Franz J. T. Lee, agosto de 2005



Hacia el nuevo socialismo del siglo XXI, tenemos que superarnos como auto-creadores y auto-emancipadores



Nuestro último análisis sobre “Peak Oil” ha causado intensas discusiones aquí en Venezuela y en otras partes del mindo.


Michael C. Ruppert, experto global de este tema, también publicó ese artículo en su propia página web:
http://www.fromthewilderness.com/free/ww3/072705_world_stories.shtml#2

Sin embargo, fue una carta muy interesante de uno de los lectores de Vheadline, Harry Minetree, que me inspiró a explicar lo siguiente con respecto a algunos aspectos de la crítica situación a nivel mundial.

Entre otras cosas, Harry Minetree escribe:
“Su artículo sobre 'Peak Oil' es excelente; informa sobre la verdad y causa un miedo terrible. No obstante me pregunto, si su título implica, que la solución del Problema (o la vía más prometedora para posponer el Inevitable Fin) es una revolución Comunista internacional”.
MinetreeH@aol.com

Como nos recuerda el filósofo Hegel, aquí en la Tierra, y en otras partes de nuestro “Universo”, lógico-formal y dialécticamente, dentro de nuestro sistema cerrado, limitado y finito, todo lo que llega a existir, merece perecer. Esta realidad la presenciamos diariamente en todas partes. Que no nos gusta esta Verdad fluyente, que individualmente no queremos perecer por completo, esto es otra historia, pero es una realidad de saber, de vivir, de morir y de trascender. La vida de la propia especie humana está en juego actualmente.

Así que un día, pronto o tarde, cuando ha desvanecido su energía vital y cuando se ha vuelto vil, senil y estéril, nuestro modo de producción actual, el capitalismo - incluyendo todo lo que está vinculado a él, todas sus afirmaciones y negaciones, incluso su Negación, el Socialismo, y su Negación de la Negación, el Comunismo - igual que el Sol y la Vía Galáctica, es destinado a perecer y a desvanecer en el olvido.

Sí, igual que tantas de sus víctimas sin ayuda y sin esperanza, igual que tantos centenares de millones de seres humanos desconocidos, que fueron asesinados despiadadamente o sometidos a relaciones de carácter amo-esclavo, este orden mundial fascista - que se encuentra en agonía severa, infinita y eterna, igual que los imperios coloniales europeos - también desvanecerá inexorablemente; así les pasó a Nero, Caligula, Hitler, Stalin, Mussolini, Franco, Salazar, Mobutu, Idi Amin, etc. Y les pasará a Bush, Blair, Rumsfeld, Cheney, Rice, etc.

Las siguientes reflexiones científicas y filosóficas, libres de práctica contrarrevolucionaria e ideología reformista, en una época de guerra nuclear que nos amenaza, son de especial significado en cuanto a la postulación de una nueva práxis y teoría para la Revolución Bolivariana aquí en Venezuela.

A causa de previas situaciones históricas insoportables, que fueron generadas por relaciones perversas entre la naturaleza y la sociedad y por no-relaciones unilaterales, lógico-formales, explotadoras y dominadoras hacia la Naturaleza, el Hombre, es decir, la Sociedad o la “Corona de la Creación” introdujo el Trabajo, que nos llevó finalmente a la situación actual apocalíptica.

A nivel interno, el Hombre, la Sociedad, el Hombre Dominante, a través de las relaciones de clase y de las relaciones de cosas, comenzó a destruirse a sí mismo; de tal modo, que la composición orgánica del capital se ha vuelto absurda, y que actualmente, con la ayuda de las maquinas y las computadoras, menos que 2% de la fuerza de trabajo total produce la mayoría de la mercancía en el mercado mundial, la cual además sólo la intercambian los países metropolitanos entre ellos. Africa prácticamente ha desaparecido del mapa económico global; con excepción de la producción de petróleo, quizás sólo participa con un 1%. Por orden social, por decaimiento social y por decadencia humana, miles de millones son condenados a una muerte agónica, que ya comenzó en Afganistán e Irak, y que ahora se mueve de la “Oceanía” del norte hacia la Eurasia altamente poblada.

A nivel ideológico, se fabricaron muchas utopías sociales, tanto positivas como negativas, tratando de dibujar un futuro feliz, un final feliz, que no tiene nada que ver con los procesos intergalácticos: la “Politeia” de Platón, la “Ciudad de Dios” de San Agustín, “Nova Atlantis” de Bacon, el “Cielo” bíblico, el “Nirvana” de los Hindúes, los “Terrenos Eternos para la Caza” de los Indígenas, la “Democracia” de la Revolución Francesa, el “Socialismo y Comunismo” de Marx, Engels, Lenin y Trotski, el “Capitalismo” alias el “Fascismo” de Hitler, Mussolini y Bush, etc.

