Franz J.T. Lee, febrero de 2005



Venezuela: ¿Waterloo o Dien Bien Phu?


Como sabemos, en 1991, los EE.UU. han introducido su Nunn-Lugar Cooperative Threat Reduction Program (Programa Cooperativo Nunn-Lugar para la Reducción de Amenazas), que supuestamente tiene el noble objetivo de destruir todo tipo de Arma de Destrucción Masiva producida durante la época de la Guerra Fría. Aparte de que desecharon algunos modelos obsoletos de su propia fabricación y aquellos de sus aliados como Israel, los EE.UU. mismos continúan produciendo todo tipo de nuevas variedades de armas mortales y letales. Además, como en la operación encubierta “Operation Paperclip”, que les brindó los futuros puestos de trabajo a una serie de científicos Nazi en territorio estadounidense, buscó el empleo lucrativo para los científicos naturales ex-estalinistas altamente calificados. De hecho, como resultado del Acto de Expansión Nunn-Lugar de 2003, fueron eliminados muchas armas químicas en Albania.

Esto fue sólo el comienzo de la estrategia de Washington de desarmar cualquier posible futuro competidor por la hegemonía mundial. El 16 de noviembre de 2004, el Senador Richard Lugar introdujo un documento para el Acto sobre la Reducción de la Amenaza por Armas Convencionales (CATRA), que iba a ser aceptado en 2005, y que “está diseñado para darle al Departamento de Estado una respuesta enfocada en la amenaza puesta en la acumulación de armas convencionales alrededor del mundo”, dijo, “incluyendo a mísiles tácticos y sistemas de defensa portátiles, o MANPADS”. Los MANPADS en las manos de terroristas podrían generar amenazas a aviones comerciales e incrementar la vulnerabilidad de instalaciones gubernamentales y militares”.
<http://usinfo.state.gov/is/Archive/2004/Nov/19-147639.html>

Además, el documento de Lugar autoriza al Departamento de Estado en cualquier parte, sea en Venezuela o América Latina, de eliminar a su capricho cualquier arma convencional de sus “enemigos”, quienes albergan al “terrorismo” global, incluyendo hasta sus armas pequeñas y mísiles tácticos. Argumentó que representan un “grave riesgo para las bases militares y embajadas norteamericanas, e incluso para blancos dentro de los EE.UU.”.

De manera sumamente arrogante, los EE.UU. se ven a sí mismos como los auto-proclamados guardianes de la humanidad; Washington decide su propio rol y lo que es “bueno” para otras naciones. De hecho, la ideología estadounidense de doble estándar está inundada con ese insano complejo de superioridad de la raza aria, con esa mentalidad fascista del “Übermensch”. Sin embargo, esto no es un asunto personal o individual, sino es la hegemonía lógica del imperialismo corporativo transnacional, que sigue siendo dirigido por la administración Bush y sus halcones beligerantes. Es el Globofascismo, es la verdadera mueca del imperialismo corporativo mundial que se encuentra en severa crisis.

Como reacción estadounidense a la venta de armas a Venezuela por parte de Rusia y Brasil y según el editor del Eje de la Lógica, Les Blough, “el diseño de este juego es transparente incluso para el lector casual: los EE.UU. no pueden clamar con suficiente credibilidad, que Venezuela posee “armas de destrucción masiva” como lo hicieron en Irak, por lo tanto comienzan a tejer una nueva mentira. El nuevo engaño es que las armas convencionales ahora incluyen la amenaza a los EE.UU. y a ‘otros’”.
<http://www.axisoflogic.com/artman/publish/article_15785.shtml>

Rusia rechazó de manera categórica las objeciones estadounidenses en cuanto a los “planes de Moscú de vender rifles automáticos y helicópteros a Venezuela, declarando como “infundadas” consideraciones, según las cuales las armas podrían ser utilizadas por rebeldes izquierdistas”.

