiales. Ya en marzo de 1945, el fundador del regimen saudi moderno, el Rey Abdel Aziz ibn Saud y el presidente norteamericano, Franklin D. Roosevelt, habían comenzado negociar este gran negocio petrolero. Todavía en agosto de 2001, Bush trató de hacer lo mismo con sus entonces „amigos“ Talibán, en este caso en la Asia Central, pero ellos no estaban de acuerdo con sus ofertas, y el resultado es ampliamente conocido.

La región árabe de conflicto comprende Irán, Iraq, Kuwait, Oman, Saudi Arabia, Los Emiratos Unidos Arabes y otros países adjacentes, y, aparte de la ya afectada Asia Central, se convertirá en uno de los campos bélicos de la „Guerra Santa" y de la "Nueva Guerra" americana; en realidad, de la "Tercera Guerra Mundial", en el comienzo de la destrucción sistemática de las infraestructuras naturales anticuadas y de las fuerzas de trabajo físicas obsoletas, y, como sabemos, en cuanto a la „era de la información“, globalmente, hay más de 4 billones de trabajadores „fuera de modo“, del modo de producción capitalista postmoderno.

Sin tomar todo esto en cuenta, no es posible entender científicamente por que vendrá un genocidio que trágicamente superará el brutal masacre de Ruanda o el "Holocausto" nazi. Además, dentro de la programación minuciosa del actual fascismo globalizado, con una arrogancia racista sin precedentes, al estilo propagandista del alemán nazi Goebbels, los protagonistas principales se sobrepujan en sus diatribas mentirosas, éticas y religiosas de venganza, del bien y del mal, camuflándolas como si se tratara de un conflicto entre la „civilización" y la „barbarie“ mundial.

De que se trata en realidad, es el fín de todos los modos de producción pasados y actuales, lo que tiene que ver con la entrada de algo completamente nuevo, que no es ningún otro nuevo orden mundial, sino algo totalmente diferente, algo galáctico. El Hombre, el Poder, Los Alamos, la NASA, el Pentagono, la Casa Blanca, todos, salvo los billones que conforman las masas trabajadoras condenadas, saben de qué se trata. Ya en gran parte, la investigación científica, la economía mundial, el Estado mundial, la exploración y la "colonización" del espacio, etc., estan dirigidos hacia las estrellas. Ya hace mucho tiempo la producción postcapitalista ha dejado el ámbito de la Tierra. Que algunos individuos, sectores sociales, pueblos y naciones material y espiritualmente todavía se encuentran en las épocas del diluvio o de la Inquisición, ésto no cambiará en nada el camino transhistórico de los acontecimientos actuales.

F. Conclusión: ¡Humanidad!: ¿Quo Vadis?

¿Cómo nos toca a nosotros esta transformación del actual sistema capitalista laboral en un futuro modo de postproduccion creativa ? Para billones, ¿será el fin del mundo? ¿Es que al fín, ha llegado „el Anticristo“, „el Apocalípsis“, „el Armageddon“? A ciencia cierta y sin duda alguna, esto fue el caso para los miles y miles de muertos innocentes en las "Torres Gemelas", en los aviones suicidas, en la Guerra contra Iraq y en la "Nueva Guerra" en Afganistán. Para ellos, esto fue la „Justícia Infinita" (Bush) contra "la Maldad Absoluta" (Chirac); directamente ellos han experimentado la "auto-defensa" de la "civilización", el derecho humano de Rumsfeld de „cometer asesinato contra cualquier enemigo" de la Norteamérica civilizada, y también el derecho sagrado de "jihad" de bin Laden, de "matar a los enemigos de 'Allah'."

Como indicado anteriormente, lo que pasa en la Tierra, en el universo, en las multi-esferas galácticas, nada tiene que ver con la ética, con normas, con la lógica formal, con "derechos humanos", con la "maldad absoluta", con la "justícia infinita" -- todos ellos son inventos fantásticos del hombre laboral, de la sobreestrutura del trabajo, perversas reflexiones de la explotación económica, de la dominación política, de la discriminación social, de la alienación humana; son chimeras lógico-formales universales de la filosofía, de la religión, de la ideología, de la tradición y de la cultura patrióticas, patriarcales y patrimoniales.

Anteriormente he explicado, que la única manera de aniquilar la quintaesencia de la producción laboral actual es transcender su explotación económica, dominación política, discriminación social (racismo), militarización fascista y deshumanización terrorista (alienacion). ¿Que quiere decir esto?

Por lo general, hay varias maneras de la praxis y de la teoría, por ejemplo, de afirmar algo totalmente, de negarlo categóricamente, de afirmar y de negarlo simultáneamente, es decir, de contradecirlo, de formar dialécticamente una contradicción, por ejemplo, entre el terrorismo y el racismo, aunque estrictamente esto no es una contradicción dialéctica. La contradicción dialéctica se compone de dos opuestos, de dos procesos antagónicos.

El terrorismo laboral y el racismo laboral no se oponen, de verdad, se afirman recíprocamente. Si en la patria se entiende terror como violencia, y esto hace todo el mundo, entonces, la contradicción es: terror global y paz mundial. Si el racismo es "apartheid", es discriminación social, entonces en la patria, la contradicción es: racismo e igualdad social. No deberíamos olvidar, que negar es poner las cosas al revés; es poner la Verdad Absoluta al inverso, es poner la Alpha en el lugar de la Omega, es decir, es ubicar la Produccion Humana Universal antes de la Creacion "Divina" Multiversal. ¿Como se hace esto metodológicamente?

Nótese, no sólo hay diferentes maneras de la práxis natural y de la teoría social; también hay modos transhistóricos de superación, que sobrepasan a las contradicciones sistémicas internas mismas, que tienen que ver con "ni terror global ni paz mundial", con "ni racismo ni igualdad social", ni terrorismo ni racismo. La lógica formal laboral oficial prohibe este modo transhistórico de emancipación, sólo permite cambios evolucionarios dentro del mismo sistema. Pero, esto no es precisamente de relevancia en este contexto.

Ni Práxis ni Teoría, ni Hacer ni Pensar, es transcender, es sobrepasar, es emanciparse transhistoricamente. Esto es la Creación, la superación de cualquier tipo de Trabajo, de Producción. Dentro del contexto de esta ponencia, debido a las limitaciones del tiempo disponible, no es posible elaborar este proceso transhistórico emancipatorio. No obstante, les invito visitar nuestras paginas web donde Uds. encontrarán explicaciones detalladas de esta transición, transmutación en el más allá galáctico, más allá de la Vía Láctea, hacia las Nubes de Magellán.