La intención de todos era la de dar consuelo y paz a la mente, el espíritu y el alma de una especie, que de manera arrogante se denominó como “Corona de la Creación”, como la “Máxima Flor de la Naturaleza” y como el “Parangón de los Animales”. En realidad, a través de los milenios y a través del proceso del trabajo, esta “corona civilizada”, esta punta de lanza “cristiana y occidental” ha degenerado progresivamente de un homo sapiens sapiens a un homo homini lupus, y así jaló a cualquier persona y a cualquier cosa en la Tierra al epicentro de su caldero capitalista, al Peak Oil, al Moloch Imperialista.

Segundo, desde el punto de vista de los riscos científicos y las profundidades filosóficas intergalácticas, las reflexiones anteriores no tienen nada que ver con los sistemas éticos del control mental de la clase dominante o con los productos de los procesos transhistóricos del trabajo, hechos por el hombre, y especialmente nada que ver con las normas bi-camerales o las morales binarias, es decir, con libertad, igualdad y fraternidad burgués-capitalista, o con bueno o malo, con correcto o falso, con dios o el diablo, con la vida o la muerte, con el cielo o el infierno, con la paz o la guerra, con la democracia o el terrorismo.

El Armagedón actual que nos amenaza y del cual muy pocas personas son realmente conscientes, el mismo que pasó recientemente en Madrid y en Londres, el mismo que amenaza a Venezuela permanentemente, simplemente es el resultado del egoísmo, el vicio y la avaricia de unos criminales de la clase dominante, poderosos, encandilados por el poder, parasíticos y opulentos, que de manera descarada han utilizado y mal usado las fuerzas sociales y naturales, han producido armas mortales de destrucción masiva, y hace mucho tiempo atrás, a nivel global, han iniciado una gigantesca reacción en cadena de auto-aniquilación, amenaza nuclear de la vida humana y voraz destrucción planetaria, la cual los gobernantes mismos ya no son capaces de parar ni de controlar.

Ya desde Sodoma y Gomorra, desde Hiroshima y Nagasaki, este peligro inminente de la auto destrucción estaba persiguiendo al planeta tierra.

¡Si no despertamos pronto, entonces no nos quedará amanecer humano alguno!

Prácticamente dentro de un parpadeo, dentro de sólo 150 de aproximadamente 6 mil millones de años de revolución terrenal intergaláctica, la revolución burgués-democrático-capitalista, impulsada transhistóricamente y a nivel global por varias clases dominantes - amos democráticos y aristocráticos, clero y nobleza feudal, tiranos y dictadores, capitalistas e imperialistas, “verdaderos socialistas real existentes” alias Estalinistas y “Marxistas-Leninistas”, lacayos locales de la CIA y traidores nacionales, etc. - todos son y siguen involucrados en la destrucción total del Planeta Tierra, y con ella de la vida humana misma.

Peak Oil y los Planes Estadounidenses abiertos y encubiertos de una Intervención en Venezuela son parte intrínseca de esta conflagración global.

Esta tragedia mundial no permite ningún “intento de negociar un compromiso internacional en el último interés propio de la Vida en la Tierra”. Ciertamente existen “suficientes personas razonables tanto con poder como con prudencia para considerar seriamente la noción de paz como una alternativa esperanzadora”. (Harry Minetree)

Generalmente, saborear tales excelentes frutas humanas, humanitarias y humanistas como la reconciliación, los comités de la verdad, los diálogos, las oraciones, los acuerdos entre caballeros y las conversaciones de paz, realmente es fino, sin embargo, dentro de la ardiente entropía mundial, de la guerra global de clases, en la cual históricamente nunca ninguna clase dominante jamás ha dejado su trono pacíficamente, dentro de la abierta competencia por la hegemonía global, impulsada por el gas y el petróleo, y más preciso, dentro de la lucha a vida y muerte del dólar versus el euro, en realidad, es decir, en realpolitik, tales delicadezas ideológicas, no violentas, pacifistas y gandhistas, sencillamente pierden todo su sabor revolucionario y toda su fragancia emancipatoria; la bota militar yanqui pisa a nuestras caras llenas de sangre, y los verdaderos intereses de la sobrevivencia de la humanidad quedan a fuera en el frío.

Resumiendo, como dijimos anteriormente, primero no podemos parar los procesos naturales, sociales, históricos, planetarios y galácticos, porque no obedecen las reglas explotadoras y leyes dominadoras del egoísmo, la arrogancia y la megalomanía humana, de la satisfacción unilateral y de las necesidades clasistas exclusivamente humanas por medios del proceso globalizado del trabajo.

Segundo, por más fantasías, fantasmagorías y quimeras que inventamos, incluyendo a ángeles y demonios, como nos da la gana, por más dioses y diablos y todo tipo de valores éticos y de moral ideológica de clase dominante que resucitamos, no necesariamente reflejan las realidades y creaciones micro, meso y macro cósmicas. Cualquier invento, cualquier experimento puede fallar, puede producir resultados desastrosos y puede volar en pedazos a nuestro planeta.