<http://timesofindia.indiatimes.com/articleshow/1018507.cms>
Ahora ¿cual será el punto clave revolucionario de este asunto en Venezuela?

Es sencillamente el hecho de que si no armamos de manera efectiva e inmediata a nuestro Soberano, nuestras Fuerzas Armadas, nuestro Ejército Popular, que es nuestro Poder Ciudadano, entonces muy pronto, con la ayuda de la ONU y la OEA, los EE.UU. nos desarmarán, igual como lo hicieron en Irak, y después de esto nos invadirán y nos confrontarán con otro Fallujah y ni siquiera nos quedarían viejos tenedores o cuchillos de plástico para defendernos. Esta estrategia estadounidense ya se había desarrollada hace mucho tiempo, en el marco del propio “Proyecto para un Nuevo Siglo Norteamericano”.

Por otra parte, cuando faltan cinco para las doce, esto no es sólo un asunto nacional, sino involucra a toda América Latina y el “Tercer Mundo”.

A través de los signos del tiempo se puede ver lo urgente que es este asunto: cada vez que los EE.UU. preparan una intervención o un golpe militar a toda costa contra cualquier país o gobierno que consideran una amenaza a sus intereses económicos y nacionales, entonces lanzan una miríada de campañas de desestabilización, guerras de información y mentiras obvias, diseminadas alrededor del planeta por sus medios masivos como Fox News y CNN.

También activan planes como la “Operación Fénix”, que es el asesinato sistemático de líderes políticos carismáticos y luego siguen las masacres genocidas, las violaciones y saqueos de recursos naturales como la biodiversidad, el agua, el gas y el petróleo. Aquí en Venezuela, estos severos ataques pueden ocurrir en cualquier momento, dentro de un mes o al final del año...

En este mismo momento, los perros de la guerra y los escuadrones de la muerte de la CIA que obedecen directamente a la administración Bush, tratan de asesinar al Presidente Chávez. Esto ya lo sabe todo el mundo. Públicamente Fidel Castro y Chávez mismo hacen responsable a Bush personalmente para tales incitaciones atroces y criminales y para este posible acto fascista. Chávez: “En este mismo momento, estoy condenado a muerte... para esto es responsable George W. Bush...”. (Véase: ¡Aló Presidente!, domingo, 20 de febrero de 2005).

En estos tiempos tan críticos, Venezuela como país estratégico productor de petróleo, es vital para los EE.UU. Una cosa está bien clara, más adelante, Tío Sam vendrá por todos nosotros, incluyendo a sus propios traidores y lacayos. Sobre esta Verdad fluyente, Bin Laden y Saddam Hussein pueden cantar canciones. Así que todos nosotros tenemos que prepararnos a lo máximo para auto-defendernos con todos los medios armados necesarios.

¡En estos momentos, el estado de alerta en Venezuela ya debería ser rojo como la sangre!

A menos que actuemos inmediatamente en unísono armado, los EE.UU. introducirán un mundo fascista, igual al que Orwell ha descrito hace más que cinco décadas atrás con una precisión sorprendente:

Un mundo de angustia, traición y tortura, un mundo de aplastar y ser aplastado, un mundo que no crecerá menos sino con menos piedad, en la medida que se va refinando. El progreso en nuestro mundo será un progreso hacia más dolor. ... En nuestro mundo no habrán emociones excepto el temor, la furia, el triunfo y la auto humillación. Todo lo demás lo destruiremos”.
(George Orwell, Nineteen Eighty-four, The New American Library of World Literature, New York, 1961, p.220)

Igual a Jesucristo, para liberarnos, Simón Bolívar trajo el Fuego y la Espada a este mundo. En este espíritu, el Presidente Chávez comentó: “La voz del Pueblo es la voz de Dios”.

Así que Venezuela, las letras pintadas en el muro ahora simplemente dicen: ¿Waterloo o Dien Bien Phu?