Franz J. T. Lee, marzo de 2006



Venezuela: Hablando de un nuevo socialismo con su respectiva energía vital auténtica



En 1957 se les otorgó el Premio Nóbel de Física a Chen Ning Yang y a Tsung-Dao Lee “por su investigación a profundidad de las llamadas leyes de paridad, que ha llevado a importantes descubrimientos en el ámbito de las partículas elementales”.

http://nobelprize.org/physics/laureates/1957


¿En qué sentido se puede relacionar un evento como éste a la Revolución Bolivariana y a nuestra batalla contra el próximo intento de invasión militar estadounidense a Venezuela?

Fue Thomas E. Bearden, un conocido científico en el campo de la investigación del electromagnetismo, quien nos explicó más detalladamente por qué los físicos chinos fueron premiados con tan altos honores académicos y también cual es el verdadero vínculo global con nuestra lucha revolucionaria aquí en América Latina.

Los dos chinos recibieron el crédito científico por haber demostrado “el proceso para la extracción de energía libre electromagnética desde el vacío, y todavía no hay ni un sólo libro actual de electricidad o electromagnetismo que lo mencione”.

http://www.cheniere.org/references/brokensymmetry.htm

Con toda la inundación de ‘información’ que presenciamos hoy por hoy, nos hacemos las siguientes preguntas:

¿Por qué no se conoce este descubrimiento tan importante?

¿Por qué se permite con tanta imprudencia que la humanidad entre en una ‘crisis energética mundial’ que puede costar millones de vidas humanas inocentes?

Además, ¿hasta dónde este descubrimiento de la ‘energía libre’ (Nikola Tesla, ya al final del siglo 19, la descubrió dentro del contexto de la ‘física oculta’ moderna) afecta a la Revolución Bolivariana? ¿Es posible, que los EE.UU. (al igual que otras potencias mundiales) utilicen clandestinamente esta tecnología de Tesla en la producción de sus armas de destrucción masiva?

¿Emplearon los EE.UU. este tipo de armas (electromagnéticas) en Fallujah? ¿Pretenden emprender también esas guerras genocidas atómicas de baja intensidad en Venezuela y en América Latina?

¿Podríamos también nosotros utilizar la ‘energía libre’ y la ‘tecnología de Tesla’ para defendernos contra las invasiones imperialistas?

¿Nos quedan solamente dos armas, el petróleo y el petro euro, para evitar una invasión militar imperialista estadounidense en Iran y en Venezuela?

¿Y por qué no estamos lanzando estas armas sumamente poderosas contra el Globofascismo del Norte?

Dentro del contexto de auto-defensa actual, ¿nos convertiríamos entonces también en ‘terroristas’, es decir, en parte del ‘eje del mal’, igual que lo es actualmente Irán?

¿Y por qué esto es así? ¿Por qué la doble moral, la discriminación en las relaciones y las políticas internacionales?

¿Quién y qué les dio a los EE.UU. el derecho histórico y el poder para intimidar a todas las otras naciones?

En vista de una severa y parcialmente ya existente ‘crisis energética’ que puede causar grandes estragos a nivel económico, político y social, y al final incluso un Armagedón global, ¿por qué los EE.UU. no están interesados en favorecer proyectos para el uso de la ‘energía libre electromagnética desde el vacío’?

¿Por qué los EE.UU. no le dicen al mundo que la tecnología de Tesla y la ‘energía libre’ forman la base física para los ‘platillos voladores’ o ‘extraterrestres’ del Pentágono, que todas las noches salen de Los Álamos; que esas gigantescas fuerzas electromagnéticas se pueden utilizar para dirigir huracanes, causar tsunamis, diluvios y terremotos, incluso para cortar en la mitad a planetas enteros o cambiar sus órbitas y direcciones?

¿Qué significaría un conocimiento como este para el futuro de la Revolución Bolivariana y para el proceso transhistórico de la emancipación humana en América Latina? Además, sin este conocimiento, ¿continuaremos defendiendo a nuestros hombres, mujeres y niños inocentes con machetes oxidados?

¿Con qué vamos a armar el futuro ejército de reservistas más grande de América Latina, a armar a cinco millones de camaradas bolivarianos?

