Franz J.T. Lee, julio de 2007



La actual guerra psicológica contra Chávez es el preludio para una venidera invasión extranjera



El excelente artículo de Elio Cequea, El gobierno venezolano necesita urgentemente una hojilla internacional, publicado en Vheadline.com, enfatiza el peligro de subestimar la urgencia de una información veraz sobre Venezuela, diseminada por todo el planeta. De hecho, el lanzamiento de un ataque informativo a todo cañón contra las campañas de desinformación internacionales ya se ha convertido en parte de nuestra auto-defensa armada contra la venidera invasión militar imperialista brutal, para la que se está preparando el terreno psicológico belicoso mediante la actual estrategia de las mega-mentiras.

http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=74591

Echémosle un vistazo a un posible éxodo emancipatorio de este lavado de cerebro sistémico y sistemático que no es otra cosa que una violación de la mente humana. La única alternativa que nos queda es un éxodo inmediato de este orden mundial destructivo.

Específicamente en un mundo judeo-cristiano, conceptos como génesis, éxodo y creación son consagrados en la dimensión de sublimes categorías religiosas. Filósofos como Ernst Bloch los han elevado a una especie de armas revolucionarias de la emancipación de pleno espectro a nivel mundial. En mi último libro, Venezuela: Revolución, Éxodo y Emancipación (Mayo 2007), he ilustrado la necesidad urgente para la Revolución Bolivariana de pasar el Rubicón y entrar en la esfera del éxodo de este valle de lágrimas capitalista, de este Vía Crucis que parece que nos lleva a un Gólgota nuclear. Así que, tenemos que movernos directamente hacia un éxodo globalizado, hacia un socialismo científico y filosófico, hacia una emancipación humana creativa y creadora.

(véase: http://articulo.mercadolibre.com.ve/MLV-6812628-venezuela-
revolucion-exodo-y-emancipacion-_JM)

En este sentido ¿qué significa éxodo para Venezuela y para la humanidad?

Primero, identifiquemos de qué estamos hablando. Para la teoría revolucionaria que está dialécticamente vinculada a la práxis emancipatoria, es pertinente ‘etimologizar’ y conceptualizar nuestras armas intelectuales. La imprecisión en el ámbito de las ideas y la confusión en el de los pensamientos no tienen ninguna posibilidad de éxito a la hora de tener que enfrentar los sofisticados medios corporativos con su lavado cerebral a nivel global, en otras palabras, cuando se quiere vencer la ‘educación’, socialización, adoctrinamiento y manipulación.

A esta carnicería transhistórica violenta en contra del libre pensamiento por parte de la clase dominante, la he llamado el ‘holocausto mental’. Representa el crimen más horroroso jamás cometido contra la humanidad, contra miles de millones de campesinos y trabajadores inocentes.

En nuestros estudios religiosos cristianos nos han enseñado que el Éxodo es el segundo libro del viejo testamento; también del Torah y del Tanakh. Sin embargo, la palabra éxodo viene del griego, de Ἔξοδος, y significa salida o partida. Luego, el idioma latín adoptó este nombre y lo pasó a otros idiomas. Para los cristianos, la connotación principal de esta palabra es simplemente la salida de los esclavos hebreos del yugo egipcio hacia la ‘tierra prometida’, guiados por Moisés.

De qué trataba todo esto, nos lo explica la edición inglesa de Wikipedia de la siguiente manera:

 “En general, el libro está dividido en seis secciones:

·
 El cuento del desarrollo de los israelíes como pueblo, su esclavitud en Egipto y el escape final (1-12)

· El viaje desde Egipto hasta el Monte Sinaí (13-18)

·        La formación de un pacto entre Dios y el pueblo con sus leyes asociados (19-24)

· Confusas instrucciones para la construcción de un tabernáculo, de las sotanas de los sacerdotes y otros objetos de carácter ritual (25-31)

· El episodio del ternero de oro y la devolución de la ley (32-34)

· La construcción del tabernáculo, de las sotanas de los sacerdotes y otros objetos de carácter ritual (35-40)

 
Se puede observar una estructura principalmente basada en una doctrina milenaria a través de toda la segunda mitad del Éxodo, centrada en el episodio del ternero de oro.”

http://en.wikipedia.org/wiki/Exodus

 
Es triste decirlo, pero dentro del proceso de trabajo global, para los esclavos comunes hebreos y palestinos de ayer y hoy, este ‘éxodo’ de la esclavitud egipcia era sólo un salto de la freidora al futuro fuego capitalista, al Apartheid y al sionismo.

Por cierto, esto no es lo que nosotros entendemos por ‘pasar el Rubicón’ o por el ‘éxodo’ de la revolución a la emancipación o incluso por lo ‘Nuevo’. En comentarios anteriores dejamos bien claro que la Revolución Bolivariana no es capaz de aniquilar las ‘siete plagas’ metropolitanas, es decir, la corrupción, la burocracia, la explotación, la dominación, la discriminación, la militarización y la alienación, dentro del marco de una sociedad capitalista y un ambiente ferozmente globofascista. Todos nuestros programas, tácticas y estrategias inmediatas, nuestras políticas de mediano y nuestras metas de largo plazo deberían ser anti-capitalista, anti-imperialista y anti-corporativo, es decir, tienen que formar parte intrínseca de un éxodo científico y filosófico.

No vamos hacia ninguna utopía, hacia algo que no existe en ninguna parte, ni tampoco queremos generar otro ‘Nova Atlantis’. No construimos nuestra emancipación sobre promesas, nuestra dirección no es hacia una ‘tierra prometida’. No hacemos ni deshacemos la historia, ni vamos a perpetuar el proceso de producción o sólo reproducir nuevas dimensiones de la explotación humana. Como afirmamos tantas veces, estamos creando lo nuevo, una nueva lógica, una nueva ciencia, una nueva filosofía, un nuevo hombre. Cualquier cosa menos que esto no se puede llamar éxodo de la esclavitud capitalista a la emancipación humana.

Es muy importante para nosotros los Bolivarianos entender el concepto del éxodo y sus términos concomitantes como ‘exvolución’ o ‘exformación’. Es un éxodo de todos los ‘re’, de la re-petición, re-ligión, re-formas o re-voluciones eternas.

Sin embargo, mucho más importante es hablarle al mundo en todos los idiomas sobre nuestro éxodo transhistórico. Esto es aun otro talón de Aquiles de la Revolución Bolivariana: hasta ahora, con el debido respeto por todos los medios que tan heroicamente han diseminado la palabra revolucionaria sobre la verdad venezolana, la verdadera voz de Venezuela todavía no se escucha en ninguna parte de las metrópolis. Todavía no nos hemos dado cuenta de la verdadera revolución, la revolución de las ideas, de la teoría, de la filosofía, que se basa en la acción, práxis y resistencia armada. Actualmente la información sigue siendo una gota sobre la lava del volcán de la desinformación del señor Murdoch. ¿Y el mundo sigue hablando de la libertad de prensa, de pensamiento y de expresión?

Es tiempo de que iniciemos nuestro éxodo emancipatorio de este holocausto mental corporativo global. La actual guerra psicológica contra Chávez es sólo el preludio para una posible venidera invasión militar extranjera.

Original en Inglés: Franz J. T. Lee, VHeadline.com is but a droplet on the lava of Murdoch's disinformation volcano.
http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=74598