Franz J. T. Lee, febrero de 2006



La Verdad es el Talón de Aquiles de los EE.UU. y por esto le temen a Hugo Chávez



En cuanto a las añejas mentiras y engaños estadounidenses se refiere, éstas se basan en nada más ni nada menos que en la ideología dominante promovida por ‘filósofos’ tan prominentes como lo son Platón, Maquiavelo, Thomas Hobbes, Carl Schmitt y Leo Strauss, y en una charla en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad de Los Andes llamada "La Revolución Bolivariana, un Paradigma Emancipatorio para el Mundo", comenté lo siguiente al respecto:

"No tengo nada contra Dios, no tengo problemas con Dios, ni Dios tampoco tiene problemas conmigo. Sin embargo, ¡tengo que decirles la verdad! Y esto es el talón de Aquiles de los EE.UU. Aunque es difícil y duro escuchar la verdad."

En un reciente artículo "Rumsfeld compara a Chávez con Hitler y admite: el triunfo de Evo Morales 'me preocupa' ", publicado en www.visionesalternativas.com, se nos informa de la última arrogancia y mentira de la banda fascista de Washington. Siendo ella misma abiertamente una banda nazi, todavía compara a Chávez con Hitler y propone que las ‘Fuerzas Aliadas’, las Naciones Unidas, deberían arrasar con Venezuela y destruir al tirano y dictador no-democrático, Chávez.

Esta es la generación ‘occidental, civilizada y cristiana’, en realidad fascista de serpientes, que desde su Guarida de la Casa Blanca gritan como loros repentinamente todos los días ‘¡Dios bendiga a América!’ y escriben sobre su sucio billete de dólar, bañado en sangre humana inocente, especialmente la de mujeres indefensas, niños y bebés ‘¡En Dios Confiamos!’

La verdad es que ni Dios ni nadie más que tenga una mente sana y saludable, fuera de los EE.UU. confía en el dólar y mucho menos Bush, Rumsfeld y Rice.

Generalmente no suelo basar argumentos científicos y filosóficos en dogmas religiosos o en la Biblia, pero esta vez, haré una excepción en función de demostrar la hipocresía y las pretensiones farisaicas de la ‘democracia’ y del ‘cristianismo’ metropolitano, que no hacen nada más que pisotear sus propias fantasías sagradas.

¿Qué es ser cristiano de verdad, qué es la verdad, qué es el fuego revolucionario, qué es la paz?

Permitámosle a Jesucristo mismo que, como objeto y de hecho como víctima de una realidad ideológica dentro de la superestructura, les explique a las pandillas y élites globofascistas, pero también a los ‘Chavistas sin Chávez’ dentro de la Revolución Bolivariana, lo que realmente es la verdad científica y sublime.

En cuanto a la ‘paz mundial’, la ‘revolución’ y la ‘Espada de Bolívar’ se refiere, dijo:

"No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada." (Jesucristo – Mateo 10:34)

En cuanto a la dialéctica, al marxismo, al fuego de la Revolución Bolivariana, la ‘división de clases y la lucha de clases se refiere, dijo:

"Fuego vine a echar en la tierra; ¿y qué quiero, si ya se ha encendido? [...] ¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión." (Jesucristo – Lucas 12:49,51)

Contra las mentiras y los engaños, contra "Pearl Harbor" y los crímenes del "9/11" cometidos por los EE.UU., aquí una apelación cristiana al ‘Conocimiento de la Verdad’, a la nueva ciencia y filosofía, a la verdadera libertad:

"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres." (Jesucristo – Juan 8:32)

En cuanto a ésta última se refiere, incluso Aristóteles, quien nos dijo precisamente lo que somos nosotros actualmente ante los ojos de los Norteamericanos, es decir, ‘herramientas que hablan’, ya manifestó: "Aunque quiero mucho tanto a Platón como a la Verdad, el sagrado deber me dice que prefiera a la Verdad."

La Verdad es el talón de Aquiles de la América del Norte, no hay nada que los EE.UU. temen más y por esto le temen a Chávez y a la Revolución Bolivariana.

En cuanto se refiere a la pena máxima por todos los crímenes contra niños inocentes, en cuanto a los huérfanos en esta Tierra se refiere, Jesucristo les explicó a todos los verdaderos cristianos lo que tienen que hacer con Bush, Rumsfeld, Rice, la ‘oposición’ y con anteriores, actuales y futuros perpetradores de genocidios, de ‘provocadores del pecado’ y de crímenes cardinales y capitales contra una humanidad inocente:

"Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe. Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino, y que se le hundiese en lo profundo del mar." (Mateo 18:5,6)
"Dijo Jesús a sus discípulos: Imposible es que no vengan tropiezos; mas ¡ay de aquel por quien vienen! Mejor le fuera que se le atase al cuello una piedra de molino y se le arrojase al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeñitos. (Lucas 17:1,2)

Causar un pecado’, por ejemplo al igual que en "Los Miserables" de Victor Hugo, significa ‘hacer tropezar’ un niño contra los ‘Diez Mandamientos’, contra la ‘Propiedad Privada Democrática de los Medios de Producción’, garantizada en todas las constituciones democráticas, robar pan para no morir de hambre y a causa de esto ser acusado de saqueo y por lo tanto ser fusilado en Nueva Orleáns.

Bueno, revolucionarios latinoamericanos, todos tenemos una Cara Negra, una identidad esclavista africana. Así que, de la misma manera cristiana como los antecesores coloniales de la junta militar de Bush asesinaron a millones de niños negros y mujeres negras a través de los siglos, destruyeron su sustento vital a nivel continental y también lanzaron a millones al Océano Atlántico para que los precios en el mercado de esclavos en el ‘Nuevo Mundo’ subiesen, de manera similar, en el nombre de Jesucristo, de la ‘práxis social cristiana’ y de todos los firmes creyentes sudamericanos, a más tardar ahora, cuando a Venezuela la declaran parte del ‘eje del mal’ y cuando a Chávez lo declaran un ‘Hitler’ moderno y un ‘populista radical’, deberíamos saber democráticamente cómo salir de esta ‘Plaga Norteamericana’ (Simón Bolívar), de este Big Brother y sus traidores, y cómo auto-defender a nuestras familias y nuestros hijos, nuestras propias vidas, a la humanidad.

Como explicó el Presidente Chávez en un reciente discurso, ha llegado el tiempo en que la población de Venezuela entera tiene que prepararse urgente e inmediatamente para defender la Revolución Bolivariana con las armas, en auto-defensa humana.

La invasión militar contra Venezuela ya se encuentra en plena marcha.