Se comprobó una y otra vez, inter alia, que el uso de esta energía tendría los siguientes resultados emancipatorios:

1. Energía limpia e ilimitada;
2. Independencia del petróleo extranjero y protección de cualquier sabotaje petrolero;
3. No hay ni contaminación ni destrucción de la naturaleza;
4. No hay dependencia de redes eléctricas estratégicamente centralizadas;
5. No hay desechos radioactivos peligrosos;
6. No hay vulnerabilidad energética causada por proyectos militares tales como lo son HAARP o causada por tsunamis, terremotos o huracanes como Rita o Katrina.

De hecho, esto ya contesta todas las preguntas cruciales anteriores.

En el capitalismo global no se puede explotar algo ‘libre’. Cosas ‘libres’ eliminarían las relaciones de tipo amo-esclavo tan necesarias para el sistema y aniquilarían la pobreza, la explotación y la dominación.

Verdadera libertad es ser libre y disfrutar de cosas libres como la energía libre.

Mientras exista el imperialismo corporativo y especialmente su variedad belicosa norteamericana, este tipo de energía nunca será ‘globalizada’ en esta Tierra.

Una libertad basada en energía libre no acumula capital y ganancias, y no genera poder de clase.

Cuando hablamos de un nuevo socialismo del tercer milenio, ¡esta es y será su auténtica ‘energía’ vital!

Desde las Revoluciones Francesa e Industrial, la Libertad era un obsequio de clase de la ratio, de la razón capitalista. La Igualdad les permitió a los gobernantes tener derechos iguales para la expansión imperialista y la Fraternidad les permitió fundar libremente su mancomunidad, su ‘commonwealth’, su Banco Mundial, sus Naciones Unidas, etc. En cambio para miles de millones de clases oprimidas, hasta el día de hoy, Libertad simplemente significa la libertad de ser explotados como esclavos asalariados por parte de sus amos parasitarios.

Esto es, en el contexto transhistórico, el por qué las grandes compañías transnacionales, especialmente las petroleras y la industria automovilística durante todo un siglo nunca se interesaron por la tecnología de Nikola Tesla y su descubrimiento de la ‘energía libre’.

Thomas E. Bearden, un verdadero patriota norteamericano que ama a su patria, muy temprano advirtió sobre la venidera situación global apocalíptica. El 12 de junio de 2000, en un artículo titulado "La Crisis Energética Innecesaria: Cómo Resolverla Rápidamente", Bearden propuso una posible solución para la venidera ‘crisis energética mundial’.

http://www.cheniere.org/

Nadie escuchó las voces apocalípticas desde la selva y mucho menos alguien de la Casa Blanca; ninguna clase capitalista, ningún poder democrático reformista podía escucharlas. Si lo hubiesen hecho, tomando en serio las advertencias de Bearden, las respectivas autoridades hubiesen tenido que aplicar sus medidas, propuestas para el rescate del modo de producción capitalista, que equivalían a una cirugía a corazón abierto de la bestia y un reemplazo con un nuevo y libre órgano humano. Esto hubiese significado verdadera esperanza, porque así se hubiese podido realizar la trascendencia inmediata a un nuevo modo de creación y a la emancipación humana total dentro de un siglo.

Bearden reveló ciertas verdades sobre la ‘producción de energía’ actual, sin embargo, parece que nadie las conoce, y nadie se da cuenta de los peligros no sólo de las mentiras militares y corporativas, sino también de los mitos energéticos:

La tecnología nuclear estadounidense de uso civil cuesta un total de un billón de dólares federales y aún produce menos energía que la madera. La revista The Economist dice de las plantas nucleares, que ‘en términos comerciales, ni una, donde sea que esté en el mundo, tiene sentido’. La investigación en el campo de la fusión caliente ha recibido miles de millones de dólares de dineros del gobierno durante más de 50 años, y ni siquiera ha introducido el primer vatio a la red”. (ibid.)

Ya hace mucho tiempo, el 8 de agosto de 2004, en un comentario en Vheadline.com, La Quintaesencia Emancipatoria de la Revolución Bolivariana, yo había resumido lo anterior de la siguiente manera:

El sistema capitalista mismo se encuentra en agonía dialéctica, esto es lo que significan la globalización, la monopolización, la concentración y el fascismo. Esto se expresa en su ‘crisis energética’, de hecho, una crisis generada artificialmente, porque en realidad hay suficiente energía disponible aquí mismo en la tierra, para ser distribuida como ‘energía libre’ entre todos, hasta entre las hormigas y las ratas.