Bolivarianos, para nuestra sobrevivencia contra el fascismo yanqui y contra el imperialismo mundial, no sólo nuestras ideas y pensamientos revolucionarios tienen que aproximarse a la realidad concreta venezolana e internacional, mucho más importante es, que la realidad global objetiva misma tiene que moverse hacia nuestros pensamientos conscientes y colectivos, hacia nuestra teoría emancipatoria y hacia nuestra filosofía del éxodo creativo.

Ahora, finalmente, en cuanto a la “pregunta” muy sana de Harry Minetree sobre nuestra “revolución Comunista internacional”:

“No obstante me pregunto, si su título implica, que la solución del Problema (o la vía más prometedora para posponer el Inevitable Fin) es una revolución Comunista internacional”.

Un cuidadoso estudio de todos mis comentarios previos revelará, que yo nunca utilizo el concepto “Comunismo” como panacea global para evitar el Apocalipsis humano. Utilizo el término “Socialismo” como la Negación dialéctica interna del Capitalismo, de la Revolución Francesa, que actualmente se globaliza completamente. También, el propio concepto “Revolución”, lo considero de ser un invento burgués-capitalista-democrático y un excelente arma de la clase dominante, que hay que superar a través de la Creación y la Creatividad Humana, no a través del Trabajo Humano y de la Producción Humana, que en todo caso han causado el desastre actual.

Como Bolivarianos, como Libertadores, tenemos que hacer, pensar y encontrar los medios de la Emancipación humana transvolucionaria, la energía liberadora y el poder para pasar el Rubicon, el Exodo de todos los modos de producción bi-camerales y binarios, de todas las realidades y relaciones productivas sistémicas lógico-formales y dialécticas.


Dentro de la discusíon actual sobre una posible nueva socialismo del siglo XXI  en Venezuela, con mucho respeto a todas las diversas opiniones, a mi modo de ver, en primer lugar, tenemos que emanciparnos de nuestro actual estado explotado como “trabajadores”; tenemos que superarnos como auto-creadores y auto-emancipadores, progresivamente, para siempre, para eliminar las palabras “trabajadores” de nuestro vocabulario revolucionario y sustituirlas con Creadores, Emancipadores.

Un trabajador, cuya fuerza de trabajo es comprada por el capitalista, está obligado a tener una no relación unilateral y perversa hacia la Naturaleza, por lo tanto, separando sus actos de sus pensamientos, pierde su creatividad; el jefe o amo piensa y da órdenes, e igual que un esclavo, el trabajador obedece y reacciona. Es esta no-relación unilateral que diferencia el trabajo de la creación, la labor de la creatividad.

Así que en nuestra opinión, la Revolución Bolivariana en Venezuela, los intentos de realizar un “Nuevo Socialismo” (Chávez), hay que verla como transición “práxico-teórica” hacia la Emancipación Global Humana.

Sólo en este sentido científico y filosófico, apoyamos una “revolución Comunista internacional”.

En cuanto a la salvación del planeta o de la raza humana, no somos profetas o Mesías. Ya solamente dependiendo de nuestros actos y pensamientos, muchas cosas podrían y pueden pasar alrededor de nosotros. Ya Hamlet de Shakespeare sabía, que existen más cosas en el Cielo y en la Tierra, que se pueden soñar en nuestra filosofía limitada. También, como dije en un previo comentario, el “Síndrome de los Polinesios” bloquea nuestra consciencia social transhistórica sobre el verdadero estado de cosas en el planeta tierra, sobre lo que todavía se puede hacer, pensar y superar.
http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=40747

La línea final: El hombre lobo, dentro de sus limitados parámetros espaciales y cadenas temporales, nació en la tierra como una de las especies más débiles; de hecho, incluso parece que fue algún tipo de aborto. Comparado con otras especies “hominidas”, ha nacido ayer y hoy ya está condenado a perecer. Sin embargo, a pesar de toda su debilidad y sus desventajas, esta especie ha desarrollado un arma casi omnipotente: el pensar, los pensamientos, la teoría, la filosofía.

En primer lugar, esto no tenía nada que ver con espíritus, almas, soma sema, anamnesis, amnesia o incluso con ángeles de guarda. Junto con su parte natural, con el actuar, el hacer, la práxis y la ciencia, la especie humana prácticamente podría llegar a ser casi invencible. Sin embargo, como ya explicábamos, mientras el Hombre Dominante estaba devorando el maná del trabajo como un caníbal y bebiendo vorazmente el néctar del trabajo, todos los domingos por la mañana, en la iglesia, “los miserables” y sus sacerdotes devotos, estaban comiendo hambrientamente el magro cuerpo y sangre de Jesucristo; en realidad, de manera secreta, el Hermano Mayor ya había transubstanciado las sagradas armas de la humanidad, sus mentes y pensamientos, su intelecto, en peligrosas armas de auto-destrucción masiva.

Así que, Venezuela y el Mundo, nuestros cerebros, nuestros actos y pensamientos, nuestra Práxis y Teoría son las únicas armas que todavía podrían salvarnos de nosotros mismos, de nuestra aniquilación total, del Hermano Mayor, y que todavía podrían dirigirnos hacia la Emancipación trascendental!