Franz J. T. Lee, noviembre de 2005



En una realidad terrorista como esta ¿qué puede esperar Venezuela de los EE.UU.?


 
Una reciente publicación en Vheadline merece algunos comentarios urgentes. Los periodistas escriben lo siguiente:

“Venezuela es una nación rica en petróleo, por lo tanto no es difícil adivinar por qué los EE.UU. podrían invadir a ese país, esta vez sea la excusa cual sea.

 “Claro, el gobierno estadounidense ha negado tales planes e incluso el ‘loco reverendísimo’ Pat Robertson fue obligado a disculparse por la propuesta, que los EE.UU. deberían asesinar a Chávez para así evitar los costos de una invasión.”
http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=46612

 Primero, Venezuela no enfrenta una posible invasión militar estadounidense ‘troyana’ por el galanteo de sus estupendas bellezas, por ejemplo de Irene Sáez, Mari Pili Hernández u otras ‘Helenas de Troya’ latinoamericanas. Tampoco es porque el Presidente Chávez secuestró clandestinamente a Miss USA a Caracas durante su reciente acto de presencia ante las Naciones Unidas. Y mucho menos se trata del galán Bush quien por juramento de sus Naciones Unidas trata de regresar a Blanca nieves a la Casa Blanca por todos los medios maquiavélicos necesarios.

 Así que esto no es un asunto de locura de amor personal como en la mitología griega en el caso de la Helena de Troya, no son caprichos o idioteces, no es una situación donde los EE.UU., las Naciones Unidas y la OTAN, por puro amor democrático y cristiano enviarían una armada genocida a América Latina o a otras partes para recuperar ‘una cara que podría hundir a miles de barcos’.

 Lo qué nos enfrenta es genocidio despiadado, la extinción de millones de trabajadores hambrientos desempleados obsoletos, como aquellos Africanos muertos de hambre e indefensos que fueron asesinados recientemente en Ceuta y Melilla por España.

 Segundo, lo de qué se trata realmente, el Presidente Chávez lo describió así:

 “’El neoliberalismo reduce los gastos públicos, especialmente en la salud y la educación con la excusa de lograr un balance fiscal’, comentó y añadió que los EE.UU. tenían el déficit fiscal más alto del mundo.”
http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=46613

 En términos económicos absolutos, hablando relativamente, dejando a un lado factores militares y otros factores hegemónicos globales y globalizados, con respecto a la proporción del verdadero desequilibrio de sus exportaciones e importaciones, de su deuda interna y externa mil millonaria, los EE.UU. son
de facto uno de los países más ‘pobres’ del mundo, ocupando el lugar después de Haití y Mozambique.

 Al igual que la ex Unión Soviética los EE.UU. pueden colapsar cualquier día y llevar consigo al abismo de su auto-destrucción el mercado internacional entero. ¿Cómo es posible que un dólar estadounidense, que según todos los criterios del FMI realmente debería ser devaluado por un 40% o más, hoy día sigue ‘confiando en Dios’ y arrastra al olvido a la mayoría de las monedas globales?

 ¡Qué absurdidad capitalista! ¡Qué pérdida para los inversionistas capitalistas!

 De hecho, al igual que todas las sociedades capitalistas e imperialistas, los EE.UU. tienen una economía parásita, gastando reservas petroleras extranjeras en forma de petro-dólares para financiar cada año sus guerras genocidas, una suma de 500 billones de dólares que corresponden a su déficit fiscal. Para poder sobrevivir en primer lugar los EE.UU. necesitan permanentemente un financiamiento de 4 billones de dólares diario.

 El hecho que Venezuela y otros países ahora cambian sus petro-dólares a Suiza, convirtiéndolos de esta manera en petro-euros que a su vez son respaldados por una economía europea imperialista todavía productiva, es simplemente una realidad capitalista inexorable, comparable con los clavos en el ataúd de un ya añejo competidor estadounidense por la futura hegemonía global.

 Tercero, la ‘crisis energética’ innecesaria, de la cual hablábamos en previos comentarios, lleva a la megalomanía y a la locura total los políticos peones del complejo industrial corporativo estadounidense, que son Bush y compañía.

 Thomas Bearden y Michael Ruppert explicaron las dimensiones apocalípticas inmediatas de esta conflagración mundial. De hecho, un país metropolitano desesperado, cuando se ve enfrentado a un futuro apagón total, no vacilará en emprender una guerra atómica global dentro de las próximas décadas.

 Así que se fueron para siempre los buenos viejos tiempos capitalistas de negociaciones pacíficas, tratados de paz, paz mundial y protocolos de paz. El imperialismo ha generado un incendio feroz, ha creado el
homo homini lupus norteamericano, que dirige el bellum omnium contra omnes, la guerra total de Hitler.

 A excepción de nosotros, es decir de nuestra práxis revolucionaria y nuestra teoría emancipatoria, de nuestro derecho inalienable de luchar por la sobrevivencia y a excepción de nuestra resistencia latinoamericana contra-violenta legítima, combinada e integrada, nada en el cielo o en la Tierra puede parar la venidera invasión militar orweliana del Hermano Mayor Bush en América del Sur!

 Para los EE.UU. Venezuela significa la conquista mundial inmediata o su agonía de muerte!

 La ‘plaga’ norteamericana (Simón Bolívar) no tiene alternativa. Nunca abandonará su trono corporativo pacíficamente. Tenemos que darle una patada a la clase dominante.

 Finalmente, donde se ve mejor el Globofascismo actual y donde hay millones de ‘conejillos de Indias’ pisoteados presenciando el nazismo moderno, es en los EE.UU. mismos. Lo qué Hitler llamó ‘control de la educación’ y de la información, y la generación de puros zombis consumistas, esto ya es una realidad en los EE.UU. De hecho, ya la sociedad entera está militarizada y controlada mentalmente; la libertad de expresión, el libre tránsito y la protesta libre pronto desaparecerán en el fascismo. En todas partes aparecerán campos de concentración y de trabajo, probablemente ya son construidos, para eliminar a los ‘terroristas’ domésticos.

 En una situación mundial como esta, donde la capa de ozono está destruida, donde en todas partes se amontonan las armas de destrucción masiva, donde los polos se están descongelando, donde se liberan peligrosos gases metanos, donde HAARP y otros proyectos similares hacen estragos con nuestro clima, donde tsunamis, sequías, inundaciones y huracanes se multiplican en progresión geométrica, donde el SIDA, el Ebola, la gripe española, la gripe de pollo y otras armas bacteriológicas y virales de destrucción masiva, todas hechas por el hombre, son diseminados alrededor del globo, donde las ciencias de la vida y las familias corporativas de Bin Laden, Donald Rumsfeld y George W. Bush obtienen mega-ganancias, embromando a naciones enteras, asustándolas y utilizando el terror psicológico como incentivo para el consumismo, en una realidad terrorista como esta ¿qué puede esperar Venezuela de los EE.UU.?

 Lo dijimos una y otra vez, solamente la verdadera negación científica y filosófica del capitalismo, o sea el socialismo, el marxismo auténtico y original, y solamente su superación lógica creativa y creadora, o sea la Emancipación Humana todavía pueden salvar a la especie humana de la extinción total de la Tierra.