Esto es la energía electromagnética, de la ‘física oculta’, del vacío, descubierta por científicos como Tesla, Reich, Titarenko, etc. Sin embargo, si se emplease esta energía libre a nivel global significaría la detonación de la propia esencia explotadora del capitalismo, abriendo espacios para la creatividad, la creación y la emancipación.”

http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=22333

Aquí en Venezuela ahora nos toca a nosotros ver los verdaderos desarrollos históricos a nivel global y averiguar el por qué la espada de Damocles está pendiendo sobre nuestras cabezas. Sólo si sabemos lo que está pasando y lo que nos espera, sólo si conocemos el talón de Aquiles de esas intervenciones militares estadounidenses que nos amenazan en todas partes, entonces tenemos un verdadero chance para nuestra auto-defensa, por los medios que sean necesarios.

A veces ayuda mucho refrescar nuestra memoria y estudiar verdades, experiencias y descubrimientos del pasado, en función de intervincular los procesos que ocurren a nivel mundial, volver a ver los ‘hechos’ de nuevo y dibujar nuevas conclusiones y nuevas verdades fluyentes.

Obviamente, las ‘predicciones’ de Marx vuelven a casa, es decir, el capitalismo ha llegado a su alfa y su omega; esto significa que su latido de corazón, su energía fósil, también desaparece, se ha vuelto obsoleta, al igual que el trabajo físico mismo. El trabajo físico y el petróleo sobrevivirán por un tiempo, pero ambos están condenados a perecer.

Cuando amanezca en el horizonte trascendental un venidero mundo de ‘trimensiones’ y otros parámetros y paradigmas, la energía galáctica electromagnética libre estará en el orden del milenio; será un mundo donde las ondas escalares superarán la velocidad de la luz y donde la humanidad ya no se reproduce, sino más bien se crea, donde crea nuevos mundos y nuevas esferas del ser humano, de la existencia y de la trascendencia humana.

Sin embargo, en el aquí y ahora, todavía nos enfrentamos al colapso actual de la economía de guerra estadounidense, del mercado mundial y del imperialismo corporativo a nivel global. Debido a la relevancia de sus descubrimientos especialmente para la Revolución Bolivariana, citaremos en lo sucesivo, una vez más, algunos pasajes en detalle del interesante ensayo de Bearden:

A grandes rasgos, pronosticamos esos factores – y otros no mencionados – que están convergiendo en un colapso catastrófico de la economía mundial dentro de aproximadamente ocho años. Como se está acercando el colapso de las economías occidentales se puede esperar una presión catastrófica sobre las 160 naciones en desarrollo en la medida que las naciones desarrolladas se verán obligadas de reducir sus pedidos dramáticamente”.

http://www.cheniere.org/

Ahora, seis años después, incluso podemos verificar la siguiente ‘predicción’:

La historia comprueba que naciones desesperadas toman acciones desesperadas. Antes del colapso económico final la presión sobre las naciones habrá aumentado la intensidad y la cantidad de sus conflictos hasta un punto donde los arsenales de armas de destrucción masiva, que actualmente poseen unas 25 naciones , van a ser utilizados casi con seguridad absoluta. Como ejemplo nos imaginamos una Corea del Norte muerta de hambre (... ), lanzando armas nucleares sobre Japón y Corea del Sur, incluyendo fuerzas militares estadounidenses estacionadas allí, en una respuesta espasmódica y suicida”. (ibid.)

Como ya lo afirmábamos anteriormente, es obvio que el capitalismo ya no tiene salvación alguna. Hasta ahora utilizaba las ‘profecías’ de Marx para rehabilitarse y para rejuvenecerse, pero todas estas ‘cirugías’ han alcanzado su nadir. Como manifestó Michael Ruppert, el imperialismo ha “pasado el Rubicon” y según Bearden, desde el año 2003, ya es tarde para cualquier salvación.

La fecha del 2003 parece ser el “punto crítico de no regreso” para la supervivencia de la civilización como la hemos conocido. Llegado a este punto digamos, en el 2005, no resolverá la crisis a tiempo, y el colapso de la economía mundial igual que la destrucción de la civilización y la biósfera aún ocurrirá casi con seguridad, incluso con las soluciones a mano.” (ibid.)

