Franz J.T. Lee, junio de 2010



¡Venezuela, no nos contentemos sólo con confiar en Dios, porque recuerden, esto es precisamente lo que el dólar corporativo estadounidense se reserva para sí!

Venezuela: Lo que nunca debería suceder en el Delta del Orinoco


A continuación la razón por la cual Venezuela debe tener mucho cuidado en la cooperación con las empresas petroleras multinacionales. En nuestra actualidad inmediata ya registramos dos desastres petroleros de mayor magnitud; aquel del Golfo de México y otro, menos mencionado en los medios masivos, en el delta del Níger en Nigeria, África. Un sólo evento más de similar alcance nos pondrá al borde de la autodestrucción.

Podemos cometer errores, podemos errar en cuanto al anti-capitalismo o pro-socialismo, sin embargo, una cosa es cierta: el desastre petrolero de la BP en el Golfo de México y la catástrofe petrolera de Shell en el delta del Níger, en África nunca debe repetirse en el Delta del Orinoco y las costas venezolanas.

¿Por qué? Porque esto sería la sentencia de muerte para la Revolución Bolivariana y para la emancipación humana en América Latina y el resto del mundo.
Esta clase de desastres demuestra quién y qué realmente gobierna en el planeta, igual como está gobernando en los Estados Unidos de América o en Nigeria: las corporaciones multinacionales como la BP, la Shell, la Exxon-Mobil, la Chevron-Texaco, la Repsol, etc.

Ahora bien, ¿qué es lo que sabemos sobre lo que realmente está sucediendo en el Golfo de México, y qué fue lo que causó este mega-desastre?

La respuesta la sabremos tal vez en 50 años, cuando Eva Golinger nos habrá informado en el "Correo del Orinoco" acerca de los materiales desclasificados más recientes, y nos habrá dado una vaga idea sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos por un sindicato mafioso compuesto por las corporaciones internacionales. Mientras tanto, sólo podemos adivinar y especular, formando parte del show noticioso barato de pan et circenses del imperio de Murdoch, que no busca otra cosa que el desvío de la atención de las verdaderas noticias hacia el tráfico internacional del opio ideológico virtual.

Entre otras cosas, ¿que es lo que no se escucha en las noticias, y lo que Venezuela a toda costa debe evitar que suceda en el Delta del Orinoco?

¿Por qué se desplegaron 17.000 soldados del ejército estadounidense a lo largo de la costa del Golfo? ¿Para proteger qué? ¿Y por qué nadie debe ver lo qué están haciendo allí? ¿Acaso se nos informa sobre lo que realmente tiene en mente Barack Obama, con la asignación de un "Zar de la recuperación" del Golfo? En otros lugares el uso de "Corexit 9500" para estos casos está prohibido, entonces ¿por qué la insistencia por parte de la BP? Además, ¿qué es lo que se hunde al fondo del océano para que el público no lo vea?

En relación con lo anterior, "se ha informado de que 2,61 partes por millón de Corexit 9500 (mezclado con petróleo en una proporción de 1:10) es letal para el 50% de los peces expuestos a esta sustancia dentro de un lapso de 96 horas. Esto significa que 1 galón de la mezcla de Corexit 9500 con petróleo es capaz de suministrarles a los peces  383.141 galones de agua altamente tóxico. Entonces ¿por qué se le permitió a la BP volcar 1.021.000 galones de Corexit 9500 y Corexit 9527 al Golfo de México, y por qué no se le prohibe verter otros 805.000 galones de estos dispersantes que ya están listos para ser utilizados?"
(Http://www.naturalnews.com/029030_Gulf_of_Mexico_oil_spill.html)

Fue el periodista Mike Adams quien nos explicó quienes realmente gobiernan a los EE.UU.: "Lamentablemente es la BP la que está ejecutando el programa en el Golfo, y no el gobierno. El gobierno estadounidense se ha vendido a corporaciones privadas las cuales ahora piensan que poseen el golfo y pueden lanzar operaciones como les da la gana."

El verdadero peligro de esa situación lo indica el hecho de que miles de aves procedentes de la región del Golfo están migrando hacia el norte. Es una situación similar a la del enorme tsunami en el Océano Índico hace un tiempo, cuando los animales huyeron justo antes de su inicio, mientras que los seres humanos que han perdido todas sus facultades naturales se quedaron atrás y murieron. El derrame en el Golfo es una premonición de cosas peores por venir.

¡Venezuela, no nos contentemos sólo con confiar en Dios, porque recuerden, esto es precisamente lo que el dólar corporativo estadounidense se reserva para sí!

Nuestra pregunta es: ¿Cuándo por fin el imperialismo corporativo intentará introducir la tecnología de Nikola Tesla y la energía libre, como alternativa a esta barbarie petrolera corporativa?

Si observamos con atención todos los intentos para el rescate de la BP o la Shell, que al fin y al cabo son nada más que movimientos militares del Pentágono, el Comando Sur de la OTAN o la Africom; cuando además miramos las bases militares que rodean Venezuela y también las maniobras militares conjuntas que se efectúan  entre Brasil y los EE.UU., entonces podemos concluir con cierta seguridad que nos estamos desviando cada día más lejos de la libertad y del socialismo, en otras palabras, nos estamos encaminando hacia una barbarie post-orwelliana a nivel planetario.