Franz J.T. Lee, septiembre 2008



Venezuela: El actual contexto militar global de nuestra revolución bolivariana





El 30 de agosto de 2008, el Embajador M.K. Bhadrakumar, al escribir para el Asia Times, nos dio una excelente descripción y análisis del crítico y beligerante estado de cosas desde un punto de vista oriental.

Como lo indicamos en comentarios anteriores el actual auge militar de la acumulación globalizada de capital está engendrando una titánica lucha intra-imperialista a vida o muerte por la hegemonía mundial en el plano económico, político y social. En este momento da la impresión que ‘Euroamérica’ versus Eurasia, representadas por los Estados Unidos de América y Rusia, han entrado en la arena mundial orwelliana, y están generando un caos apocalíptico que a fin de cuentas puede llevar al mundo entero hacia el epicentro de un holocausto nuclear.

Entre otras cosas, Bhadrakumar subrayó los siguientes ingredientes principales dentro de este candente crucigrama capitalista. Su terrorismo corporativo, que pone en peligro las vidas de billones, que está siendo esparcido por medio de un voraz incendio y está siendo atizado por los guerreristas de Estados Unidos y los gigantes petroleros y sus respectivos complejos industriales y militares.

· A pesar del intento de la OTAN de cercar a Moscú (e incluso a Beijing), Rusia todavía permanece como una potencia en el Mar Negro. “Kazajstán, la central energética del Mar Caspio y un actor clave en Asia Central, ha decidido permanecer hombro con hombro con Rusia en el conflicto con Georgia, y el control de facto ejercido por Rusia sobre dos de los principales puertos en el Mar Negro se ha consolidado.” (Ver: http://www.atimes.com/atimes/Central_Asia/JH30Ag02.html)

*El explicó que si el conflicto bélico en el Cáucaso era por el petróleo y la agenda de la OTAN respecto al Asia Central entonces “los Estados Unidos sufrieron una derrota colosal esta semana.

* Obviamente, en la gigantesca lucha global por el poder, en la brutal conquista metropolitana por los restantes recursos naturales, como el petróleo, el gas, la biodiversidad y el agua, se le ha establecido un límite al bravucón yanqui. Esto no está ocurriendo por razones anticapitalistas, al contrario, esto viene a colación debido a las leyes tendenciales y a las profundas contradicciones del desarrollo dialéctico del capitalismo, del imperialismo, de la globalización, de la competencia, la centralización y la monopolización. Los EE.UU. están luchando desesperadamente por retener la hegemonía mundial, pero la inexorable ley dialéctica hegeliana “todo lo que nace merece perecer” también está alcanzando al Tío Sam. En este momento todavía está reuniendo a sus invitados para que asistan a su festín caníbal mientras también se convierte en su propio enterrador.

En una conferencia de prensa en Dusambé, el presidente ruso Medvedev subrayó que sus contrapartes en la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), que incluye a China, “demostró entendimiento de la posición rusa.”

· Entre los amistosos invitados rusos que están siendo convidados al macabro entierro del terrorismo global norteamericano están: China, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán.

* Claro está, estos no son países pobremente armados tipo Grenada, Haití o Afganistán, que pueden ser patoteados al antojo y capricho de la Casa Blanca. Kazajstán, por ejemplo, es el “productor de energía más rico del Asia Central y es un peso-pesado a nivel regional. Tiene fronteras con China. Toda la estrategia regional de EE.UU. en Asia Central apunta en última instancia a reemplazar a Rusia y a China como los socios número uno de Kazajstán. Las principales petroleras norteamericanas comenzaron a trazarle una línea a Kazajstán inmediatamente después del colapso de la Unión Soviética en 1991 –incluyendo a Chevron, con la cual estaba asociada la Secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice.”

* Además, Kazajstán comparte una frontera de 7.500 kilómetros con Rusia; para la seguridad rusa sería fatal si la OTAN capturara y dividiera a Kazajstán. De hecho, según Bhadrakumar, “la estrategia de EE.UU. tuvo como objetivo principal de la OTAN a Kazajstán en Asia Central. Los EE.UU. apuntaban a Kazajstán luego de lograr el ingreso de Georgia a la OTAN.”

Ahora bien, ¿cómo nos afectan estos acontecimientos a nosotros en Venezuela y en América Latina? Desde el 11 de abril de 2002, parece que nada es evidente en Las Américas; incluso que todo sea posible, sin embargo, cómo ubicar algo dentro de la realidad emancipatoria es otro asunto.

Nuestro problema real es un decadente modo de producción, un modo de producción destructivo, una economía global de guerra imperialista corporativa. Ya es una rugiente Gran Guerra la cual es un Gran Negocio y viceversa, es un Gran negocio el cual es la Gran Guerra, en resumen, es el negocio de la Halliburton y Exxon Mobil, se trata de cómo hacer un billón de dólares de ganancias en una semana, y mucho más.

Marx nos explicó lo que es la plusvalía, que se produce por medio de la explotación económica de los recursos naturales y la fuerza de trabajo humana. En un discurso reciente el Presidente Chávez llamó a esto hacer “Súper Plusvalía”. La plusvalía es la matriz de las ganancias, de billones de dólares. Nuestra compañía petrolera, PDVSA, no produce altas sumas de ganancias capitalistas del néctar divino, es una empresa capitalista, una de las compañías petroleras más grandes del mundo.

Hace unos pocos días, el Presidente Hugo Chávez nos informó que Venezuela “recolectó 4,3 billones de dólares de un impuesto a la ganancia súbita petrolera que empezó a cobrarle a la estatal Petróleos de Venezuela a mediados de abril de 2008.” Además, en promedio Venezuela produce 3,3 millones de barriles de petróleo al día; de los cuales alrededor de 2,7 millones son exportados. Con el actual alto precio del barril de petróleo hacemos inmensas ganancias, expresadas en capital, en billones de dólares al mes. (Ver http://www.globovision.com/news.php?nid=97111)

Obviamente esta es la conexión de Caracas con los Grandes Negocios y la Gran Guerra, y por lo tanto con el Hermano Mayor, a quien llamamos el “Imperio”. También nos estamos preparando para la Gran Guerra.

Hoy, el Día del Trabajo en Estados Unidos, el editor de VHeadline Patrick J. O’Donoghue informa:

“El Presidente Chávez ha anunciado que continuará fortaleciendo el sistema de defensa nacional venezolano comprando armas a la Federación Rusa la cual, ha reiterado, es un aliado estratégico del proceso. Pronto serán comprados más aviones de combate de Rusia y otros de China. Otra incorporación que llegará pronto en un sistema de defensa anti-aérea con misiles de un alcance de 200 km. Durante su visita a Beijing en septiembre, se espera que el presidente firme un acuerdo para comprar aviones de entrenamiento y se quejó de haber esperado más de tres años para comprar repuestos para los aviones de entrenamiento Tucano brasileños, pero que ellos nunca llegaron debido a que los EE.UU. se opusieron al acuerdo.” http://www.pr-inside.com/patrick-j-o-donoghue-s-round-up-r782517.htm

Seguramente este es el contexto global en el cual hemos fundado nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y en el cual tratamos de introducir el socialismo bolivariano. Dentro de este contexto histórico de las guerras fascistas orwellianas será determinado el futuro emancipatorio de nuestra revolución bolivariana.