Llegado el año 2006, año de elecciones presidenciales en Venezuela, este es nuestro contexto global, esto es lo que nos amenaza en forma de una posible invasión norteamericana:

Esta propia amenaza se está tejiendo temerosamente en nuestro futuro cercano, en gran parte gracias a las crecientes e insoportables presiones que causarán los crecientes precios del petróleo. Entonces, dentro de aproximadamente siete años a partir de ahora, entraremos al periodo de la amenaza de un Armagedón Final, salvo si hacemos algo muy, muy rápido ahora para resolver la crisis actual de la ‘energía eléctrica proveniente del petróleo’ de una vez por todas”. (ibid.)

Claro, por ahora y por los años siguientes, seguirá siendo el petróleo una necesidad urgente e inmediata. Sin embargo, los EE.UU. quieren un ‘cambio de régimen’ para Venezuela, quieren volver a conquistar a PDVSA, quieren ver de vuelta en el poder a sus traidores y lacayos de la ‘oposición’, para poder continuar caprichosamente con el robo, el saqueo y la destrucción de los pueblos sudamericanos y sus recursos.

El ‘águila noble’ junto a sus ‘ratas del desierto’ ya se están entrenando para la guerra tropical y selvática, así que sólo es cuestión de tiempo, para que tengamos que volver a tocar la Diana. Los yanquis, los marines, están locos por tomar a Sudamérica, además de su deseo de destruir a su mayor competidor oriental.

Claro, todavía hay suficiente petróleo para que sigamos trabajando y sobreviviendo un rato más. Sin embargo, si durante el gran colapso descrito anteriormente, el Tío Sam conquista nuestro petróleo, incluyendo nuestros recursos de agua y biodiversidad, convirtiéndolos en propiedad privada del imperialismo corporativo, entonces nosotros, los ‘miserables’, los ‘condenados de la Tierra’, seguramente moriremos como moscas.

Por eso, ¡es menester que utilicemos inmediatamente todas nuestras armas en la OPEP, el petróleo y el petro euro, para parar por lo menos la megalomanía bélica de Bush!

Parece ser que la energía fósil, el petróleo, no es renovable, e incluso sobreviviría al vandalismo del ‘peak oil’ (Michael Ruppert), no obstante, a largo plazo nos devorará el epicentro del moloch energético actual.

Es cierto, otros científicos como Siegfried Tischler o William Lyne tienen otras teorías con respecto al origen de los pozos y depósitos petroleros, su renovabilidad y sobre el ‘peak oil’. En todo caso, de todas las energías alternativas conocidas, la energía electromagnética es la más destacada. Nada más en el ámbito del armamento es la energía indispensable para la militarización del espacio y para los viajes y la colonización espacial.

Por otro lado, esta energía es el único ‘orgón’ (Wilhelm Reich) creador y creativo que tiene la posibilidad de liberarnos de las cadenas de la producción y la destrucción capitalista. En fin, sirve muy bien para atacar al ‘imperio’ y para concentrar nuestra energía liberadora única y específicamente en las clases dominantes de los Estados Unidos de Norteamérica. También está bien el argumento que los EE.UU. nos atacarán para controlar nuestro petróleo y gas, igual que en los días del imperialismo colonial. Además, podríamos argumentar que los EE.UU. tratan de buscar nuevos mercados a través del ALCA, y que buscan trabajadores baratos. Todo esto puede ser verdad.

Sin embargo, tomando en cuenta lo anteriormente escrito, lo que se nos enfrenta es un Leviatán global imperialista corporativo en agonía. Este monstruo de Frankenstein, fatalmente herido por sus propias armas de destrucción masiva, este vampiro chupa-sangre, este Drácula torturador, existe y vive dentro de nuestras propias almas. Se ha internalizado en nuestras creencias, nuestra cultura, nuestra religión, nuestras costumbres, nuestro consumismo, nuestros hábitos y nuestros vicios. Somos nosotros (también aquí en Venezuela) quienes perpetuamos al capitalismo y cuidamos a este anciano que es el imperialismo; estamos preparando la ‘última cena’ para el corporatismo.

Si logramos negar y superar al imperialismo aquí en nuestras universidades, gobiernos, fábricas y cooperativas, entonces ya no tenemos que temerle a ninguna invasión yanqui. En todo caso ya ha invadido a Venezuela durante siglos y ahora está tratando de conquistar masivamente a la propia Revolución Bolivariana.

Eva Golinger correctamente nos advirtió y nos rogó limpiar inmediatamente nuestra propia casa, porque de lo contrario botaríamos a este bebé bolivariano con todo y bañera fuera de la ventana del capitalismo mundial.